LEISA revista de agroecología, vol. 15


N°  3-4 - Semillas para la agrobiodiversidad (número doble)






Queridos Lectores
Editorial: Semillas para la agrobiodiversidad
Coen Reijntjes
El reto de la colaboración en el manejo de la diversidad genética de los cultivos
Conny Almekinders , Walter de Boef
Biodiversidad en agricultura: temas políticos
Genetic Resources Action International (GRAIN)
La Caravana Verde desafía a los gigantes de los genes
Marilyn Minderhoud-Jones
La escasez de semillas: una amenaza para la agricultura orgánica
Marilyn Minderhoud-Jones
Agrobiodiversidad tradicional reintroducida por los agricultores
Vir Singh
Las mujeres guardan las sagradas semillas de la biodiversidad
Vanaja Ramprasad
Biodiversidad multifuncional en la agricultura tradicional latinoamericana
Miguel A. Altieri
Sistemas informales de semillas
Firew Mekbib
Manejo de la diversidad en sistemas extensivos
Santiago J. Sarandón
Las mujeres agricultoras seleccionan las semillas y mantienen la biodiversidad
Yiching Song , Gigi Manicad
Creando bases comunes en el mejoramiento colaborativo de cultivos
Daniela Soleri , David A. Cleveland , Steven E. Smith
Puntos de vista locales sobre la conservación de recursos genéticos
Raul Boncodin , Belita Vega
Ferias de semillas: creando conciencia de una rica herencia
Ortwin Neuendorf
Una muestra de biodiversidad y conocimiento en los Andes del Perú
Maria Scurrah , Edith Fernandez-Baca , Raul Canto , N. Zuniga
Registro de la biodiversidad del pueblo
Ghate Utkarsh
Conservación 'in situ': la experiencia etíope
Abebe Demissie
Tubérculos andinos: de la conservación a un uso sostenible
Franz Terrazas , Rolando Oros , Gonzalo Alfaro , Blasco Vera , Raul Delgado , Graham Thiele
Fitomejoramiento participativo descentralizado
Salvatore Ceccarelli , Stefania Grando
Primeros intentos para estimular los flujos de semillas en Cuba
Humberto Rios Labrada , Julia Wright ,
Fitomejoramiento participativo y conservación en finca
Bhuwon Sthapit , D Jarvis
Iniciativas recientes
Eco papas hacia la agroecología a través de la conservación de papas
Larry M Frolich , Stephen Sherwood , Arlo Hemphil , Esmeralda Guevara
CGIAR: hacia una investigación sensible al género
Revolución en la intensificación de arroz en Madagascar
Justin Rabenandrasana
Más arroz con un buen manejo de la fertilidad del suelo
Ana M. Primavesi
Convenciones sobre biodiversidad
Sitios web
Los cinco mejores
Conny Almekinders
Si desea mayor información
Nuevas publicaciones
Soluciones a la pobreza: de Malthus a la biotecnología
Marilyn Minderhoud-Jones
Trabajando en red
Agromisa a ILEIA: Sus preguntas, nuestras respuestas
Noticias de ILEIA: Construyendo un sitio Web de Información

Queridos lectores


Nuevamente presentamos un número doble del Boletín de ILEIA, esta vez lleno de interesantes artículos e información sobre "semillas para la agrobiodiversidad". El Boletín examina cómo los agricultores, frecuentemente en colaboración con los trabajadores de desarrollo, toman medidas especiales o participan en los programas de investigación para tratar de detener la pérdida de la agrobiodiversidad, seleccionan y cultivan nuevas variedades y mejoran el manejo de las semillas. También hay información sobre el candente debate de las modificaciones genéticas, patentes y derechos de propiedad intelectual. Aquellos que quieren profundizar en estos temas deberían ver las páginas de "Los mejores 5, Fuentes, Web World y Redes".

Hay mucho que escribir sobre agrobiodiversidad, y en particular de la diversidad genética de animales de granja y la biodiversidad "natural" dentro y alrededor de las fincas y en la tierra. Todos los días se genera nueva información. ILEIA quiere hacer un seguimiento permanente de este desarrollo y ha decidido abrir un "dossier" sobre agrobiodiversidad en su página Web: www.oneworld.org/ileia. Pueden leer más sobre los planes del sitio Web de ILEIA en la última página de este Boletín.

ILEIA tiene ahora nueva financiación y puede así, garantizar el futuro de El Boletín por lo menos durante los próximos tres años. Este año trataremos de cumplir con la publicación trimestral.

El equipo editorial


Semillas para la agrobiodiversidad


Muchos temas controversiales han surgido en el actual debate público sobre el manejo de las fuentes genéticas en la agricultura. Estos incluyen modificación genética, patentes y la pérdida de agrobiodiversidad. Este Boletín se concentra principalmente en la biodiversidad de la producción de cultivos, pero no deja de tocar también los otros dos temas. A manera de introducción, Conny Almekinders (editora invitada para este número) y Walter de Boef (p. 5) discuten el contexto institucional del manejo de recursos genéticos vegetales y los nuevos desarrollos que están ocurriendo.

En la agricultura para el mercado hay una enorme pérdida de biodiversidad, tanto en las mismas fincas como también en el medio ambiente. En condiciones más favorables, la agricultura tradicional, muy diversa en sus funciones, cultivos y variedades (Altieri, p. 14), ha evolucionado en sistemas agrarios dependientes de unos pocos cultivos comerciales y de variedades uniformes con una base genética bastante estrecha. Este desarrollo comenzó con la aparición de la Revolución Verde pero continúa hasta hoy a medida que la economía de mercado alienta a que los agricultores adopten los cultivos y variedades economicamente más rentables. Otra amenaza que limita aún más la opción entre diferentes variedades son los nuevos desarrollos, tales como la modificaciòn genètica (GRAIN, p. 8).

Los agricultores vinculados al mercado de productos orgànicos en Holanda se quejan ahora que, las semillas convencionales son cada vez más difíciles de obtener porque los comerciantes de semillas se han pasado al lucrativo mercado de semillas producidas con tecnología genética (Minderhoud, p.11). La necesidad de conseguir variedades que no sean genéticamente modificadas y que sean menos uniformes ha hecho que el movimiento de agricultores orgánicos inicie su propio programa de fitomejoramiento.
Los pequeños agricultores son los más afectados

Los pequeños agricultores que producen para el mercado en aquellas regiones donde las condiciones les son menos favorables, son los más afectados por estos desarrollos. No tienen la capacidad de competir con los agricultores que trabajan en condiciones más favorables y que pueden pagar por el uso de semillas mejoradas, caras. También tienen carencia de variedades mejoradas adaptadas para sus diversas condiciones agroecológicas. La degradación del suelo agrava la situación y hace que los pequeños agricultores sean particularmente vulnerables ante desastres naturales, como las sequías (Singh, p.12).

Como la agricultura de subsistencia se ve menos afectada por la economía de mercado, la pérdida de la agrobiodiversidad es más lenta en las regiones aisladas y agroecológicamente complejas. Allí, todavía se puede encontrar mucha biodiversidad nativa y conocimientos tradicionales, ya que la cultura indígena y la biodiversidad son inter-dependientes (Boletín COMPAS 1-2 y Ramprasad, p. 13). Sin embargo, en los lugares donde las culturas indìgenas se están desintegrando, la biodiversidad y el conocimiento sobre su uso y manejo también están desapareciendo.
Acción internacional

En este contexto, en muchos países los pequeños agricultores se han organizado para conservar lo que queda de su rica agrobiodiversidad tradicional y están haciendo campañas contra las modificaciones genéticas, las patentes y el dominio de las compañías internacionales. Ven estos desarrollos como amenazas para su supervivencia, como un riesgo para la seguridad alimentaria y piensan que entran en conflicto con sus valores espirituales. No están solos en su protesta. En el ámbito internacional hay cada vez mayor preocupación por las consecuencias de las modificaciones genéticas, lo que ha dado lugar a acciones políticas (Minderhoud, p.10).
Conservación \'in-situ\'

En este número, encontrarán ejemplos de iniciativas para conservar y desarrollar la agrobiodiversidad, especialmente en regiones con condiciones poco favorables para la agricultura. Varios artículos tratan sobre dichas iniciativas y el conocimiento indígena relacionado con ellas (Boncodin, p. 23), ferias de semillas (Neuendorf, p. 24 y Scurrah, p. 26), un registro de biodiversidad (Utkarsh, p. 28) y bancos comunales de semillas (Demissie, p. 30). Aún así, como argumentan con razón Boncodin y Vega (p. 30), los agricultores solamente conservarán los recursos genéticos si ello significa mayor valor agregado a su producción. El añadir valor económico a la (agro)biodiversidad, como lo es en los casos presentados por Terrazas et al. (p. 32) y Gerrits (p. 34), contribuirá a su uso sostenible.
Desarrollo de cultivos

Sin embargo, la conservación de la agrobiodiversidad no es suficiente. Las semillas se degradan y cambian las condiciones y las oportunidades para la agricultura. Esto significa que los recursos genéticos tienen que ser adaptados y mejorados constantemente. La selección de semillas y los cruces para el mejoramiento de los cultivos son prácticas tradicionales, pero los agricultores no siempre tienen la suficiente habilidad y los conocimientos para estar al tanto de las necesidades que generan los cambios. Los criterios científicos y las técnicas de fitomejoramiento del sector formal pueden contribuir a que los agricultores obtengan mejores resutados de su trabajo.

Pero, el sector formal tiene mayor interés en la agricultura comercial. Las variedades desarrolladas por este sector son con frecuencia inadecuadas para las diversas condiciones agroecológicas y necesidades de los pequeños agricultores. La colaboración entre el sector informal y el formal puede contribuir a mejorar el manejo de los recursos genéticos en condiciones poco favorables.
Colaboración entre agricultores y científicos

Los científicos tratan de comprender cómo los agricultores tradicionales manejan sus recursos genéticos (ver Mekbib, p. 15; Longley, p. 16; Soleri, p.18; y Song, p. 20). Los enfoques de desarrollo participativo se basan en estas habilidades indígenas. Las experiencias adquiridas con la selección de semillas y el fitomejoramiento participativos (Ceccarelli, p. 36; Wright, p. 38; Sthapit, p. 40; CBDC, p. 48 y Yap, p. 47) demuestran este potencial.
Hacia sistemas integrados

La conservación de las semillas y el mejoramiento de los cultivos son importantes para mantener y ampliar la opción de los agricultores, en lo que se refiere a cultivos y variedades, pero para realmente incrementar y hacer un uso funcional de la biodiversidad, los agricultores tienen que reconstruir y desarrollar una agricultura integrada (tradicional). Como lo indica Altieri (p. 14), la agricultura integrada (agroecología/LEISA) es la mejor opción para los agricultores de subsistencia que producen para el mercado y que quieren incrementar la biodiversidad con cierta frecuencia, la elasticidad, la productividad y la sostenibilidad de su sistema agrícola.

Este también puede ser un enfoque efectivo en la agricultura comercial, pero los agricultores que se involucran completamente en ella no solamente pierden sus semillas sino también sus conocimientos sobre la agricultura integrada. Ya que los científicos tienen poca experiencia con la agricultura integrada, es crucial la colaboración entre el sector informal y el formal para su regeneración y desarrollo, como lo muestra, por ejemplo, el caso del proyecto "Eco-Papas" en Ecuador (Frolich et al., p. 44).

Sin embargo, cuando los costos de mano de obra son demasiado altos, la agricultura integrada puede no ser una opción viable. Si este fuera el caso, ¿qué enfoque debería seguirse para incrementar la biodiversidad en la agricultura comercial? Los artículos no dan muchas indicaciones de cómo resolver este problema fundamental, ni cuánto ni qué tipo de biodiversidad realmente se necesita en determinadas situaciones. Aparentemente, la última palabra sobre agrobiodiversidad todavía no ha sido dicha.

Coen Reijntjes


El reto de la colaboración en el manejo de la diversidad genética de los cultivos


Conny Almekinders y Walter de Boef

La diversidad genética de los cultivos es solamente una parte del total de la agrobiodiversidad, y se refiere también a la diversidad de cultivos y variedades dentro de un mismo cultivo (ver Recuadro). El mejoramiento de los cultivos siempre ha tenido un papel central en el desarrollo agrícola. Ahora, se reconoce ampliamente que el mejoramiento de los cultivos y de las semillas en los últimos años ha tenido éxitos y fracasos (Tripp, 1996).

Las variedades mejoradas de los principales cultivos alimentarios han sido particularmente exitosas en las áreas agrícolas más favorables y uniformes, tales como los sistemas de arroz bajo riego en el sudeste asiático. En esas áreas, los agricultores reemplazaron sus diversas variedades locales por algunas variedades genéticamente mejoradas. Éstas requieren aplicaciones crecientes de insumos químicos. La combinación de una reducida diversidad genética con la aplicación de fertilizantes y sustancias químicas para la protección de los cultivos ha hecho que estos sistemas se vuelvan vulnerables, y en muchos casos, insostenibles.

En áreas más marginales y heterogéneas, los agricultores siguen manteniendo conjuntos importantes de cultivos y variedades. En algunas áreas, los agricultores adoptaron variedades mejoradas de uno o más cultivos para parcialmente reemplazar las variedades locales, y a veces, hasta incrementaron el número de variedades que cultivaban. En otras áreas, en especial, las más marginales y heterogéneas, las variedades mejoradas no han traído muchas ganancias.

En esos ambientes, los agricultores se han beneficiado poco del desarrollo agrícola. En muchos países, el sistema nacional agrario de investigación y desarrollo se ve seriamente afectado por fondos cada vez más escasos, y esto hace más difícil atender las diferentes necesidades de los agricultores en áreas de pocos recursos.

Simultáneamente, la globalización política y legislativa obstruye la libre disponibilidad y uso de la diversidad genética (GRAIN, p. 9). Las fuerzas que estàn detrás de los desarrollos de la biotecnología, el registro de patentes, y la comercialización de recursos genéticos no estàn motivadas por una preocupación por el desarrollo de las comunidades agrícolas locales, y la influencia de las compañías multinacionales amenaza seriamente la manera en que los agricultores usan sus recursos genéticos.

Hay agricultores, investigadores y trabajadores del desarrollo que, con espíritu pionero, buscan formas alternativas para mejorar los cultivos y las semillas. Si se restaura la diversidad, los agricultores pueden reducir los insumos externos pues sus cultivos se vuelven menos vulnerables a plagas y enfermedades, y sus necesidades domésticas pueden ser satisfechas con mayor facilidad. La diversidad también mejora la capacidad de respuesta de los agricultores a cambios ambientales y económicos inesperados.

Este número del Boletín de ILEIA presenta una amplia muestra de esas iniciativas. Una de las lecciones que se puede extraer de ellas es la similitud de su enfoque: todas se orientan hacia las diversas necesidades de los agricultores en diferentes condiciones, específicas según su localización. Otra lección que emerge de estas experiencias es la necesidad de colaboración entre agricultores y profesionales.

Dos sistemas

A continuación se describe el uso y el manejo de los recursos genéticos de las plantas (RGP), desde una perspectiva institucional (Figura 1). Este modelo se origina de la función de los agricultores. También hemos considerado un "sistema institucional" de manejo de los RGP. El modelo de dos sistemas es una simplificación de la realidad, que varía según el lugar y según el cultivo. También varía entre agricultores ricos y pobres dentro de una comunidad y en relación con el paso del tiempo. Usamos el modelo para identificar oportunidades y posibilidades donde el sistema institucional puede apoyar a los agricultores, ya que la realidad es demasiado compleja.
Agrobiodiversidad definida
Se puede definir a la agrobiodiversidad como esa parte de la biodiversidad de la cual el hombre depende para obtener alimentos, combustibles y fibras, incluyendo plantas, animales árboles y otros organismos que tienen importancia directa para la producción agrícola. Existe una biodiversidad "planificada" o "intencional" que comprende polinizadores, plagas, parásitos, predadores, competidores, y los organismos de la tierra que influyen en las condiciones del suelo. Y, también hay una biodiversidad "asociada", "incidental" o "no planificada". Según la definición de biodiversidad de la Convención de Biodiversidad UNCED, 1992, la agrobiodiversidad también incluye la diversidad del (agro)ecosistema representado por cercos vivos, zanjas, márgenes del campo, laderas de los cerros y depresiones húmedas. Estos ecosistemas dentro de una finca son, con frecuencia, esenciales para muchos de los organismos que interactúan con el cultivo o con los animales domésticos.


Sistema de los agricultores

Los agricultores siempre han sido, y siguen siendo, los principales administradores de la agrobiodiversidad. Los agricultores seleccionan los cultivos (usualmente una diversidad de especies) y variedades (variación genética dentro de una especie) para sembrar, almacenar y seleccionar semillas para volver a sembrar (Figura 1). Los agricultores que producen sus propias semillas están involucrados en el desarrollo de cultivos (selección de las variedades y de las semillas) y en el mantenimiento de la diversidad genética. Simultáneamente, manejan los recursos genéticos de las plantas de una manera integrada y para muchos propósitos (Almekinders y Louwaars, 1999). La selección hecha por los agricultores en combinación con procesos naturales, tales como mutaciones genéticas, cruces entre variedades y especies silvestres relacionadas, y la influencia del entorno natural, forman un sistema de evolución continua de los cultivos. El sistema ha dado como resultado la domesticación y el cultivo de una gama de especies de plantas (Harlan, 1995; Wood, 1999). Los estudios demuestran que los sistemas de los agricultores son complejos y que no han sido comprendidos a cabalidad (Longley y Jusu, p. 16; Soleri et al., p. 18).
El sistema institucional

Las instituciones involucradas en la conservación de los cultivos (bancos de genes), en el mejoramiento (programas de fitomejoramiento) y en el suministro de semillas forman un sistema de RGP que funciona en paralelo con el sistema de los agricultores (Figura 1). El sistema institucional se desarrolló cuando se descubrieron los genes y se incrementó el conocimiento que posibilitó manipular las características de las plantas a través de cruces (Kloppenburg, 1988). El fitomejoramiento se convirtió en una actividad especializada, llevada a cabo en estaciones de investigación por investigadores fitomejoradores. Se establecieron bancos de genes para que las instituciones mantuvieran colecciones de material genético para suministrar a los fitomejoradores. Se diseñaron programas de semillas para difundir las variedades de los fitomejoradores entre los agricultores, en forma de semillas de calidad. Así, se desarrolló un sistema institucional organizado en cadena, con mandatos claros, y con una menor integración que el sistema de los agricultores. Este sistema apoyó con éxito el desarrollo agrícola en Europa y en los Estados Unidos y fue usado como modelo para el desarrollo agrícola en el Sur. En este modelo, se ignoró totalmente el papel de los agricultores en el desarrollo de los cultivos, y en la producción y conservación de las semillas.

Existen, deliberadamente, dos puntos de contacto entre estos sistemas paralelos, pero separados. El primero es el de las misiones de recolección para los bancos de genes en las áreas donde los agricultores siguen cultivando muchas variedades tradicionales y donde existen los "parientes" silvestres. El segundo es durante la distribución de semillas mejoradas del sistema institucional al sistema de los agricultores. Como ya se mencionó, el sistema institucional de fitomejoramiento no ha sido muy efectivo en los entornos agroecológicos más variables y donde las necesidades y preferencias de los agricultores son más diversas. Como explica Ceccarelli (p. 36), esto es porque las necesidades de los agricultores no son bien comprendidas, porque hay muy pocos productos genéticamente uniformes para ensayos en las fincas, y porque las selecciones son hechas en las estaciones experimentales donde las condiciones son muy diferentes al ambiente de destino.

Convencionalmente, se requiere que los programas de semillas suministren semillas de las variedades mejoradas, es decir, los productos de los programas de fitomejoramiento. En muchas ocasiones, estas variedades mejoradas no son atractivas para los agricultores porque no hay compatibilidad entre el mejoramiento y sus necesidades. En otras circunstancias, sólo son aceptadas cuando vienen acompañadas de insumos subsidiados. Los programas convencionales de semillas tienen otro impedimento: las semillas de los agricultores son, con frecuencia, de buena calidad. La mayoría de los agricultores no tiene razones para comprar nuevas semillas, a no ser que haya perdido las suyas, o que quiera probar una nueva variedad o cultivar variedades híbridas de maíz u hortalizas. Los programas de semillas han sobrestimado el interés de los agricultores en comprar semillas, particularmente en el caso de cultivos que se auto polinizan (autogàmicos) y de los que se propagan vegetativamente. La falta de accesibilidad y lo lejano de las áreas de producción agrícola ofrecen problemas adicionales para la distribución de semillas del sector institucional. Dadas estas limitaciones, no es sorprendente que los programas de semillas, usualmente copias de los "modelos occidentales", no tuvieran un éxito generalizado.
¿Conservación o desarrollo?

El valor de conservar la diversidad genética que todavía se cultiva en sistemas tradicionales no está en discusión (Recuadro 1, p. 29). Cada vez es más claro que los agricultores, tanto en áreas de alto potencial como en las de bajo potencial, siempre necesitarán diversidad genética para amortiguar los peligros ambientales, las cambiantes condiciones del mercado y como seguro para el futuro. El reto es combinar desarrollo con el mantenimiento de la diversidad genética. La Revolución Verde introdujo variedades mejoradas, que reemplazaron una amplia gama de materiales locales, y con frecuencia, redujeron el número de las variedades cultivadas. Para la mayoría de los fitomejoradores, este es un mal necesario aceptado. La selección de la mejor variedad conduce a la eliminación de varias otras que no rinden tan bien. La selección del mejor genotipo en una variedad (o la eliminación de los no deseados) reduce la diversidad genética en las variedades locales. Debido a esta "negociaciòn", muchos consideran que no se puede combinar el mantenimiento de la diversidad genética con el mejoramiento de los cultivos.
Complementariedad

Una evaluación más profunda del sistema de los agricultores y del sistema institucional hace evidente que ambos tienen fuerzas y debilidades. En realidad, los dos sistemas son complementarios. El sistema institucional ha apoyado al sistema de los agricultores en muchas oportunidades (Almekinders y Louwaars, 1999). La historia demuestra, sin embargo, que el apoyo no será efectivo si es ofrecido como un paquete estándar, no adaptado a las condiciones y preferencias locales específicas. Las contribuciones en este Boletín muestran el potencial de los enfoques descentralizados que construyen una participación entre los agricultores y las ONGs. En las siguientes secciones examinaremos el apoyo en tres áreas convencionales de intervención: suministro de semillas, desarrollo de cultivos y conservación de la diversidad genética.
Apoyo al manejo de los agricultores

Un mejor vìnculo entre los agricultores y los sistemas institucionales ofrece oportunidades para combinar las fuerzas de los dos sistemas. A través de esos vínculos se pueden atender mejor las necesidades de los agricultores. En este número hay varios ejemplos que demuestran cómo esos vínculos pueden incrementar la disponibilidad de una diversidad genética de las plantas, más adecuada, y el acceso de los agricultores a ella. Dichas actividades también incrementan la efectividad del sistema institucional al posibilitar dirigirse a las necesidades de los agricultores, en forma más efectiva. Los objetivos claves en el programa de Desarrollo y Conservación de la Biodiversidad Comunal (con las siglas CBDC, en inglés) incluyen explorar oportunidades para vincular a los agricultores con el sistema institucional (p. 42).
Producción e intercambio de semillas

Las fuentes más importante de semillas en los países en desarrollo, y también en muchos países industrializados, son las semillas producidas en las fincas, u obtenidas de familiares, amigos o a través de otros canales informales. Se estima que el 80% de las semillas en los países en desarrollo se produce en las fincas. Este porcentaje varía mucho según el cultivo, y tiende a ser alto en plantas como la cebada que es auto polinizante y cuyas semillas se almacenan relativamente bien, y mucho más bajo en plantas tales como frijoles o nueces de Bambara donde las enfermedades y los problemas de almacenamiento causan dificultades. Para el maíz, una planta de polinización cruzada, la disponibilidad de semillas en las fincas depende mucho del acceso y de la tasa de adopción de las variedades mejoradas de polinización abierta y de las variedades híbridas (Almekinders et al., 1994).

Se puede apoyar la producción de semillas en las fincas mejorando las prácticas de almacenamiento o la fitosanidad (eliminando plantas enfermas, seleccionando semillas de plantas sanas, promoviendo prácticas de cultivo que supriman enfermedades). Otra área importante de apoyo se relaciona con el mantenimiento de variedades, es decir, prácticas de producción y selección que mantengan características de variabilidad y el potencial genético a través de una selección masal positiva y negativa (Almekinders y Louwaars, 1999). Esas actividades de apoyo son particularmente útiles para las variedades locales. Las semillas de las variedades locales son difíciles de obtener de las fuentes institucionales y con frecuencia una selección masal puede mejorar su rendimiento.

Otro elemento importante del sistema local es el intercambio de semillas entre los agricultores (Mekbib, p. 15). El intercambio de semillas y los cruces espontáneos entre las variedades y las especies "parientes", silvestres y cultivadas, son los mecanismos más importantes que "alimentan" al fondo local de genes con nuevos materiales y características, manteniendo su dinámica y diversidad. Las ferias de semillas, por ejemplo, son eventos tradicionalmente importantes que propician el intercambio de semillas entre los agricultores y las comunidades, y aseguran el acceso a una diversidad de semillas (Scurrah et al., p. 27; Neuendorf, p. 24; Abebe Demissie, p. 30).
Mejoramiento de cultivos

El desarrollo de variedades locales a partir de especies silvestres por medio de una selección hecha por los agricultores ilustra que el desarrollo de cultivos locales es un sistema efectivo de mejoramiento de plantas. La debilidad del sistema de los agricultores también es aparente. Es un sistema dinámico, con una importante variación genética dentro y entre las variedades locales, pero también es un sistema con oportunidades restringidas para adqusirir materiales o genes nuevos, exóticos. La introducción de genes resistentes que no existen en el fondo genético local, inevitablemente requiere apoyo del sector institucional. Pero como observa Ceccarelli (p. 36), la introducción de variedades cultivadas por fitomejoradores en un sistema centralizado, no necesariamente da resultados satisfactorios ni óptimos. Los enfoques de fitomejoramiento participativo (FMP) son una alternativa promisoria en la cual se combina el conocimiento y la capacidad de los agricultores con la especialización de los fitomejoradores y su acceso a los materiales. En este Boletín, Sthapit y Jarvis (p. 40) señalan la interrelación entre conservación 'in situ' y el mejoramiento participativo.
Conservando la diversidad genética de los cultivos

Las experiencias presentadas en este Boletín muestran que existen oportunidades para apoyar al desarrollo de la agricultura a pequeña escala, lo cual no necesariamente implica erradicar la agrobiodiversidad mantenida por los agricultores y que por las evidencias, les es necesaria.

Las unidades agrícolas familiares necesitan diversidad genética por diferentes motivos. Por la mayor integración al mercado, los agricultores tienden a especializarse, usan menos diversidad de cultivos y se desarraigan de sus tradiciones culturales. Ya que muchas de esas tradiciones están estrechamente relacionadas con el variado uso de la biodiversidad, el mantenimiento del conocimiento y la cultura locales puede apoyar el manejo sostenible de los recursos genéticos, entre otros.

El reto ahora es moverse de las innovadoras, aunque relativamente aisladas, actividades de los proyectos de los profesionales y agricultores a una situación donde estos enfoques se amplíen y se vuelvan prácticas comunes en instituciones nacionales e internacionales, formales e informales. Este no es un reto fácil de cumplir y requiere la flexibilidad y la voluntad de los profesionales de las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para cooperar con los agricultores y otros actores institucionales. Las contribuciones en este número intentan compartir experiencias y pueden servir como base para futura experimentación e implementación de actividades que apoyen el uso de la diversidad genética en los campos cultivados por los pequeños agricultores.

Conny Almekinders, CPRO - Centre for Genetic Resources, Holanda,
P.O. Box 16, 6700 AA Wageningen, Holanda.

Walter de Boef, Royal Tropical Institute, Mauritskade 63, 1092 AD Amsterdam, Holanda

Referencias

Almekinders CJM, Louwaars NP y de Bruijn GH. 1994. Local seed systems and their importance for an improved seed supply in developing countries. Euphytica 78: 207 - 216.

Almekinders CJM y Louwaars NP. 1999. Farmers' seed production. New approaches and practices. Intermediate Technology Publications, Londres.
Harlan JR. 1992. Crops and man. American Society of Agronomy, Madison, Wisconsin.

Tripp R. 1996. Biodiversity and modern crop varieties: sharpening the debate. Agriculture and Human Values Vol. 13.


Biodiversidad en agricultura: temas políticos


GRAIN

La biotecnología, un grupo de técnicas usadas para explotar formas y procesos biológicos, es tan antigua como el primer pan que se hizo con levadura o la primera transformación de leche en yogur. Lo dramático de la biotecnología moderna es la sofisticación técnica que permite una manipulación selectiva del material genético y la transferencia de genes, no solamente entre variedades sino también entre todas las especies vegetales, animales y microbianas. Sus defensores argumentan que la biotecnología resolverá los problemas de alimentación, energía, médicos y ambientales del mundo. La preocupación, sin embargo, se debe al hecho de que las corporaciones transnacionales de alimentos, fármacos y químicos controlan actualmente la investigación biotecnológica.

Las gigantes agroquímicas de antaño se han convertido en compañías de "ciencias de la vida", ávidas de actuar como intermediarias entre la humanidad y la naturaleza. Desde 1996, el sector ha gastado aproximadamente US$ 34.3 billones para asegurar el control del mercado de semillas, actualmente de un valor aproximado de US$ 30 billones (Estadísticas Mundiales de Semillas - World Seed Statistics- de Assinsel). Las corporaciones transnacionales desarrollan productos uniformes que producen grandes ganancias, pero con monocultivos, prácticas agrícolas homogéneas, biodiversidad seriamente disminuida, y daño ambiental extensivo. En la biotecnología, la carrera para lograr la colaboración del sector privado ha llevado la reorientación de los programas de Investigación y Desarrollo para cumplir con los requerimientos de la agroindustria, ignorando los diversos intereses de amplios sectores de la sociedad.

Uno de los temas más candentes en la investigación biotecnológica agrícola, es por ejemplo, el desarrollo de cultivos resistentes a herbicidas. Entre 1996 y 1998, el porcentaje de cultivos cuya resistencia a herbicidas ha sido creada por medio de ingeniería genética, se elevó del 23% al 71%. Durante el mismo período, sin embargo, la proporción de cultivos manipulados por medio de ingeniería genética para que incluyan características de resistencia contra insectos, disminuyó del 37% al 28%, y el porcentaje de cultivos transgénicos con otras características agronómicas (resistencia a virus o a insectos) decayó del 40 al 1%. La industria de la biotecnología aduce que la resistencia a los herbicidas hace posible reducir los efectos adversos de herbicidas de amplio espectro (que matan cualquier cosa que sea verde). Un efecto obvio ha sido la promoción de productos químicos cuyas ventas se habían estancado, creando así mayor dependencia. La industria biotecnológica desarrollando y patentando semillas estériles quiere evitar que los agricultores y la competencia reproduzcan las semillas genéticamente modificadas.
Patentes de maíz

Los recientes cambios en el maíz ilustran estas tendencias. Una de las principales revistas de bibliografía sobre biotecnología, Derwent Biotechnology Abstracts, informó en 1998 que se habían solicitado u otorgado 333 patentes de plantas de maíz transgénico. Un examen de las patentes indica que los esfuerzos de Desarrollo e Investigación están concentrados en (Cuadro 1):

Metodologías misceláneas de ingeniería genética que incluyen el uso de aceleradores, el control de la expresión genética o tecnologías con múltiples aplicaciones prácticas.

Características agronómicas, especialmente resistencia a plagas (principalmente insectos), de las cuales casi las dos quintas partes de las patentes se relacionan al uso de proteína cristalizada de Bacillus thuringiensis. Las preferencias de los que solicitan patentes favorecen en mucho la tolerancia a herbicidas, la resistencia a enfermedades y al estrés ambiental (principalmente a la sequía y la salinidad).

Alteración de la reproducción de las plantas. Pioneer tiene el liderazgo de obtener plantas de maíz macho estériles, que reducirían los costos de producir híbridos de maíz. Se han hecho considerables esfuerzos para alterar la floración. La apomixis, o reproducción a través de semillas asexuales, tiene el potencial de hacer que los pequeños agricultores se cambien al cultivo de híbridos altamente dependientes de insumos externos, al permitirles que replanten sus semillas sin perder el vigor del híbrido. La inclusión de este modo reproductivo en el maíz ha sido patentada por tres instituciones públicas: USDA, CIMMYT y ORSTOM.

La calidad del producto o contenido de maíz transgénico. El almidón del maíz se transforma en alimentos y productos industriales, incluyendo al jarabe rico en fructuosa usado por las compañías de bebidas como edulcorante y al etileno como combustible. Por eso, la modificación del contenido de almidón es un tema importante de investigación. Las compañías de semillas Pioneer Hi Bred, DuPont y Monsanto lideran los esfuerzos para convertir al maíz en una mejor fuente de proteínas para el ganado y llevan también a cabo, investigación sobre su contenido de lignina, vitaminas y fitasas. El maíz se está convirtiendo en una "fábrica farmacéutica", porque se están patentando plantas de maíz que producen vacunas y proteínas humanas.

Las patentes se concentran en un pequeño número de compañías DuPont /Pioneer tiene, por ejemplo, el 17% (55 patentes), Novartis el 11% y Monsanto el 8%. Desde marzo de 1999, después de una ola sin precedentes de fusiones y compras de compañías, el 47% de las 333 patentes de maíz pertenecen a los 6 gigantes de la industria agroquímica que controlan la ingeniería genética agrícola. Un grupo de compañías e instituciones públicas de menor tamaño, incluyendo universidades, también tienen importantes derechos reclamados sobre el maíz. En total, las principales 19 compañías que tienen patentes controlan el 66% de todas las patentes solicitadas u otorgadas para el maíz transgénico.

 

 

 

 

 

 

Cuadro 1. Trescientos sesenta y dos derechos reclamados de 333 patentes solicitadas u otorgadas en maíz transgénico

RASGOS

RECLAMADOS

%
COMPAÑÍAS LÍDERES
Características agronómicas
Resistencia a plagas
. No Bt
. Bt
Resistencia a enfermedades
. Bacterianas y generales
. Resistencia a hongos
. Resistencia a virus
Tolerancia a herbicidas
Resistencia al estrés
Reproducción de plantas
Esterilidad de la planta macho
Alteración en la floración
Apomixis
Calidad del producto
Contenido de almidón
Contenido de proteínas
Contenido de aceites
Otros contenidos
Mejoramiento del cultivo
Técnicas de ingeniería genética
Otros
Total de características
162
53
31
22
58
22
19
17
32
19
28
17
9
2
82
36
21
16
9
10
57
23
362
45
15
9
6
16
6
5
5
9
5
8
5
2
1
23
10
6
4
2
3
16
6
Novartis
Novartis
DuPont/Pioneer/ Novartis, Monsanto
Novartis
Novartis/DuPont/Pioneer
Novartis/DuPont/Pioneer
DuPont/Pioneer, Novartis
Novartis
Novartis
Japan-Tob, Monsanto
DuPont/Pioneer
DuPont/Pioneer
U.de California, Cold Spring Harbor
ORSTOM-CIMMYT, USDA
DuPont/ Pioneer
DuPont/ Pioneer, Monsanto
DuPont/Pioneer
DuPont/Pionner, Monsanto
Misceláneas
Misceláneas
Novartis / DuPont/Pioneer, Monsanto
Semillas "terminadoras"

También se han usado novedosos medios biológicos para obtener el control corporativo del primer eslabón de la cadena de alimentos: la semilla. Nuevas biotecnologías controladas por corporaciones, permiten la ingeniería de cultivos que matan su propia semilla en la segunda generación, haciendo imposible que los agricultores las guarden y las resiembren. La fundación Rural Advancement Foundation International (RAFI) ha acuñado el nombre de "Tecnología Terminadora" (Terminator Technology) a este invento genético de esterilización y ha analizado las graves consecuencias sociales, económicas y ambientales que acarrea (RAFI, 1998). Ahora, las empresas están trabajando para controlar varias características genéticas con un buen número de catalizadores químicos. Las seis empresas agroindustriales transnacionales que controlan casi el 100% del mercado de biotecnología de semillas transgénicas dominarán estas nuevas tecnologías. Su habilidad para insertar y manipular externamente secuencias vitales de ADN de los cultivos, y posiblemente también hacerlo en insectos y en animales domésticos, amenaza la soberanía de las naciones sobre sus recursos agrícolas y biológicos.

Derechos de propiedad intelectual

¿Puede la ingeniería genética alimentar al mundo o debería ser prohibida? A medida que el candente debate llega al punto más alto, otro tema está esperando su turno para explotar. ¿Deberían poder patentarse los principales recursos de biodiversidad de la industria de biotecnología, estimada en billones de dólares, que son la base de la supervivencia de muchas personas en el Tercer Mundo? En este momento, los países industrializados permiten a los científicos reclamar derechos legales sobre los genes y sobre el conocimiento indígena extraídos de los trópicos, ricos en biodiversidad. La racionalidad detrás de esta "biopiratería" es que lo que viene de los bosques tropicales del Ecuador o de las fincas de Sri Lanka es "natural" y poco sofisticado, mientras que lo que se produce en un laboratorio es "un producto de la ciencia" y debería ser patentado como un invento.

La batalla a favor o en contra de patentar la vida -genes de plantas, de animales y ahora, de humanos- es feroz. Los argumentos contra las patentes de vida se centran en preocupaciones éticas y religiosas, de propiedad, en costos y en definiciones de lo que es innovación. La Ronda Uruguay de negociaciones sobre los Acuerdos Generales de Tarifas y Comercio (GATT, en inglés), fue el escenario de una lucha particularmente dura. Dio como resultado los acuerdos sobre propiedad intelectual que se conocen con las siglas TRIPS y la creación de la Organización Mundial de Comercio para implementarlos. TRIPS (Trade-Related Intellectual Property System - Sistema de Propiedad Intelectual Relacionada con el Comercio) requiere que los países otorguen derechos privados de propiedad para las variedades de las plantas o sufrirán un trato hostil por parte de los socios comerciales. El siguiente reto en la batalla sobre patentes de vida será la próxima revisión de los acuerdos del TRIPS.

Las delegaciones de los países en desarrollo afirman su derecho a proteger la biodiversidad y el conocimiento indígena de sus pueblos, y sostienen que el TRIPS debería permitir que los países los excluyan de la ley de propiedad intelectual. El conflicto entre la Convención de Biodiversidad (CBD) y TRIPS ha escalado rápidamente, especialmente en los países del Sur. La CBD insiste que los derechos de propiedad intelectual no deberían ir en contra de los objetivos de la Convención, es decir, la conservación y el uso sostenido de la biodiversidad.

Problemas con TRIPS

TRIPS es problemático. En primer lugar, los estudios demuestran que los derechos de propiedad intelectual fomentan la erosión de la agricultura de muchas formas. Impiden el flujo de información y de germoplasma; promocionan uniformidad en el fitomejoramiento y excluyen a los agricultores del mercado comercial de semillas. TRIPS podría estar minando a la CBD.

En segundo lugar, la CBD se fundamenta en el principio de que los beneficios del uso de los recursos genéticos deberían ser compartidos. Sin embargo, TRIPS promueve la privatización de los recursos genéticos y no el compartir los beneficios.

Tercero, la CBD apoya los derechos de las comunidades locales, mientras que TRIPS apoya los derechos de los científicos formales y los de las compañías transnacionales. En 1999, países de África, el Caribe, Europa y el Pacífico han sido claros en pedir que la CBD ejerza un precedente legal sobre TRIPS. Esto significa cambiar el TRIPS y hacer que se adecue a la CBD y no a la inversa, como quisieran los delegados del Norte.

Si se llevan a cabo las modificaciones que está solicitando el gobierno de los Estados Unidos, todos los estados miembros de la Organización Mundial de Comercio tendrían que implementar el TRIPS y la Ley UPOV de 1978 (Union de Protection d\'Obtention Végétale), que da a los fitomejoradores la propiedad exclusiva del uso comercial de las variedades para propósitos de producción y ventas.

El patentar la vida es inaceptable para muchos en el Norte y en el Sur, pues con este principio no se negocia. Muchas ONGs quisieran que los gobiernos estuvieran menos obsesionados con los derechos de propiedad intelectual y mejor preparados para fomentar una investigación socialmente responsable a través de programas fiscales e incentivos para una investigación pública controlada por la comunidad. Esto no impediría el compartir conocimientos y sería una manera mucho más democrática de apoyar el desarrollo sostenible, en comparación con los derechos de la propiedad intelectual.

La posición de "Biodiversidad sin TRIPS" complementa las campañas de esas organizaciones de agricultores que argumentan que la agricultura debería salir de la Organización Mundial de Comercio. La biodiversidad y la agricultura van de la mano. Como dijo Weeraphon Sopa del Foro de los Pobres de Tailandia en la Cumbre de Cooperación Económica Asia-Pacífico: "La agricultura industrial y las patentes de semillas quitan libertad a los pueblos para producir sus propios alimentos". Hay que oponerse a los acuerdos de liberalización comercial de la agricultura, inversión y derechos de propiedad intelectual en el ámbito regional y sub-regional: APEC, FTAA (Free Trade Agreement of the Americas), en Asia del Sur, en Centro América dentro de Mercosur, y en el ámbito mundial (Organización Mundial de Comercio, OECD, Banco Mundial y Naciones Unidas).

Logros

Un logro importante es la mayor conciencia de la importancia de la biodiversidad y del papel de las comunidades locales en su conservación y uso. Ahora se necesita reforzar la soberanía nacional sobre la biodiversidad y los derechos comunales. El TRIPS es una trampa muy astuta: invita a los países a crear una legislación \'sui generis\', de una manera aparentemente abierta, pero es obvio que cualquier ley \'sui generis\' que tenga el beneplácito de TRIPS tiene que ser un sistema de propiedad intelectual. Han habido logros importantes en el desarrollo de derechos comunales: la Ley Modelo de OAU para África; la ley de Derechos Intelectuales Comunales de Filipinas; las leyes de Derechos de las Poblaciones Indígenas y de Medicina Tradicional; las tres leyes para los derechos de biodiversidad en comunidades de Tailandia y una reciente convocatoria para una Convención de Mesoamérica y del Caribe para la Protección de los Derechos Intelectuales Comunales. Aunque todavía no perfectas, estas leyes muestran que están surgiendo alternativas que no deberían ser recortadas por los reclamos de los fitomejoradores de plantas al estilo industrial.

Conclusión

La conservación y el mejoramiento de la biodiversidad es parte integral de la vida cotidiana de aquellos que practican LEISA. Por definición, LEISA sólo es sostenible si incorpora la más amplia variedad de vida del suelo, de las plantas y de los animales, y trabaja para reforzar el conocimiento indígena y los sistemas de manejo basados en la biodiversidad local. Esta diversidad permite que los sistemas agrícolas locales reciclen nutrientes, reduzcan problemas de plagas y enfermedades, controlen la maleza y manejen el estrés climático y, al mismo tiempo, que produzcan alimentos ricos en nutrientes y satisfagan otras necesidades de vida. La diversidad, tanto biológica como cultural, es básica para estos sistemas agrícolas. Cualquier política ambiental nacional que busca sostener esta diversidad necesitará excluir la legislación de patentes de las plantas y de los animales, ampliar el control democrático sobre la investigación biotecnológica e introducir una legislación antimonopolio para limitar el poder de las corporaciones que buscan controlar el sistema de alimentos.

Genetic Resources Action International (GRAIN), Girona 25, Pral, E-08010, Barcelona, España.
Referencias

RAFI, 1999. Traitor Tech. The terminator\'s wider implications. RAFI Communiqué, Winnipeg, Canadá.




La Caravana Verde desafía a los gigantes de los genes


"Las semillas son la base de la existencia de todos los agricultores. Poder usar libremente sus propias semillas o variedades diferentes, da a los agricultores una independencia económica fundamental y asegura que sus cultivos puedan adaptarse a los cambios ambientales", Profesor Mahanta Nanjundaswamy, Asociación Estatal de Agricultores de Karnakata (KRRS), India.
Los chales y las banderolas verdes de los agricultores de la Asociación Estatal de Agricultores de Karnakata (cuyas siglas originales son KRRS) contrastaban visiblemente con el austero edificio de Cargill, al borde de la bahía, cuando los miembros de la Caravana Intercontinental lanzaron su protesta contra el creciente poder de la multinacional agrícola en Amsterdam, la primavera del año pasado. Cientos de agricultores de toda la India usaron sus ahorros, fondos comunales y dinero del gremio de agricultores para viajar al norte de Europa.

Para el profesor Nanjundaswamy, presidente de la KRRS, la Caravana Intercontinental era un intento de hacer que los políticos y la opinión pública europea se acercaran a la realidad que tienen que enfrentar los pequeños agricultores del Sur. Trajeron "al Norte los puntos de vista del Sur sobre los sistemas de explotación impuestos por los gobiernos occidentales, la Organización Mundial de Comercio y las compañías multinacionales" porque sus medios de subsistencia estaban en juego.

Viajando en ómnibus equipados con teléfonos y correo electrónico, trajeron su mensaje político y ético con la misma fuerza emocional con que hacían el cabildeo ("lobby") en Cargill y Pioneer Hi-Bred en Holanda, en el Centro Técnico de Monsanto en Bélgica, en OECD en París, en la Organización Mundial de Comercio en Ginebra y en la Unión Europea en Bruselas. El punto culminante fue una protesta en masa en la Conferencia del Grupo de los 8 en Alemania.
Semilla 'satyagraha'

Agricultores de KRRS protestando afuera de Cargill, Amsterdam, mayo de 1999.

Para muchas familias Indias, Monsanto personifica el poder asfixiante que los conglomerados multinacionales ejercen sobre los recursos del Sur. La manera en que los productos y las semillas genéticamente modificados fueron introducidos en India motivó una preocupación sobre los temas de licencias, información, monitoreo y control. Éstos fueron ignorados en gran medida, hasta que la KRRS lanzó su Operación Cremación Monsanto y se quemaron 28 campos de ensayos de algodón genéticamente modificado. Ahora, el Ministerio de Agricultura ha prohibido más ensayos de Monsanto. Para Kumud Chowahary, quien dejó a su familia y su finca en Gujarat para unirse a la caravana, el problema es simple y personal: "Hay que matar a Monsanto antes que mate a familias como la mía". Otros, como Lal Shankar Upadhayaya, vice presidente de Gujarat Khedut Samaj, esbozan un contexto más amplio, "es la lucha de la agricultura y los sistemas de mercado indígenas, contra la tecnología de genes y el libre mercado dominados por el Norte".
Gigantes de los genes

La protesta de la Caravana de Agricultores coincidió con una racha de fusiones en la industria de genes que concentró aún más las tecnologías y los derechos de patentes en manos de unos cuantos gigantes de genes. La cartera de Monsanto ilustra el tipo de dominio contra el cual protestaron los agricultores de la India: propiedad de Delta y PineLand, con patentes de tecnología de semillas "terminadoras"; propiedad de Roundup (la semilla lista de Roundup produce el 25% del frijol de soja de los Estados Unidos); control del 45% del mercado de semillas de maíz de los Estados Unidos; capacidad para el comercio de granos y el procesamiento de alimentos a través de la toma de Cargill, y, por medio de Unilever comparte el mercado de trigo híbrido. En 1998, cuando DuPont compró Pioneer Hi-Bred, el Wall Street Journal observó que la industria de semillas de los Estados Unidos se había dividido efectivamente entre DuPont y Monsanto. A medida que crecen los gigantes de los genes, aparecen las críticas, desaparecen los fitomejoradores del sector público y los agricultores tienen menos opciones.
Temas de modificación genética

Los agricultores de la India, conscientes de las consecuencias de estos cambios, quieren un debate público de cómo monitorear los cultivos genéticamente modificados. Los problemas incluyen polinización cruzada, resistencia a antibióticos y resistencia a herbicidas y plaguicidas de amplio espectro. Todavía hay que investigar los potenciales peligros del maíz, soja y papa genéticamente modificados que contienen gran cantidad de residuos de amikacina y también el glipofosfato en los alimentos para animales. El monopolio de los recursos agrícolas permite a las compañías controlar aún más las opciones de los agricultores a través de patentes, contratos y paquetes de cultivos y plaguicidas.
Algodón Bt

El algodón Bt fue un tema importante para los participantes de la India, en la Caravana Intercontinental. El algodón Bt produce un veneno que mata plagas, pero como encontraron los agricultores en el Sur, las plagas pueden desarrollar una resistencia para la cual una cantidad 50 veces mayor de la dosis recomendada no tiene ningún efecto. Se han reportado cultivos fallidos, incapacidad de repago de préstamos y suicidios. En los Estados Unidos se ha señalado una resistencia similar; el 50% del algodón genéticamente modificado fue dañado por gorgojos y no hubo ningún incremento en la producción. Es más, no se han tomado medidas para evitar la polinización cruzada.
Hay que actuar ahora

Un número cada vez mayor de organizaciones y científicos insiste en la necesidad de una legislación, un monitoreo y más información sobre los organismos genéticamente modificados. Este año, por ejemplo tanto Nature como Lancet han presentado hallazgos de investigaciones sobre organismos genéticamente modificados que son críticos; los agricultores en los Estados Unidos están preparando una acción legal contra Monsanto por no haber sido advertidos de todos los posibles riesgos de las semillas genéticamente modificadas y los agricultores de Brasil han rechazado la soja genéticamente modificada. Al mismo tiempo, los productores de alimentos y los supermercados de Europa están anunciando que no usarán ni venderán alimentos que contengan material genéticamente modificado. Esta primavera en Europa, con la Caravana Intercontinental, los agricultores de India y Bangladesh llevaron esas inquietudes a los principales centros Europeos de toma de decisiones políticas y de la industria. En reuniones, entrevistas y por medio de una acción directa, fueron claros en señalar que es tiempo de hacer una revaluación urgente de los efectos de los organismos genéticamente modificados para la seguridad y garantía del suministro de alimentos en el ámbito mundial y para la ecología y cultura de sus comunidades agrícolas.
Marilyn Minderhoud, ILEIA


La escasez de semillas: una amenaza para la agricultura orgánica


En 1997, a partir de la iniciativa de varios comerciantes de alimentos orgánicos holandeses, el Instituto Louis Bolk comenzó a trabajar en el proyecto de Mejoramiento de Plantas Orgánicas Sostenible. Uno de los resultados de ese proyecto fue \'Stichting Zaadgoed\', que fue creado para estimular e incrementar la producción de material para el mejoramiento de plantas orgánicas, preocupándose también por los aspectos políticos y de propiedad. A través de sus redes holandesa, europea (European Initiative for Organic Seed) e internacional, \'Stichting Zaadgoed\' estimula el flujo de información sobre las actividades de fitomejoramiento de semillas, incluyendo la conservación de semillas orgánicas en las fincas. Organiza talleres y conferencias, coordina investigaciones y mantiene una red internacional de información sobre semillas orgánicas. Garantiza una actualización regular de las listas de información, de las bases de datos de las semillas y de las direcciones, realiza trabajo de cabildeo a escala nacional e internacional para el mejoramiento de plantas orgánicas y busca modificar la legislación existente sobre los derechos de propiedad intelectual, y los criterios de registros, patentes y licencias, con el fin de estimular la transferencia de semillas y plantas.
Los dilemas en la agricultura orgánica

\'Stichting Zaadgoed\' alienta el desarrollo de un programa de mejoramiento de plantas orgánicas. A medida que crece la demanda por los productos orgánicos, se están introduciendo controles más estrictos para asegurar la integridad en cada etapa de la cadena agrícola orgánica. En el año 2001, se pondrá en marcha una legislación en los Estado Unidos que garantizará la autenticidad de los productos orgánicos, desde la producción de las semillas hasta el procesamiento de los alimentos. Esto ha puesto en evidencia un dilema. La agricultura orgánica no puede satisfacer la demanda de más semillas y de mejor calidad, producidas en un entorno orgánico. Simultáneamente, las fuentes tradicionales de semillas se están agotando a medida que los comerciantes de semillas convencionales se trasladan al lucrativo mercado de materiales de mejoramiento de plantas genéticamente modificadas y que las semillas de tecnología genética, inaceptables en la agricultura orgánica, copan los principales cultivos alimenticios del mundo.
Modificados y no monitoreados

La Asociación de Comerciantes Orgánicos Holandeses sostiene que, a no ser que se tomen ciertas medidas, cada vez será más difícil encontrar semillas no modificadas genéticamente. El peligro del uso extendido y no monitoreado de semillas transgénicas fue enfatizado en un reciente caso de litigio de IFOAM y Greenpeace contra la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos. Los demandantes alegaban que EPA no había llevado a cabo estudios de impacto ambiental de las semillas modificadas con la toxina de Bacillus thuringiensis, (Bt), a pesar de que los agricultores de los Estados Unidos siembran 1.2 millones de hectáreas de algodón, maíz y papas Bt, anualmente. Argumentan que al minar la biodiversidad y al restringir la base genética de los cultivos alimenticios más importantes, de una manera no monitoreada y orientada hacia el mercado, la industria de semillas transgénicas se convierte en una amenaza para la salud pública, la seguridad alimentaria y también para la agricultura orgánica.
Las corporaciones eligen la tecnología genética

El fitomejoramiento moderno y la tecnología de genes responden a las necesidades de la agricultura convencional y requieren grandes inversiones a largo plazo. Las plantas deben ser de alto rendimiento, uniformes y capaces de crecer en grandes campos altamente dependientes de un entorno de plaguicidas y fertilizante químicos. Las compañías de semillas de menor tamaño no pueden competir con los conglomerados multinacionales que dominan este mercado y las recientes fusiones de las compañías de semillas han ocasionado la desaparición de muchas de ellas. A medida que declinan los tipos y variedades de las semillas disponibles, crece la preocupación sobre la sostenibilidad y la ética de las prácticas modernas de mejoramiento de semillas. En ese contexto es que se está construyendo el programa holandés de mejoramiento de plantas orgánicas.
Mejoramiento sostenible de plantas orgánicas

En Holanda, los comerciantes de alimentos orgánicos han intervenido directamente en los problemas de fitomejoramiento de las semillas orgánicas. Sus iniciativas se llevaron a cabo en medio de un clima político favorable por el compromiso del gobierno para la protección de los derechos de los consumidores de obtener alimentos sin intervención de tecnologías genéticas. Su acercamiento al Instituto Louis Bolk, una organización independiente de investigación con considerable experiencia en agricultura orgánica y biodinámica, resultó en el establecimiento del proyecto de Mejoramiento de Plantas Orgánicas y el \'Stichting Zaadgoed\'.
Diversidad

El Instituto Louis Bolk define los organismos genéticamente modificados como "organismos en los cuales se ha alterado el material genético de una manera distinta a la que ocurre naturalmente por medio de cruces sexuales o por recombinación natural". El Instituto considera a la modificación genética del ADN como una intervención unidimensional y drástica en el componente genético de una planta, que destruye su vínculo con el medio ambiente natural.

En contraste, los agricultores orgánicos buscan la habilidad reproductiva natural, una habilidad para adaptarse independientemente al medio ambiente y una diversidad genética respecto a la autenticidad de las especies naturales y, también, las características de especie en sus semillas. Prefieren trabajar con una mezcla de variedades para asegurar la suficiente diversidad y rendimientos económicamente factibles, sin agotar los recursos naturales de las fincas ni de su entorno. Así, se requiere una buena cantidad de variedades heterogéneas que no solamente sean capaces de adaptarse a diferentes suelos y climas regionales sino que también tengan resistencia a plagas y enfermedades.
Estableciendo el mejoramiento de las plantas orgánicas

Cualquier programa de mejoramiento de plantas orgánicas dependerá mucho del conocimiento, de la iniciativa y de la participación de los agricultores. Alentados por el Instituto Louis Bolk, se han establecido diferentes grupos, grupos regionales de extensión y grupos nacionales de cultivos, para fomentar la comunicación entre fitomejoradores y agricultores. En esos grupos, agricultores y otros sectores representativos, organizaciones de consumidores, institutos de investigación, comerciantes y compañías convencionales de semillas orgánicas pueden compartir experiencias y participar en evaluaciones de ensayos y de las variedades. Se pueden absolver preguntas y explorar necesidades y dificultades específicas con otros miembros de la cadena, facilitando la discusión de temas tales como los derechos de los fitomejoradores y el registro en la Lista Nacional de Variedades. Tales enfoques participativos, sin embargo, son todavía nuevos para muchas personas en el Norte y hay mucho que aprender de las experiencias de mejoramiento participativo de las plantas que existen en el Sur.

El programa de Mejoramiento Sostenible de Plantas Orgánicas y \'Stichting Zaadgoed\' quieren estimular que diferentes tipos de programas de fitomejoramiento incluyan: Programas orgánicos establecidos por fitomejoradores convencionales, programas manejados por compañías especializadas en fitomejoramiento orgánico y programas en los cuales los agricultores orgánicos lleven a cabo una selección \'in situ\', en consulta con fitomejoradores (orgánicos) profesionales. Ellos sostienen que la diversidad genética puede ser preservada y desarrollada con una adecuada diversidad de compañías y programas de fitomejoramiento y si es que se establecen sistemas de monitoreo para asegurar que el material de las semillas y de las plantas sea propagado de acuerdo con los principios orgánicos.

Marilyn Minderhoud, ILEIA


Stichting Zaadgoed Louis Bolk Institute
Hoofdstraat 24 3927 LA Driebergen, Holanda;
Teléfono: +31 (0) 343 517 815;
Fax: + 31 (0) 343 515 611;
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla www.louisbolk.org


Agrobiodiversidad tradicional reintroducida por agricultores


Vir Singh

En 1989, se plantaron extensas áreas bajo riego en el valle de Henwal con cultivos de trigo y arroz en rotación. Se usaron dos variedades de cada cultivo. Una cantidad considerable de tierras arables altas de secano también fue plantada con frijol de soja. La mayoría de los agricultores cambió a prácticas de cultivo "mejoradas". El valle, casi por completo transformado, se había convertido en un área virtual de experimentación de agencias auspiciadas por el gobierno. Allí se condujeron experimentos y demostraciones y los agricultores recibieron semillas "probadas" de variedades modernas junto con insumos químicos e implementos "mejorados".

Sólo fue cuestión de tiempo antes que esta uniformidad genética revelara sus debilidades y su destructivo potencial. En 1987-88 hubo una sequía sin precedentes en el valle, seguida de dos años de infestación de plagas. Las variedades modernas, con una base genética muy estrecha, sufrieron muchos daños y los agricultores experimentaron algunos de los peores días de sus vidas.
Reintroducción de variedades indígenas

Vista panorámica del valle de Henwal en el Himalaya Garhwal, India. Conservación de los recursos genéticos 'in situ'.

Los agricultores enfrentaron la crisis de vulnerabilidad genética recolectando juntos las semillas indígenas que casi habían desaparecido del valle. Inicialmente recolectaron semillas de 10 variedades locales de arroz de áreas rurales remotas y las reintrodujeron en sus campos. Estas variedades rindieron muy bien, pero los problemas de plagas persistieron aunque con menos daño para las plantas.

Al año siguiente, la mayoría de los agricultores del valle optaron por variedades indígenas. Las semillas producidas durante el primer año fueron distribuidas a otros agricultores del valle y otras 35 variedades indígenas de arroz fueron recolectadas y cultivadas. Hacia fines del tercer año, se habían vuelto a introducir un total de 110 variedades locales, incrementando dramáticamente la diversidad genética del arroz. En 1991, las variedades locales de arroz ocupaban casi el 90% de las tierras bajo riego en el valle.
El movimiento "Salvemos las Semillas"

Los agricultores estaban satisfechos con los resultados y aliviados porque podían ejercer algún tipo de control sobre las plagas y condiciones climáticas adversas. Lanzaron el 'Beej Bachao Andolan' (Movimiento "Salvemos las Semillas") que se difundió a través de Garhwal. El 'Beej Bachao Andolan' busca, recolecta, reintroduce, comprueba, distribuye y populariza todas las variedades indígenas de cultivos de monte disponibles. Hasta ahora, los agricultores han reintroducido 145 variedades genéticamente distintas de arroz, 110 de frijoles, 9 de frijol de "arroz" y 12 de amaranto.

Bajo la influencia de técnicas agrícolas modernas, los agricultores del valle habían dejado de cultivar mijo 'proso' , mijo aperlado, y sorgo. Ahora estos cultivos han sido restablecidos en sus sistemas agrícolas. También se ha reiniciado el intercambio libre de semillas dentro de la comunidad y esto ha probado ser vital para la agricultura tradicional de montaña.
Comparación de variedades antiguas y nuevas

El 'Beej Bachao Andolan' mantiene registros del rendimiento de todas las variedades locales y los compara con las llamadas variedades de alto rendimiento (VAR) demostradas por las agencias externas de desarrollo. Los resultados revelaron que el rendimiento promedio de las variedades locales de arroz fueron significativamente más altos que el de las VAR. Thapachini, una variedad local de arroz ampliamente cultivada, produjo rendimientos hasta de 5.400 Kg/ha. En condiciones comparables, pero con la adición de cantidades recomendadas de fertilizantes químicos, Saket-4, la mejor VAR produjo 4.100 Kg/ha. La universidad Agrícola y Tecnológica GB Pant condujo los experimentos con las VAR.

Las VAR produjeron más cascarilla que las variedades locales (la proporción grano : cascarilla era 1,5:1) que es de poca utilidad para los agricultores de montaña. Sin embargo, las variedades locales produjeron más granos comestibles de arroz y tenían una proporción grano : cascarilla de 2,6:1. Los agricultores en las montañas no solamente cultivan alimentos para el grano. La paja es igualmente un importante subproducto y se usa para alimentar al ganado. La proporción paja/grano es uno de los factores que hace que las variedades locales sean populares entre las comunidades agrícolas. También se reclama el rápido desarrollo del potencial de las VAR. Sin embargo, los experimentos han demostrado que en esta característica, las variedades locales superaron a las VAR.

Lo que condujo a la gente a creer en la semilla "milagrosa" fue la excesiva intervención externa, que puso énfasis sólo en las VAR de dos importantes cultivos de granos alimenticios. Después que los agricultores experimentaron la vulnerabilidad ecológica y otros problemas asociados con las semillas "milagrosas", comenzaron a dejar el tipo de agricultura de la Revolución Verde y regresar a su agricultura tradicional que se basa en la biodiversidad, y que ha sido comprobada por ellos durante milenios.
Reconocimiento del papel de los agricultores

Durante generaciones, la biodiversidad en las regiones montañosas ha estado en manos de agricultores tradicionales. Los sistemas tradicionales de manejo y el conocimiento tradicional han sido cómo las comunidades agrícolas han desarrollado y adaptados sus sistemas de vida a las condiciones locales específicas. El reconocimiento del especial papel que cumplen ayudaría a estimular el interés de los agricultores en actividades de conservación. Los proyectos sobre el manejo de la biodiversidad orientado hacia una sostenibilidad, podrían alentarlos a establecer sus propios movimientos de conservación, experimentos, demostraciones, y servicios de extensión, y también ayudaría a que los agricultores reforzaran sus redes creativas.
Vir Singh, GB Pant University of Agriculture & Technology, Hill Campus, Ranichauri 249 199, Tehri Garhwal, India.
Vir Singh es uno de los miembros fundadores de Beej Bachao Andolan.


Las mujeres guardan las sagradas semillas de la biodiversidad


Vanaja Ramprasad
La Fundación GREEN, con sede en Bangalore, al sur de la India, lucha por conservar la biodiversidad agrícola que se basa en el conocimiento y cultura locales. En 50 comunidades se llevan a cabo actividades para recolectar, multiplicar, caracterizar, conservar y distribuir variedades tradicionales de cultivos, tales como diferentes especies de mijo, grama, lentejas, arroz y sorgo. El Centro de Conservación de Biodiversidad GREEN está situado en Thalli, un área rural de Karnataka y allí se investiga y documenta la agricultura de subsistencia. Las actividades incluyen procesamiento de alimentos, ferias anuales de semillas, capacitación en grupo, documentación, publicaciones de desarrollo tales como catálogos de semillas y el fortalecimiento del conocimiento indígena. Este artículo trata sobre algunos aspectos del complejo sistema tradicional de semillas que todavía existe en muchas regiones donde predomina la "agricultura" de subsistencia.
Plantas silvestres y disponibilidad de alimentos

Prueba ceremonial de germinación de semillas

Durante una encuesta participativa entre mujeres agricultoras se esbozó un calendario agrícola. Se comparó este calendario con la disponibilidad de alimentos, con los trabajos hechos por hombres y por mujeres, y los rituales que se realizan. El calendario mostró que durante las principales lluvias, generalmente las reservas de legumbres y cereales eran bajas y toda la comunidad agrícola dependía de la biodiversidad de plantas silvestres para el suministro de frutas, verduras, tubérculos y brotes. Para los agricultores, la biodiversidad se manifiesta en los cultivos de alimentos y también en las plantas silvestres. Las mujeres, en particular, tienen conocimientos especiales acerca de las plantas silvestres.

La diversidad de los alimentos está siendo amenazada a medida que se reemplazan los materiales genéticos tradicionales y se afectan los recursos naturales que actúan como reserva de la biodiversidad. Esta tendencia es particularmente peligrosa para la gente que, durante varios meses del año, depende de los recursos naturales para sobrevivir.
Las mujeres cumplen un papel principal

La encuesta ilustra claramente el importante papel de las mujeres en el manejo y conservación de las semillas. La selección de semillas que hacen las mujeres es una actividad continua y comienza en el momento en que el cultivo florece. Trabajando en los campos, observan las plantas y deciden qué semillas seleccionar. Identifican plantas de buena calidad basándose en su tamaño, formación de granos y en su resistencia a plagas e insectos. Para cubrir el riesgo de sequía, las mujeres seleccionan suficiente semilla como para dos temporadas agrícolas. También deciden qué método de conservación debe ser usado.
Los rituales son esenciales

Las semillas son vistas como portadoras sagradas de la vida y por eso se las rodea de rituales. Estos rituales también tienen un aspecto funcional. Por ejemplo, antes de almacenar las semillas, las mujeres ritualmente convocan a las fuerzas esenciales para un buen cultivo en la siguiente temporada agrícola. Este ritual es una parte importante de la preservación de semillas. En él, se simboliza al agua por medio de una bandeja ondulante, ciertas hojas simbolizan la protección contra plagas, el estiércol de ganado vacuno simboliza la fertilidad de la tierra y la maleza es simbolizada con pasto. Algunas de las hojas usadas en la ceremonia tienen propiedades insecticidas. Por ejemplo, se usan hojas de 'lakkli' (Vitex negundo) cuando se almacena semilla de arroz y cuando no se puede conseguirlas se emplean hojas de nim como una alternativa. En algunos casos se mezclan las semillas de arroz con frijol de campo (Dolichus lablab) y mostaza para ayudar a la conservación, y Tur con arena por la misma razón. Algunas semillas son almacenadas encima de las cocinas, donde el humo ahuyenta a las plagas.

GREEN (Genetic Resource Energy, Ecology and Nutrition) es el Boletín publicado por la Fundación GREEN, que informa sobre las actividades de la organización, eventos y publicaciones importantes.

Cultivating Seed Links es un nuevo CD Rom producido por la Fundación GREEN, que describe la biodiversidad desde una perspectiva ecológica, económica, de género y cultural. De una forma muy informativa, usando materiales visuales y música tradicional india, se aprende sobre biodiversidad y sobre el trabajo de la Fundación GREEN. Se explican los conflictos que existen en el área de la agrobiodiversidad y en el de la conservación en fincas.
El precio es de US$30.


Prueba ceremonial de germinación

Antes de la siembra, se conduce una prueba de germinación o 'Negilu Pooje'. En áreas donde se cultiva panizo ('finger millet') esta prueba se realiza durante el 'Ugadi', el Año Nuevo Hindú. Una combinación tradicional, sagrada, de nueve variedades de semillas de cereales, legumbres y semillas oleaginosas se colocan en una concha junto con un buen abono animal; después de ser adoradas, a los siete días se inspeccionan. Si sólo hay pocos brotes, o si éstos son muy pequeños, las semillas de esa variedad en particular son consideradas inadecuadas para la siguiente temporada agrícola. Entonces, el agricultor las cambiará o tomará otras en préstamo para reemplazarlas. Se considera impropio comprar semillas con dinero.
Sembrando las semillas sagradas

Justo antes de la siembra, las mujeres llevan las semillas a la divinidad de la casa para ofrendarlas. Camino al campo, la mujer que carga las semillas visitará y hará ofrendas a las siete diosas de la aldea, que son conocidas como las "Siete Hermanas". Las mujeres también adoran a los animales de tiro y a los implementos agrícolas que se usan para la siembra.

Ninguno de los procedimientos descritos se hacen para las semillas de las variedades de alto rendimiento compradas en el mercado. Las variedades locales son consideradas sagradas, mientras que las variedades de alto rendimiento son tratadas como si fueran impuras, enviándose directamente al campo, donde sólo los hombres son responsables de sembrarlas.

Para obtener una versión más amplia de este artículo, vea el COMPAS Newsletter Vol. 1-2, octubre 1999, pp. 24-25. Visite también http://www.etcint.org/compas_newsl.htm

Vanaja Ramprasad, GREEN Foundation, 839, 23rd main, J.P. Nagar II Phase, Bangalore 560 078, India. Teléfono: +91 80 663 5963; Fax: +91 80 665 1729
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Biodiversidad multifuncional en la agricultura tradicional latinoamericana


Miguel A. Altieri

Los agroecosistemas tradicionales, basados en la siembra de una diversidad de cultivos y variedades, han permitido que los agricultores tradicionales maximicen la seguridad de las cosechas usando bajos niveles de tecnología, con un limitado impacto ambiental. Muchos agroecosistemas latinoamericanos son pequeños, separados geográficamente y ocupan una variedad de nichos ecológicos. Con gran riqueza de diversidad, los sistemas agrícolas específicos para determinados lugares, se adaptan bien a las condiciones locales.

Los sistemas agrícolas tradicionales se caracterizan por la diversidad de las plantas, generalmente en forma de policultivos y patrones agroforestales. Cuando se siembran varias especies y variedades de cultivos como estrategia para minimizar el riesgo, los rendimientos se estabilizan con el tiempo, se asegura una variabilidad en la dieta y se maximizan los réditos. Los sistemas tradicionales de cultivos múltiples proporcionan el 20% de los alimentos del mundo (Francis, 1986). En los trópicos latinoamericanos, la mayoría de los cultivos son múltiples, y su rendimiento combinado es más alto que en condiciones de monocultivos (Francis, 1986). También hay poca variabilidad en los rendimientos de policultivos de cereales / leguminosas.

Muchos agroecosistemas tradicionales se ubican en centros de gran diversidad de cultivos y contienen cultivares variables y adaptados, como también parientes silvestres de los cultivos. Los agroecosistemas tradicionales son así reservas de diversidad genética \'in-situ\' (Altieri y Merrick, 1987). Existe una considerable documentación sobre los sistemas en los cuales los agricultores, sembrando múltiples variedades de cada cultivo, aseguran la diversidad dentro de la especie y entre las especies, incrementando la seguridad de las cosechas. Como ocurre con los campesinos andinos, que tienen hasta 50 variedades de papa en sus campos o con los agricultores mexicanos que instalan el "teosinte" (maiz primigenio) dentro ocerca de los campos de maíz, de modo que cuando el cultivo sea polinizado por el viento, ocurran cruzamientos naturales que resulten híbridos.

Los agroecosistemas tropicales están conformados por campos agrícolas y campos en barbecho, huertos domésticos complejos y parcelas agroforestales, que con frecuencia contienen más de 100 especies vegetales por campo. Los huertos domésticos más diversos son en realidad una colección de plantas domesticadas y semi-domesticadas donde resalta la presencia de árboles frutales perennes. Los huertos son similares a un bosque tropical, con diversas especies y una configuración dispuesta por el hombre. La diversidad genètica resultante incrementa la resistencia a las enfermedades que aquejan a las líneas específicas de cultivos, permite que se exploten microclimas diversos y que se deriven usos nutritivos y de otro tipo de esa variabilidad genética.

En resumen, la prevalencia de cultivos complejos y diversificados es de vital importancia para los campesinos, ya que las interacciones entre cultivos, animales y árboles resulta en sinergismos benéficos que permiten a los agroecosistemas asegurar su propia fertilidad, control de plagas y productividad.
Agroecosistemas y naturaleza

La mayoría de los estudios sobre agricultura tradicional se centran en unidades productivas donde se cultivan plantas. Se ignora el hecho de que muchos agricultores usan, mantienen y conservan áreas de ecosistemas naturales (bosques, laderas de cerros, lagos, pastizales, arroyos, pantanos) que proporcionan valiosos suplementos alimenticios, materiales de construcción, medicinas, fertilizantes orgánicos, combustible y artículos para el culto religioso. Las unidades de producción de cultivos y los ecosistemas adyacentes, forman una continuidad donde los habitantes recolectan plantas, pescan y cultivan.

Muchas sociedades campesinas consideran que la agricultura es parte de un sistema mayor de uso de la tierra. Para los indios P\'urepecha, del Lago Patzcuaro en México, por ejemplo, la recolección es parte de un patrón de subsistencia muy complejo que se basa en el uso múltiple de los recursos naturales (Caballero y Mapes, 1985). Ellos usan más de 224 especies de plantas vasculares silvestres nativas y naturalizadas como alimentos, medicinas y combustible. De una manera similar, los Indios Jicaque (en Honduras Central), usan más de 45 plantas locales para sus necesidades domésticas. Ellos talan y queman para cultivar maíz y los campos cultivados están extensamente espaciados por todo el bosque. Cuando los Jicaque van de campo en campo, recolectan plantas silvestres comestibles (Lentz, 1986).
Vínculos

Cuando ocurre un desarrollo agrícola en un ambiente natural, éste tiende a resultar en un mosaico heterogéneo de varios tipos de hábitat, a manera de parches. La mayor parte de la tierra se maneja intensivamente con intervenciones frecuentes para la producción agrícola. Sin embargo, los bordes y las franjas entre los campos, los lados de los caminos, y las áreas naturales adyacentes son muy utilizadas para el cultivo, mientras que las tierras húmedas, los corredores con ripio y las laderas del cerro se dejan casi en su estado natural.

Tradicionalmete los productores de café en Latinoamérica integran muchas variedades de árboles frutales, para combustible y de forraje en sus fincas. Ellos además de ofrecer sombra, proporcionan un hábitat para pájaros y animales. En México, las plantaciones de sombra en los cafetales albergan a unas 180 especies de pájaros, algunos de los cuales son importantes para el control de plagas y para la dispersión de semillas.

En los lugares donde predomina la agricultura tradicional, el uso mínimo de insumos industriales ha producido paisajes muy heterogéneos y variados, posiblemente más heterogéneos que si fuesen naturales. En esos ambientes, parte del ecosistema natural y semi-natural incluido en el paisaje puede convertirse en una reserva del agroecosistema, ayudando así a conservar la integridad de los ecosistemas naturales. Muchos agroecosistemas pequeños han sido diseñados y manejados para ser menos agresivos para las especies nativas.
Conclusiones

El aprender cómo combinar las funciones ambientales y productivas en el manejo de la agricultura requiere la colaboración de agroecologistas, etno-científicos, biólogos de conservación, y ecologistas de paisajes. A no ser que se adopten prácticas de manejo ecológicamente sólidas, sería imposible una agricultura multifuncional.

Al adoptar una estrategia de usos múltiples, los agricultores indígenas manejan un continuo de sistemas agrícolas y naturales y aseguran una agricultura multifuncional. Investigaciones recientes de sistemas de cultivos diversificados basados en cultivos asociados y agroforestería han dado nuevas evidencias que que estos sistemas son más sostenibles y conservan mejor los recursos (Vandermeer, 1995). Los datos también demuestran que la biodiversidad de las plantas tiene un efecto positivo en la estabilización de los procesos de agroecosistemas.

Los proyectos agroecológicos de campo conducidos por ONGs, han demostrado que las combinaciones tradicionales de agricultura y ganadería con frecuencia pueden ser adaptadas para incrementar la productividad cuando se mejora la estructura biológica de la finca y se usan eficientemente la fuerza laboral y los recursos locales (Altieri, 1995). En realidad, la mayoría de las tecnologías agroecológicas pueden mejorar los rendimientos agrícolas tradicionales e incrementar la biodiversidad general.

Si una estrategia de desarrollo rural se basa en la agricultura tradicional, en los conocimientos etno-botánicos y en los elementos de la agroecología moderna, se asegura un uso continuo y el mantenimiento de una valiosa biodiversidad. Eso también permite la diversificación de áreas agrícolas garantizando una variedad de servicios ecológicos vitales para la seguridad alimentaria, la conservación de recursos naturales, la viabilidad económica, el mejoramiento del clima, la conservación de la cultura y el acceso al poder para la comunidad. Muchos programas de desarrollo de las bases rurales en Latinoamérica intentan ahora mantener e incrementar la biodiversidad de los agroecosistemas tradicionales. El reto es promover políticas y asociaciones institucionales que permitan un incremento de la agricultura basada en la ecología, para que sus impactos multifuncionales puedan difundirse a todo lo largo de las zonas rurales de Latinoamérica.

Miguel A. Altieri, Department of Environmental Science, Policy and Management, University of California, Berkeley, 2156 Jefferson Ave Berkeley, CA 94703-1470, USA
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Referencias

Altieri, M.A. y L.C. Merrick. 1987. In situ conservation of crop genetic
resources through maintenance of traditional farming systems. Economic Botany 4:86-96.

Altieri, M.A. 1995. Agroecology: the science of sustainable agriculture.
Westview Press, Boulder.

Caballero, J.N. y C. Mapes. 1985. Gathering and subsistence patterns
among the P\'urepecha Indians of Mexico. J. Ethnobiol. 5:31-47.

Francis, C.A. 1986. Multiple cropping systems. MacMillan, Nueva York.

Lentz, D.I. 1986. Ethnobotany of the Jicaque of Honduras. Econ. Bot. 40:
210-219.

Vandermeer, J. 1995. The ecological basis of alternative agriculture. Ann.
Rev. Ecol. Syst. 26: 201-224.


Sistemas informales de semillas


Frew Mekbib

Los sistemas informales de semillas comprenden métodos de selección, producción y difusión local de semillas. Tales sistemas son descritos como tradicionales, informales, y funcionan en el ámbito comunal a través de mecanismos de intercambio. Cada transacción sólo involucra cantidades limitadas. Esto corresponde al sector tradicional de semillas (Camargo et al., 1989; Cromwell et al., 1992). Según Almekinders et al. (1994), es una producción de semillas no especializada, integrada dentro de la producción de granos, raíces y tubérculos para consumo y para el mercado.

Los sistemas informales de semillas son muy importantes para la producción de cultivos en África. El sector formal de semillas en África del este y del sur, da baja prioridad a las semillas de cultivos auto-polinizantes, tales como el frijol común (Phaseolus vulgaris L.) (Sonia, 1994). Durante siglos, virtualmente todas las semillas de Etiopía han sido suministradas por medio de un sistema informal. El sistema formal de semillas del país dedica mucho tiempo y dinero a cultivos lucrativos para la producción de híbridos.

En Etiopía sólo hay una empresa pública de semillas y la capacidad de la Empresa de Semillas de Etiopía (ESE) es baja para cubrir la demanda de los agricultores. A ESE le es muy difícil proporcionar semillas baratas, a tiempo. Debido a que ESE se concentra en cultivos rentables, no da suficiente atención, a las semillas de plantas indígenas importantes como \'tef\', \'ensete\' y \'anchote\', ni tampoco a las semillas de hortalizas. Mientras tanto, nuevas empresas privadas extranjeras como Pioneer Hi-Bred solamente se concentran en ciertos cultivos como el maíz (Agrawal y Worede, 1991).

El frijol común es un componente regular de la agricultura etiopiana. Se cultiva para exportación y como alimento. Los agricultores de la región usan frijoles como fuente barata de proteínas, como cultivo comercial, como cultivo de emergencia en tiempo de malas cosechas, como suplemento alimenticio para animales, y como combustible. Se usa el frijol en sistemas de rotación de cultivos asociados o en los contornos (Mekbib, 1997). Como el sistema informal de semillas de frijol ha sido ignorado en gran medida por los fitomejoradores y tecnólogos de semillas, se necesitaban datos sistemáticos y cuantitativos de los sistemas de semillas de la agricultura para lograr un enfoque integrado para la diseminación, el manejo y la protección de semillas de frijoles.







La encuesta

Para estudiar el sistema informal de semillas de frijol, se llevó a cabo una encuesta entre 176 agricultores en Etiopía del este. Los frijoles son producidos por todas las clases económicas dentro de la comunidad agrícola. Los agricultores indicaron las características que debían tener las semillas de buena calidad (Cuadro 1). Esas características incluyen criterios de pureza física, de semilla, de crecimiento, de rendimiento y semillas sanas. Cerca del 40% de los agricultores mencionaron una combinación de los cinco criterios para una buena calidad de semilla. Es interesante que las combinaciones de diferentes características de pureza física, tamaño, forma y color, fueran consideradas más importantes que las características de crecimiento y de rendimiento.

La situación económica del agricultor tiene un efecto significativo en la cantidad de tierra con diferentes variedades. Se han perdido muchas variedades, ya sea deliberada o accidentalmente. Entre 1974-83 hubo un 4% de pérdidas accidentales; hacia 1999 las pérdidas ya eran del 8%. Las pérdidas deliberadas permanecieron en un porcentaje constante del 20% durante el período de 1974-1999. Entre las principales causas de pérdida de variedades citadas estuvieron la falta de posibilidad comercial y algunas características del crecimiento (Cuadro 2).

Los agricultores mencionaron varias fuentes iniciales de semillas: casi todas fueron compradas o recibidas como regalo, y en menor grado, a través de préstamos por trueque. Cuando había una buena cosecha, los agricultores usaban a sus propias reservas. En el Cuadro 3 se presentan las razones para cambiar de una variedad a otra. Usualmente las semillas no se compran y los agricultores pobres, en particular, rara vez compran semillas. Las semillas de frijol generalmente se adquieren cada dos años. En el caso de las variedades de frijol de color y de frijol pequeño blanco, del 6 al 8% de los agricultores nunca había comprado semillas y sólo usaban sus reservas de semillas iniciales. Los agricultores controlan la calidad de las semillas clasificándolas y seleccionándolas durante diferentes etapas.

El sistema informal de semillas de frijol es un sistema barato, accesible a todos los agricultores, y se sustenta en los conocimientos indígenas de producción de semillas, control de calidad, procesamiento y comercialización. Sin embargo, los agricultores conocen poco sobre las enfermedades transmitidas por semillas. Además, faltan variedades locales en la región. Estos factores afectan negativamente al sistema informal de semillas. Para mejorar el rendimiento, el sistema formal de semillas debe jugar un papel complementario proporcionando nuevas variedades y se debe capacitar a los agricultores para que reconozcan las enfermedades transmitidas por semillas.

La encuesta ha permitido una caracterización más clara de los sistemas de semillas: las variedades que se cultivan, sus características y la manera en que funcionan las redes de semillas. Estos datos están permitiendo abrir el camino para integrar los sistemas formales e informales de sistemas de semillas al introducir nuevas variedades en el sistema local de semillas, conservación \'in situ\' de variedades con semillas de buenas características, y el desarrollo de negocios locales de semillas.

Frew Mekbib. Assistant Professor, Alemaya University of Agriculture, Department of Plant Sciences,
P.O.Box 138, Dire Dawa, Etiopía.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Referencias

Agrawal, P.K. y Worede, W. 1996. Seed systems in Ethiopia. Plant varieties and seeds 8: 1-7.

Almekinders, C.J.M., Louwaars, N.P. y de Bruijn, G.H. 1994. Local seed systems and their importance for an improved seed supply in developing countries. Euphytica 78: 207-216.

Cromwell, E. 1992. Supporting community-level seed production. Appropriate Technology 18(4): 14-16.

Camargo, C.P., Braganton C. y Monares, A. 1989. Seed production systems for small farmers: a non-conventional perspective. CIAT, Cali, Colombia,

Mekbib, F. 1997. Farmer participation in common bean genotype evaluation: the case of eastern Ethiopia. Experimental Agriculture 33: 399-408.

Sonia, D. 1994. Local bean seed systems in Uganda: Preliminary results from surveys in two districts. En: Proceedings of the working group meeting in alternative approaches to bean seed production and distribution in eastern and southern Africa 10-13 de octubre de 1994, Kampala, Uganda. Serie de Talleres de CIAT N° 32.


Manejo de la biodiversidad en sistemas extensivos


Santiago J. Sarandón

En la actualidad, ya no se discute la importancia de la conservación de la biodiversidad. Sin embargo no siempre es comprendida su interrelación con la agricultura. Sobre todo en sistemas extensivos de zonas templadas donde la diversidad biológica (DB) puede ser valorada como una fuente de genes para la agricultura, pero no hay conciencia sobre el impacto que algunos sistemas agrícolas ejercen sobre la DB.

En estos sistemas extensivos, los patrones corrientes de agricultura, basados en el uso de un limitado numero de especies y variedades están disminuyendo la DB, lo que puede socavar la producción agrícola sustentable en el largo plazo (UNEP, 1997). Esto se ve agravado por la vertiginosa incorporación de tecnologías en los últimos años las que, incluso bajo un barniz ecológico, pueden también tener severas consecuencias para la conservación de la biodiversidad y, por lo tanto, para la misma sustentabilidad de la agricultura.
Conservación y uso de la biodiversidad en la agricultura: ¿Una Paradoja?
¿Cuál es la relación entre la conservación y uso de la biodiversidad y la tecnología asociada a los pequeños y a los grandes productores de sistemas extensivos? La conservación de la biodiversidad in situ por agricultores "marginales" y su uso por agricultores de mayores recursos en sistemas extensivos constituye lo que he llamado, la "paradoja de la biodiversidad ".

Por un lado, se reconoce la conservación in situ como esencial y la conservación ex situ (bancos de germoplasma) como un complemento (UNEP/CBD, 1994). Pero ¿Quiénes conservan la biodiversidad in situ? En general estos son pequeños agricultores, más bien marginales y escasos en recursos bióticos y económicos. A través de ciertas formas de cultivo, muchas de ellas tradicionales, heredadas o rescatadas de sus antecesores, mantienen viva y en coevolución permanente la diversidad. La convención sobre DB reconoce "la importancia de respetar, preservar y mantener los conocimientos, innovaciones y prácticas de las comunidades locales... para la conservación y uso sostenible de la DB". Es decir la biodiversidad cultural es esencial para preservar la DB.

A través del uso de policultivos, o cultivos asociados, agroforestería, conocimiento de razas locales, etc, desarrollan sistemas productivos de alta diversidad biológica, conscientes del importante rol ecológico que esta cumple en el sistema (Altieri, 1993). Estos sistemas altamente diversificados son entonces fuentes de genes, que constituyen junto con las plantas silvestres, un reservorio de diversidad biológica.

Esta DB es considerada patrimonio de la humanidad y, por lo tanto, de acceso libre y gratuito. Estos genes pueden y son entonces utilizados por las grandes empresas para su uso y explotación comercial. Mediante modernas técnicas englobadas en el término biotecnología, como cultivo in vitro y la ingeniería genética, se desarrollan los "super cultivos", volcados al mercado como plantas transgénicas con resistencia a herbicidas (sojas o maíces) o a diferentes plagas (maíces Bt). Las empresas de semillas y de agroquímicos se fusionan y venden el paquete tecnológico. Pero ahora con genes patentados y de uso restringido para aquella parte de "la humanidad" que pueda pagar por ellos.

Estas empresas, en general multinacionales, buscan difundir estos "super cultivos" a la mayor cantidad posible de agricultores. En sistemas extensivos esto puede significar un mercado potencial de unos 5 millones de has cultivadas con una sola especie, como ocurre en Argentina. Además estas grandes superficies están, por lo general, en una misma región, por lo que su biodiversidad se reduce drásticamente. La presión de selección que ejercen estas grandes superficies genéticamente uniformes determina una alta fragilidad ecológica en estos sistemas y un aumento de la susceptibilidad a nuevas plagas y enfermedades. Esto requiere nuevos genes que, paradójicamente, han sido conservados por aquellos agricultores que no han podido acceder a esta "moderna" tecnología.

La paradoja surge al considerar que pueden existir dos mundos agrícolas separados pero interdependientes. Un mundo de agricultores "marginales", pobres y con poco acceso a los "avances" de las modernas tecnologías agrícolas que conserva la biodiversidad de manera gratuita y otro mundo, de productores con más recursos económicos y en grandes extensiones que utilizan la biodiversidad como fuente de genes para hacer monocultivos uniformes. La "insustentabilidad" de esta situación resulta evidente.
Otros impactos de las tecnologías modernas sobre la biodiversidad de los sistemas extensivos

Existen otros efectos indirectos de la disminución de la biodiversidad. Un ejemplo de ello es el causado en Argentina por la difusión de la soja RR, resistente al herbicida total glifosato, que ha provocado un control de la vegetación espontánea, aún la que no compite con el cultivo, que crece en los bordes de las parcelas de cultivo y/o bajo los alambrados. Esta innecesaria disminución de la diversidad ha sido señalada como causante de un aumento en la importancia de plagas insectiles en algunos cultivos al disminuir los sitios de refugio y/o alimentación de predatores o enemigos naturales de ciertas plagas. La particularidad de estas sojas RR impide emplearlas en cultivos asociados, ya que sólo ellas son resistentes al glifosato y no los cultivos que eventualmente puedan acompañarlas. A su vez, la tendencia al monocultivo de estos cultivares "exitosos" genera una oferta uniforme (en oportunidad y calidad) al suelo que disminuye la biodiversidad de la fauna del mismo. Esto tiene importantes consecuencias sobre las diferentes funciones que cumplen estos organismos en el ciclo de nutrientes y descomposición de la materia orgánica.

Por esta razón, estas tecnologías, publicitadas incluso como ecológicamente avanzadas, tienen consecuencias negativas para la conservación de la biodiversidad, uno de lo principales recursos para la agricultura, por lo que no pueden ser consideradas sustentables.
Aumentando la diversidad de los sistemas extensivos

¿Es posible mejorar el manejo de estos sistemas, respetando sus características, incrementando la biodiversidad para hacerlos más sustentables en el tiempo?

Existen en la literatura buenos ejemplos sobre la aplicación de diferentes estrategias de manejo de la biodiversidad, para lograr una agricultura de bajos insumos o más sustentable. Sin embargo, en general, están destinados o han sido aplicados para agricultores "marginales", con pequeña superficie, y con escasa disponibilidad de terreno y recursos. Ejemplos de ellos son los policultivos de varias especies (maíz, frijol, zapallo), o los sistemas diversificados de árboles, agroforestería, huertas, animales alrededor de la vivienda. Estos sistemas han demostrado ser o tender hacia la sustentabilidad, como los sistemas de jardines multiestratos alrededor de la vivienda en zonas tropicales (Torquebiau, 1992). Sin embargo, para sistemas extensivos la bibliografía o documentación sobre estrategias para aumentar la biodiversidad es escasa. ¿Es posible hacer un manejo más racional de los agroecosistemas que contemple el problema de la biodiversidad en estos sistemas?

Para ello se requiere una diversificación temporal y espacial. La temporal, volviendo a los sistemas de rotaciones que, aunque conocidos desde hace tiempo, han sido olvidados por el "éxito" de los sistemas altamente tecnificados que han solucionado (hasta ahora) problemas de enfermedades, plagas y falta de fertilidad, con el agregado de agroquímicos.

Por el otro lado la diversificación espacial tiene todavía varias áreas para desarrollar, entre ellas el manejo de las malezas. La vegetación espontánea, además del efecto de competencia cumple otros roles en el sistema. Entre estos captar el exceso de nutrientes solubles en el sistema (que no puede ser tomado por los cultivos en etapas tempranas de su desarrollo) que de otra forma se lixiviaría y generaría una pérdida del sistema y un potencial problema de contaminación de las napas de agua. Además, esta vegetación puede cumplir una función de albergue de fauna benéfica. Por lo tanto, sólo cuando el efecto de competencia supere a los otros efectos, deberá pensarse en alternativas de control.

La asociación de cultivos puede ser otra alternativa. A pesar de que, en sistemas extensivos, la mecanización restringe muchas veces las posibilidades de asociaciones de cultivos, las bases ecológicas que explican el mejor comportamiento de sistemas más diversos sobre los monocultivos no deben ser desechadas.

La incorporación de biodiversidad a un agroecosistema puede lograrse incrementando la variabilidad genética del cultivo, a través de siembra de variedades de una misma especie, o por mezcla de especies, disposiciones espaciales discontinuas, o rotaciones tanto de especies como de sistemas.

Existen en la bibliografía casos documentados donde la mezcla de variedades de la misma especie ha dado resultados interesantes, en producción o en calidad. Un ejemplo de ellos es la mezcla de cultivares de trigo (Sarandón y Sarandón, 1996), que mostró un mejor comportamiento en producción y calidad (proteínas) que los cultivos puros, especialmente en condiciones de bajo uso de insumos (fertilizantes). Desde el punto de vista de las enfermedades las mezclas de cultivares han demostrado ser exitosas en muchos casos.

Hay que tener en cuenta que, en general, en estas experiencias exitosas se han utilizado cultivares comerciales obtenidos a través de criterios clásicos de selección, que privilegian la capacidad productiva en monocultivos y no su comportamiento en mezclas. Existe por lo tanto un potencial seleccionando materiales con buena aptitud combinatoria para su uso en mezclas. Esta tecnología sin embargo, no es fácilmente replicable y es sitio dependiente, por lo que deberán comprenderse los principios básicos ecológicos para desarrollar combinaciones de cultivos que puedan hacer un uso más eficiente de los recursos teniendo en cuenta las características locales.

Los principios agroecológicos, obtenidos o rescatados tal vez de situaciones muy diferentes a las de los agricultores de zonas templadas y planas, son válidos para cualquier situación. Para su desarrollo se debe lograr una mayor comprensión del impacto de la baja diversidad sobre los sistemas extensivos y de los sistemas extensivos sobre la diversidad y un mejor entendimiento de los principios agroecológicos básicos. Esto permitirá desarrollar investigaciones que tengan en cuenta que la biodiversidad es una manera de hacer agricultura y no sólo una fuente de genes. Esto es posible. Sólo hay que comenzar a andar en el camino correcto.

Santiago J.Sarandón
Programa Agroecología, Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales,
Universidad Nacional de La Plata, CC 31, 1900, La Plata, ARGENTINA
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Bibliografía:

Altieri MA (1993) El rol ecológico de la biodiversidad en agroecosistemas. Agroecología y desarrollo 4:2-11.

Sarandón SJ y R Sarandón (1996) Aplicación del enfoque agroecológico en sistemas extensivos de producción. Agroecología y Desarrollo 10: 34 a 38.

Torquebiau (1992) Are tropical agroforestry home gardens sustainable? Agriculture, Ecosystems and Environment, 41: 189-207.

UNEP (1997)The Biodiversity Agenda. Decisions from the third Meeting of the Conference of the Parties to the Convention on Biological Diversity. Second Edition, Buenos Aires, Argentina, 4-15 Nov, 1996. 116 pp.

UNEP/CBD (1994) Convention on Biological Diversity. Text and Annexes.Geneva, Switzerland: 34 pp.


Las mujeres agricultoras seleccionan las semillas y mantienen la biodiversidad

Yiching Song y Gigi Manicad

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) comenzó un programa de mejoramiento de maíz a finales de la década de 1970 en el sudoeste de la China, donde 25 millones de agricultores pobres de tierras altas remotas dependen de ese cultivo para su alimentación básica. El CIMMYT financió un estudio de impacto de este programa, que fue realizado por el autor, de 1994 a 1998.

En este nuevo siglo, la seguridad alimentaria en China seguirá siendo un punto central en la agenda internacional sobre este tema. La producción sostenible de alimentos básicos tales como trigo, arroz y maíz depende de la mezcla sistemática de variedades de cultivos de diversos orígenes y de su composición genética.

Los investigadores están cada vez más conscientes del papel de los sistemas de semillas de los agricultores y de su conocimiento en el desarrollo de cultivos y en la conservación de la biodiversidad. China ha seguido un enfoque orientado hacia la tecnología moderna y para garantizar seguridad alimentaria en el ámbito nacional, ha dependido principalmente de su sistema público de semillas, en especial, en respuesta a la gran hambruna de fines de la década de 1950. El desarrollo más notable ha sido establecer sistemas agrícolas de investigación y extensión para variedades modernas. Alrededor del 30% de la producción de alimentos en China puede ser atribuido al desarrollo y promoción de materiales para siembra, especialmente trigo, arroz y maíz híbridos (Lin, 1998; Fan y Pardey, 1997). China fue el primer país en el mundo que plantó extensas áreas de cultivos genéticamente modificados a comienzos de la década de 1990 (Song, 1999).

La economía rural china ha experimentado un rápido crecimiento desde la adopción de un amplio programa de reformas económicas rurales en 1978, y China ha sido mundialmente aclamada por sus logros en la producción de alimentos y en el alivio de la pobreza. Sin embargo, en un contexto social y en un entorno que cambian rápidamente, los agricultores marginales, especialmente las mujeres, encuentran que les es difícil adaptarse al cambio. Los agricultores de las remotas tierras altas en el sudoeste y noroeste de China son una gran proporción de los 60 millones de chinos que viven en la pobreza.
Feminización en la agricultura

La feminización en la agricultura es un fenómeno importante en China. Las mujeres constituyen más del 80% de la fuerza laboral en el campo debido a la gran migración de los hombres (Song, 1998). Como resultado, las mujeres se ven agobiadas con actividades agrícolas que dan poca o ningúna utilidad. Hay pocas oportunidades para que las familias cuyos jefes son mujeres adopten variedades modernas debido a su limitado acceso a los recursos y a los servicios (Jiggins, 1996; Song, 1998, 1999).

Es más, una explotación agrícola continua desde comienzos de la década de 1960, guiada por la meta unidireccional del Estado en su lucha por asegurar alimentos en el ámbito nacional, que consistía solamente en alcanzar rendimientos más altos, ha tendido a degradar los recursos naturales y la agroecología. Esto ha afectado negativamente la capacidad de respuesta del ecosistema y la sostenibilidad de los medios de vida de los agricultores y en particular, de las mujeres pobres.

¿Qué ha estado pasando en áreas donde los recursos naturales son limitados? ¿De qué manera los materiales mejorados satisfacen las necesidades de los agricultores pobres, y cuál es el papel del sistema formal de semillas y el sistema de semillas de los agricultores en el desarrollo de los cultivos y en el incremento de la biodiversidad? El programa Colaborativo de Mejoramiento de Maíz del CIMMYT en el sudoeste de la China se propuso recolectar información en áreas con recursos naturales limitados. El estudio evaluó el impacto de variedades modernas y analizó la capacidad de la investigación pública y del conocimiento de los agricultores para tratar temas relacionados con seguridad alimentaria, alivio de la pobreza y conservación de la agrobiodiversidad a diferentes niveles.
Impacto del material del CIMMYT

El estudio de impacto reveló que el material genético del CIMMYT había tenido un efecto significativo tanto en el desarrollo de híbridos como en su uso directo. Estos son los logros obtenidos a través del sistema formal de semillas y del informal de los agricultores:

•    Los esfuerzos públicos de mejoramiento llevaron a la adopción de híbridos originarios del CIMMYT, pero los incrementos de los rendimientos han tenido limitados beneficios para los agricultores de bajos recursos en áreas marginales de secano.

•    El germoplasma de maíz del CIMMYT ha tenido un considerable impacto en la seguridad alimentaria de las familias y en el alivio a la pobreza, a través del sistema informal que ha asegurado una amplia distribución de las poblaciones mejoradas del CIMMYT.
Tuxpeño 1


Tuxpeño 1 (cuyo nombre local es Mexicano 1), es una población mejorada que fue desarrollada por el CIMMYT de una variedad originaria de Tuxpau, México. Tuxpeño 1 fue introducido en el sudoeste de China en 1978, originalmente como un constituyente para el mejoramiento de variedades y combinación de híbridos. Sin embargo, Tuxpeño 1 se difundió rápidamente a través del sudoeste de la China, principalmente a través de los sistemas de intercambio de semillas de los agricultores. Debido a su amplia adaptabilidad, estabilidad y buena tolerancia al estrés, en especial su resistencia a desprenderse, se hizo particularmente popular entre los agricultores de los difíciles sistemas agrícolas en las áreas de montañas. Allí, Tuxpeño 1 ha contribuido significativamente a la seguridad alimentaria de las familias y al alivio de la pobreza en las dos últimas décadas. Mientras tanto, debido a la pobre calidad de la semilla híbrida suministrada por el gobierno, Tuxpeño 1 ha sido adoptado cada vez más por los agricultores en áreas relativamente favorables. Sin embargo, ya que el maíz es un cultivo de polinización cruzada, en ausencia de esfuerzos de mejoramiento formal, el Tuxpeño 1 ha degenerado mucho, resultando en una declinación de los rendimientos, aumento de tamaño de la planta y pérdida de las características de resistencia al estrés. En vano los agricultores han pedido al gobierno que los ayude a mejorar el material. Esto ha hecho que las agricultoras locales emprendan esfuerzos para regenerar al Tuxpeño 1.
Iniciativas de las mujeres agricultoras

La variación geográfica es una característica importante de la agricultura china. La variabilidad regional de los sistemas agrícolas y la diferenciación entre los agricultores se están incrementando como resultado de las recientes reformas. Diferentes sistemas agrícolas y otros usos del maíz implican diferentes necesidades y por eso hay interés en la tecnología y en la diversidad genética. La gran brecha entre el limitado suministro de los fitomejoradores y la diversidad de las necesidades de los agricultores, ha hecho que se activen y desarrollen los sistemas de conocimientos indígenas a medida que los agricultores trabajan en las otrora descuidadas Variedades de Polinización Cruzada y en las cepas domesticadas para adecuarlas a sus propias necesidades. Ciertos factores socioeconómicos, incluyendo una mayor participación de las mujeres en la agricultura, han hecho que sean principalmente las mujeres las que seleccionan localmente las semillas y mantienen las variedades locales.

Se llevaron a cabo estudios de casos en las aldeas de Wenteng y Zhichen, en el sudoeste de China, donde las condiciones eran representativas pero con contrastes muy agudos. Wenteng es una comunidad que goza de relativa bonanza, típica de las que se encuentran en las áreas planas de los valles, donde los agricultores son educados y se integran mejor a la economía de mercado. La principal fuente de ingresos para la mayoría de los aldeanos es la cría de cerdos, y ahora los agricultores usan maíz como alimento para los cerdos. Zhichen representa a las comunidades más pobres y remotas, en áreas de montaña. En ese duro y accidentado entorno, el acceso al mercado es muy limitado. El maíz es el cultivo básico tradicional, y hay gran variedad de variedades locales.
Siguiendo diferentes estrategias

Los siguientes dos casos muestran las iniciativas hechas por las mujeres agricultoras en las dos aldeas, para trasformar y producir un "acriollamiento" de variedades exóticas y para mantener las variedades locales.

Caso 1: Wenteng
Los agricultores de Wenteng solían cultivar maíz híbrido. Sin embargo, la mayoría de ellos se ha cambiado recientemente a las variedades mejoradas de polinización abierta, principalmente como resultado de las limitadas opciones que ofrecen por las variedades híbridas y por el deterioro de la calidad de las semillas híbridas suministradas por el gobierno. Debido a la falta de apoyo institucional y a la popularidad de Tuxpeño 1, las mujeres en la aldea de Wenteng se organizaron en la década de 1980 para mantener y mejorar al Tuxpeño 1. Al tratar de conservar al Tuxpeño 1 una agricultora innovadora inició esta actividad después de haberlo adoptado. Los métodos de desarrollo del cultivo usados por esta mujer incluyeron separación espacial por medio del uso de parcelas en diferentes ubicaciones, aislamiento temporal y selección de semillas. Estos métodos son críticos para mantener la población. La mujer explicó que debido a la popularidad de Tuxpeño 1, y a las iniciativas de las mujeres agricultoras para su selección, fue fácil organizarlas para que lo cultiven en campos adyacentes, aislados de otras variedades. Las mujeres hacen principalmente una selección masal, tanto en los campos como después de la cosecha.

Los tres pasos en la selección de las semillas son: primero, seleccionar las mejores plantas en medio del campo: fenotipos con espigas grandes y otros rasgos agronómicos deseados. En segundo lugar, seleccionar las mejores espigas (basándose en el tamaño de la mazorca, longitud y número de filas de semillas) y finalmente se seleccionan los mejores granos de la parte media de la mazorca de acuerdo al tamaño del germen, la forma, la calidad y el color. Las agricultoras dicen que estas técnicas han sido transmitidas de generación en generación, y que usan técnicas similares para el mantenimiento y mejoramiento de las variedades locales. También dicen que algunos de sus conocimientos de selección fueron obtenidos de sus padres o aprendidos por ellas mismas de los llamados "científicos descalzos" durante la época de Mao.

Como resultado de esto, la calidad de la variedad de Tuxpeño 1 ha sido mantenida y mejorada en la aldea de Wenteng, de acuerdo a los rasgos agronómicos preferidos y rendimiento, y por eso se ha adaptado mejor a las condiciones locales. Ahora, la mayoría de los aldeanos consideran que es una variedad local y no una exótica. No llama la atención, por lo tanto, que el Tuxpeño 1 mejorado se haya difundido rápidamente en regiones vecinas a través de los sistemas informales de intercambio de semillas entre los agricultores. Hoy, Wenteng es fuente de semillas de calidad del Tuxpeño 1 para una gran área.

Caso 2 - Zhichen
Los agricultores en las duras condiciones ambientales de Zhichen, consideran que las variedades de polinización abierta y algunas variedades locales son tecnologías apropiadas con capacidad de satisfacer sus necesidades. A finales de la década de 1970 se introdujo Tuxpeño 1 en Zhichen y poco después se convirtió en la variedad dominante de maíz. En contraste con los agricultores de Wenteng, los aldeanos de Zhichen, principalmente mujeres, no hicieron mucho por mejorar el Tuxpeño 1, y en vez de eso, mantuvieron las variedades locales preferidas. Los aldeanos de Zhichen piensan que el Tuxpeño 1 ha degenerado y como ellos no han tenido la capacidad para mejorarlo. Aunque esperan que el gobierno mejore el Tuxpeño 1 como variedad exótica, también se han dado cuenta que no van a recibir ayuda externa para mantener sus variedades locales.

Los agricultores optaron mantener y mejorar tres variedades locales de acuerdo con su complejo sistema agrícola y de subsistencia. 'Duan 1' es una variedad de polinización abierta mejorada por la estación de extensión del condado en la década de 1960, que se mantiene por su buena resistencia a la sequía. A pesar de su bajo rendimiento, los agricultores usan esta variedad durante la segunda temporada de cultivos, en otoño, porque ninguna otra variedad resiste las condiciones de sequía severa.

Los métodos usados por las agricultoras para mantener las tres variedades locales incluyen aislamiento espacial (cultivándolas en huertos separados y en valles separados) y selección de semillas después de la cosecha, guardando las mejores mazorcas y los granos con mejores gérmenes. Los aldeanos de Zhichen dicen que este conocimiento les ha sido transmitido a lo largo de los años. Al contrario de las agricultoras de Wenteng, los agricultores de Zhichen mantienen más diversidad para manejar los riesgos.
Promoviendo sinergia
Estas estrategias de los agricultores para adaptar el Tuxpeño 1 demuestran que sus prioridades y objetivos de selección reflejan condiciones ambientales, oportunidades de mercado y relaciones institucionales, así también como posiciones socioeconómicas y manejo del riesgo. En Wenteng se ha mantenido y mejorado el Tuxpeño 1 mientras que los habitantes de Zhichen han optado por mantener variedades locales. Dado el hecho de que el maíz es su alimento básico, los agricultores de Zhichen eligieron variedades de maíz que eran reflejos de sus estrategias de aversión al riesgo. A pesar de la popularidad agronómica de Tuxpeño 1, los agricultores de Zhichen mantuvieron y mejoraron otras variedades por razones alimenticias y culturales y porque así garantizaban un suministro seguro en condiciones ambientales más adversas. Por otro lado, en Wenteng, el Tuxpeño 1 satisfacía los requerimientos de un cultivo comercial y el excedente de producción hizo que los agricultores estuvieran más dispuestos a asumir los riesgos. Además, la mayor habilidad de las mujeres de Wenteng para el mejoramiento de la variedad y la selección de semillas, reflejaba influencias externas y un mayor acceso a información y educación. En contraste, las agricultoras de Zhichen viven en aislamiento y con frecuencia son analfabetas.
La especialización de las mujeres fue vital

Estos estudios de casos mostraron que la feminización en la agricultura fue un fenómeno importante en áreas altas remotas y que las mujeres tienen un papel predominante en la agricultura de subsistencia y para la seguridad alimentaria. El mantenimiento y la selección de las semillas son totalmente manejados por las mujeres, que utilizan sus conocimientos indígenas y sistemas informales. Las agricultoras tienen un papel significativo en el desarrollo de los cultivos y en el mantenimiento de la agrobiodiversidad. Sin embargo, su acceso a los recursos y servicios públicos es mucho más limitado que para los agricultores hombres.

Un análisis de género y el aporte especializado de las mujeres en el diseño y desarrollo de tecnologías es vital para satisfacer sus intereses y necesidades específicas. Esto puede contribuir sustancialmente para reducir la pobreza, logrando seguridad alimentaria e incrementando la biodiversidad en el ámbito de las familias de los agricultores (Jiggins, 1986; Quisumbing, Brown et al., 1995; Song, 1998).
Es necesario una mejor colaboración

La experiencia del Tuxpeño 1 y los dos casos estudiados narrados aquí muestran el considerable impacto que ha tenido el material genético del CIMMYT en la seguridad alimentaria de las familias y en el alivio de la pobreza. Sin embargo, este potencial solamente fue explotado al máximo gracias a la mediación de los sistemas informales de los agricultores. Esto muestra la necesidad de mejores vínculos institucionales y de colaboración entre los sistemas de mejoramiento de cultivos del agricultor y el formal. De esta manera, se puede aprovechar a cabalidad la dinámica local y el papel que tienen los agricultores para garantizar una seguridad alimentaria sostenible y el manejo de la agrobiodiversidad en la finca.

Yiching Song, Department of Communication and Innovation Studies, Wageningen Agricultural University, Hollandseweg 1, 6706 KN Wageningen, Holanda. Teléfono: +3-317-483297; Fax: +31-317-484791.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Gigi Manicad, Biotechnology and Development Monitor, University of Amsterdam, Department of Political Science, Oudezijds Achterburgwal 237, 1012 DL Amsterdam, Holanda
Teléfono: +31-20-5252177.
Referencias

Fan S. y P.G. Pardey. 1997. Research, productivity and output growth in Chinese agriculture. Journal of Development Economics.

Jiggins, J. 1986. Gender-related impacts and the work of the International Agricultural Research Centres. CGIAR Study Paper N°17, Banco Mundial, Washington, DC, Estados Unidos.

Lin, J.Y. 1998. How did China feed itself in the past? How will China feed itself in the future? CIMMYT Economics Programme, Second Distinguished Economist Lecture, CYMMIT, D.F., México.

Song, Y. 1993. Rural women's participation in Chinese development strategies: patterns and sources of change in the gender division of labour. Tesis de M.A., no publicada. Instituto de Estudios Sociales, La Haya, Holanda.

Song, Y. 1998. 'New' seed in 'old' China: impact study of CIMMYT's collaborative programme on maize breeding in Southwest China. Tesis de Ph.D. Universidad Agrícola de Wageningen, Holanda (www.cimmyt.cgiar.org/research/economics/index.htm).

Song, Y. 1999. Feminisation of maize agriculture production in south-west China. Biotechnology and Development Monitor, marzo 1999, Universidad de Amsterdam, Holanda.


Creando bases comunes en el mejoramiento colaborativo de cultivos


Daniela Soleri, David A. Cleveland, Steven E. Smith

El mejorar las poblaciones de cultivos manejan los agricultores puede ayudar a satisfacer sus necesidades y asegurar el continuo uso y la conservación \'in situ\' de las variedades locales. El fitomejoramiento colaborativo o participativo (FMC) es un enfoque que tiene el potencial de incrementar la productividad y relevancia de los esfuerzos de mejoramiento de los cultivos, especialmente para las familias de agricultores de bajos recursos en ambientes difíciles. En el FMC hay dos elementos centrales. Uno es la adaptación de poblaciones de cultivos en ambientes locales biofísicos y socioculturales, y el segundo, una interacción entre los agricultores y los fitomejoradores profesionales. Es un gran reto para el FMC crear una base efectiva para la colaboración, que integre los conocimientos y las habilidades de los agricultores y fitomejoradores, asegurando al mismo tiempo, un respeto mutuo. ¿Qué métodos se pueden usar en el FMC para ayudar a que los agricultores y los fitomejoradores se comuniquen y trabajen juntos para producir variedades de cultivos que cumplan mejor con las necesidades de los agricultores?
¿Qué pueden ofrecer los fitomejoradores?

La mayoría de pequeños agricultores del Tercer Mundo ha sacado poco provecho de las variedades modernas (VM). En parte, esto se debe a que usaron enfoques mejoradores convencionales, ineficaces, o porque se creía que mejorando la productividad de sistemas de altos insumos era una mejor manera de incrementar la producción de alimentos y el bienestar para la gente, que apoyando sistemas de bajos insumos. El fitomejoramiento científico moderno ha tendido a enfatizar el desarrollo de variedades modernas adaptadas para producir altos rendimientos en ambientes geográficamente muy difundidos, y en general, con condiciones bastante favorables. Sin embargo, las bajas tasas de adopción entre los pequeños agricultores de pocos recursos indican que las variedades modernas no son apropiadas para esas comunidades. Pero, cuando algunas de las conclusiones del fitomejoramiento moderno se ven como contribuciones para los valores y las teorías en que se fundamentan, es más fácil ver lo que los fitomejoradores tienen que ofrecer al FMC. Teorías, conocimientos empíricos, y técnicas de análisis desarrolladas durante años de experimentación y observación sobre el desarrollo de las plantas, la manera en la cual los genes funcionan en este desarrollo, y la influencia de ambientes cada vez mayores, proporcionan el marco de referencia para la investigación sistemática. Al reconocer este hecho, una pequeña minoría de fitomejoradores está aplicando teorías y técnicas de mejoramiento de plantas y FMC, específicamente para satisfacer las necesidades de los pequeños agricultores de bajos recursos.

Cuadro 1. Características de las comunidades estudiadas en los Valles Centrales de Oaxaca, México


¿Qué pueden ofrecer los agricultores?

Hasta hace poco, la mayor parte de la actividad de FMC ha enfatizado la participación de los agricultores en ciertas tareas de mejoramiento de plantas, como por ejemplo, seleccionar del material desarrollado por los fitomejoradores. Las experiencias y las teorías de los agricultores en el mejoramiento de las plantas no han sido tomadas en cuenta en el FMC porque se conocen poco, en términos de los propios agricultores o en términos de la teoría de los fitomejoradores científicos. Es obvio que los agricultores tienen mucho que ofrecer al FMC. En primer lugar, son los primeros que van a usar y evaluar las variedades. En segundo lugar, las prácticas y la teoría de los agricultores, con frecuencia representan experiencias de mucho tiempo con la genética de las plantas y con los componentes de variación ambiental de su sistema agrícola.
Enfoque de investigación

En este artículo usaremos ejemplos de investigación actual con los agricultores de maíz en los Valles Centrales de Oaxaca, México, para ilustrar cómo los conocimientos de los agricultores y de los fitomejoradores pueden unirse para facilitar una mejor comprensión de las prácticas locales de selección de semillas de maíz. También exploraremos las implicancias de la colaboración y esperamos llegar a comprender mejor cómo ven los agricultores,desde su perspectiva, a los componentes del modelo biológico de selección usado por los fitomejoradores. Dado el tiempo y con frecuencia, también el dinero invertido en las semillas, es muy probable que los agricultores esperen ciertos resultados del proceso de selección.
Materiales y métodos

Trabajamos con una muestra de ocho familias de agricultores en una comunidad en el valle de Zimatlán, y con cinco familias en el Valle de Mitla (Cuadro 1). Tratamos de que las muestra sea representativa de los tipos de familias en cada una de estas comunidades, con relación a la riqueza y el género del jefe de familia. Se condujeron entrevistas con aquellos que eran los principales responsables de la agricultura: la esposa y el esposo, o la madre y el hijo. También se entrevistaron trabajadores más jóvenes, pero ellos generalmente relegaban las respuestas a la pareja mayor. En nuestro análisis de estos sistemas de selección de semillas de maíz, queríamos describir y cuantificar la selección y llegar a entender la teoría detrás de las prácticas de selección de semillas de los agricultores.
Cuantificando la práctica de los agricultores

A través de observaciones de los participantes, de discusiones informales y de entrevistas formales con 13 familias colaboradoras, identificamos tres categorías de criterios de selección. En primer lugar, la calidad de la semilla y el vigor de las plántulas. Segundo, rasgos tales como longitud, peso y diámetro de la mazorca, tamaño y peso del grano y también la proporción entre peso/volumen de granos pelados. La tercera categoría son los rasgos que definen un tipo o subtipo de variedad, que en nuestra muestra, incluyeron características tales como tipo y forma del grano, y color de la coronta y de la envoltura o panca. Aunque algunos criterios en la tercera categoría variaban entre las diferentes familias y comunidades, las dos primeras categorías se aplicaban universalmente.

Como demostró el ejercicio de selección, estos criterios, y en especial los de las dos primeras categorías, se reflejaban en las prácticas de selección de los agricultores. Usando una muestra al azar de 100 mazorcas de la variedad común local de maíz blanco, de un campo en su comunidad, pedimos a las familias que seleccionaran las "mejores" diez mazorcas para obtener semillas a ser sembradas localmente. Luego, se evaluaron para determinar una serie de rasgos incluyendo diámetro, longitud y peso de la mazorca.

Luego, condujimos un experimento de campo con poblaciones de maíz blanco de tres familias en cada comunidad, para cuantificar la respuesta a la selección de los agricultores entre las poblaciones de maíz. Desde 1996, hemos obtenido tres generaciones de muestras seleccionadas por los agricultores y dos generaciones de muestras al azar de la misma población de cada familia (Figura 1). Todas las muestras fueron sembradas con 8 réplicas, con un diseño de bloques completamente al azar, en un campo de propiedad de una de las familias colaboradoras del Valle de Zimatlán. La familia preparó y manejó el campo de acuerdo a las prácticas locales.
Teoría de los agricultores
Las observaciones de los participantes, las discusiones informales y las entrevistas formales contribuyeron a que entendiéramos la teoría en la que se basan las prácticas de selección de los agricultores. Usando mazorcas de maíz y fotografías de inflorescencias de diferentes colores para ilustrar los diferentes escenarios, se pidió a los agricultores que dijeran cómo serían los fenotipos de las progenies de las determinadas selecciones cultivadas en los diversos ambientes. Una manera de comprender las teorías de los agricultores con relación a conceptos abstractos, tales como la relación entre herencia en las variedades de maíz y el ambiente, fue haciendo preguntas sobre la expresión de los rasgos en ambientes normales y óptimos. Encontramos que el modelo biológico era un referente útil para comprender las prácticas locales de selección. Sin embargo, solamente cuando tratamos de investigar deliberadamente sus componentes, desde las perspectivas de los agricultores, es que resaltó su utilidad para apoyar al FMC.
Bases comunes

Comenzamos a explorar las prácticas de selección de los agricultores con la idea de que una selección comprende el cambio de las poblaciones de los cultivos. Cuando preguntamos a las familias qué buscaban cuando hacían las selecciones, invariablemente nos dijeron "los mejores". Cuando preguntamos cómo querían cambiar sus poblaciones, las respuestas que obtuvimos eran con frecuencia confusas. Fue más productivo ver las perspectivas de los agricultores al explorar sus prácticas, y entender sus teorías de fondo y las implicancias que éstas tienen en las poblaciones de maíz. Esto nos reveló que partíamos de suposiciones falsas y permitió que los agricultores expliquen sus conocimientos, teorías, prácticas y objetivos en la selección de semillas de maíz.

Los siguientes hallazgos tomados de entrevistas, ejercicios de selección, escenarios de percepción genética, y experimentos de campo en este estudio tienen relevancia para facilitar la interacción entre los agricultores y los fitomejoradores.

•Los criterios de selección de los agricultores, ya sean como los definieron o como lo demostraron por medio de los ejercicios de selección, identificaban el tamaño de las mazorcas (espigas) y, en menor grado, el de semillas, como rasgos igualmente importantes después de certificar la calidad de los granos (que no estuvieran dañados por plagas ni por enfermedades).

•La selección de estos criterios aparentemente era direccional y parecía tratar de cambiar el valor promedio de estos rasgos en la población.

•Las respuestas de los agricultores para los escenarios de percepción genética, sin embargo, mostraron que veían ciertos rasgos tales como la longitud de las mazorcas, como no hereditarios ya sea en sus propios campos que eran variables, ni tampoco en escenarios hipotéticamente uniformes (Figura 2). La mayoría de los agricultores consideraban que la longitud de las mazorcas era producto del ambiente donde crecía la población de maíz. Por eso, no esperaban ninguna consecuencia en seleccionar dichos rasgos, lo cual implicaba que no veían ninguna variación genética para esa característica. Esto no significaba que los agricultores no podían reconocer variaciones genéticas ni comprender el potencial de una selección. Señalaron que un rasgo altamente heredable, como por ejemplo, el color de la inflorescencia, podía ser seleccionado y el cambio como resultado de esa selección aparecía en la progenie (Figura 3). La presunción de que los agricultores practicaban una selección para cambiar sus poblaciones de maíz, nuestra interpretación original de las respuestas de los agricultores que aparecieron en las entrevistas y en los ejercicios de selección, no fue confirmada por las teorías de los agricultores.

•Prácticamente no hubo ninguna respuesta a la selección en el experimento de campo. La ausencia de una respuesta a la selección de rasgos identificados como criterios básicos de selección, confirmó la opinión de los agricultores de que su selección no cambiaría sus poblaciones de maíz.
Relevancia

Varios de estos hallazgos fueron relevantes para la práctica y pueden cambiar la manera en la cual los agricultores y los fitomejoradores trabajen juntos en el FMC. Los agricultores se preocupan por la calidad de las semillas y por el vigor de las plántulas. Probablemente estarían interesados en una investigación para mejorar la resistencia a las plagas y a las enfermedades de las mmazorcas de maíz, especialmente durante su almacenamiento.

En segundo lugar, es necesario comprender que los agricultores no ven el potencial de una selección para cambiar algunos de los rasgos de sus poblaciones de maíz, y por lo tanto, ese no es el propósito de su selección de semillas, lo cual pone en evidencia la gran diferencia entre sus objetivos y aquellos típicos de los fitomejoradores. Por esa razón, los intentos de mejorar las prácticas de selección no siempre parecen valer la pena, ni siquiera es algo lógico para los agricultores. Un enfoque más efectivo sería mejorar la capacidad de herencia de los rasgos que los agricultores quieren cambiar, si creen que lo pueden hacer. Esto significa hacer que la variación genética sea visible y accesible a ellos, y hacer posible que responda a la selección.

Finalmente, si se ayuda a los fitomejoradores y a otros investigadores a que comprendan mejor las prácticas y los conocimientos de los agricultores, incluyendo su teoría, se puede crear una base de respeto mutuo y de colaboración. Los escenarios de percepción genética no fueron hechos para probar los conocimientos de los agricultores, ni tampoco se compararon sus conocimientos con otros estándares "correctos" o "científicos". Reconocemos que muchos otros factores contribuyen al conocimiento de los agricultores sobre sus cultivos, incluyendo variables socioculturales, económicas e individuales. El enfoque descrito aquí, intenta neutralizar el reino de la práctica -en este caso la selección de semillas y el mejoramiento de los cultivos- tratando de que se abandone la dicotomía entre la práctica "científica" y la "no científica", y que los elementos comunes que contribuyen a la práctica de los agricultores y de los fitomejoradores sean reconocidos.


Esta es una versión abreviada del artículo original. Se puede obtener la versión completa, junto con las referencias, de www.one-world.org/ileia o de ILEIA, PO 64, 3830AB Leusden, Holanda.

Daniela Soleri, NSF/NATO, Postdoctoral Research Scientist, Research Group on Technology and Agrarian Development, Wageningen Agricultural University, Nieuwe Kanaal 11, 6709 PA Wageningen, Holanda (hasta el 31 de agosto del 2000). E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

David a. Cleveland, Associate Professor, Department of Anthropology and Environmental Studies Program, UC Santa Barbara, Santa Barbara, CA 93106-3210, Estados Unidos; Visiting Research Professor, Research Group on Technology and Agrarian Development, Wageningen Agricultural University, Nieuwe Kanaal 11, 6709 PA Wageningen, Holanda (hasta el 31 de agosto del 2000). E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Steven E. Smith, Associate Professor, School of Renewable Natural Resources, University of Arizona, 301 Biological Sciences East, Tucson, AZ 85721, Estados Unidos. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Referencias

Soleri, D. y S.E. Smith. Broad-sense heritability of farmer-managed maize populations in the Central Valleys of Oaxaca, Mexico and implications for improvement. Próximo a ser publicado.

Soleri, D., S.E. Smith y D.A. Cleveland. Evaluating the potential for farmer and plant breeder collaboration: a case study of farmer maize selection in Oaxaca, Mexico. Próximo a ser publicado.


Puntos de vista locales sobre la conservación de recursos genéticos


Raúl Boncodin y Belita Vega

Los estudios sobre conservación comunal de cultivos de raíces de UPWARD, especialmente de camote, demuestran que hay jardineros, agricultores y comerciantes, que con su experiencia y habilidad, se han creado una reputación local de "expertos" en el cultivo, procesamiento y comercialización del camote (Ipomea batata). Estos innovadores locales sirven como líderes para los agricultores indígenas asegurando prácticas agrícolas efectivas y en su calidad de suministradores de nuevos materiales para la siembra, constituyen nexos importantes en los sistemas de semillas de camote.

Cada vez es más reconocida la importancia de la participación local en la conservación de los recursos genéticos. Sin embargo, todavía hay que explorar varias preguntas básicas. El Grupo UPWARD de Recursos Genéticos y Contactos de Biodiversidad reunió a investigadores e innovadores locales para compartir ideas sobre la conservación de recursos genéticos de cultivos de raíces, durante un Taller de Conservacionistas Locales, realizado en VISCA, Leyte, Filipinas (1998). Allí también se examinaron los proyectos de recursos genéticos de UPWARD apoyados por IDRC (Centro Internacional de Investigación de Desarrollo).
Conservación de recursos genéticos

¿Cómo define la gente local la conservación de recursos genéticos? En la investigación de conservación de la agrobiodiversidad, éste es un concepto claramente definido, que tiene un propósito determinado: detener la erosión genética e incrementar la diversidad en las fincas. Sin embargo, los locales tienen perspectivas de conservación muy dinámicas. Un concepto que surgió del taller es que la gente local ve a la conservación de recursos genéticos en función de la importancia que el cultivo tiene para sus vidas, sin disociar conservación del uso del cultivo. La decisión de conservar una variedad depende en gran medida de su utilidad.
¿Qué cultivos se conservan?

La mayoría de los participantes estaban preocupados por la necesidad de conservar cultivares de raíces, pero reconocían que los cambios en las condiciones socioeconómicas y socioculturales de su entorno limitaban posibles iniciativas. En el pasado, por ejemplo, los agricultores comerciales de camote de Leyte mantenían diferentes variedades tradicionales para satisfacer la demanda local. Sin embargo, recientemente, fueron obligados a descartar estos cultivares en favor de las variedades ricas en contenido de almidón, necesarias para la fábrica de almidón de camote abierta recientemente. Aunque muchos agricultores guardaron algunas de las variedades para uso doméstico, ahora rechazadas, se perdió un número importante de cultivos tradicionales de camote.

Los Ivatanes de Batanes también tenían una amplia variedad de cultivares rudos de plantas de raíz. Bien adaptados al duro entorno de la isla, estos alimentos básicos tradicionales habían sido conservados durante generaciones. En 1970, se introdujo el arroz y rápidamente dominó el campo. Los cultivos de raíces fueron relegados a la categoría de alimentos complementarios, útiles durante los meses de tifones, cuando las reservas de arroz son bajas. Al cambiar las preferencias alimenticias y porque los Ivatanes no los consideraron útiles, se perdieron muchos cultivos de raíz.

Dichos ejemplos muestran que el cambio socioeconómico y agroecológico incrementa la vulnerabilidad de los sistemas locales de conservación y debería ser considerado en las iniciativas comunales de conservación. La conservación no puede estar limitada al mandato de una institución formal a favor de un cultivo, sino que debe tomarse en cuenta la amplia gama de cultivos que necesita la gente para sobrevivir.
¿Cómo se realiza la conservación?

Los agricultores locales conservan sus cultivos preferidos plantándolos continuamente en sus fincas, huertos y parcelas. En Baloi, Lanao del Norte, cuando la yuca se convirtió en el cultivo dominante, los agricultores eligieron algunos cultivares tradicionales de camote y los trasladaron a zonas altas fértiles. Cuando el cultivo de yuca (manihot esculenta) se hizo menos atractivo, los agricultores reintrodujeron el camote y las parcelas ubicadas en las tierras altas proporcionaron el material necesario para que este sea cultivado.

También se contribuye a la conservación de los recursos genéticos utilizando técnicas indígenas ancestrales de almacenamiento de materiales de siembra. Por ejemplo, durante las sequías prolongadas, una jardinera de Bukidnon conserva los tubérculos de camote poniéndolos en una canasta cubierta con hojas secas de camote que mantiene guardada debajo de su casa, en un ambiente frìo y seco.

La estrategia adoptada por la mayoría de los participantes en el taller era la conservación por medio del uso. La sostenibilidad de las iniciativas de conservación se incrementa cuando tiene usos y beneficios concretos. Los jardineros de las huertas caseras en Bagulo City se han aventurado a procesar el camote y producir bocadillos con diferentes variedades. Esto proporciona un medio de sustento para las mujeres jardineras y ayuda a conservar los cultivos tradicionales de camote.
¿Quiénes son los conservadores locales?

Desde que la conservación es una actividad especializada, son pocos los individuos en una comunidad que pueden ser considerados conservadores locales. Generalmente son miembros importantes de la comunidad agrícola, y tienen un considerable conocimiento de la conservación de los recursos genéticos y un enfoque más consciente y sistemático para la conservación de cultivos. Los hombres tienden a conservar en las fincas, mientras que el terreno de las mujeres es el huerto casero. En Bukidnon, jóvenes alumnos y profesores de escuela están ayudando a conservar las variedades locales tradicionales de camote al mantener un banco de genes de camote en la escuela. Esto desarrolla una cultura conservacionista entre los niños y proporciona a la comunidad una fuente de buen material para plantar. Durante las discusiones en el taller se hizo evidente que los comerciantes de camote también tienen un conocimiento único acerca de la conservación. Futuras iniciativas deberían tener esto en cuenta.

En el taller se identificaron dos áreas de conservación comunal que deberían ser estudiadas más por UPWARD:

•El desarrollo de un enfoque orientado al usuario para la conservación participativa de recursos genéticos, creando una demanda de mercado que fomente el uso de una amplia gama de variedades de cultivos de raíces. Esto puede ser logrado al: a) unir conservación de recursos genéticos con sistemas de semillas, para asegurar que haya material sano para sembrar camote, cuando se necesite; b) desarrollar empresas de bocadillos en los hogares, que usen los huertos domésticos y los de las escuelas como fuente de materia prima.

•Investigar los retos en la agroeconomía de transición. Ese estudio debería examinar cómo los cambios económicos, industriales, ambientales y sociales han afectado la conservación de los recursos genéticos locales y el papel que tienen los cultivos de raíces en cambiar los sistemas para obtener medios de sustento.

Raúl M. Boncodin, International Potato Center, Users' Perspectives with
Agricultural Research and Development (CIP-UPWARD), P.O. Box 933,
Manila, Filipinas. Teléfono: +(63-49) 536-0235, Fax: +(63-49) 536-1662
E-mail de la oficina: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
E-mail personal: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Ferias de semillas: creando conciencia de una rica herencias


Ortwin Neuendorf

El proyecto "Promoción de producción de semillas a pequeña escala por grupos de auto ayuda" es un proyecto de cooperación técnica entre la Comunidad de Desarrollo del África del sur (SACD) y Alemania. El proyecto busca desarrollar un enfoque para lograr seguridad alimentaria a escala doméstica, dado que las empresas de semillas comerciales hacen poco por suministrar semillas de calidad de cultivos de polinización abierta para los agricultores. Para lograr sus objetivos, el proyecto coopera estrechamente con ONGs, con el servicio de extensión, con asociaciones de agricultores y con otros proyectos que ya están trabajando en el campo con individuos y grupos de agricultores. El proyecto ofrece complementar sus actividades con un componente de semilla.

Después de familiarizarse con el grupo beneficiario, las discusiones usualmente derivaban en discusiones sobre los problemas que el grupo siente que debían ser enfrentados. Fue evidente que los temas relacionados con las semillas representan elementos importantes en las dificultades que tiene que enfrentar la comunidad agrícola. Cuando se les pide a los agricultores que hablen del tema de las semillas, surgen varios problemas: no hay semillas, o no están disponibles en el momento apropiado. Lo que había eran con frecuencia semillas viejas y "cansadas", es decir, semillas que habían sido guardadas durante demasiado tiempo o que habían sido recicladas demasiadas veces y que demoraban mucho en madurar. En general, no se encontraba nada nuevo, especialmente en lo que se refería a variedades de maduración temprana. Además, las semillas certificadas obtenidas del sector formal eran demasiado caras.
Experiencia de las ferias de semillas

Para interesar a los agricultores en temas sobre la seguridad de las semillas, el proyecto encuentra que es útil sugerir que las comunidades agrícolas hagan un inventario de los cultivos y de las variedades que se usan localmente. Luego, la comunidad entera muestra su inventario de semillas en una "feria de semillas". Las ferias de semillas han adquirido ese nombre porque combinan valores estéticos de exhibición de muestras con explicaciones detalladas sobre el rendimiento de una variedad o de un cultivo. Esto culmina en la comercialización y en el intercambio de semillas entre los participantes. La ocasión se organiza para que sea entretenida a la vez que informativa. Un momento conveniente para llevar a cabo una feria de semillas es al final de la temporada agrícola, justo después de la cosecha, cuando los detalles del rendimiento de los cultivos todavía están frescos en la memoria de los agricultores. La comprensión de los sistemas de cultivo en un área determinada es crucial para la programación de estos eventos. Es importante que los agricultores saquen provecho de los puestos de cultivos mixtos y que siembren inmediatamente los cultivos que crecen con la humedad residual, porque el principal objetivo es capturar la mayor diversidad posible.

Las ferias de semillas en Zimbawe han demostrado lo importantes que pueden ser para que la gente se dé cuenta de los temas sobre las semillas. Zimbawe se caracteriza por un sector agrícola comercial fuerte y dinámico que ocupa cerca del 30% de la tierra arabe, y un sector agrícola menos comercializado que está situado principalmente en tierras marginales de cultivos. El sector comercial produce y exporta maíz, trigo, frijol de soja, caña de azúcar, tabaco, algodón, flores recién cortadas, hortalizas, frutas, té, café y carne de vacuno. Se basa en un sistema formal de suministro de semillas bien desarrollado, que cumple adecuadamente con las demandas de calidad de las semillas y del material para siembra, por medio de una producción local e importaciones.

Sin embargo, la mayoría de los agricultores de Zimbawe tiene que generar su sustento del sector agrícola de subsistencia. Allí, el exceso de población y las décadas del mal manejo de tierras, han producido degradación ambiental y erosión masivas, dando como resultado la pérdida de la fertilidad del suelo. La combinación de sequías recurrentes y medidas de ajuste estructural económico, han agravado el problema y han reducido la inversión estatal en ese sector. Un problema importante ha sido el proporcionar semillas adecuadas y apropiadas para los sistemas de cultivo practicados en estáas áreas, porque la liberalización económica ha incrementado los precios de las semillas más allá del alcance de muchas comunidades agrícolas de subsistencia.

Teniendo en mente estos factores, aparentemente las ferias de semillas son una buena oportunidad para que los agricultores conozcan y se interesen en los recursos genéticos que poseen y para ampliar la diversidad y fomentar un cuidado especial en la producción de buenas semillas.

Las ferias de semillas comenzaron a principios de la década de 1990, después de la más devastadora sequía que afectó a África del sur en este siglo. Se temía que los agricultores hubiesen perdido la mayoría, si no todas, sus semillas y material de siembra. A manera de un inventario informal, las ferias de semillas rápidamente confirmaron la elasticidad de los sistemas agrícolas tradicionales ante tales grandes catástrofes. Revelaron que en las comunidades agrícolas todavía podían encontrarse variedades muy antiguas.

Los registros de los últimos tres años de dos distritos de Zimbawe afectados por sequías, indican que el número de expositores en las ferias de semillas se incrementó de 90 a 130 familias y el número de visitantes se duplicó. Sin embargo, fue más impresionante ver el número de cultivos que se exhibieron. La lista parece un compendio de cultivos del África del Sur. En una de esas ferias, por ejemplo, se mostraron 5 cultivos diferentes de granos con 110 variedades, 6 cultivos de leguminosas con 75 variedades, 9 cultivos de hortalizas con 67 variedades, 3 cultivos industriales con 10 variedades, y 2 cultivos de raíces y tubérculos con 15 variedades. Se distinguían las variedades de acuerdo a los propios estándares de los agricultores. Les daban nombres a los diferentes fenotipos y éstos reflejaban su conocimiento del rendimiento del cultivo o de su procedencia. Como resultado, habían variedades a las que daban el nombre del presidente del país porque la semilla la obtuvieron como ayuda a raíz de las sequías, y otras eran conocidas como "la esposa no huye" porque esa variedad era de corta maduración y ayudaba a aliviar el hambre. Desde entonces, se han encontrado números similares de variedades en todos los lugares donde se organizó alguna feria, y éstas se están volviendo eventos populares en los entornos de agricultura de bajos insumos.

Cuando se les preguntó sobre la diferencia entre las ferias de semillas y las ferias agropecuarias, los participantes señalaron:

•Los agricultores pagan por mostrar sus productos en las ferias agropecuarias, en las ferias de semillas pueden mostrar sus semillas sin pagar.

•En las ferias agropecuarias los productos se evalúan sobre la base de su calidad. En las ferias de semillas, lo más importante es la diversidad de las variedades exhibidas y su singularidad.

•En las ferias agropecuarias sólo compiten las variedades registradas, mientras que en las ferias de semillas se aceptan todos los cultivos y variedades, independientemente de su origen.

•En una feria de semillas es más fácil conseguir semillas de un expositor, que viva en la vecindad, a cambio de dinero o por trueque que puede pactarse en cualquier momento antes de que la temporada de siembra comience.

Los principales objetivos de las ferias de semillas son:

•permitir que los agricultores del área compartan información con relación al rendimiento de las diversas variedades

•dar acceso a una amplia gama de cultivos y variedades para que cumplan con sus requerimientos alimentarios

•desarrollar un espíritu competitivo en la producción de alimentos; y

•compartir habilidades y conocimientos de cómo producir los cultivos.

En el contexto de Zimbawe, la variedad de los cultivos mostrados fue impresionante, especialmente si se toma en cuenta las dos devastadoras sequías que afectaron al país. Muchos agricultores que visitaban las ferias pensaron que la mayoría de los cultivos y variedades que allí se exhibían se habían perdido. Algunos agricultores recordaron el papel que habían tenido estos cultivos en el pasado, con relación a la seguridad alimentaria. Por ello, las semillas se intercambiaban o compraban las semillas con gran alegría, para poder cultivarlas nuevamente.

En varios distritos, las ferias de semillas se han convertido en un evento anual regular. Generalmente son eventos de un día. Ahora, la organización de esas ferias esta totalmente en manos de la comunidad agrícola. Los agricultores programan cuándo realizar la feria y a quién deben invitar. Eligen un comité responsable de la feria. Hay muchas cosas que atender: se tiene que recolectar dinero para los premios; se deben establecer criterios para calificar las exhibiciones; se tiene que invitar a personas conocedoras para que sean los jueces y hay que servir alimentos y refrescos.

Las mujeres constituyen la mayoría de los agricultores comprometidos con la organización de las ferias y cumplen un papel crucial en establecer las ferias y en la exhibición de cultivos y variedades. Muchos de los cultivos mostrados son de responsabilidad de las mujeres, y son ellas las que tienen un rol importante en garantizar la seguridad alimentaria de los hogares. Se puede decir que el asegurar que hayan semillas en la casa es principalmente una tarea de las mujeres.

Sin embargo, los agricultores no sienten que son los custodios de algo que los genetistas quieren preservar para un futuro uso. Su percepción de la biodiversidad es pragmática y está más relacionada con el manejo de sus inmediatos estilos de vida individuales y necesidades económicas. Hay dos aspectos que parecieran ser particularmente importantes para los agricultores: en primer lugar, la búsqueda de la diversidad de cultivos, y en segundo lugar, la rapidez para incrementar la habilidad de los agricultores en enfrentar condiciones climáticas adversas.

Las ferias de semillas están enraizadas en el pasado. En Zimbawe existe el concepto de 'zhunde ramambo' que literalmente quiere decir "el granero del rey". Las comunidades solían donar semillas para este granero. Primero, los agricultores debían mostrar sus aparejos para que el rey y la comunidad los inspeccionaran. Luego, se almacenaban las semillas en un granero comunal, en medio de una ceremonia tradicional. Es debido a esta costumbre que cada comunidad tiene un enfoque sociocultural distinto al organizar ferias de las semillas, ya que éstas asumen un carácter casi religioso.
Perspectivas

Sin embargo, la actual abundancia de cultivos y variedades que se están exhibiendo en las ferias de semillas, está siendo amenazada. La llegada de la comercialización de cultivos trajo consigo el uso de variedades mejoradas. Sus aparentes cualidades y uniformidad las hizo muy atractivas y muchos agricultores dejaron de percibir la necesidad de mantener las viejas variedades. Esta tendencia se ilustra claramente por el hecho de que regularmente hay 70 inscripciones para sorgo y mijo, pero sólo 4 para el maíz.

En Zimbawe esta situación se ve influenciada por algunos factores específicos, ya que no se permiten variedades de maíz de polinización abierta en el mercado oficial de comercio de semillas. Por lo general, los entornos donde rinden bien el sorgo y el mijo no son adecuados para el maíz. Hay indicios de que la producción de cultivos para el mercado atenta contra la diversidad. Pero, todavía podemos ser testigos de un cambio gradual hacia incremento del uso de variedades tradicionales, a medida que los deprimidos mercados de bienes comerciales empujan a los agricultores hacia un sistema agrícola que está basicamente engranado a la seguridad alimenticia doméstica. Esto puede hacer que surjan sistemas agrícolas que florezcan con la diversidad de cultivos y variedades. También pueden haber nuevas oportunidades debidas a la demanda de las sociedades pudientes, que exigen un incremento de las variedades indígenas olvidadas de hortalizas, hierbas, raíces, tubérculos y granos.

Ortwin Neuendorf
Project Manager SADC/GTZ Small Scale Seed Project, P.O. Box 4046, Harare, Zimbawe.
Teléfono/Fax: +263 4 722724, Celular: +263 11 204 555
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
URL: http://www.zimbabue.net/sadc-fanr/intro.htm


Una muestra de biodiversidad y conocimiento en los Andes del Perú*


M. Scurrah, E. Fernandez-Baca, R. Ccanto, E. Olivera*, E. Nuñez, N. Zuñiga(*)
Ferias de Biodiversidad
En los Andes, las ferias de intercambio y venta y las competencias son parte de una larga tradición, y explican porqué las ferias y concursos de biodiversidad tienen una acogida tan grande entre los agricultores. La idea de exhibir variedades nativas surgió de los antropólogos Gordon Prain y Norio Yamamoto y del agrónomo Fulgencio Uribe, alrededor de los años 1987-88, tras observar que cada familia y comunidad mantenían sus propias variedades. Las primeras exhibiciones de variedades nativas se realizaron con agricultores del pueblo de La Libertad, y Aymará, ambas en el centro del Perú. De aquí surgió la inspiración de feria y una de las primeras ferias se realizó en 1989 en San José de Aymará, comunidad localizada al sur de Huancayo. Fue organizada por los agricultores y la colaboración de la ONG SEPAR y el convenio CIP/INIA/COTESU.

Sin lugar a dudas, una "feria de biodiversidad" es un estimulo a los agricultores para mantener y fomentar la diversidad de sus cultivos, ya que se reconoce el esfuerzo de cada familia en el manejo de la agrobiodiversidad. Por otro lado, las ferias son una excelente ventana para observar la diversidad de cultivos y las variedades dentro de cada cultivo, así como el uso de plantas silvestres. Actualmente, estas ferias se han diseminado a diversas comunidades, distritos y capitales de provincia. Representan, adicionalmente, una magnífica oportunidad para que la sociedad reconozca y premie la labor de los agricultores en el fomento de la diversidad biológica.

Los integrantes del equipo de campo del Grupo Yanapai organizaron una feria en la comunidad de Quilcas, anexo de Colpar, provincia de Huancayo, con el fin de resaltar el aporte de la biodiversidad en la alimentación, el manejo de la agricultura y la economía familiar. En consulta con la Comunidad, se decidió llevar a cabo un primer concurso de Biodiversidad el 16 de Octubre de 1998, Día Internacional de la Alimentación y de la Mujer -Rural designado por la FAO.

El Grupo Yanapai trabaja desde hace varios años con las comunidades campesinas del -distrito de Quilcas, ubicado en el Valle del Mantaro, provincia de Huancayo, departamento de Junín, en los Andes centrales del Perú.
Agroecología de Colpar

Quilcas y sus anexos se encuentran diseminados en tres pisos agroecológicos: el piso bajo o de valle (3.200-3.500 msnm), el piso intermedio (3.500 a 3.700 msnm) y el piso alto (más de3.700 msnm).

Quilcas, la comunidad "madre", está ubicada en el piso del valle. Tiene jurisdicción sobre los recursos comunales ubicados en los barrios y anexos de la zona y sobre las decisiones de cómo distribuir los mismos. Con los años, la importancia de la comunidad se ha ido perdiendo en el piso bajo, pero es aún importante en los pisos intermedio y alto. El anexo de Colpar, se ubica en el piso intermedio (3,500 - 3700 msnm). Tiene 74 familias registradas, con un promedio de 5 a 6 miembros por familia; 47 personas están inscritas como comuneros. Esta pertenencia a la comunidad conlleva obligaciones y derechos que los demás habitantes de Colpar no tienen, tales como la obligación de participar en faenas en beneficio de la comunidad y el derecho a una parcela de tierra comunal para pastoreo y siembra en el piso alto, encima de los 3700 msnm.

La principal actividad económica de las familias campesinas en Colpar es la producción agropecuaria en pequeña escala, que se practica bajo condiciones climáticas y ecológicas altamente variables y complejas, donde el productor maneja pequeñas parcelas ubicadas en diferentes pisos ecológicos y produce diferentes cultivos y variedades para minimizar riesgos climáticos. La agricultura esta íntimamente ligada a la ganadería, que es fuente de carne, lana, abono, tracción y transporte, y representa un recurso financiero para enfrentar gastos de emergencia familiar.

La propiedad de la tierra es privada y comunal. El promedio de tenencia por familia es 0.5 - 1.0 ha. La producción agrícola se desarrolla en condiciones de secano, los suelos son variados, en general son ácidos con bajo contenido de materia orgánica. En la parte baja, donde la agricultura es intensiva, los agricultores perciben que la calidad de los suelos se ha ido deteriorando con el uso de fertilizantes químicos. (Ramos y Kauffman 1997). La agricultura usa mano de obra familiar, complementada con el sistema de trabajo recíproco.
La Feria

El día de la feria se presentaron 32 participantes de los cuales 25 eran mujeres y 7, varones. Las mujeres son, por tradición, las responsables de la selección y el mantenimiento de la semilla; por lo tanto, la presencia de varones en la feria fue recibida con cierta sorpresa, más aún cuando los tres primeros puestos fueron ganados por ellos. Sin embargo, la gran mayoría de concursantes (78%) fueron mujeres que representaban a sus familias. En Colpar existe un alto número de mujeres que son jefas de hogar, sea porque son viudas o sus maridos están ausentes. (Axman 1996).

La asociación de mujeres "Virgen María" de Quilcas, se presentó como grupo organizado de productoras, para exhibir sus muestras de semillas..

Es evidente que la biodiversidad interesa a ambos géneros, y es crucial como estrategia de seguridad alimentaria, sin embargo, la mujer es clave en la dinámica de la biodiversidad, porque ella maneja la troja o almacén de alimentos para el año; decide cuándo y cuánto se va a vender en el mercado; es ella la que va al mercado; selecciona y almacena la semilla y decide, asimismo, cuánto y a quién regalarla o usarla semilla en los "pagos".
Participación y diversidad por zonas productivas
Diecisiete de los participantes residían en el anexo de Colpar, 2 provenían del barrio Llacta, ubicado en el mismo piso intermedio que Colpar, y 11 de Quilcas, lo cual puso en evidencia un interés inesperado de los residentes del piso agroecológico mas bajo. El lugar que ocupan las tierras agrícolas juega un papel crucial para los cultivos que manejan los agricultores. Aunque el piso de residencia no niega acceso a tierras en otros pisos agroecológicos. Observamos que ocho de las diez personas que no presentaron un solo ejemplar de papa nativa no eran miembros de la comunidad y por lo tanto no tenían acceso directo a las tierras altas donde se siembran éstas.
Variabilidad dentro de los cultivos que se mostraron en la feria

Se presentaron un total de 828 muestras (Tabla 1) de 18 cultivos diferentes, (6 granos, 5 menestras, 5 tubérculos y uno, respectivamente, de fibra, y aceite) además de manzanas, plantas aromáticas/medicinales (laurel, sávila) y hortalizas (zanahoria, ajos de dos tipos, rocotos) traídos de patios interiores. Se toman como unidad de biodiversidad los nombres proporcionados por las agricultoras. En esta experiencia no se analizan si las variaciones en los nombres pueden referirse al mismo genotipo. En el caso de todos los cultivos, sorprende la cantidad de entradas de fenotipos con nombres únicos.

Maíz
El cultivo más común fue el maíz (Zea maíz). Indudablemente es el cultivo más importante ya que se presentó en casi todas las exhibiciones (82%) con 51 nombres de variedades. El piso altitudinal Colpar es considerado alto para el maíz (3500 m), con riesgo de heladas. La alta presencia de este cultivo se debe a que varios participantes provenían del piso bajo, apto para el maíz, y al cual los residentes del piso intermedio tienen cierto acceso. Por otro lado, a medida que se les va cerrando la opción de acceso a tierras bajas empiezan a seleccionar ecotipos en zonas más altas, logrando mazorcas y granos de regular tamaño. "Al principio casi no producían granos y era pura 'coronta', pero después de cinco años empezaron a dar buenos granos" recuenta don Eutropio, uno de los participantes. El cultivo de maíz esta trepando a pisos ecológicos más altos. Un agricultor de Colpar presentó 23 diferentes fenotipos de maíz y dos agricultoras premiadas en el concurso, Paulina Avila y Jovina Hurtado, presentaron 16 tipos diferentes de granos.

La semilla se conserva en mazorcas colgadas en los corredores de las casas y se denominan "huayunca". Para la siembra se seleccionan los granos de la parte central de la mazorca. En años de escasez de semilla se incluye los granos de la base de la mazorca, mas nunca la punta. Siempre se trata de seleccionar granos de color uniforme.

El maíz tiene dos usos principales: para cancha (maíz tostado) y para mote. La cancha es la categoría más importante, porque acompaña las comidas todos los días. Las mejores variedades para cancha son Plomo, Negro y Sumaychuncho que también son las más frecuentes y están presentes en un tercio de las presentaciones. En segundo lugar se usa el maíz como mote (maíz cocido), para sopas. El maíz no se vende; al contrario, muchas familias se ven obligadas a intercambiar papa por maíz, cuando éste último escasea.

Habas (Vicia faba)
El segundo cultivo más común en la feria fue el haba, mostrada por veintisiete de los 32 expositores. El agricultor Eutropio Contreras exhibió 19 diferentes tipos de granos, cada uno con nombre, él fue seguido por Demetria Rodríguez con 16 tipos. El promedio general de clases de granos fue 6. El más popular fue el "amarillo", lanzado por la Universidad del Centro, de cocción rápida. Explicaron que las habas se siembran por población, es decir no se separan variedades sino se siembran mezcladas, dando oportunidad a que los diferentes tipos de granos se recombinen por polinización abierta en el campo.

Este cultivo, introducido por los españoles hace ya 500 años, y oriundo del Mediterráneo, juega un papel clave en tres aspectos de la agricultura andina: primero, en la alimentación; segundo, en la rotación de cultivos --por ser una leguminosa que fija nitrógeno en los campos y los limpia de patógenos pues no comparte las enfermedades que afectan al maíz y la papa; y, en tercer lugar, porque tiene una buena acogida en el mercado tanto como producto fresco como seco.

Como el haba tolera un almacenaje largo, se consume a partir de setiembre u octubre -cuando los tubérculos almacenados escasean-- hasta diciembre o enero, cuando aparecen las primeras papas precoces. La forma local de consumo es en "Pushpo", (haba tostada y sancochada), en sopa, y en locros. El haba se vende en pequeñas cantidades cuando se necesita dinero.

Papa mejorada o blanca
(Híbridos entre S. tuberosum spp. tuberosum y S. tuberosum spp andigena)
El tercer cultivo más frecuente en la feria fue la papa mejorada o blanca. Veinte participantes (63%) trajeron muestras de papa mejorada: El 60% exhibió Yungay, que es tardía y se siembra en campaña grande con las lluvias, desde fines de noviembre y se cosecha en mayo. Estas variedades son para alimentación y venta. Cada agricultor maneja en promedio tres variedades. La variedad "Amaya", sembrada por varios agricultores, proviene de un programa de mejoramiento de los años 50, fue eliminada por el programa, pero es seleccionada y mantenida por los agricultores, que le dieron el nombre del técnico. La variedad Revolución probablemente sea más frecuente de lo que se mostró en la exhibición, pues es precoz y se siembra en octubre, antes de la fecha de la feria. Es la primera variedad que se cosecha en enero, cuando escasean los alimentos y los precios de papa son favorables en el mercado.

Arvejas (Pisum sativum)
Dieciocho expositores (56%) trajeron arvejas (Pisum sativum), con un promedio de 2 tipos por persona; tres agricultores tenían 4 tipos, entre ellos, uno jaspeado que "da bien pero no tiene salida al mercado", según manifestaron, y que es utilizado en casa. La arveja es un cultivo importante en la alimentación, se siembra en pequeñas parcelas en asociación "jihua" con maíz y habas. Normalmente se usa para consumo, aunque también se vende.

Tubérculos andinos
Papa Nativa
(Solanum tuberosum spp. andigena, S. gonicalix, S. chaucha. S. Curtilobum, S. juzepzukii)
El quinto producto más exhibido fue la papa nativa. Diecisiete personas (53%), la presentaron. Una de ellas, Justina Cuba, trajo 28 variedades diferentes, mientras que Paulina Rodríguez mostró 21 variedades. En promedio, se mostraron diez variedades diferentes. Es el cultivo que más diversidad mostró en el ámbito de la comunidad. Al contrario del maíz, este cultivo es sembrado en el piso más alto, único sector realmente comunal todavía, debido a que allí, sólo los miembros de la comunidad tienen acceso a las tierras. Se puede decir, en forma general, que las personas que poseen menos recursos se hacen miembros de la comunidad para usufructuar estas tierras.

Las semillas de papa nativa generalmente se obtienen por herencia, trueque y, como su nombre lo dice, regalo. Según las agricultoras, esta papa, considerada de mejor calidad, es mayormente destinada a su propio consumo, regalos, ceremonias y fiestas. Un porcentaje es transformado en chuño.

Ulluco (ullucos tuberosus), Oca (Oxalis tuberosa) y Mashua (tropaeolum tuberosum)
Trece agricultores (41%) tenían ulluco, con 3 variedades en promedio, aunque don Eutropio Contreras presentó 9 variedades y Nemesio Meza 6. Ocho agricultores (25%), tenían mashua con un promedio de 3 variedades por agricultor. Quien tuvo mayor número de variedades fue Nemesio Meza (7). Sólo Justina Cuba poseía oca y presentó 2 variedades. Los agricultores señalaron que han dejado de sembrar oca debido al gorgojo de la oca y por haber perdido toda la semilla. El ulluco, la mashua y la oca se ubican en rotación con papa mejorada, habas, y cereales, y están perdiendo importancia, con excepción del ulluco, que tiene acogida en el mercado.

Leguminosas
Las menestras contienen un alto porcentaje protéico y tienen gran valor en el balance de la dieta. Además, juegan un papel importante en la fertilidad de los suelos. Aparte de las habas y arvejas arriba mencionadas se exhibieron:

Frijol (phaseolus vulgaris)
A pesar de que la zona es considerada fría para el frijol, se comprobó con sorpresa que diez agricultores presentaron este cultivo, que se produce en la clásica asociación con el maíz. Aquellos agricultores que trajeron maíz, también tuvieron altos números de variedades de frejol. Paulina Avila mostró 12 tipos de frijol, y Máximo Chipana, 9, mientras el promedio general de fenotipos fue 5. El frijol es principalmente para consumo.

Tarwi (lupinus mutabilis)
Nueve agricultores presentaron tarwi. Fausta Medina, que vino de Llacta, trajo 7 diferentes tipos de granos. El promedio fue tres variedades por expositor. Se siembra con labranza cero y es usado como una barrera para evitar el ingreso del ganado ya que su follaje es amargo. Ocupa el ultimo lugar en la rotación tradicional de cultivos, antes que el campo entre en descanso y empiece el nuevo ciclo con el cultivo de papa. Por la habilidad que posee, de limpiar el campo de enfermedades y fijar nitrógeno, muestra la sabiduría de la rotación tradicional. En otros países tiene mercado como forraje y para fabricación de aceite, y en el norte del Perú se vende como "ceviche de sierra". En la zona central no tiene aceptación en el mercado.

Vicia: vicia villosa y sativa
Ocho agricultores llevaron semilla de vicia, que el Grupo Yanapai introdujo tres años atrás para remediar la escasez de forraje para los animales, y que evidentemente, está siendo adoptada.

Cereales
La menor variabilidad genética se dio en el grupo de los cereales, con promedios de una variedad de trigo (triticum aestivum), cebada (hordeum vulgare), avena (Avena sativa) y quinua (Chenopodium quinoa). Diez agricultores presentaron trigo, 6 cebada, 4 avena, y 3 quinua, mostrando que probablemente el clima no es propicio y la tenencia de tierra es demasiado pequeña para cereales.

Otros cultivos
Siete agricultores trajeron calabazas, uno de los cuales tenía hasta 3 fenotipos diferentes. No se incluyeron hierbas aromáticas y hortalizas en el concurso, por lo que sólo unos cuantos las trajeron y no son mencionados en este trabajo. No obstante, es evidente que algunas familias siembran ajos, cebollas, zanahorias y muchas hierbas aromáticas y utilizan una cantidad importante de plantas silvestres para usos medicinales.

Tabla 1. Expositores y Número con diferentes nombres para cada cultivo en las dos ferias




Papas nativas del valle del Mantaro

En esta primera feria de biodiversidad, sorprendió la gama de cultivos que manejan los agricultores, como también la importante variabilidad de cada cultivo. Los agricultores cubren los pequeños lotes de tierra con una diversidad de cultivos y una variabilidad importante dentro de ellos. El manejo se da asociado, a veces, y otras, solo, con rotaciones complejas y con un manejo sabio de semilla para conservarla y aumentarla a través del tiempo.

El mercado, que es selectivo y reductor, se contrapone a la estrategia de maximizar la diversidad para minimizar así el riesgo de plagas, enfermedades, heladas, sequías y granizadas, ya que cada uno de los cultivos y dentro de ellos las variedades, difieren en su reacción a cada uno de estos estrés bióticos y abióticos. Un reciente estudio realizado por Yanapai demostró que en Colpar no se gana dinero con la venta de papa, y esto daría la respuesta a que la estrategia de sobrevivencia de los agricultores es la de maximizar su seguridad alimentaria, para lo cual la diversidad es una estrategia para la sostenibilidad.

Epílogo: Después que se escribió este articulo, se realizó una segunda feria, donde el número de participantes se duplicó a 64, mientras que el número de muestras de semilla en exhibicion subió de 828 a 2675 (tabla No. 1). En promedio hubo tres veces más muestras de maíz, papas mejoradas, papas nativas y habas. La segunda feria ha ratificado que estos tres cultivos son los dominantes. El cultivo de oca es el que más se incrementó, subiendo de 2 muestras en 1998 a 19 en 1999, principalmente porque participaron comuneros de Casacancha, donde la oca todavía juega un rol importante. En cuanto a la papa nativa, la Familia Ordoñez presentó el sorprendente número de 74 diferentes variedades. La cantidad de morfotipos raros que poseen las diferentes familias y que aparecen en frecuencias bajas y muy bajas, es impresionante, arrojando un total de 177 diferentes tipos de papa nativa en el ambito de toda la comunidad. En esta segunda feria se incluyeron plantas medicinales y se presentaron 139 muestras, la mayoría silvestre.

El entusiasmo creciente que muestran los agricultores por participar en este tipo de ferias y el papel que juega ésta en reconocer y estimular el conocimiento y la organización local en el manejo de recursos genéticos, permite suponer que estas ferias formarán parte del calendario agrícola en los años venideros.

Referencias

Axman H. 1996.Women's crop and soil management in the peruvian Andes. Ms.c.
Tesis del Dept. de Agricultura Ecológica, Universidad de Wageningen. 106 pp.

Valencia, M.y Kauffman S. 1997. Caracterización y evaluación de los suelos de la zona
piloto de ILEIA: Quilcas-Ñahuinpuquio. Informe ILEIA.

M. Scurrah, E. Fernandez-Baca, R. Ccanto* E. Olivera*, E. Nuñez*, N. Zuñiga
(Grupo Yanapai, casilla 264 Huancayo, Perú **INIA E.E. Santa Ana, Huancayo Perú).


Registro de la biodiversidad del pueblo


Ghate Utkarsh

El Registro de la Biodiversidad del Pueblo fue iniciado en 1995 por la Fundación para la Revitalización de Tradiciones Locales para la Salud (FRLHT), una ONG en Bangalore. Entre 1996 y 1998, el Instituto Indio de las Ciencias coordinó las actividades del Registro de la Biodiversidad del Pueblo en 52 lugares de 8 estados. Esto fue parte del Programa de Priorización de Conservación de la Biodiversidad, una iniciativa nacional (Gadgil et al., 1998).

El Registro de la Biodiversidad del Pueblo tiene como meta construir un sistema de información abierto y transparente sobre los recursos de biodiversidad, comenzando por las aldeas. Se puede usar el registro para promover el manejo sostenible de los recursos naturales y para apoyar la demanda de las comunidades e individuos por obtener información sobre los recursos de la biodiversidad y su uso.

Durante entrevistas individuales y de grupo en las discusiones en asambleas comunales, se exploraron los recursos biológicos locales y las prioridades de conservación, y se identificaron grupos de usuarios de biodiversidad e individuos conocedores del tema. En el programa participaron activamente unos 1.000 aldeanos con mucho conocimiento de los recursos naturales. Durante esas discusiones se identificaron recursos de biodiversidad y prácticas para el uso sostenible de los recursos biológicos locales. También se discutió sobre las percepciones de la gente, las opciones para desarrollo, y sus preferencias personales y sociales.
Exceso de cosecha y biopiratería


Foto: Ghate Utkarsh (reproducida con el permiso de COMPAS Newsletter)

Este trabajo conlleva riesgos. La disponibilidad de bases de datos de fácil acceso puede fomentar la depredación de ciertos recursos de biodiversidad por parte de las propias comunidades. Además, esa información sobre los recursos de biodiversidad puede ser usada por gente que no está dispuesta a compartir equitativamente los beneficios.

La información sobre los recursos de biodiversidad de los Registros de la Biodiversidad del Pueblo facilita el monitoreo y proporciona medidas para controlar cómo se va a usar esa información. El establecer recompensas para iniciativas de recursos naturales ha creado oportunidades para que las comunidades locales participen en programas de conservación.

La información de los registros locales se ha computarizado en los distritos y se ofrece a todos los agricultores del país. Las industrias medicinales y de semillas pueden tener acceso a esa información, pagando un monto razonable. Algunas de las regalías acumuladas por este servicio han sido depositadas en los fondos de biodiversidad para apoyar iniciativas locales. Estos esfuerzos no tendrían éxito si no fuese por la publicidad, la capacitación y la educación al nivel de las bases, a través de un sistema de auto gobierno.
Experiencias obtenidas

Los concejos locales aceptaron a los registros como documentos oficiales y los distribuyeron públicamente. Esto atrajo considerable atención en los medios locales y ayudó a crear conciencia sobre estos temas en áreas vecinas. También fue una señal para los políticos locales quienes vieron la importancia del manejo de los recursos locales y su responsabilidad en este tema.

En algunas aldeas, la gente comenzó a buscar soluciones a problemas relacionados a los recursos naturales locales. Por ejemplo, en la aldea de Kigga cerca a Sringeri, un comerciante solía recolectar grandes cantidades de musgo en los bosques aledaños. La gente le preguntó cuánto ganaba vendiendo ese musgo en el mercado urbano, y como no dio una respuesta satisfactoria, se negaron a seguir recolectando el musgo. La aldea de Mala decidió solicitar al gobierno que autorice al consejo local el cobro a los foráneos que querían recolectar productos del bosque. La gente también buscó maneras de reducir la presión sobre el bosque causada por la necesidad de leña. Comenzaron, por ejemplo, a buscar recursos nativos alternativos de combustible para la preparación de ladrillos e hicieron esfuerzos para proteger los sitios sagrados en el bosque.
Respuesta

El gobierno de India ha preparado un borrador de la "Ley de Biodiversidad" (Anónimo, 1998) para ser discutido en la próxima sesión parlamentaria. El borrador de ley toma en cuenta el papel que cumplen las autoridades locales, la documentación de conocimientos y recursos locales, y la necesidad de dotar fondos para la conservación. Con el auspicio de un miembro local del parlamento, algunas ONGs organizaron una audiencia pública sobre los contenidos de la propuesta de ley.

Como el gobierno está tomando bastante tiempo para decidir sobre los Registros de Biodiversidad de la Gente, las ONGs locales han comenzado a promocionarlos con fuerza. Se han publicado y difundido ampliamente esas experiencias, tanto en inglés como en el idioma local, y como resultado de esto, mucha gente de toda la India ha expresado un interés en emprender ejercicios similares en sus áreas. Se ha establecido una red informal, llamada 'Srishtijigyaasa Pariwar', que significa "la familia de la gente que quiere aprender sobre la naturaleza". Para facilitar este proceso, se han traducido a diferentes idiomas un manual de metodología (Chhatre et al., 1998) y otros materiales sobre recursos, tales como los documentos de la Convención sobre Biodiversidad.

Mientras tanto, otras ONGs, incluyendo la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y de los Recursos Naturales (cuyas siglas en inglés son IUCN) han expresado su interés en comenzar iniciativas similares en Nepal, Brasil y Sudáfrica. Así, en el futuro, los Registros de la Biodiversidad del Pueblo pueden convertirse en un movimiento mundial.

El texto completo de este artículo puede obtenerse en COMPAS Newsletter Vol 1-2, 1999 o de www.etcint.org/compas_newsl.htm.


Ghate Utkarsh
Centre for Ecological Science, Indian Institute of Science, Bangalore 560 012, India.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Referencias

Anónimo. 1998. The draft Indian Biological Diversity Act. Ministerio del Medio Ambiente y de los Bosques, Gobierno de la India, Nueva Delhi.

Chhatre, A., P.R.S. Rao, G. Utkarsh, P. Pramod, A. Ganguly y M. Gadgil. 1998. Srishtigyaan: a methodology manual for people's biodiversity registers. Centro de Ciencias Ecológicas, Instituto Indio de Ciencias, Bangalore.

Gadgil M. y P.R.S. Rao. 1998. Battling over biodiversity: Changing the rules of the game. The Hindu Magazine, junio 14.

Glowka, L. 1998. A guide to designing legal frameworks to determine access to genetic resources. IUCN, Gland


Conservación 'in situ': la experiencia etíope


Abebe Demissie

Las especies de plantas de importancia económica no están distribuidas uniformemente en todo el mundo. N.I. Vavilov fue uno de los primeros científicos en conceptualizar este fenómeno e identificó ocho de esos centros de diversidad. Por tener una amplia gama de condiciones ecogeográficas, edáficas y climáticas, Etiopía tiene una considerable diversidad genética de plantas. Es un centro importante de diversidad genética para muchas especies de plantas domesticadas, importantes mundialmente, como por ejemplo trigo, cebada, sorgo, 'teff'(Eragrastis abyssinica), garbanzos, café y otros cultivos menos apreciados pero potencialmente útiles.

La interacción permanente de las plantas cultivadas con sus parientes silvestres, en diversos ecosistemas, junto con las prácticas de los agricultores y ciertos factores socioeconómicos, han hecho que Etiopía sea una de las áreas más ricas en el mundo en variedades genéticamente diversas, usadas por agricultores. Aún las plantas que han sido domesticadas en otros lugares originalmente, muestran una inmensa variación en muchas de las características, de adaptación.
Las variedades de los agricultores son importantes

Banco Comunal de Semillas en Hahaile, Etiopía

Desde hace algún tiempo se reconoce la importancia crítica de los recursos genéticos de las plantas como componentes del manejo de recursos naturales. Los recursos genéticos de plantas forman la base de la seguridad alimentaria y del desarrollo sostenible de la agricultura. Una población mundial en aumento necesita cultivos de plantas que toleren mejor varios factores de estrés y que puedan cumplir con el incremento de necesidades de alimentos, fibras y abrigo. Esto significa que los fitomejoradores deben tener un acceso continuo y confiable a las reservas genéticas de las plantas. Las variedades de los agricultores, sus variantes más próximas y especies silvestres realcionadas, son fuentes particularmente importantes de genes para los programas de fitomejoramiento.

Las variedades de los agricultores son cultivares singularmente adaptados y genéticamente diversos. Son reservas de características que han evolucionado en ambientes locales durante largos períodos de tiempo, como resultado del cultivo y selección hechos por los agricultores. Como fuente de genes adaptados, las variedades de los agricultores han sido la materia prima de donde se han desarrollado las variedades modernas, que con frecuencia son de mayor rendimiento. Por eso, la conservación de variedades locales, tiene una importancia crucial tanto para el mejoramiento científico de los cultivos como también para la agricultura de subsistencia.
Conservación 'ex situ'

Generalmente se distinguen dos estrategias de conservación: 'in situ' y 'ex situ'(ver Recuadro1,p.29). A escala global, la erosión genética ha sido enfrentada con esfuerzos para conservar los recursos genéticos de las plantas fuera de las fincas, o en bancos de genes 'ex situ', ya sea en forma de semillas o como plantas vivas. Hasta ahora, casi todos esos esfuerzos se han concentrado en conservar los recursos genéticos de los cultivos en bancos formales de genes que son parte de una red institucional internacional. La conservación 'ex situ' tiene sus límites. Los bancos de genes se limitan a lo que pueden almacenar. Han recolectado sólo una fracción de la diversidad genética existente y el tamaño de la muestra varía y depende del cultivo. Existen, por ejemplo, colecciones relativamente grandes de los principales cultivos alimentarios. Los centros internacionales de investigación CGIAR poseen grandes colecciones de arroz, trigo, cebada, maíz, papas y otros cultivos. Y, por el contrario, casi no se han recolectado los cultivos alimentarios menores para su conservación 'ex situ', aún cuando la diversidad genética de estos cultivos se ve más amenazada por su reemplazo con los cultivos principales. La disociación entre el material guardado en los bancos de genes y las comunidades que lo usan, limita el acceso al material por parte de los principales usuarios y custodios originales: los agricultores. Esto también detiene el incremento del material a través del proceso natural de evolución.
Conservación 'in situ'

El principal objetivo de la conservación 'in situ' es preservar al biodiversidad de variedades tradicionales de cultivos en las mismas fincas, con ayuda del conocimiento y prácticas tradicionales de los agricultores. La conservación de la agrobiodiversidad 'in situ' o en las fincas, es conservación en un agroecosistema dinámico, idealmente que auto sostenga y que favorezca procesos evolutivos. Así, permite la co-evolución continua entre huéspedes y parásitos, lo que probablemente produce material resistente a enfermedades y plagas. Esto contrasta con los esfuerzos por conservar la diversidad de los cultivos en los estáticos bancos de genes, fuera de las fincas. Sin embargo, a los fitomejoradores que quieren usar un determinado material en sus programas de fitomejoramiento, les es más difícil tener acceso a la diversidad mantenida 'in situ'.
Conservación basada en la comunidad

El objetivo de la iniciativa etíope en las fincas es establecer un programa que reúna la conservación 'ex situ' con la conservación 'in situ'. La conservación 'in situ' y la 'ex situ' se ven como complementarias para maximizar la retención y la evolución continua de las cualidades genéticas de las variedades de los agricultores. También tiene como meta evitar la pérdida de variación durante el rejuvenecimiento y el mantenimiento en los bancos formales de genes. Esto significa que la conservación 'in situ' por los agricultores debe ser parte del sistema existente de cultivos, ya que es la única forma de mantener la compleja interacción entre las variedades tradicionales cultivadas, genéticamente diversas, y sus plagas, predadores y patógenos asociados. En este escenario, la selección natural y la humana operan de la manera tradicional.

En Etiopía, como parte del esfuerzo de conservación in-situ, se están estableciendo proyectos piloto de Bancos Comunales de Semillas (BCS) en 6 zonas agroecológicas diferentes. Al igual que los bancos formales de genes, la conservación de variedades tradicionales, localmente adaptadas en los BCSs, asegurará una provisión sostenida de variabilidad, útil para la comunidad y para los diferentes programas que integran la red formal de los bancos internacionales de genes.

Los BCSs sirven como trampolín para establecer más contactos de extensión y para la participación local en la conservación de las variedades de los agricultores. Se pueden usar para organizar apoyo local para la conservación, capacitar a los agricultores en actividades de conservación, construir facilidades de almacenamiento de bajo costo y bajo mantenimiento, y para vincular a los agricultores con los agentes de extensión y con el personal de los bancos de genes. El primer paso para la creación de los BCSs fue contactar a los líderes y agricultores locales en ciertos distritos y comunidades seleccionados, y organizar una asociación local, la Asociación de Conservación de Cultivos (ACC). La ACC es el nexo principal entre el Banco Comunal de Semillas, los agentes de extensión y el banco de genes. La ACC, los agentes distritales de extensión y el banco de genes se han unido para crear la actual instalación del Banco Comunal de Semillas, con fondos conseguidos por el proyecto.

El siguiente paso para establecer un programa comunal de conservación fue seleccionar a un agricultor local conservador. Esto se hizo usando criterios desarrollados por la comunidad y el banco de genes, y realizó durante una reunión/taller donde participaron la ACC, los líderes de la comunidad, los agentes de extensión y los agricultores locales. El agricultor "conservador" pertenece al grupo de agricultores que plantan, seleccionan y almacenan semillas de materiales locales. El agricultor "conservador" es el principal contacto local y es responsable del manejo del BCS. En colaboración con agentes de extensión, el personal del banco de genes capacita al agricultor "conservador" y a otros agricultores en la selección, documentación y almacenamiento de los recursos genéticos en el BCS.

En Etiopía ya se practicaba un tipo de almacenamiento comunal para garantizar semillas en momentos difíciles y el BCS tomó como base esta antigua tradición. Los agricultores almacenan parte de sus semillas en el BCS y pueden usarlas en cualquier momento. Se toma una pequeña muestra representativa de las semillas para ser almacenada en el Banco Comunal de Genes y un duplicado de la muestra se guarda en el Banco Nacional de Genes del Instituto de Conservación e Investigación de Biodiversidad.
Estrategia operativa

Inicialmente, se otorgaron subsidios basándose en la diferencia entre el rendimiento de las variedades mejoradas y el de los agricultores. Pero, a la larga, la posibilidad de continuar con la conservación 'in situ' no puede depender de subsidios directos de producción para los agricultores. Para llegar a un esquema sostenible de compensaciones después de finalizada la financiación, se necesita incluir un sistema de recompensas.

La producción y utilización de las variedades de los agricultores es importante para las comunidades agrícolas de Etiopía. En este contexto, sería importante identificar dónde es que la producción agrícola y las políticas de precios, podrían tener un efecto negativo en el uso continuo de variedades tradicionales y locales. Al fin de la jornada, para seguir participando en la conservación de sus variedades, los propios agricultores deben sentir que hay ventajas en continuar con los cultivos tradicionales.
Apoyo

Otra gran estrategia que apoya un programa de conservación basado en los agricultores es la generación de incentivos de mercado o no, para cultivar las variedades de los agricultores. Aquí es crítico identificar los factores específicos que incrementan o limitan la continua utilización de las variedades de agricultores por parte de las comunidades agrícolas. Un componente clave es identificar los productos especiales para los consumidores que utilizan las variedades de los campesinos en el mercado local, nacional o internacional. En mercados urbanos de países industrialmente desarrollados hay mucho potencial para productos orgánicamente producidos, por ejemplo. Un interés cada vez mayor en los productos orgánicos puede dar oportunidades para la producción de variedades de los agricultores que contengan altas cantidades de un nutriente en especial o calidad culinaria, aún cuando los rendimientos fuesen bajos.

Un fuerte incentivo no relacionado con el mercado para que los agricultores colaboren con el Banco Comunal de Genes podría ser un paquete de capacitación avanzada y extensión incrementada para el agricultor conservador y los agricultores asociados. Los agentes de extensión y el agricultor conservador no solamente podrían seleccionar y almacenar semillas locales, sino que también trabajarían con los agricultores para mejorar la producción de cultivos. Se prevé una estrategia flexible que incluya tanto las técnicas mejoradas de producción de cultivos como también la conservación de variedades de cultivos locales. Los agentes de extensión y el agricultor "conservador" serán capaces de aconsejar a los agricultores sobre las ventajas de las diferentes variedades de cultivos y los lugares donde pueden tener mejor rendimiento. Además, podrían ayudar a que los agricultores incrementen su producción con mejores técnicas de manejo de cultivos, como medidas contra la erosión del suelo y el control de plagas. También pueden ayudar a incrementar el material incorporando genes requeridos. Se debería desarrollar material educativo que explique la importancia de los recursos de los cultivos etíopes.

La sostenibilidad de la conservación de variedades de agricultores en las fincas puede finalmente depender de la aceptación que estos productos tengan en los mercados locales y externos. Es poco probable que el mercado local sea lo suficientemente grande como para absorber la producción, y actualmente no es sensible a ese tipo de producto. Para apoyar su cultivo, el proyecto buscará identificar productos que se basen en las variedades de los agricultores y que puedan ser comercializados con valor agregado. Es posible que existan otros nichos de mercado para estas que estén necesitando de iniciativas especiales.

A pesar de los bajos rendimientos obtenidos, la experiencia indica que las comunidades agrícolas locales quieren continuar cultivando las variedades de los agricultores, debido a su rendimiento estable y a la calidad de las variedades tradicionales. Evidentemente, las comunidades aprecian el proyecto; sin embargo, es poco realista esperar que sea totalmente sostenible sólo después de cuatro años. Para lograr un impacto duradero, este tipo de proyecto necesitará ayuda internacional durante mucho tiempo. Mientras tanto, la comunidad internacional debería tomar consciencia del valor de las variedades de los agricultores para la seguridad alimentaria en el futuro y estar dispuesta a promocionar programas de conservación 'in situ'.

Esta contribución se basa en el proyecto "Enfoque dinámico de los agricultores para la conservación de los recursos fitogenéticos en Etiopía", apoyado por Global Environment Facility.
Abebe Demissie
Biodiversity Conservation and Research Institute, POB 30726, Addis Abeba,
Etiopía. Teléfono 00251-1-615607 o 612244. Fax 613722.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Tubérculos andinos: de la conservación a un uso sostenible


Franz Terrazas, Rolando Oros, Gonzalo Alfaro, Blasco Vera, Raúl Delgado y Graham Thiele

Candelaria, en Bolivia, es muy conocida por su producción de tubérculos (Cárdenas, 1989). Los campesinos cultivan variedades locales de cuatro diferentes especies de papas (Solanum andigena, S. xajanhuiri, S. stenotomum y S. phureja) y otros tubérculos como: oca (Oxalis tuberosa), olluco (Ullucus tuberosus) y mashua (Tropaeolum tuberosum). En el mercado local de Colomi se exhibe una extraordinaria y hermosa diversidad. Los tubérculos andinos están entre los llamados "cultivos perdidos de los Incas".

Los tubérculos andinos son parte de diferentes zonas ecológicas que se extienden desde el piso de los valles irrigados a 3.200 hasta los 3.900 msnm. Rotaciones y asociaciones con otros cultivos como habas (Vicia fava) o tarhui (Lupinus mutabilis) ayudan a reducir las plagas. Sin embargo, se ha perdido mucha diversidad debido a una mayor integración al mercado. Los agricultores de Candelaria y de otros lugares en Bolivia, concentran su producción en las pocas variedades de papas ampliamente aceptadas en el mercado. Las tendencias a los monocultivos y el mal uso de insumos agrícolas modernos han afectado la viabilidad del agroecosistema y han incrementado los daños por plagas.

La fundación para la Promoción e Investigación de Productos Andinos (PROINPA) es la guardiana de la colección de germoplasmas de tubérculos andinos bolivianos. Su enfoque ha cambiado de la conservación 'in situ' y resolver limitaciones específicas de producción, a promover el uso sostenible de los tubérculos andinos en el contexto de un complejo entorno social, económico, y político local.
Enfoque inicial

El trabajo con tubérculos andinos comenzó en 1993. Por medio de visitas a ferias agrícolas, mercados y reconocimiento de campo, se identificaron 21 zonas importantes de tubérculos andinos. Después de realizar visitas de seguimiento se decidió concentrar el trabajo de conservación 'in situ' en Candelaria, uno de los microcentros de diversidad más importantes.

Un inventario de los tubérculos en Candelaria condujo a la clasificación fenotípica de 22 variedades de Solanum andigena, 5 de S. stenotomum, 2 de S. xajanhuiri, 2 de S. phureja, 27 de oca (Oxalis tuberosa), 7 de olluco (Ullucus tuberosus) y 9 de mashua (Tropaeolum tuberosum). Se usó y sistematizó el conocimiento local de producción y uso.

Los agricultores clasifican a las variedades de oca según las aptitudes del suelo, la susceptibilidad a las plagas, por su calidad de producción y almacenamiento, sus propiedades culinarias y su adecuación al mercado. Es importante en la dieta local, pues se come de diferentes maneras entre los meses de mayo y diciembre. Es muy común que los tubérculos se dejen al sol durante varios días para reducir el contenido de ácido oxálico, y así, adquieren un sabor dulce. Luego se hierven con cáscara, se asan o se usan en estofados o para espesar sopas. Se han creado platos especiales para explotar las diferencias de sabor, textura, color y tiempo de cocción. En las noches frías, se dispone la oca 'lluch'u' en el piso y se deja helar, se pisa para extraer el agua, y se seca al sol para preparar chuño, que puede ser almacenado por meses o años. El chuño es molido hasta que se convierte en harina, que es usada en la preparación de pan, de buñuelos y como almidón para espesar sopas. La variedad 'Puka Kamusa' tiene usos medicinales. Otras variedades de papas andinas son igualmente versátiles.

El olluco se usa en sopas y en estofados, en la "Salsa Lisa" para ensaladas, y la mashua es buena para engordar cerdos y ocasionalmente, es usada como medicina.

Se hizo un estudio durante 2 años de la manera en que 12 familias usan y manejan los tubérculos andinos. En promedio, mantienen 8 variedades de oca, 2 de olluco, y 1 de mashua. Cada familia tenía entre 5 y 11 variedades locales. Entre todas las familias, mantenían 22 variedades locales, algunas de las cuales estaban ampliamente distribuidas.

Las variedades domesticadas manejadas por las familias variaban con el tiempo. Durante 2 temporadas agrícolas, 4 familias perdieron o eliminaron una o más variedades, y 5 familias introdujeron una nueva. Los campesinos tienen sus propias estrategias para manejar y reemplazar germoplasma. Plantan la misma variedad en diferentes nichos para reducir el riesgo de pérdidas y cuando las semillas se "cansan", son reemplazadas con semillas obtenidas de otros agricultores, preferentemente de fuera de su comunidad. Las semillas son obtenidas comprándolas, por trueque, o se pagan con trabajo. Este sistema de mosaico, dinámico, que abarca a las comunidades locales, asegura efectivamente que se mantengan los germoplasmas. Sin embargo, últimamente se han perdido algunas variedades como el olluco 'Llausa lisa' usado para preparar chuño.
Conservación 'in situ'

El principal apoyo de PROINPA a la conservación 'in situ' ha sido la organización de ferias anuales de biodiversidad. La primera fue llevada a cabo en Colomi en 1994, en cooperación con el gobierno local. A cada individuo o grupo participante se le dio un pequeño puesto de exhibición donde mostraban todas las variedades que usaban. Se otorgaron premios a los participantes que exhibían el mayor número de variedades y a aquellos que tenían más conocimientos. Una familia llevó 32 variedades de papas, 12 de oca, 2 de olluco y 6 de mashua. Se fomentó que los agricultores intercambiaran variedades. Un seguimiento de las seis familias que habían intercambiado variedades mostró que habían plantado 2 o 3 variedades nuevas. Las ferias ayudaron a que PROINPA descubra nuevas variedades locales y que se reúna con los agricultores que las manejan.
Limitaciones técnicas

Hasta hace poco, la investigación agrícola en Bolivia ha ignorado a los tubérculos andinos. Para complementar la conservación 'in situ', se identificaron, priorizaron e investigaron problemas específicos que tienen que enfrentar los campesinos. El olluco es atacado por la roya (Aecidium ulluci) una enfermedad que los agricultores llaman 'tojtu', un término también usado para describir el tizón de la papa. Para 1997, se había identificado el patógeno específico causante de la roya y se desarrolló una estrategia de control, que era eficiente pero que usaba productos químicos.

Los agricultores dicen que el gorgojo de la oca es un problema relativamente nuevo. También han reportado algunas variedades resistentes al gorgojo. Se ha estudiado la biología del insecto (Systena sp.), y en un ensayo de campo conducido por un investigador, se evaluaron 200 registros del banco nacional de germoplasma. Se encontraron 40 variedades resistentes a Systena sp. y dos de las registradas podían actuar como cultivos captadores de nemátodos.
Nuevo enfoque

Los agricultores han manejado germoplasmas durante miles de años, en condiciones complejas y cambiantes. Sin embargo, el término conservación no capta la dinámica de adopción y selección. Las intervenciones tecnológicas que tienen como meta llegar a problemas altamente específicos fuera del contexto del agroecosistema local, no permiten una utilización completa de la biodiversidad disponible. PROINPA ha tratado de desarrollar un enfoque alternativo, que promueva usos nuevos y sostenibles de la biodiversidad en Candelaria.

PROINPA se ha unido al Programa de Alimentos y Productos Nacionales (PAPN) de la Universidad San Simón, en Cochabamba, y al Instituto de Estudios Socioeconómicos (IESE) para conformar el Proyecto Integrado de Candelaria (PIC). El PAPN ya ha desarrollado y evaluado una gama de productos alimentarios derivados de tubérculos andinos y el IESE ha realizado estudios de mercado, de precios y de demanda. Dentro del PIC, se están desarrollando propuestas realistas, interdisciplinarias para usos sostenibles de la biodiversidad.
Uniendo a los agricultores y al PROINPA

Los agricultores reemplazan las semillas cuando éstas se "cansan". Los tubérculos de papa, la oca y olluco que se usan como semilla gradualmente se infectan con virus, lo que disminuye el rendimiento. PROINPA ha usado termoterapia de meristemas para producir semillas libres de virus en 24 variedades locales de papas y en dos variedades de oca y olluco de su colección de germoplasma. Ocho familias campesinas de Candelaria visitaron la estación experimental de PROINPA y seleccionaron 12 variedades. Se les dio 20 tubérculos de cada variedad y ahora están multiplicando las plantas para su propio uso. Se están haciendo planes para mejorar el acceso de los agricultores a los materiales de la colección de germoplasma.

La investigación de PROINPA en las fincas ha pasado de ser intervenciones de desarrollo que atacaban problemas específicos, a estudiar la interacción de las rotaciones, fertilidad y plagas. Se están examinando flujos de nutrientes en el suelo y el movimiento de las plagas entre los diferentes lugares; cuatro agricultores están tomando parte en un estudio sobre la manera en que se manejan los tubérculos andinos dentro de toda la finca en vez de en un sólo campo.
Mercados

Se debe combinar el acceso a germoplasmas de mejor calidad y la solución de problemas de producción con un enfoque de agroecosistema, identificando nuevos mercados para oca, olluco y mashua. Cuando los miembros del Proyecto PIC analizaban los puntos críticos del mercado, los agricultores explicaron el efecto dañino de las fluctuaciones de los precios. El olluco no tolera bien el almacenamiento, y por eso, debe ser comercializado inmediatamente después de la cosecha, cuando los precios están bajos. Los agricultores querían tomar ventaja de algunos de los precios "fuera de temporada". El PAPN y los agricultores llegaron a la conclusión que un mejor almacenamiento y hojuelas deshidratadas podían resolver el problema. El PAPN desarrolló y probó la tecnología de hojuelas y el nuevo producto piloto vendido en la tienda de la universidad, fue bien recibido por los consumidores. Los estudios de mercado revelaron una demanda potencial de 437 toneladas al año, que fácilmente absorbería la actual producción de Candelaria.

PROINPA ha ayudado a que los agricultores seleccionen y clasifiquen olluco y oca de la mejor calidad y el IESE ha vendido fácilmente bolsas de 100 Kg, de buena presentación, en los supermercados, donde los consumidores pagan varias veces el precio de mercado local por el producto a granel, no clasificado. El IESE también ha desarrollado nuevas recetas para oca, que no requieren exposición al sol y éstas se suministran con el producto envasado.

La mashua tiene rendimientos muy altos, de hasta 90 toneladas por hectárea. Siendo un cultivo rústico adaptado a los Andes, requiere pocos insumos. Los agricultores dan mashua cocida a sus cerdos y pueden reemplazar al maíz en alimentos balanceados para animales. La Universidad Privada Boliviana ha estimado que la demanda potencial de mashua como alimento balanceado es de 150.000 toneladas al año. PROINPA ha comenzado a estudiar rendimientos y a seleccionar variedades apropiadas. La Universidad Privada Boliviana está probando métodos de secado a gas para la producción de alimentos de animales y los resultados preliminares de los productores comerciales de cerdos sugieren que mashua es un eficiente sustituto. Ahora, el PAPN está investigando secadores solares artesanales para ser usados en las fincas.
Recuadro 1
Complementariedad y sostenibilidad de la conservación 'in situ' y 'ex situ'

A través de muchos y repetidos procesos de selección y producción de semillas, los agricultores han desarrollado y dado forma a variedades locales de cultivos. La ubicación de estos recursos genéticos 'in situ' es la finca del agricultor. Por esa razón, la conservación en finca de los recursos genéticos vegetales y animales es sinónimo de conservación 'in situ'. El mantenimiento de la diversidad genética en la finca o 'in situ' es una estrategia de conservación, complementaria a la conservación 'ex situ', en bancos de genes. La importancia crítica de la conservación 'in situ' está en el hecho de que el proceso de evolución puede continuar, mientras que la conservación 'ex situ' representa una situación "congelada y estática". Los conservasionistas aceptan el hecho de que no pueden preservar todo el material y genes 'ex situ' por la limitación de recursos y porque los materiales corren el riesgo de sufrir cortes de energía y regeneración retardada. Sin embargo, la conservación 'in situ' no es totalmente adecuada para el mantenimiento del material o de los genes (ver Sthapit y Jarvis, página 40). En primer lugar, porque los agricultores no pueden ni quieren continuar plantando una variedad o cultivo en particular, si es que tienen a mano variedades mejores. En segundo lugar, porque es posible que la composición genética de los materiales cambie cuando los agricultores usan otras prácticas de producción. Esto genera discusiones sobre si se debe alentar (o permitir) que los agricultores que mantienen sus variedades o las variedades locales, usen fertilizantes o plaguicidas. Desde el punto de vista de una conservación "pura", esto no es deseable. Por otro lado, no se puede obligar ni esperar que los agricultores cultiven sus variedades ni las locales de la manera tradicional, si no son compensados por los costos extra o por las pérdidas en el rendimiento.

En Etiopía, el banco de genes del Instituto de Conservación e Investigación de Biodiversidad (cuyas siglas son IBCR) ha adoptado un enfoque de compensaciones, por lo menos, a corto plazo. Algunas personas aducen que ésta no es una manera sostenible de mantener la conservación 'in situ', porque solamente hay compensaciones mientras dure el proyecto. Sin embargo, no hay alternativas fáciles. Si el banco de genes va a esperar que los políticos creen un ambiente socioeconómico que favorezca el uso de la diversidad genética local de parte de los agricultores, probablemente entonces ya se habrán perdido muchos genes porque los agricultores se vuelcan a materiales mejorados o abandonan sus fincas en busca de un mejor futuro.

La justificación para la conservación de los recursos genéticos 'in situ' y 'ex situ', es que los recursos serán usados por los agricultores directa o indirectamente. Ambos enfoques requieren apoyo de determinadas políticas. Una política que posibilite la creación de un marco referencial de regulación y de mercados de semillas puede contribuir significativamente al uso de la diversidad genética en las fincas (ver Demissie, página 30). Sin embargo, es esencial que se reconozca el valor y la complementariedad de la conservación 'in situ' y el papel que tienen los agricultores en la conservación de la diversidad genética.

Conny Almekinders y Abebe Demissie


Ampliando el programa

El proyecto PIC es básicamente una iniciativa de investigación. Para llegar a más agricultores y tener un mayor impacto en la biodiversidad, se debe trabajar con otras instituciones, incluyendo a las agencias gubernamentales responsables del desarrollo rural. Los miembros del proyecto PIC han ayudado a la municipalidad de Colomi a organizar un taller agrícola donde ONGs, instituciones locales, el sector privado de procesadores de alimentos y los grupos de agricultores pueden analizar los problemas asociados con los principales cultivos y explorar soluciones. En una votación, los cultivos de papa fueron catalogados como los más importantes; la oca y el olluco ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente. Cuatro instituciones que participaron en el taller están trabajando con tubérculos andinos. Ya que también trabajan con otros cultivos y con ganaderìa, con una buena coordinación se puede implementar un enfoque de agroecosistemas. PROINPA espera que el taller evolucione hacia un foro local para el desarrollo agrícola, capaz de promocionar un uso sostenible de la biodiversidad.

Franz Terrazas y Rolando Oros, Fundación PROINPA, Casilla 4285, Cochabamba, Bolivia. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Gonzalo Alfaro, Programa de Alimentos y Productos Naturales (PAPN), Casilla 353, Cochabamba, Bolivia.

Raúl Delgado, Instituto de Estudios Socioeconómicos (IESE), Cochabamba, Bolivia.

Graham Thiele, Proyecto Papa Andina, Centro Internacional de la Papa, Cochabamba, Bolivia.
Referencias

Cárdenas, M. 1989. Manual de plantas económicas de Bolivia. Segunda edición, La Paz, Amigos del Libro.

National Research Council. 1989. Lost crops of the Incas: little known plants of the Andes with promise for world-wide cultivation. Washington, D.C., National Academic Press.


 

Fitomejoramiento participativo descentralizado


Salvatore Ceccarelli y Stefania Grando
Un problema fundamental en el mejoramiento de plantas es la relación entre el ambiente de selección y el ambiente de destino. Una selección directa en el ambiente de destino siempre es la más efectiva. Cuanto más diferente sea el ambiente de selección del de destino, menor será la eficiencia de la selección.

Por eso, no llama la atención que el fitomejoramiento haya tenido más éxito en ambientes muy similares a aquellos donde generalmente se hace la mayor parte de la selección: las estaciones de investigación donde se acostumbra a hacer crecer los materiales de siembra en óptimas condiciones. Los fitomejoradores han tenido considerables éxitos en entornos favorables, pero con frecuencia, al atacar los problemas de agricultores pobres que viven en entornos poco favorables, simplemente proyectan las mismas metodologías y filosofías para entornos favorables que tienen un alto potencial. Al hacerlo, no consideran las limitaciones asociadas con la gran interacción entre Genotipo y Ambiente (GA). Los fitomejoradores consideran que las interacciones GA son, entre otros, los principales factores que limitan la respuesta a la selección y, en general, la eficiencia de los programas de fitomejoramiento. Cuando el ambiente en que se realiza la selección es muy distinto del ambiente de destino, por lo general, las interacciones GA se vuelven muy importantes.

Los fitomejoradores distinguen dos tipos de interacciones: el primer tipo cambia el rango de genotipos en el mismo lugar después de un tiempo, causando una gran variabilidad "temporal". El segundo tipo, consistentemente cambia el orden de genotipos entre diferentes ambientes de destino, causando variabilidad "espacial" o "geográfica". Los agricultores tienen más interés en evitar o reducir la variabilidad temporal, mientras que la mayoría de fitomejoradores (y las compañías de semilla) se preocupan más en evitar la variabilidad geográfica.

En el caso de la variabilidad temporal, el objetivo debería ser evitar la interacción GA, estabilizando los rendimientos de los cultivos. Una manera de lograr esto es cultivando poblaciones heterogéneas (genéticamente similares a las antiguas variedades locales) y no cultivares uniformes como por ejemplo líneas puras o híbridos, o cultivando diferentes variedades en el mismo lugar.
Selección descentralizada

En el caso de la variabilidad geográfica, el objetivo debería ser explotar las interacciones GA mejorando la adaptación específica dentro de los ambientes de destino. Esto se puede lograr seleccionando directamente en los ambientes de destino: "selección descentralizada". En esos casos, el programa de fitomejoramiento tiene varios lugares de selección, y cada lugar representa un tipo distinto de ambiente de destino. Cuando se basa en el rendimiento dentro de cada ambiente de destino y no en el rendimiento promedio en todos los lugares y de todos los años, la selección descentralizada se convierte en una selección de adaptaciones específicas.

Esta estrategia tiene dos consecuencias importantes. Primero, los cultivos y cultivares se adaptan al ambiente biofísico y socioeconómico. En segundo lugar, se reafirma la importancia de variedades locales domesticadas para el fitomejoramiento. Estos viejos cultivares generalmente no rinden bien en condiciones de altos insumos establecidas en las estaciones de investigación, pero son muy difíciles de superar en condiciones marginales, de bajos insumos (Ceccarelli, 1994).

Aunque la selección descentralizada es una metodología poderosa para adaptar los cultivos al ambiente físico, el fitomejoramiento de cultivos basado en una selección descentralizada puede seguir errando sus objetivos si es que no considera las preferencias y el conocimiento que tienen los agricultores de los cultivos y del medio ambiente. A no ser que se haga de modo participativo, ese fitomejoramiento puede fracasar en la adaptación de cultivos a las necesidades y usos específicos de las comunidades agrícolas.

En las primeras etapas del fitomejoramiento, los fitomejoradores crean una gran variabilidad genética. Por consiguiente, se deben incluir las percepciones que tienen los agricultores sobre sus propias necesidades y sus
conocimientos de los cultivos. De esta manera, es posible explotar al máximo el potencial provecho del fitomejoramiento para una adaptación específica a través de la selección descentralizada. La participación de los agricultores en las etapas iniciales de la selección, ofrece una solución al problema tanto de adecuar el cultivo a muchos ambientes, como a las diferentes preferencias de los usuarios (Ceccarelli et al., 1996; Kornegay et al., 1996).

La aceptación de la selección descentralizada como una estrategia de fitomejoramiento, conduce casi inevitablemente a la aceptación de la participación de los agricultores, como una necesidad táctica. Hay buenas razones para la participación de los agricultores en el aumento de la eficiencia y la efectividad de un programa de fitomejoramiento, aún cuando con frecuencia todavía se defiende esta participación sólo por razones de equidad.
Proyecto de selección de variedades de cebada

El objetivo de este proyecto de fitomejoramiento participativo conducido en Siria es probar una manera alternativa de producir variedades mejoradas de cultivos, tales como la cebada, para entornos marginales. El proyecto opera en 9 aldeas seleccionadas por representar variaciones en la precipitación anual (de 200 - 250 mm), tipos de suelo, prácticas de manejo, tamaños de finca, tipos de propiedad del ganado y el nivel de educación formal de los agricultores.

El área muestra una gama de condiciones agroecológicas que difieren desde ambientes con un alto potencial para la producción de cereales a lugares de baja producción. La cebada es el principal cereal de invierno y en Siria, el principal alimento para ovinos. Se planta en otoño, generalmente después de las primeras lluvias (mediados de octubre hasta mediados de diciembre) y se cosecha de mayo a junio. Cubre más de 2 millones de hectáreas, y se usan poco las variedades modernas o mejoradas. Hacia el lado más húmedo del espectro y en suelos fértiles, los agricultores pueden obtener hasta 5 toneladas/hectárea de grano, en una buena temporada, usando fertilizantes. En condiciones muy secas, donde por lo general los suelos son muy pobres y los niveles de insumos bajos, los rendimientos de grano sólo alcanzan 1,5 toneladas/hectárea. El promedio nacional en Siria para los rendimientos de grano de cebada se ha estancado en un punto bajo: 0,65 toneladas / hectárea.

En Siria predominan las variedades locales (cubren el 99% del área). Son exclusivamente del tipo de dos hileras, y se conocen como 'Arabi Abiad' ("de semillas blancas"), comunes en entornos ligeramente mejores (con 250-350 mm de precipitación) o 'Arabi Aswab' ("de semillas negras"), común en medios ambientes más rudos (con menos de 250mm de lluvias). Existe una considerable heterogeneidad genotípica y fenotípica tanto entre las variedades locales recolectadas de diferentes campos de agricultores (aún cuando son designadas con el mismo nombre), y entre plantas individuales dentro del mismo campo del agricultor. Los agricultores de las áreas secas consideran que la calidad del grano y de la papa de la variedad semilla-negra es mejor.
Metodología

En 1997, en cada aldea se plantaron 208 líneas de cebada en el campo de un agricultor. Las líneas fueron muestras al azar de aquellas que representaban las primeras etapas del proceso de fitomejoramiento (normalmente plantadas solamente en la estación de investigación). Las líneas representaban diferentes tipos de germoplasma, tales como de dos hileras y de seis hileras, variedades modernas y variedades tradicionales, líneas uniformes y poblaciones que se estaban segregando (heterogéneas), y de semillas negras y blancas. Las líneas también fueron plantadas en dos estaciones de investigación, representando un entorno favorable y otro desfavorable, respectivamente.

Los agricultores anfitriones llevaron a cabo la selección junto con un fitomejorador de la Dirección de Agricultura e Investigación Científica de Siria. Cada agricultor y el fitomejorador también seleccionaron en las dos estaciones de investigación. En 5 de las 9 aldeas, se llevaron a cabo sesiones de selección en grupo en las cuales unos 9 agricultores clasificaron cada parcela e indicaron las razones para seleccionarla o rechazarla. De esta manera, el proyecto comparó las siguientes cuatro estrategias de selección:

• Por agricultores en sus propios campos (selección participativa descentralizada).

• Por agricultores en la estación de investigación (selección participativa centralizada).

• Por el fitomejorador en los campos de los agricultores (selección descentralizada, no participativa).
• Por el fitomejorador en la estación de investigación (selección centralizada, no participativa).

En el segundo año (1998), cada uno de los 9 agricultores participantes plantó las líneas seleccionadas siguiendo cuatro estrategias, y se llevó a cabo un segundo ciclo de selección siguiendo los procedimientos de 1997. Esto se está repitiendo en 1999.
Resultados

Los hallazgos más importantes son los siguientes (Ceccarelli et al., en prensa):

•En el primer año, los agricultores seleccionaron en sus propios campos, una décima parte del número de registros seleccionados por el fitomejorador. En la estación, los agricultores seleccionaron en promedio, cerca de la mitad del número de las líneas seleccionadas por el fitomejorador. La selección de los agricultores se basó solamente en el rendimiento de las líneas en sus respectivos campos: no usaron sus observaciones en la estación. La selección de los fitomejoradores se basó en el rendimiento de las líneas en todos los 11 ambientes. Eventualmente, se seleccionaron 2 grupos de registros, uno para las áreas de mucha precipitación y otro para las de menos.

•En sitios secos, se seleccionaron variedades locales con más frecuencia y más cultivares modernos en los lugares húmedos.

•Hubo más diversidad entre las selecciones de los agricultores en sus propios campos que entre las selecciones de los agricultores en las estaciones de investigación.

•El tamaño del germen, el rendimiento en grano y la biomasa total fueron las características que los fitomejoradores y los agricultores seleccionaron con más frecuencia.

•En sus propios campos, la mayoría de los agricultores fueron ligeramente más eficientes que el fitomejorador para identificar los registros de rendimiento más altos.

•Hubo cambios significativos en las preferencias de selección (tanto de los agricultores como de los fitomejoradores) con dos rotaciones diferentes, indicando la importante ventaja (aunque no planificada) de descentralizar el mejoramiento, es decir, la posibilidad de adaptar el material de mejoramiento a los cambios que ocurren en los sistemas agrícolas y prácticas agronómicas de los ambientes de destino.
Impacto

Los agricultores adquirieron la habilidad para conducir los ensayos sin supervisión, y pudieron formular sugerencias sobre posibles progenitores para los cruces. Pudieron explicar el proyecto a otros agricultores. Los agricultores comenzaron a darse cuenta que podían haber muchos tipos diferentes de cebada. Mostramos a los agricultores cómo se hacían los cruces, y los diferentes tipos de cebada generados con un solo cruce. En una de las aldeas, la esposa de un agricultor súbitamente se sentó en el mismo recinto que nosotros, los "foráneos", y tomó parte en la discusión. Ese cambio obviamente facilita encontrar las preferencias de las mujeres, que de otra forma se hubieran visto "filtradas" por los hombres. Estas reacciones pueden parecer pequeñas, pero indican que este enfoque puede tener un importante impacto en la adopción de la variedad, en la creación de habilidades, en una mayor participación de las mujeres, y en la capacidad de los agricultores para reorientar el mejoramiento de las plantas y dar forma a la investigación agrícola para que satisfaga sus necesidades.
Incremento del trabajo

Los científicos extranjeros que visitaron ICARDA se interesaron en desarrollar actividades similares en sus países. Como resultado de esto, ahora hay proyectos participativos de mejoramiento de cebada en Túnez, Marruecos, Yemen, Etiopía, y Eritrea, y otros están siendo desarrollados en Jordania y en Egipto.
Conclusión

Los programas de mejoramiento de plantas pueden ser organizados para que los agricultores se conviertan en importantes actores en la selección, comprobación y multiplicación de nuevos cultivares. El fitomejoramiento participativo reconoce que son los agricultores los que finalmente deciden adoptar o no una nueva variedad y reduce la probabilidad de desarrollar cultivares que no van a ser aceptados por los agricultores. El fitomejoramiento participativo podría ser el único tipo de mejoramiento para cultivos que crecen en las regiones remotas, para cultivos que requieren una alto nivel de diversidad dentro de la misma finca, o para aquellos considerados cultivos menores y por eso, dejados de lado en el mejoramiento formal.

Sin embargo, se deben hacer varias consideraciones. En primer lugar , un obstáculo importante para el fitomejoramiento participativo pareciera ser la negativa de los fitomejoradores en compartir con otros la paternidad de las nuevas variedades. En segundo lugar, un paso crítico en la investigación participativa parece ser el primer contacto con los agricultores durante el cual los científicos deberían poder establecer una relación donde las dos partes tienen la misma importancia. En tercer lugar, el fitomejoramiento participativo mejora con el tiempo, a medida que los científicos y los agricultores comienzan a comprender las habilidades de unos y otros, sus intereses, motivaciones, problemas y limitaciones. Una mayor consciencia de lo que los fitomejoradores pueden hacer por ellos, inevitablemente hará que los agricultores demanden más de los programas formales de fitomejoramiento.

Salvatore Ceccarelli y Stefania Grando
International Center for Agricultural Research in the Dry Areas (ICARDA), P.O. Box 5466, Aleppo (Siria)

Referencias

Ceccarelli, S. 1994. Specific adaptation and breeding for marginal conditions. Euphytica 77: 205-219.

Ceccarelli, S., S. Grando y R.H. Booth. 1996. International breeding programmes and resource-poor farmers: crop improvement in difficult environments. En Eyzaguirre, P. y M. Iwanaga (editores). Participatory plant breeding, p. 99-116. Proceeding of a workshop on participatory plant breeding, 26 - 29 de julio, 1995. Wageningen, Holanda. IPGRI, Roma, Italia.

Ceccarelli, S. et al. 1999. A methodological study on participatory barley breeding 1. Selection phase. Euphytica (en prensa).

Kornegay, J., J.A. Beltran y J. Ashby. 1996. Farmer selection within segregating populations of common bean in Colombia: crop improvement in difficult environments. En Eyzaguirre, P. y M. Iwanaga (editores). Participatory plant breeding, p. 151-159. Proceeding of a workshop on participatory plant breeding, 26 - 29 de julio, 1995. Wageningen, Holanda. IPGRI, Roma, Italia.


Primeros intentos para estimular flujos de semillas en Cuba


Humberto Ríos Labrada y Julia Wright

Desde la desintegración de la URSS en 1989, el sector agrícola cubano ha tenido que enfrentar drásticas reducciones de apoyo en insumos y comercio, cambiando gradualmente hacia formas de producción más auto suficientes y racionales. Como respuesta a este reto, han aparecido muchas transformaciones notables, técnicas y sociales. En la década de 1980, Cuba había llevado a cabo el 87% de su comercio exterior a precios preferenciales, había importado el 95% de sus requerimientos de fertilizantes y herbicidas, y poseía un tractor para cada 125 hectáreas de tierra trabajada. Después del colapso del bloque socialista, la capacidad de importaciones se redujo de US$8.100 millones en 1989 a US$1.700 millones en 1993. Esto afectó mucho la capacidad del país para comprar insumos agrícolas. Afortunadamente, desde inicios de la década de 1970, los institutos de investigación cubanos estaban familiarizados con el concepto de bajos insumos y de sustitutos de insumos, y pronto tomaron medidas para desarrollar y difundir alternativas para la fertilización y el control de plagas.

Sin embargo, el sector de fitomejoramiento ha sido más lento en adaptarse porque en él marco de la jerarquización existente ("arriba - abajo"), la solución no es tan simple como una sustitución tecnológica. El sistema industrializado había fomentado un marco genético de cultivos que era vulnerable, debido a una biodiversidad muy baja. Este entorno homogéneo, que había sido mantenido gracias a un alto uso de insumos, ahora no podía sostener las mismas variedades de cultivos. El sistema nacional de suministro de semillas necesitaba ampliarse urgentemente, pero no tenía los recursos financieros para hacerlo. Desde 1989 hasta ahora, la capacidad de producción de semillas de maíz y frijol ha decaído en 50%.

El sector de semillas y fitomejoramiento continúa operando casi completamente dentro del sistema de planificación estatal centralizado, que no responde con comodidad a la realidad rural. Hoy, las estrategias de fitomejoramiento toman en consideración atributos indirectos de rendimiento y variabilidad regional, pero aún debe priorizarse en el ámbito institucional el mejoramiento de semillas para condiciones reales de bajos insumos externos. Hay necesidad de complementar con un enfoque más informal, la actual dependencia en el sistema de suministro de semillas.

La falta de semillas apropiadas ha significado que el sistema informal de semillas, operado directamente por y para los agricultores, continúe existiendo, aunque debilitado por la situación de dependencia creada antes de 1989. Tradicionalmente se mantiene una amplia variabilidad, que se adapta en pequeñas parcelas, donde los agricultores conservan 'en vivo' aquellas plantas consideradas útiles para las familias. En muchas partes del país la producción de semillas de los alimentos básicos de la dieta cubana, ha continuado vigente a través del sistema informal. Estos recursos genéticos han sido la base para que los fitomejoradores seleccionen genotipos comerciales. Sin embargo, se ha dado muy poca atención a este sistema informal de manejo de semillas en Cuba, y la variabilidad genética ha sido muy erosionada.

Algunos fitomejoradores abiertos a conceptos y desarrollos contemporáneos, han comenzado una búsqueda de enfoques alternativos. En el este de Cuba se ha establecido un proyecto de fitomejoramiento que enfatiza enfoques participativos. Una iniciativa independiente de un fitomejorador disidente en la provincia de La Habana adoptó conceptos similares y comenzó a desarrollar el proyecto en el cual se basa este artículo.

Este fitomejorador observó notables diferencias en los rendimientos de cultivos de las diversas provincias, que se relacionaban con diferencias en técnicas de manejo, apoyo y condiciones agroambientales locales. La hipótesis era que rendimientos altos y estables necesitan alta diversidad genética dentro de un cultivo. Los flujos de semillas ayudan a fomentar esta diversidad, en particular, flujos provenientes de regiones de gran variabilidad de recursos genéticos hacia aquellas donde hay poca disponibilidad de ellos. La naturaleza aislada de muchas de estas regiones de altos recursos genéticos las ha protegido de los programas de extensión del sector formal de semillas, pero también ha impedido el flujo de redes informales de semillas entre comunidades distantes.
Fitomejoramiento participativo en INCA

La meta del proyecto es diversificar y mejorar la estructura varietal de los cultivos de maíz y de frijoles comunes, para condiciones de bajos insumos. Antes de comenzar el Proyecto de Fitomejoramiento Participativo (FMP), el Departamento de Fitomejoramiento del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) organizó un taller y una feria de semillas, en colaboración con la entonces Asociación Cubana de Agricultura Orgánica (OCAO). En abril de 1999 se llevó a cabo el taller de dos días, en el instituto de investigación de INCA. Concentrándose en maíz, los investigadores esperaban identificar las necesidades varietales de un grupo pre-identificado de pequeños productores, presentar una diversidad de variedades, alentar a que los participantes seleccionaran aquellas variedades que eran apropiadas para sus condiciones locales, y distribuir semillas para que los agricultores experimentaran y las multiplicaran. La función de la feria de semillas fue facilitar el flujo de semillas del instituto de investigación al agricultor, en vez de que se haga entre agricultores. Todos los agricultores invitados vinieron de la Provincia de La Habana, y el grupo central provino de tres cooperativas agrícolas que participaban en un programa vigente que desarrollaba fincas piloto agroecológicas. Los agricultores de las fincas piloto estaban relativamente acostumbrados a la interacción e intervención en investigación.

La provincia de La Habana se caracteriza por un entorno relativamente homogéneo. En las últimas décadas los sistemas de producción habían dependido de altos niveles de insumos y todavía dependen del sector formal de suministro de semillas. En este momento, hay poca diversidad genética. El material alternativo de semillas tendría que provenir de la vecina pero remota provincia de Pinar del Río. Esta provincia se caracteriza por sistemas de bajos niveles de insumos externos con altos recursos genéticos vegetales e independencia del sector formal. Los agricultores mantienen líneas que se introdujeron en la región hace más de 15 años, pero muchos reportaron que periódicamente habían "refrescado" sus semillas introduciendo las características deseadas de otras fuentes. Muchos agricultores cultivaban tan cerca unos de otros, que fácilmente ocurría la polinización cruzada natural. El intercambio de maíz entre los agricultores era práctica común, particularmente entre las fincas de los lugares altos y más secos, donde había dos cultivos al año, y las fincas en las partes bajas, más húmedas.
Preparación y métodos

Algunos meses antes del taller, dos fitomejoradores emprendieron misiones de recolección de semillas de maíz en una comunidad agrícola en la provincia de Pinar del Río. Seleccionaron resistencia en condiciones de bajos insumos y recolectaron 66 variedades locales, incluyendo algunas de las comunidades señaladas de la provincia de La Habana. Se añadieron además, 4 variedades comerciales de los institutos de investigación. Todas fueron plantadas en diciembre, en una parcela experimental en el instituto de investigación. Cada una de las 70 líneas fue sembrada en 3 hileras, y se sembraron franjas anchas en los bordes con una mezcla de líneas diferentes. Debido a la falta de recursos financieros, la parcela experimental solamente recibió un riego y ningún insumo como fertilizante o para el control de plagas.

Asistieron al taller dieciocho agricultores, fitomejoradores de maíz del sector formal, científicos sociales de otros institutos de investigación, y representantes de la Asociación Nacional de Pequeños agricultores y de la ACAO. Se dividió a los participantes en 4 grupos para que identificaran y clasificaran los problemas asociados con el manejo y uso de semillas. Los agricultores elaboraron una lista de problemas y clasificaron los 6 factores más críticos. Después de esto, se les pidió nombrar los 5 cultivos más afectados por estos problemas.

En el segundo día del taller, se llevó a los agricultores a que inspeccionaran la parcela experimental de maíz y que examinaran las mazorcas de todas las líneas de maíz en esa parcela, para que eligieran las 5 líneas preferidas. Después, las semillas de esas líneas se repartirían entre los agricultores para que las investigaran. Se usaron breves cuestionarios para recolectar información sobre la evaluación de cada línea elegida por los agricultores, y se discutieron los resultados.

Cuadro 1. Criterios de selección para las variedades de maíz, aceptados como importantes para los agricultores participantes


Los principales problemas asociados con el manejo y uso de semillas fueron identificados como la calidad de las semillas, la disponibilidad de semillas, y la incidencia de plagas y enfermedades. Se consideró que la posibilidad de tener capacitación y extensión, el intercambiar semillas, y conseguir insumos no eran problema. En el campo, los agricultores rápidamente seleccionaron entre la gran cantidad de líneas que se les ofrecía. Mostraron una preferencia inmediata por las muestras de las variedades mixtas en los márgenes, ya que se apreciaba que respondían mejor en condiciones de bajos insumos que las hileras de una sola variedad. La importancia de cada uno de los criterios de selección se muestra en el Cuadro 1.

En la selección, el 80% de los agricultores identificaron diferentes criterios de preferencia para cada una de las cinco líneas que habían seleccionado. Fue muy popular una cepa domesticada proveniente de la provincia de Pinar del Río. Las variedades locales de la provincia de Pinar del Río mostraron mejor rendimiento que las de la provincia de La Habana.
Nuevas luces

Selección participativa de variedades en el campo.

Los mejores resultados observados de la siembra de variedades mixtas, hizo que los investigadores concluyeran que tenían que solucionar ciertas contradicciones sobre el mantenimiento de las variedades en estricto aislamiento, tal como lo sostenía el sistema formal. Se hizo evidente que los agricultores no solamente veían el rendimiento sino que también valoraban algunos aspectos de la planta, tales como altura, tamaño del tallo, número de mazorcas, y número y posición de las hojas. Esto indicaba que se podían diseñar más estrategias alternativas para los cruces. Los criterios de selección elegidos para las variedades de maíz mostraron que los agricultores, en general, no guardan semillas. En realidad, durante las discusiones, muchos de los agricultores preguntaron cómo se guardaban las semillas. Si es que los agricultores comienzan a guardar semillas, podrían haber otras opciones.

Los agricultores también usaron diferentes criterios individuales de selección para elegir cada variedad. Para los investigadores, esto resalta el hecho de que aún en áreas relativamente más homogéneas como la provincia de La Habana, el enfoque de fitomejoramiento participativo favorece un incremento de la diversidad.
Reacción positiva

En general, la acogida que tuvo en este nuevo enfoque participativo fue positiva, ya que los agricultores estaban acostumbrados a un estilo gerencial más jerárquico. Rápida y fácilmente, ellos pudieron seleccionar entre 70 líneas mostradas, y se les ofreció una gama muy amplia de semillas de nuevas líneas.

Los fitomejoradores que participaron sintieron que este taller les habían hecho ver la necesidad de adoptar un nuevo concepto en el manejo de semillas para mejorar los rendimientos y la calidad de las mazorcas de plantas cultivadas en condiciones de bajos insumos. El estimular el flujo de la variabilidad de los recursos genéticos ha mostrado el potencial disponible para incrementar los rendimientos en las parcelas de ensayo y para la aceptación de los agricultores. Es más, concluyeron que el fitomejoramiento participativo, usualmente asociado con entornos más marginales, también podía ser una herramienta importante en condiciones más homogéneas. En Cuba, las instituciones gubernamentales parecieran estar dispuestas a aceptar un sistema informal de semillas, pero es posible que los fitomejoradores clásicos necesiten argumentos más convincentes.

Humberto Ríos Labrada, Departamento de Fitomejoramiento, Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA), Gaveta Postal 1, San José de las Lajas, CP 32700 La Habana, Cuba. Teléfono 53 64 63867.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Julia Wright, Group Communication & Innovation Studies, Wageningen Agricultural University, Hollandseweg 1, 6706 KN Wageningen, Holanda. Teléfono 31 317 483910.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Fitomejoramiento participativo y conservación en - finca


B.r. Sthapit y D. Jarvis
Las variedades locales son desarrolladas por los agricultores durante muchas generaciones de selección, sin intervención de un fitomejoramiento formal. Numerosas variedades locales proporcionan seguridad alimentaria a mucha gente en los países en desarrollo y también actúan como principal fuente de material genético para las variedades modernas. El uso de variedades locales contribuye a estabilizar la producción de alimentos e ingresos, especialmente en entornos marginales donde el impacto de las variedades modernas es limitado. Por eso, la Convención de Biodiversidad (CBD) ha reconocido el mantenimiento continuo de variedades tradicionales \'in situ\' como un componente esencial para el desarrollo de agricultura sostenible.

En 1995, el Instituto Internacional de Recursos Genéticos de Plantas (con las siglas IPGRI en inglés) junto con socios en nueve países, comenzó a explorar el potencial de conservación en - finca como parte de un proyecto global. La conservación \'in situ\' es el mantenimiento de poblaciones de especies en sus hábitats naturales, ya sea como comunidades de plantas no cultivadas o en los campos de los agricultores, como parte de agroecosistemas existentes (Jarvis et al., 1997). El proyecto intenta desarrollar nuevos conocimientos sobre cómo es la mejor manera de llevar a cabo la conservación en - finca. Esto incluye un análisis de las formas en que se pueden desarrollar asociaciones sostenibles entre el sector formal y el informal.
Comprendiendo la situación

La conservación en las fincas es un proceso que genera diversidad. Comprende cuatro pasos distintos:

• flujo de genes de plantas silvestres a cultivos o flujo de semillas a través del intercambio de semillas;

• selección de variedades hecha por humanos;

• selección natural de variedades adaptadas a las condiciones locales;

• métodos de almacenamiento de semillas para evaluarlas después de la cosecha, y selección de semillas para la siguiente temporada de siembra.

Los sistemas tradicionales de abastecimiento de semillas son fuente importante de diversidad. La mayoría de los agricultores obtienen semillas de nuevas variedades de fuentes informales, generalmente dentro de su propia comunidad. Hay ejemplos de nuevas variedades muy difundidas que nunca fueron lanzadas oficialmente. Esto indica la importancia de los mecanismos de intercambio de semillas de agricultor a agricultor. Las personas que emigran, las que se casan fuera de la comunidad y las oportunidades de trabajo afuera juegan un papel importante en este intercambio de semillas, especialmente cuando se hace a grandes distancias, entre áreas aisladas por barreras geográficas o culturales. El intercambio de semillas, la introducción de nueva diversidad de los sistemas informales y las ferias de semillas incrementan el flujo de genes en las aldeas y satisfacen las necesidades inmediatas de los agricultores.

El flujo de genes a través del intercambio de semillas entre los sectores formales e informales, y a través de comerciantes locales de semillas, resulta en un sistema dinámico de abastecimiento de semillas. El número de variedades locales, variedades de los agricultores y variedades exóticas cultivadas en una determinada localidad, sus diferencias genéticas y el área que ocupan en el tiempo son factores importantes para una agricultura sostenible. La estabilidad de los rendimientos es un objetivo importante para los agricultores y un indicador de desarrollo agrícola sostenible. La estabilidad del rendimiento se asocia con la diversidad genética, porque actúa como amortiguador contra el estrés biótico. Un fitomejoramiento participativo crea nueva diversidad y da la oportunidad de transferir nuevas habilidades y conocimientos de mejoramiento, reforzando así, la conservación en la finca (Recuadro 1).

Cuadro 1. Función del agricultor y del fitomejorador durante un proceso de FMP




Amenazas

Los agricultores continuarán manteniendo variedades locales mientras les proporcionen beneficios, pero pueden elegir reemplazarlas con variedades modernas por alguna de las siguientes razones:

• mal rendimiento de las variedades tradicionales locales;

• falta de mercado para las variedades locales;

• susceptibilidad a enfermedades y a plagas;

• tasas de retorno económico pobres;

• características no deseadas, tales como el sabor;

• acceso a semillas de variedades modernas, a insumos y facilidades de crédito, y a apoyo técnico.

Necesitamos saber por qué los agricultores cultivan sus variedades locales y dónde y cómo las mantienen y usan. La Figura 1 muestra que los agricultores buscan nuevas semillas cuando sus variedades no rinden bien. Para que un agricultor mantenga y use variedades locales, los recursos genéticos de los cultivos deberán:

• competir con otras opciones disponibles para el agricultor; y

• proporcionar seguridad y posibilitar que el agricultor incremente sus ingresos.

Fitomejoramiento participativo (FMP)

Cuando en una etapa temprana de selección se cruzan variedades locales y variedades modernas, y hay una selección máxima de los agricultores que cultivan en las condiciones a las cuales está orientada la selección, entonces la estrategia de mejoramiento se parece mucho con la conservación genética \'in situ\' de las variedades locales (Witcombe et al., 1996). Un enfoque de FMP usando variedades locales como la fuente de material genético para el mejoramiento de cultivos, simboliza un equilibrio entre los dos objetivos: el de mantener diversidad genética \'in situ\' y el de mejorar la variedad según las necesidades de los agricultores.

El Cuadro 1 ilustra cuatro pasos fundamentales y los roles de los agricultores y fitomejoradores en el proceso de FMP. Este proceso ha sido documentado como un resultado de la interacción entre agricultores e investigadores en Nepal, y está siendo comprobado en el área del proyecto. El nivel de participación puede variar según la experiencia, habilidad, y capacidad de los miembros participantes. Cuando la Selección Participativa de Variedades (SPV) ha fracasado en identificar alguna variedad adecuada o si se ha identificado un nuevo problema en un cultivar, se necesita usar el FMP. Los ciclos de SPV y FMP se entrecruzan, pero tienen sus propios procesos diferentes.
Fortaleciendo la conservación en las fincas

¿Es que el FMP crea y conserva in situ la diversidad genética? ¿Incrementa el FMP los beneficios para los agricultores? ¿Cuál es el incentivo para que los agricultores colaboren con las actividades de FMP y de conservación en - finca? Si se da valor agregado a una variedad local en particular, ¿resultará en la difusión de esa variedad en detrimento de otras variedades en el sistema? Algunas de estas preguntas técnicas serán tratadas en el proyecto global de IPGRI en seis países.

Actualmente, la conservación en - finca está bajo el control de la comunidad agrícola. Si se refuerza la capacidad de los agricultores y de las organizaciones locales, se incrementará la conservación de los recursos genéticos en - finca, mejorando así los medios de vida de los agricultores. La conservación en - finca podrá ser reforzada a través de actividades en la comunidad agrícola, tales como ferias de diversidad, bancos comunales de semillas y FMP en las organizaciones de base (Figura 2). Sin embargo, se requiere más colaboración entre el sector formal de instituciones de recursos genéticos de plantas y los sectores informales, incluyendo organizaciones comunales (OCs). Por lo general, los fitomejoradores han subestimado, o ignorado, la habilidad de los agricultores y su conocimiento sobre el mejoramiento. Los agricultores, al igual que los fitomejoradores, tienen sus propios criterios de selección para evaluar nuevos cultivares.

La participación de la comunidad en el FMP en las aldeas ha dado poder a los agricultores. Los agricultores que participan en el FMP se benefician porque tienen acceso temprano a nuevos materiales, son reconocidos por la comunidad y aprenden nuevas técnicas de selección. En Nepal, los agricultores que participan en FMP han tenido éxito en vender las semillas de las nuevas variedades a precios más altos que los de las variedades locales (Sthapit et al., 1996). Los productos del FMP todavía están bajo el control del sistema informal de semillas. Aunque el proyecto no pretende dar recompensas directas a los agricultores, es importante que la inversión global y nacional en el bienestar de los agricultores sea vista como una compensación indirecta por el reconocimiento de su papel en la conservación en - finca. Este tipo de compensación indirecta puede llegar a más agricultores y por eso, podría ser más equitativa que un sistema de pagos a algunos agricultores. Por eso, el FMP puede incrementar la participación de la comunidad en el manejo de los recursos genéticos locales, haciendo buen uso de los conocimientos y habilidades de los agricultores para el mejoramiento de los cultivos.

Cuadro 1
Mejoramiento Participativo de Cultivos: definiciones
(Joshi y Witcombe, 1996; Sthapit et al., 1996; Witcombe et al., 1996).


Selección Participativa de Variedades (SPV)
SPV es la selección de líneas fijas (lanzadas al mercado, líneas avanzadas o variedades locales) por los agricultores en sus ambientes definidos, usando sus propios criterios de selección.

Para que la SPV tenga éxito, se deben llevar a cabo los siguientes cuatro pasos:
• identificación de las necesidades que debe satisfacer un cultivar para los agricultores;
• búsqueda de materiales adecuados;
• experimentación de su aceptación en los campos de los agricultores; y
• mayor difusión de los cultivares preferidos por los agricultores.


Fitomejoramiento Participativo (FMP)
El FMP es un proceso de mejoramiento en el cual los agricultores y los fitomejoradores juntos, seleccionan cultivares de materiales segregados en ambientes definidos.

Para que el FMP tenga éxito, deberá tener las siguientes características:

• comprender las razones por las cuales se cultivan diversas variedades;
• identificar a agricultores expertos, con habilidades para el manejo de la diversidad y para la selección de semillas;
• juntos establecer metas de mejoramiento (y funciones que deben cumplir los participantes) que satisfagan las necesidades de los agricultores;
• usar las variedades locales como material progenitor;
• selección descentralizada de líneas de segregación, por los agricultores:
• usar las observaciones y las opiniones de los agricultores;
• participación de los agricultores en todas las etapas de selección y evaluación;
• transferencia de habilidades y de conocimientos entre los fitomejoradores y los agricultores;
• evaluación y monitoreo de la diseminación de variedades por los científicos;
• usar sistemas informales de suministro de semillas para una mayor difusión.

BR Sthapit, International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI)-APO (Nepal), 3/202 Nadipur Patan, Pokhara, Nepal. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

D. Jarvis, IPGRI HQ, Via delle Sette Chiese 142, 00145, Roma, Italia.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Referencias

Jarvis, D., T. Hodgkin, P. Eyzaguirre, G. Ayad, B.R. Sthapit y L. Guarino. 1998. Farmer selection, natural selection and crop genetic diversity: the need for a basic dataset, en Jarvis, D. y T. Hodgkin (editores) Strengthening the scientific basis of in situ conservation of agricultural biodiversity on-farm. Options for data collecting and analysis. Proceedings of a workshop to develop tools and procedures for in situ conservation on-farm, 25-29 de agosto de 1997, Roma, Italia, pp. 1.8.

Joshi, A. y J.R. Witcombe. 1996. Farmer participatory cultivar improvement II: Participatory Varietal Selection in India. Experimental Agriculture, 32: 461-478.

Sthapit, B.R., K.D. Joshi, R.B. Rana y A. Subedi. 1998. Spread of varieties from PPB in the high altitude villages of Nepal. LI-BIRD Technical Report Series 1997.

Joshi, K.D., M. Subedi, R.B. Kadayat Rana y B.R. Sthapit, 1997. Enhancing on-farm varietal diversity through participatory variety selection: A case study of Chaite rice in Nepal. Experimental Agriculture 33: 1-10.

Sthapit, B.R., K.D. Joshi, J.R. Witcombe. 1996a. Farmer participatory cultivar improvement: A case of high altitude rice from Nepal Experimental Agriculture 32: 479-496.

Witcombe, J.R., A. Joshi, K.D. Joshi y B.R. Sthapit. 1996. Farmer participatory cultivar improvement I: Varietal selection and breeding methods and their impact on biodiversity. Experimental Agriculture 32: 445-460.


Iniciativas recientes


En proyectos recientes, se ha tratado la biodiversidad desde diferentes ángulos. Esta diversidad de enfoques se ve reflejada en tres programas: Desarrollo y Conservación de Biodiversidad Comunal (Community Biodiversity Development and Conservation - CBDC), el programa del Centro de Uso y Desarrollo de la Biodiversidad (Centre for Biodiversity Utilisation and Development - CBUD), y el programa de Investigación de Biodiversidad para el Desarrollo - BRD) en Mindanao, Filipinas.
1. Programa de Desarrollo y Conservación de Biodiversidad Comunal (CBDC)

Variedades indígenas de tubérculos en el Delta del Mekong

El programa de CBDC involucra a unos 15 países y se lleva a cabo a través de una serie de proyectos que se concentran en los medios de vida de los agricultores y en los Recursos Genéticos de las Plantas. Aparte del beneficio inmediato del proyecto para los agricultores, también es un experimento de colaboración entre socios que trabajan en diferentes sectores: investigación y desarrollo; Norte y Sur; formal e informal; global y local.

El programa ha sido diseñado para producir herramientas de trabajo que puedan ser usadas para estudiar, validar y fortalecer los sistemas de Recursos Fitogenéticos de los agricultores. Además, el programa intenta desarrollar un marco conceptual para permitir una cooperación efectiva entre instituciones formales e informales y así apoyar a los sistemas de recursos fitogenéticos comunales. Uno de los principios básicos del programa es que las comunidades locales deben tener el control y decidir libremente sobre el uso de sus recursos genéticos y del conocimiento asociado con ellos. Se han realizado proyectos en Filipinas, Malasia, Vietnam, Tailandia, Sierra Leona, Kenia, Burkina Faso, Zimbabue, Chile, Perú, Colombia y Brasil. Un programa internacional de políticas y técnicas coordinó la política global y el apoyo técnico a los proyectos.

La mayoría de los proyectos comenzó con una evaluación del sistema de recursos fitogenéticos comunales, un inventario de la diversidad existente y un estimado del grado de erosión genética. Usando esta información, se diseñaron actividades para apoyar sistemas comunales. A través de ensayos comunales, se reintrodujeron variedades tradicionales en las comunidades locales de las áreas del proyecto. Al mismo tiempo, se introdujeron cultivares modernos provenientes de institutos de investigación. Hubo una considerable interacción con otros proyectos: los elementos metodológicos de la Selección Participativa de Variedades (SPV) y el Fitomejoramiento Participativo (FMP) fueron integrados en módulos de las Escuelas de Campo de Agricultores y algunos proyectos recogieron el concepto de ferias de semillas.

Aparentemente están surgiendo cuatro tipos de asociaciones entre las organizaciones involucradas en el programa CBDC como contrapartes:

•Cooperación entre ONGs e institutos formales de investigación. La combinación de organizaciones formales e informales asegura que se tome en cuenta la perspectiva de aquellos que consideran a los recursos fitogenéticos como un tema de relaciones de poder. Al mismo tiempo, la colaboración con instituciones de científicos asegura que las organizaciones preocupadas con temas sociopolíticos y de desarrollo, puedan sustentarse con datos y resultados de la investigación. Dicha cooperación hace posible influir en las agendas de investigación formal y garantizar que se incluyan las perspectivas y prioridades de la comunidad.

•Cooperación entre las organizaciones del Norte y del Sur, tanto ONGs como instituciones de investigación públicas (gubernamentales). Los socios en el programa representan una amplia gama de perspectivas y esta diversidad institucional estimula debates dentro del programa.

•Cooperación entre ONGs que trabajan a nivel de organizaciones de base y aquellas que lo hacen en el ámbito de la política nacional e internacional. Las habilidades y las tradiciones de las organizaciones locales se basan en asociaciones concretas con las comunidades locales. Tratan sobre temas que son específicos y prácticos. De esta manera se monitorean y validan las actividades que llevan a cabo las ONGs en las organizaciones de base. Las organizaciones que trabajan en políticas, inevitablemente se encuentran distanciadas de la realidad de las comunidades de agricultores. Se necesitan políticas para tratar sobre las preocupaciones y los intereses de las comunidades locales y el programa de CBDC intenta combinar todos estos niveles en un programa único.

•Combinación de varias disciplinas. Se combinan los temas sociales y los enfoques participativos que se centran en las relaciones de poder y que tocan temas tales como el acceso y control de los recursos fitogenéticos, con investigación en ciencias naturales sobre el flujo de genes y la conservación de combinaciones genéticas en los cultivos.

El programa de CBDC puede ser visto como un experimento para validar y reforzar el manejo de los recursos fitogenéticos por parte de los agricultores. Su primer objetivo es trabajar en las inquietudes de los agricultores locales y apoyarlos en el manejo de sus recursos fitogenéticos creando, por ejemplo, un manual de campo para el agricultor sobre Fitomejoramiento Participativo y modelos para Acuerdos de Transferencia de Materiales para el intercambio de los germoplasmas de los agricultores. Estas actividades contribuyen directamente a reforzar el manejo que tienen los agricultores de los recursos fitogenéticos y para ampliar la base genética de los cultivos. Si otras comunidades agrícolas adoptan estos enfoques del programa, aumentará su impacto en otras áreas. También se espera que los resultados del programa tengan una repercusiòn en la formulación de políticas y en las reformas institucionales. La segunda meta del CBDC es asegurar que las publicaciones científicas y las recomendaciones políticas lleguen a la comunidad científica y a los que formulan las políticas. Los objetivos del programa de CBDC son complejos y las organizaciones que deciden embarcarse en este experimento se exponen a críticas. Sin embargo, el proceso colaborativo de aprendizaje dentro del programa es único y proporciona una excelente base para seguir colaborando.

Actualmente los socios del programa están preparando una segunda fase. Construyendo sobre las lecciones aprendidas en la primera fase del programa, se han planificado las llamadas seis líneas llamadas "Temáticas" (T): SPV/FMP, sistemas de suministro de semillas, biodiversidad no domesticada y semi-domesticada, género, tendencias y políticas. Este enfoque temático ha sido diseñado para facilitar la integración global de los proyectos y tópicos de los países y reflejará el futuro enfoque del programa.

Para mayor información: http://www.cbdcprogram.org
2. Centro para el Uso y Desarrollo de la Biodiversidad (CBUD)

El Centro para el Uso y Desarrollo de la Biodiversidad en el sur de Ghana fue establecido en 1999 en un esfuerzo para preservar y desarrollar recursos forestales en el sur del país, a través de una serie de proyectos con un claro enfoque de mercado. El CBUD actúa como un intermediario imparcial entre una gama muy diversa de interesados.

En la franja boscosa de África Occidental y África Central, el bosque aparece en todos los aspectos de la vida. Tiene un papel en la historia, en la religión, en la medicina, en el arte y en el lenguaje. En muchas comunidades, se han protegido varias pequeñas áreas del bosque como lugares sagrados, y son sitios de conservación 'in situ'. En el sur de Ghana, el sistema agrícola predominante está cambiando de migratorio a permanente. Este cambio tiene implicancias serias para la práctica de caza y recolección de productos silvestres del bosque y para el conocimiento que tiene la gente rural sobre esos recursos. A medida que las áreas con cultivos migratorios desaparecen, se agotan los recursos y aumenta el peligro de erosión genética. Para contrarrestar este proceso, se ha propuesto un tipo de manejo de recursos que incrementa la productividad de "recursos silvestres" y previene la sobre explotación. Este manejo puede incluir algunos cultivos y "domesticación", y también el desarrollo de productos que dan valor agregado a los recursos.

CBUD reconoce que los programas para conservar la diversidad biológica, con frecuencia ignoran el potencial de uso y desarrollo de los recursos biológicos. Los agricultores, los trabajadores del bosque, las familias rurales y urbanas, los científicos de plantas y animales, los especialistas de mercado y de procesamiento, los trabajadores de desarrollo y conservacionistas, personal de extensión y políticos son algunos de los interesados comprometidos en el proceso de uso y desarrollo de los recursos biológicos del bosque. El CBUD funciona como una plataforma de interesados donde los actores se reúnen y comparten intereses. El CBUD tiene como meta vincular la conservación y el desarrollo a través de una serie de proyectos para lograr diferentes productos. La forma de organización del proyecto permite que el CBUD genere agrupaciones flexibles de socios.

El enfoque del CBUD incluye los siguientes pasos:

• identificar productos potenciales y sus correspondientes mercados;
• identificar a los interesados;
• establecer una plataforma para el desarrollo de productos y discusión de las propuestas;
• definir objetivos comunes;
• definir el papel de los diferentes interesados;
• diseñar sistemas de derechos de propiedad adecuados para los productos y los recursos;
• desarrollar cadenas de producción, de procesamiento y de mercado;
• monitorear las cosechas y el uso de las poblaciones naturales.

EL CBUD intenta actuar como facilitador y provee fondos para opciones financieramente viables. Los recursos financieros para esos proyectos se toman del Fondo CBUD. Actualmente, el CBUD está siendo financiado por Holanda, pero se espera que genere sus propios fondos.

Tomado y adaptado de: Emmanuel Asibey, de Boef W.B., Amoako-Atta B. y Quashie S.S.
3. Programa de Investigación y Desarrollo de Biodiversidad (BRD)

El programa de Investigación y Desarrollo de Biodiversidad, en Mindanao, Filipinas, tiene como objetivo desarrollar un marco referencial en el cual se pueda entender mejor la biodiversidad a nivel de ecosistema, en entornos altamente complejos y amenazados. El programa, que recién se inicia, intenta emprender y promover una investigación colaborativa, participativa e interdisciplinaria que posibilite el uso sostenible de recursos biológicos y una toma de decisión efectiva sobre la conservación de la biodiversidad, para mejorar los medios de vida y las oportunidades culturales.

En el programa BDR en el cual participan investigadores filipinos y holandeses, tiene el mandato de realizar una investigación participatoria e interdisciplinaria, que debe apoyar el uso sostenible de los recursos biológicos, la toma de decisiones efectivas para la conservación de la diversidad y la mejora de los medios de subsistencia y las oportunidades culturales. Se espera que se usen los resultados del programa de investigación para influenciar políticas sobre el uso sostenible de los recursos de biodiversidad en programas educativos y de desarrollo. El programa es el producto de una serie de estudios, talleres y otras actividades realizadas por los interesados y los investigadores. Un grupo de multi-interesados, que incluye científicos y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, ha desarrollado una Agenda Nacional de Investigación de Biodiversidad y esto le da al programa una dirección y un contenido global.

El BRD comenzó identificando un sitio de investigación más específico en el área del Monte Malindang en Mindanao, definiendo prioridades de investigación y el papel de diferentes proyectos asociados. Después de la realización de talleres para definir el programa, siguió un período de investigación, capacitación y planificación.

Se nombraron tres equipos de ecosistemas de tierras altas, tierras bajas y de costa, para que condujeran mayores análisis de problemas. También se formó un equipo de análisis de interesados con miembros de los equipos de los ecosistemas. Todos los equipos usaron métodos de Evaluación Rural Participativa (ERP) para obtener una buena descripción del sitio de investigación y llevaron a cabo talleres después de la ERP y otro taller final para definir las metas y estrategias del programa. El programa de investigación será implementado y comprobado en los próximos años en el área del Monte Malindang y proveerá un marco referencial, estrategias y métodos para programas similares en otras áreas de Filipinas donde haya una valiosa concentración de biodiversidad pero que se encuentre amenazada.

Adaptado de: Lammerink M.P. y Smits P. Getting local communities and stakeholders involved in research for biodiversity conservation and livelihood development: the example of Mount Malindang, Philippines.


Eco-papas: Hacia la agroecología a través de la conservación de papas


Larry M. Frolich, Stephen Sherwood, Arlo Hemphill y Esmeralda Guevara
Carchi, la provincia al extremo norte del Ecuador, es diferente por su cultura, su terreno y las prácticas agrícolas, y nunca estuvo bajo la influencia de los Incas. El campo tiene relativamente poca influencia quechua o indígena. Al contrario de otras provincias en la sierra que se ven dominadas por volcanes cubiertos de nieve, Carchi tiene cordilleras occidentales y orientales bien definidas, que bordean un valle central, de rica agricultura. En lo alto de ambas cordilleras hay una extensa llanura andina, o páramo, cubierta de pasto. En el lado occidental, de esta región hay una de las mayores áreas naturales del país, la Reserva Ecológica El Ángel. En el margen oriental, la ladera interandina tiene una amplia franja de 40.000 hectáreas de bosque, que quizá es el mejor ejemplo de una vegetación interandina relativamente primitiva en los Andes del norte. El bosque está en laderas empinadas entre tierras agrícolas cultivadas y los páramos de alta montaña.

Es probable que el páramo haya sido usado por pequeñas poblaciones pre-colombinas como ruta comercial y para una agricultura limitada, a pequeña escala, en las tierras planas del piso de valle interandino. Aún hoy, la población de Carchi es escasa para una provincia de la sierra, y no hay todavía mucha presión por talar el bosque para obtener leña. Durante la colonia se crearon centros poblados, con grandes haciendas en el piso de valle, alrededor de las ciudades de San Gabriel y Tulcán. Pero, la colonización de los lados del valle, en pueblos rurales donde predominan las pequeñas fincas, sólo comenzó en el siglo pasado.

Inicialmente, los colonos rurales -en su mayor parte trabajadores de las haciendas- limpiaron pequeños parches de tierra, y plantaron una mezcla de papas y otros tubérculos andinos, para comercio y subsistencia, el clásico sistema 'huasipungo'. La infraestructura de transporte y comunicaciones era primitiva o no existía, y no se conocían técnicas agrícolas de procedencia industrial. Cuando mejoraron las carreteras y se construyeron caminos secundarios, entre los primeros productos que capitalizaron el acceso al nuevo mercado estuvieron los fertilizantes y plaguicidas químicos.
Pérdida de productividad y biodiversidad

No existen registros estadísticos, pero según los agricultores de mayor edad, los fertilizantes químicos incrementaron dramáticamente los rendimientos de producción de papas al principio, llegando frecuentemente a alcanzar la impresionante cantidad de 40-60 toneladas por hectárea. Con el tiempo, los rendimientos decayeron, aparentemente debido a la pérdida de resistencia a plagas de insectos y a enfermedades fúngicas. Esto impulsó la aplicación de plaguicidas químicos a gran escala. Hoy, los rendimientos promedio son de solamente 21,3 toneladas por hectárea (Crissman et al., 1998) a pesar de la continua aplicación de grandes dosis de fertilizantes y plaguicidas químicos. El uso de plaguicidas ha causado casos graves de envenenamiento entre la población de las fincas. Los efectos de los residuos en los productos alimentarios entre los consumidores no son conocidos pero es probable que sean importantes (Cole et al., 1995).

El sistema de cultivo con uso intensivo de insumos químicos que hoy predomina en toda la provincia, ha producido la pérdida de la fertilidad del suelo. Las tierras del piso de valle, otrora con uno de los suelos de más rica calidad, donde se encuentran algunos de los primeros terrenos que fueron usados para monocultivos intensivos de papas para el mercado, está ahora casi exclusivamente dedicado al pastoreo y a la producción de vacas lecheras. Las suaves laderas del valle bajo, con 20 a 30 años de historia de producción de papas con uso intensivo de insumos químicos, requieren más tiempo de período de barbecho entre siembras, y aún así, los rendimientos siguen bajando. Los rendimientos más altos y los menores períodos en barbecho se encuentran ahora en las tierras boscosas altas de las laderas empinadas del valle, que han sido limpiadas recientemente. Por eso, aún cuando la presión por cortar los árboles del bosque para leña es relativamente baja, los agricultores continúan desplazándose hacia lo alto de las laderas del valle para aclarar la tierra y mejorar la producción de papas (Frolich et al., 1998; Frolich y Guevara, en prensa).

Carchi es la única provincia de la sierra que no tiene escasez de agua, probablemente debido a la presencia de la gran franja de bosque de nubes, interandino. Además, el bosque es una fuente importante de materia orgánica. Sin embargo, si continúa la tala del bosque y el daño del suelo debido al uso de productos químicos, el sistema podría fácilmente degradarse y convertirse en la tierra rocosa y arenosa que se ve más al sur, donde los bosques han desaparecido completamente. Parecería entonces que a la larga, el monocultivo de papas, con uso intensivo de productos químicos, no sería sostenible.

Tratando de superar la pérdida de la productividad, los servicios nacionales agrícolas ecuatorianos han introducido una serie de variedades de papas genéticamente mejoradas. Estas variedades comprenden más del 90% del total de la producción y generalmente muestran un incremento inicial de la producción y resistencia a plagas y enfermedades, especialmente el tizón tardío Phytophtora infestans. Sin embargo, con el tiempo declina la producción y se pierde la resistencia. Generalmente se cruzan las nuevas variedades con una reserva genética de las viejas variedades, limitando de esa forma la actual diversidad. Los agricultores siguen cultivando dos o tres variedades locales o variedades 'chaucha'. Estas usualmente se siembran en pequeñas cantidades para consumo doméstico o para venderlas en el mercado cercano. Aunque todavía se recuerdan decenas o centenas de variedades que eran cultivadas solamente hace una generación, esas variedades locales ya no se encuentran en el área.
El proyecto Eco-Papas

El proyecto Eco-Papas tiene un enfoque amplio: reintroducción de técnicas agrícolas biológicas y ecológicas que disminuyan la importancia de insumos químicos y que se orienten hacia un agroecosistema más estable y sostenible. Desafortunadamente, éste no es un simple re-aprendizaje ni una re-introducción de olvidados sistemas de siembra. La realidad es que la introducción de la agricultura semi-industrializada ha cambiado el paisaje y sus elementos, y es necesario reinventar y adaptar a las condiciones existentes.

Hay tres líneas de acción dentro del proyecto Eco-Papas: mantenimiento y mejoramiento del suelo, manejo integrado de plagas y enfermedades, y reintroducción de la biodiversidad de cultivos.

El principio que guía el proyecto Eco-Papas es la idea de que los suelos sanos, con vida, proporcionan una base estable donde se pueden hacer y manejar otros ajustes y mejoras al sistema de producción. Quizá el peor daño que se ha hecho al suelo en Carchi es la virtual desaparición de micro y macro-organismos de la tierra después de repetidas siembras de papa. La causa de la "muerte" del suelo es dudosa, pero lo más probable es que esté relacionada con un desequilibrio de nutrientes después del uso, y con frecuencia, abuso, de fertilizantes químicos baratos, y posiblemente, por fumigaciones con plaguicidas.
Técnicas agrícolas integradas

El proyecto Eco-Papas está investigando esta pérdida de la biodiversidad del suelo en parcelas de prueba donde se hace una distinción entre los efectos de la aplicación de fertilizantes y plaguicidas. Además, el proyecto promueve técnicas agrícolas integradas, tales como el uso de abono verde especialmente en suelos muy dañados o "muertos"; cultivos intercalados y rotación de cultivos en especial con leguminosas; incorporación de materia orgánica y fertilizantes de origen animal; y labranza limitada y cultivos de cubierta. Con un suelo saludable, manejado biológicamente, es posible romper la extrema dependencia de insumos químicos externos, importados. Los fertilizantes y los plaguicidas continuarán teniendo cierta función, pero lo ideal es una finca bien manejada con fuertes bases biológicas, y un uso mínimo de insumos químicos.

Junto con INIAP, Eco-Papas ha conducido experimentos sobre la reducción de insumos químicos. Los resultados iniciales en una parcela de prueba de una hectárea, indican que el rendimiento promedio es de unas 10 toneladas por hectárea, pero a menos de la mitad de los costos normales de producción, usando variedades resistentes, técnicas de manejo integrado de plagas y un buen manejo del suelo. El lugar del experimento había estado en barbecho durante seis años antes de que las papas fueran plantadas, el uso de estiércol animal y compost retuvo microorganismos del suelo, y sólo necesitó aplicaciones mínimas de fertilizantes. Después de la cosecha, era evidente la usual diversidad de la micro flora y micro fauna del suelo.

Al igual que con el enfoque de manejo integrado de suelo, el proyecto Eco-Papas promueve el uso de una gama de tecnologías biológicas para prevenir problemas de plagas y de enfermedades (Barrera et al., 1998). Se usan técnicas para atrapar y reducir poblaciones adultas de insectos dañinos. Además, se está estudiando la posibilidad de control de endopatógenos. Finalmente, los cultivos intercalados y las siembras de especies con propiedades naturales contra los insectos en los cercos vivos, han dado resultados positivos. Un problema particularmente pernicioso es el tizón tardío, que aparentemente se puede enfrentar mejor buscando variedades resistentes.
Introduciendo nuevamente una diversidad

Quizá el componente más importante del proyecto Eco-Papas ha sido la conservación en las fincas y la reintroducción de biodiversidad de la papa. Las variedades locales genéticamente mejoradas pueden ser la clave para la resistencia natural contra plagas. Una condición previa para esto es una fuerte base económica, predecible a largo plazo, que ofrezca muchos productos diferentes. Un corolario importante para obtener papas sanas, ecológicamente producidas, es la apertura de demanda en el mercado local para ese tipo de papa. Para adoptar un sistema más saludable de cultivos de papas, es importante crear consciencia de esto, vía capacitación de agricultores, campañas en escuelas y de información para el público en general. Una pequeña feria agrícola local organizada en 1999, por ejemplo, estimuló el interés en cultivar papas tradicionales con bajos insumos químicos para mercados locales.

Para reintroducir diversidad genética en el sistema global de cultivo de papas, el primer paso es desarrollar bancos de semillas vivas en las fincas, de variedades de papas genéticamente mejoradas y también de variedades locales tradicionales. Este banco de diversidad genética necesita ser ampliado, repetido, adaptado a las condiciones locales y manejado por agricultores locales con ayuda del personal de extensión. En este momento, se están cultivando unas 40 variedades y éstas se conservan en dos fincas locales. Los agricultores están llevando a cabo un análisis sobre la resistencia a plagas de las variedades locales en la colección 'in vivo', para evaluar las variedades que se pueden usar en los programas locales de mejoramiento y de fitomejoramiento genético.

Partiendo de una colección inicial de 70 cultivares y variedades locales recolectadas en Ecuador y Colombia, se han encontrado 40 que producen buenas semillas viables y un tubérculo deseable. De éstas, 30 son variedades locales y 10 son variedades genéticamente mejoradas. Las parcelas de producción mixta para esas variedades emplean un manejo integrado de plagas y otras técnicas, tales como descartar selectivamente las plantas posiblemente enfermas, para producir semillas de alta calidad. Usando la cosecha de las parcelas actuales, debería ser posible producir media tonelada de semillas de cada variedad, en el transcurso de un año. Hasta ahora, la producción de semillas ha estado totalmente manejada por agricultores locales, que dedican pequeñas parcelas a la producción de semillas a cambio de la mitad de la cosecha.
Un interés ampliamente difundido

Quizá el resultado preliminar más positivo del proyecto Eco-Papas ha sido el interés general de los agricultores locales y su compromiso. Los socios de la cooperativa agrícola local participan en el manejo de la parcela de ensayo y en la producción de semillas orgánicas. Junto con el INIAP, estas iniciativas se difunden ahora a otros pueblos y comunidades. Varios agricultores han plantado en sus propios huertos variedades tradicionales, sin la intervención del proyecto. El siguiente paso del proyecto es establecer un manejo local del banco de variedades de papa, junto con cursos en campo sobre el uso de nuevas variedades en regímenes de bajos insumos químicos.

Larry M. Frolich, Pontificia Universidad Católica del Ecuador - Sede Ibarra (PUCE-I). Av. Aurelio Espinosa Pólit, Ciudadela "La Victoria", Apartado Postal 10-01-734. Teléfono: (593-6) 643-501. Fax: (593-6) 641-786.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ; Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .

Stephen Sherwood, Centro Internacional de la Papa, Quito, Ecuador.

Arlo Hemphill y Esmeralda Guevara, Fundación Juan Sacha, Quito, Ecuador.

Referencias

Cole, D.C., F. Carpio, J.A. Julian y N. León. 1995. Health impacts of pesticide use in Carchi farm populations. pp. 209-229. En: Crissman, C., J.M. Antle y S.M. Capalbo. 1998. Economic, environmental, and health tradeoffs in agriculture: pesticides and the sustainability of Andean potato production. Kluwer Academic Publishers. pp. 281.

Crissman, C.C., P. Espinosa, C.E.H. Ducrot, D.C. Cole y F. Carpio. 1998. The case study site: physical, health and potato farming systems in Carchi province. En: Crissman, C., J.M. Antle y S.M. Capalbo. 1998. Economic, environmental, and health tradeoffs in agriculture: pesticides and the sustainability of Andean potato production. Kluwer Academic Publishers. pp. 85-121.

Frolich, L.M., E. Guevara y M. Fry. 1998. Ecotourism at the Guandera Reserve in northern Ecuador: potatoes and cloud forest in conflict. Planetic Platica, febrero 1998. Web: http://www.planeta.com/

Frolich, L.M. y E. Guevara (en prensa). The role of family-based agricultural innovation in conserving tropical montane cloud forest: the Guandera Project in Northern Ecuador. Memorias de III Simposio Internacional Desarrollo Sustentable de Montañas. CEPEIGE, Quito, Ecuador.


CGIAR: Hacia una investigación sensible al género


Las mujeres tienen un papel vital en la conservación y en el uso sostenible de la diversidad biológica, y deben participar en todos los niveles de formulación de políticas e implementación, para la conservación de la diversidad biológica.
Preámbulo, Convención de Diversidad Biológica

"Ni siquiera imaginamos los recursos genéticos que se pierden por una "ceguera de género". Los recolectores de plantas pierden mucho al hablar solamente con los hombres"


Dra. Susan Potts, Científica Social, CGIAR, Ecuador.

El enunciado de la misión del Programa Participativo de Investigación y Análisis de Género (PRGA) es evaluar y desarrollar "metodologías e innovaciones organizativas para la investigación participativa sensible a género en fitomejoramiento y manejo de cultivos y de recursos naturales".

El programa persigue un nuevo tipo de asociación entre agricultores y científicos. Intenta "elevar" la participación de los agricultores en el proceso de investigación, haciendo que se involucren en las primeras etapas del diseño y desarrollo tecnológico. Un objetivo relacionado es impulsar a los científicos para que participen con conocimientos especializados para apoyar, fortalecer y complementar los procesos de investigación de los propios agricultores, proporcionando conocimientos científicos especializados. Esto requiere un cambio en las actitudes y prácticas de los investigadores agrícolas para que acepten la participación de los agricultores y el análisis de género como características normales de investigación. Así, se beneficiará a los agricultores y también a la investigación formal. Los beneficios incluyen soluciones más rápidas a los problemas concretos, un uso más eficiente de los recursos de investigación, y mejores relaciones entre los agricultores y los científicos.

Las principales beneficiarias del programa son las agricultoras de bajos recursos económicos. Las mujeres rurales conforman un sector cada vez mayor de los más pobres, una tendencia conocida como la "feminización de la pobreza". La seguridad alimentaria de las familias se ve dramáticamente afectada por el acceso de las mujeres a tecnologías que generan ingresos. Por eso, este nuevo programa enlaza el análisis de género con el desarrollo de métodos participativos de investigación. El análisis de género llega al centro de la investigación participativa al tratar un tema crucial: ¿quién exactamente debería participar? Tratando de dar una respuesta, el análisis de género puede contribuir a hacer que la investigación científica sea más eficiente.

El programa evalúa las prácticas actuales de incluir varios tipos de usuarios en diferentes etapas del Fitomejoramiento Participativo (FMP) y en el Manejo de Recursos Naturales (MRN). Está organizado en grupos de trabajo de FMP, MRN y Análisis de Género. En cada grupo de trabajo participan practicantes de centros internacionales de investigación agraria, institutos nacionales de investigación agrícola, ONGs y organizaciones gubernamentales de investigación. También incluyen sistemas indígenas de investigación agrícola interesados en implementar estudios consistentes con el plan de trabajo de PRGA. Los miembros del grupo de trabajo interactúan a través de conferencias por correo electrónico, y se encuentran personalmente en talleres periódicos o durante visitas de campo, y los miembros contribuyen a los seminarios internacionales que se llevan a cabo cada dos años.

PRGA tiene pequeñas subvenciones competitivas para estimular innovaciones en el desarrollo de metodologías, en el diseño institucional y en la formación de capacidades. Las Pequeñas Subvenciones de Fitomejoramiento apoyan nuevos estudios que tratan de cerrar las brechas en los conocimientos en el fitomejoramiento participativo. Las Pequeñas Subvenciones de MRN apoyan actividades que buscan involucrar a mujeres rurales en la investigación y en el desarrollo de manejo de recursos naturales, incluyendo el nombramiento de tres personas de apoyo a nivel regional para que trabajen en investigación de acción, capacitación y componentes de los talleres.

Las contrapartes del programa PRGA en los centros internacionales de investigación agraria, ONGs, institutos nacionales de investigación, universidades y organizaciones gubernamentales de investigación pueden contribuir al desarrollo de la metodología. El anfitrión del programa es el CIAT, y CIMMYT, ICARDA e IRRI son co-auspiciadores. El grupo de planificación del programa consiste de ocho miembros elegidos y un miembro de cada uno de los tres grupos de trabajo, cuatro representantes elegidos de cada uno de los cuatro grupo de interesados y un miembro del Centro de Concertación.

Para mayor información sobre PRGA: http://www.prgaprogram.org/prga
o < Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla >


Revolución en la intensificación de arroz en Madagascar


Justin Rabenandrasana

En Madagascar se está desarrollando un sistema muy productivo de Intensificación de Arroz (SIA). En los últimos cuatro años, cientos de agricultores en los alrededores de Rabomafana han incrementado sus rendimientos de arroz bajo riego, de 2 toneladas por hectárea hasta 8, o más. En vez de confiarse en la receta de la "Revolución Verde", que casi no podían pagar, han seguido prácticas innovadoras de manejo de suelos, plantas, agua y nutrientes. Continuaron usando sus propias semillas y compost, y a pesar de que estas prácticas intensivas de manejo les significa un costo adicional del 40-65% por mano de obra, tuvieron ganancias muy buenas.

El sistema fue desarrollado en 1983 por Fr. Henri de Laulanie, ya fallecido, quien observó un fuerte incremento de rizomas y rendimiento después de un transplante temprano de arroz, que fue hecho accidentalmente. Luego, combinó transplantes tempranos con otras prácticas que proporcionaron un ambiente óptimo para las plantas de arroz. El 1990, Fr. de Laulanie ayudó a establecer la Asociación Tefy Saina (ATS), una ONG que promueve y mejora el SIA en Madagascar.
Principio básico: plantas fuertes

En el SIA se siguen prácticas que contribuyen a aumentar positivamente la producción, y combinándolas, se logran incrementar aún más los rendimientos. El éxito del SIA se basa en el desarrollo sinérgico tanto de los rizomas como de las raíces. Con un crecimiento más riguroso de las raíces, las plantas se llenan más y crecen más altas, y tienen más acceso a los nutrientes y al agua que necesitan para producir los rizomas y las semillas. Con más crecimiento sobre la tierra para llevar a cabo fotosíntesis, hay más energía para que crezcan las raíces; así, las plantas serán más fuertes, y por lo tanto, resistirán más los ataques de plagas y las enfermedades. En Madagascar, donde los suelos son deficientes en nutrientes, un sistema denso y extendido de las raíces les da a las plantas mayores ventajas.
Captando todo el potencial para formar rizomas

Una planta de arroz bien desarrollada, vista de cerca

Uno de los "trucos" en el SIA es aprovechar de un patrón interno de desarrollo de arroz que había sido identificado hace muchos años por el investigador japonés T. Katayama. Este investigador estudió los patrones de crecimiento y desarrollo de arroz, trigo y cebada, y encontró que estas plantas producían rizomas en un patrón secuencial regular. En el arroz, cada rizoma produce otro rizoma dos filocrones después (un filocrón es un intervalo de crecimiento de una planta, usualmente cada 5 días, pero puede ser antes o después, dependiendo de la temperatura y condiciones del suelo). Cuando el suelo y otras condiciones son favorables, en la planta de arroz puede haber hasta 12 filocrones (o más) antes de pasar de la fase de crecimiento vegetativo a la fase reproductiva (marcada por la formación de panículas y florecimiento). En una sola planta, el número de rizomas puede crecer exponencialmente hasta llegar a 84 o más. Todo el potencial para formar rizomas puede ser fomentado por:

• Transplante temprano
El transplantar después de que comienza el cuarto filocrón (después de 12-14 días) retarda el impulso de crecimiento de las plantas de arroz, de tal manera que no se logra todo su potencial para producir rizomas y granos. Si no se materializan del décimo a1 doceavo filocrón, debido a un transplante tardío, las plantas de arroz pierden el 75% del potencial para producir rizomas. Si el transplante se hace mal, y los primeros dos rizomas se dañan, no crecen más de 16 rizomas. El transplante debe ser hecho cuidadosamente y temprano, entre 8 y 12 días después de la siembra, cuando las plántulas tienen solamente dos hojas. Se debe hacer muy pronto después de remover las plántulas de los almácigos, 15 a 30 minutos después de haber extraído las pequeñas plantas de la tierra. Las pequeñas raíces deberán ser colocadas horizontalmente en la tierra para que la punta de la raíz pueda fácilmente reasumir su crecimiento hacia abajo. De esta manera, las hojas de las plántulas no se vuelven amarillas, y las plantas comenzarán a crecer nuevamente en unas pocas horas. Las plantas tienen tiempo para ajustarse a su nuevo entono antes de que comiencen a crecer los rizomas.

• Plantando una por una
Si se transplanta un puñado de tres o más plantas a la vez, la competencia entre sus raíces limita la formación de rizomas a 5 por planta, como máximo. El transplante común para el arroz, con las plantas unas cerca de las otras, podría ser considerado como un método de cultivo que va en contra de la formación de rizomas. Para incrementar el desarrollo de raíces y rizomas y minimizar la competencia entre las plantas, en el SIC se plantan los brotes individualmente.

Bastante espaciamiento
Entre los agricultores, es común la creencia de que se estimulan los rendimientos al plantar el arroz densamente, teniendo unas 50 o 100 plantas por metro cuadrado. Sin embargo, plantas más espaciadas pueden tener mayor desarrollo de raíces, de rizomas y pueden llenar más los granos. En el SIA, el espaciamiento sigue un patrón cuadriculado entre 25 x 25cm y 50 x 50xcm. De esa forma, se puede ahorrar gran cantidad de semillas. Para el SIA, son suficientes de 5 a 8 Kg de semillas para una hectárea de arroz transplantado, mientras que en Madagascar es normal usar 100 - 200 Kg/ha. Las plantas que crecen con un manejo de SIA tiene entre 50 y 80 rizomas y producen 150 a 200 granos o más por rizoma fértil, en promedio.
Capturando todo el potencial de crecimiento de las raíces

Durante siglos, los cultivadores de arroz han mantenido inundados sus campos mientras crece el arroz. De esta manera evitan formación de maleza y reducen la cantidad de mano de obra requerida. Esto hizo que los agricultores y los científicos creyeran que era beneficioso para las plantas de arroz el estar constantemente inundadas. Sin embargo, el arroz no es una planta acuática, y aunque puede sobrevivir con las raíces sumergidas, realmente no prospera en esas condiciones. Durante la fase reproductiva, cuando las plantas florecen, las panículas comienzan a aparecer y los granos se llenan y maduran, hay un efecto benéfico al mantener los campos de arroz cubiertos con 1 - 2 cm de agua. Pero, durante la fase de crecimiento anterior, las plantas de arroz crecen mejor en suelos no saturados. Las razones son simples. Cuando no hay agua estancada y hay aire en el suelo, las raíces pueden obtener el oxígeno con mayor facilidad a través del aerénquima (bolsa de aire) en las células de la raíz. La falta de oxígeno en la zona de la raíz ocasiona acidificación del suelo. lo que causa la destrucción del aerénquima e impide la captación de nutrientes, la asimilación y el crecimiento de la planta. El ciclo de nitrógeno del suelo también se altera, y se desarrolla todo tipo de toxicidad. Los científicos del IRRI han identificado problemas causados por la descomposición anaeróbica en sistemas de cultivo de arroz con riego continuo como una de las principales causas de la declinación del rendimiento (Pingali et al., 1997). Todo el potencial del crecimiento de la raíz se captura de las siguientes formas:

Humedeciendo y secando el campo alternativamente. Esto modifica el entorno de crecimiento del arroz: mejora la estructura del suelo, penetra más oxígeno en el área de la raíz, y se incrementa la vida activa del suelo. Cuando el suelo seca, el aire reemplaza al agua, y cuando llueve o se riega, este aire es empujado hacia abajo. El estrés periódico de agua y la disponibilidad de oxígeno facilitan el crecimiento de la raíz y así aumenta el volumen de suelo penetrado por las raíces. En la producción de arroz, un efectivo sistema de drenaje para evacuar el exceso de lluvias o de agua de riego de los campos es tan importante como el propio sistema de irrigación.

Riego mínimo
En el comienzo de la formación de los rizomas, todavía no hay mucho crecimiento vegetativo y la planta sólo requiere una pequeña cantidad de agua. Cuando se ha desarrollado el sistema de raíces, no debería preocupar si hay 3 o 4 días de sequedad superficial aún si se resquebraja el suelo del campo. Durante el crecimiento, sólo se necesitará riego si la cantidad de agua de lluvia es inadecuada y si fuese el caso, se debe aplicar en cantidades moderadas y en momentos favorables - de preferencia en las noches. De esta manera se pueden reducir al 50% los requerimientos de riego.

Desyerba temprana y frecuente
Cualquiera que sea el cultivo, es importante desyerbar temprano para obtener buenos resultados. Los campos inundados de arroz, donde se usan métodos tradicionales, generalmente se desyerban a mano un mes y medio después del transplante. Esto es demasiado tarde por dos razones importantes. En ese momento no solamente la maleza ya está reemplazando a la mitad de la cosecha esperada, sino que los agricultores pierden la oportunidad de introducir oxígeno en el suelo. La aereación del suelo cuando se desyerba puede ser aún más importante para el cultivo de arroz que el retiro de las malas yerbas. Con el SIA se usan desyerbadores mecánicos simples, de empuje, y con ellos se remueve la tierra. En Ambatovaky, la comunidad cercana a Ranomafana donde se ha adoptado el SIA con mucho entusiasmo, 75 agricultores experimentaron desyerbando durante la temporada agrícola 1997-98. Los dos agricultores que no desyerbaron obtuvieron casi 6 toneladas por hectárea, los 35 que desyerbaron el número de veces recomendado (1-2) promediaron entre 7 y 7,5 toneladas por hectárea; mientras que los 24 que lo hicieron tres veces, promediaron un rendimiento de 9 toneladas y los 15 que desyerbaron cuatro veces obtuvieron más de 11 toneladas. Esto demostró lo importante que es desyerbar temprano y frecuentemente para promover el sistema de raíces y toda la planta de arroz. El costo de mano de obra extra que se necesita para el desyerbe adicional es compensado con creces por la cosecha obtenida.

Aplicaciones de compost
El SIA fue desarrollado por primera vez en la década de 1980 usando fertilizantes químicos. Pero después de que el precio de los fertilizantes se disparara a comienzos de la década de 1990, Fr. de Laulanie comenzó a experimentar con compost. En lo posible, usó estiércol de ganado, pero por lo general, empleó cualquier tipo de biomasa en descomposición, incluyendo paja de arroz. Se comprobó que la broza de las plantas leguminosas y los arbustos era muy beneficiosa. El SIA encontró que si usaba fuentes orgánicas de nutrientes podía ayuda a obtener niveles de producción que no se lograban con prácticas convencionales. En el norte de Madagascar, una compañía privada condujo ensayos para determinar los mejores niveles de fertilizantes químicos para el arroz. Reportó haber logrado rendimientos promedios de 6,2 toneladas con métodos y semillas modernas. Durante el mismo período, 27 agricultores en la misma área obtuvieron un promedio de 10,2 toneladas por hectárea usando SIA.

Todavía es incierto cómo y por qué es posible lograr estos altos rendimientos en esos suelos tan pobres. Alrededor de Ranomafana, los valores de pH están entre 4,2 y 4,6, con niveles muy bajos de bases intercambiables (Ca, Mg y K) y niveles de fósforo que están en promedio entre 3 y 4 ppm, un valor que se considera indicador de fuerte deficiencias. Posiblemente se debe al gran volumen de suelo penetrado por las raíces y a la gran actividad viviente del suelo producida por las condiciones aeróbicas del suelo y por los fertilizantes orgánicos.
Enfoques y no paquetes

En los últimos 10 años se ha usado el SIA con similares éxitos en muchos lugares de Madagascar y bajo diferentes condiciones de producción (altitud, temperatura, tipos de suelo). Actualmente, varios programas de desarrollo están promoviendo el SIA. La universidad de Antananarivo 'Ecole Superieure des Sciences Agronomiques' ha apoyado estudios de campo para evaluar y analizar el método. El Instituto Internacional de Cornell para Alimentos, Agricultura y Desarrollo (cuyas siglas en inglés son CIIFAD) ha estado trabajando con la ATS desde 1994. Fuera de Madagascar está aumentando el interés en el SIA, que también está siendo evaluado como metodología. ATS insiste que se le trate como un enfoque, una estrategia y hasta como una filosofía, en vez de considerarlo un "paquete". Lo importante es la combinación de prácticas, más que cualquier método específico único. Esas prácticas tienen que ser comprobadas y si fuese necesario, adaptadas a nuevos entornos.

Aún cuando no se puedan obtener dichos incrementos, tan altos, en los rendimientos de todos los lugares, debido a limitaciones como, por ejemplo, control de la cantidad de agua, debería ser posible obtener ganancias sustanciales en la producción de arroz aplicando conocimientos y prácticas de SIA. Al movilizar la capacidad experimental de miles de agricultores para adaptar la tecnología a diferentes condiciones, el SIA podría convertirse en una de las innovaciones más benéficas de las prácticas agrícolas en este siglo.

Tomado de una presentación verbal de Justin Rabenandrasana, Asociación Tefy Saina, editado para el Boletín de ILEIA por Coen Reijntjes, ILEIA.
La información adicional provino de:
Laulanie, H. de. 1992. Technical presentation of the system of rice intensification based on Katayama's tillering model (borrador traducido por H. Ranivohariniony y N. Uphoff).

Uphoff, N. 1999. How to help rice plants grow better and produce more: teach yourself and others. CIIFAD/ATS (borradores en inglés, malgache y francés).

Vallois, P. 1999. The Madagascar 'early planting' rice system. Institut de Promotion de la Nouvelle Riziculture, Antananarivo.

Otra información:
Association Tefy Saina (ATS) B.P. 1221, Antananarivo 101, Madagascar (sólo en francés).

Institute de Promotion de la Nouvelle Riziculture (IPNR), B.P. 8417, Antananarivo 101, Madagascar.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla .
http://www.simicro/ipnr

CIIFAD, Box 14, Kennedy Hall, Cornell University, Ithaca, NY 14853 ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ).


Más arroz con un buen manejo de la fertilidad del suelo


Ana M. Primavesi

Mucha gente cree que la producción de arroz en tierras bajas es mejor cuando los cultivos reciben agua y minerales, como si se cultivara con técnicas hidropónicas. Pero, el arroz no crece bien en agua. Crece en la tierra y los fertilizantes NPK sólo adicionan 3 de los 45 minerales necesarios para su desarrollo completo. La tecnología de la Revolución Verde ha causado una degradación del suelo cada vez más visible y tarde o temprano esto llevará a un estancamiento o a una declinación de los rendimientos. Los suelos degradados producen alimentos de baja calidad, lo que afecta directamente la salud de los humanos. Lejos de rescatar a las poblaciones de la hambruna, la Revolución Verde se ha convertido en una amenaza para la seguridad alimentaria.

Sin embargo, se puede recuperar la productividad del suelo. En el sur de Brasil, hemos desarrollado un concepto alternativo de producción de arroz bajo riego, basado en aereación del suelo, rotación de cultivos, y restauración de materia orgánica y de micronutrientes.
Reducción del suelo y crecimiento

En condiciones de inmersión, se reduce la cantidad de minerales disponibles y los iones de oxígeno son reemplazados por iones de hidrógeno. Algunos de estos compuestos reducidos, como por ejemplo SH2, NH3, CH4, son extremadamente tóxicos para las plantas. Un pH alto en el suelo húmedo indica que ha habido una reducción muy fuerte en los compuestos químicos. En todos los suelos de bajo rendimiento, los agrónomos han encontrado un pH muy bajo en la tierra seca. Sin embargo, cuando las plantas están sumergidas, el pH es alto. En condiciones de reducción, el arroz se nutre mal y el rendimiento decrece.

El empobrecimiento del suelo puede ser detenido si se drena la tierra justo después de que las plantas de arroz comienzan a emerger. Las raíces del arroz persiguen la humedad del suelo y al hacerlo, penetran por debajo de la capa de tierra superficial, reducida. Cuando las plantas comienzan a marchitarse, se vuelven a regar los campos y nuevamente se sumergen los cultivos por un período corto. De esta manera, el arroz crece en la capa de tierra oxidada y no en la reducida. En suelos arenosos, esto es imposible porque la capa de reducción se puede extender a una profundidad de 70 u 80 cm, y rara vez las raíces van tan al fondo. Cuanto más tiempo se mantenga un terreno con monocultivos, mayores serán los efectos de reducción.

Controlando la reducción del suelo

Se puede controlar la reducción del suelo si se drena completamente el terreno después de la cosecha de arroz. Además, el arroz bajo riego debería rotarse con cultivos tales como cebada, trigo, frijol de soja y hortalizas, que no necesitan riegos de inundación. Los fertilizantes orgánicos como por ejemplo Sesbania, compost, estiércol de corral y "mulch" deberán ser aplicados en los cultivos de "tierra seca". Así, no solamente se fertiliza el cultivo sino que también se ahorra agua. Se cree que los suelos de arroz no necesitan aplicación de cal porque el pH aumenta en condiciones de inmersión. Sin embargo, la cal no solamente neutraliza el pH, sino que también nutre a la planta. La aplicación de cal incrementa considerablemente el rendimiento.

El proceso de reducción puede controlarse si es que las raíces y los pequeños organismos del suelo como lombrices de tierra e insectos quiebran la capa de suelo. El suelo debe volverse poroso otra vez para permitir la oxidación de los minerales y sólo deben cosecharse las espigas de arroz porque la mayor parte de la paja se debe incorporar en los 8 cm más superficiales del suelo. Así, la paja contribuirá a la oxidación, a la fertilización y al mejoramiento de la estructura del suelo. Si se ara a una profundidad de 15 a 20 cm, la paja fijará el nitrógeno presente en el suelo y reprimirá el crecimiento del cultivo durante 3 meses o más.
Deficiencias de nutrientes

Si sólo se aplican fertilizantes NPK, el suelo se encontrará desprovisto de los otros nutrientes que el arroz extrae de él. Tres a cinco años de aplicación de fertilizantes NPK es suficiente para agotar el suelo. Las hortalizas y las frutas pierden su valor biológico, sabor y olor, y requieren por lo menos 15 aditivos para hacerlas palatables cuando se enlatan. Los cereales producidos en estas condiciones son pobres en proteínas, ácidos grasos y azúcares de alto peso molecular.

Los nutrientes del suelo deben ser balanceados. Altas dosis de fertilizante de amonio bajan la absorción de potasio, calcio y magnesio, mientras que altas dosis de fertilizantes de nitratos bajan la absorción de fósforo y azufre. Esto altera seriamente el metabolismo y la productividad de la planta, y también reduce su resistencia a los parásitos. Los fertilizantes orgánicos mantienen mejor el balance de nutrientes. Sin embargo, se tiene que corregir con fertilizantes químicos cualquier deficiencia pronunciada de nutrientes.

Es frecuente que el arroz carezca de cobre, manganeso y zinc. Esto se indica por la presencia de infección con Piricularia oryzae. Los análisis de las hojas de las plantas enfermas muestran deficiencias en manganeso y en cobre. El rociado de las semillas con una solución de sulfato de cobre al 1.0% y 0.5% de sulfato de manganeso les permite absorber estos nutrientes. Cuando se aplican 2,5 a 3 Kg/hectárea de sulfato de cobre y 5 Kg/ha de sulfato de manganeso en el agua de riego, no aparece la enfermedad. Cuando las espículas emergen sin granos, falta cobre. Si se usan variedades que no están bien adaptadas al suelo, casi siempre se necesitan algunos micro nutrientes.
Herbicidas

Las dos mala hierbas problemáticas en la producción de arroz bajo riego son Echinochloa y arroz rojo o amargo. Se puede controlar un poco la presencia de arroz amargo usando semillas pre-germinadas y haciendo crecer las plántulas en suelos ligeramente inundados. También ayudan las prácticas de rotación de cultivos. Se usan herbicidas para combatir diferentes especies de Echinochloa pero esto no es totalmente aconsejable ya que las plantas de Echinochloa se adaptan a suelos reducidos. Cuando la reducción es fuerte, es más difícil controlar Echinochloa. En esos casos, el mejor control es el drenaje del suelo y la aplicación de abono verde.

Cuando se hacen drenajes, incorporaciones orgánicas y rotación de cultivos, se pueden incrementar los cultivos de 4.000 Kg/ha a más de 11.000 Kg/ha, y el porcentaje de granos enteros después del descascarado se incrementa del 48% al 62%. La base del alto rendimiento y calidad es un buen manejo del suelo.

Ana M. Primavesi
Fazenda Ecológica, Caixa Postal 36, 18730-000 - Itaí, San Pablo, Brasil

Referencias:

Primavesi, A. 1989. Manejo ecológico do solo. Nobel, San Pablo, Brasil.

Primavesi, A. 1997. Agroecologia. Nobel, San Pablo, Brasil


Convenciones sobre biodiversidad


Los avances tecnológicos en la manipulación genética han aumentado enormemente nuestra capacidad de usar los recursos genéticos. Al mismo tiempo, sin embargo, la sociedad y sus leyes tienen dificultad en mantenerse al ritmo del desarrollo y de congraciarse con él. También han aparecido nuevos actores en la escena. Hasta hace unos diez años, la conservación y el desarrollo de los recursos genéticos eran principalmente del dominio de las instituciones del sector público y de las compañías nacionales de semillas. Pero, recientemente las compañías multinacionales han incrementado dramáticamente su participación en la investigación y en el desarrollo de los recursos genéticos. Lo hicieron anticipándose a las inmensas utilidades que podían ser obtenidas de la manipulación de los recursos genéticos, lo que ha producido conflictos de interés con relación a los derechos de estos recursos y las responsabilidades legales que estos derechos implican. Las consecuencias legales de la propiedad y del uso de recursos genéticos son en extremo complicadas, en un mercado que se globaliza cada vez más. En este contexto, surgen preguntas básicas sobre ética y justicia. Numerosos tratados y declaraciones que han aparecido en los últimos cinco años reflejan el cambio en el quehacer político en el cual se llevan a cabo el manejo y el control de los recursos genéticos. En un intento para aclarar estos complejos temas, describimos algunas de estas convenciones (Bragdon y Downes, 1998):

Convención sobre la Biodiversidad (CBD)
Fue firmada en 1992, justo después de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo llevada a cabo en Río de Janeiro. Actualmente, unos 170 países se adhieren a esta convención, además de la Unión Europea. Los objetivos de la CBD son la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad y el compartir los beneficios que emanen de su uso. Se espera que estos objetivos se logren a través de una gama de obligaciones generales, flexibles que enfatizan la soberanía nacional de cada país sobre sus propios recursos genéticos. Aunque ya se ha establecido el marco referencial de los principios generales para estructurar el intercambio internacional de recursos genéticos, es difícil poner en práctica lo necesario para lograr los objetivos. Los gobiernos individuales tienen sus propias prioridades y no existe agencia implementadora.

Empresa Internacional sobre Recursos Fitogenéticos (International Undertaking on Plant Genetic Resources - IU)
Es un acuerdo intergubernamental, sin compromisos, para promover la conservación, el intercambio y la utilización de recursos genéticos de plantas, basado en un libre acceso a ellos. Los derechos de los agricultores y las recolecciones de germoplasma "ex situ" no son considerados por la CBD, pero sí en la IU. En 1998, unos 110 países suscribieron este convenio. La agencia supervisora de la IU es la Comisión sobre Recursos Genéticos para Alimentación y Agricultura de la FAO. Actualmente la comisión está comprometida en negociaciones para revisar el acuerdo de IU y armonizarlo con la CBD. En 1994, el Grupo Consultivo sobre Investigación Internacional Agrícola (CGIAR) y FAO llegaron a un acuerdo por medio del cual la FAO hospedará, y será la guardiana de "materiales designados" en los 16 Centros Internacionales de Investigación Agrícola (IARCs) que son parte del CGIAR. De esta manera, se conservarían unas 600.000 muestras de semillas, posiblemente 40% del germoplasma único almacenado del mundo. Los IARCs han decidido no tomar ninguna forma de derechos de propiedad intelectual sobre esta enorme reserva de recursos genéticos y obligan a hacer lo mismo a todos los que usan el material.

Acuerdos Sobre Aspectos Relacionados con la Comercialización de la Propiedad Intelectual (TRIPS)
Este acuerdo, suscrito en 1994 con los auspicios de la Organización Mundial de Comercio (WTO), requiere que todos los participantes cumplan con ciertos estándares mínimos para proteger los Derechos de Propiedad Intelectual. La liberalización del comercio es el objetivo subyacente de la Organización Mundial de Comercio, y TRIPS trata de los mecanismos legales efectivos para poner en vigencia patentes, una condición previa que se considera necesaria para el comercio libre. TRIPS y otros acuerdos de la Organización Mundial de Comercio son obligatorios para los 131 países que son miembros de la Organización Mundial de Comercio. Se requiere que las partes protejan las variedades de plantas ya sea por medio de patentes, por un efectivo sistema "sui generis", o por medio de una combinación de estos mecanismos. Una explicación simplificada de la legislación "sui generis" sería "una forma de propiedad intelectual diseñada para tomar cuenta de la naturaleza única de un nuevo tipo de innovación". Los Derechos de los Fitomejoradores, tal como se aplican en muchos países, podrían ser considerados como un ejemplo de dicha legislación "sui generis" para los recursos genéticos de las plantas. La implementación de TRIPS ha probado ser difícil. La promoción de los Derechos de Propiedad Intelectual, en un sentido amplio de término, es la mayor preocupación de la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (WIPO), una agencia especializada de Naciones Unidas. Como hasta hace poco WIPO ha tenido poco que ver con los conocimientos y los recursos naturales indígenas, no ha participado en el Acuerdo TRIPS.

Unión Internacional para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas (UPOV)
Es una organización intergubernamental con sede en Ginebra, Suiza, que tiene unos 30 miembros, provenientes en su mayoría del mundo desarrollado. UPOV promueve la adopción de leyes "sui generis" para proteger las nuevas variedades de plantas, creando su propio sistema, diferente, fuera del dominio de las leyes de patentes. UPOV tiene como meta maximizar los esfuerzos de fitomejoramiento, y al hacerlo, proporcionar un modelo para garantizar la protección de los Derechos de los Fitomejoradores sobre las variedades de plantas. La revisión de la Convención de UPOV para la Protección de Nuevas Variedades de Plantas de 1991, da a los miembros la potestad de permitir que los agricultores guarden semillas para su propio uso. Esta es una modificación importante.

Legislación nacional
En respuesta a los requerimientos de los tratados y acuerdos ya mencionados, están surgiendo en el ámbito nacional sistemas legislativos nacionales que definen la propiedad de los recursos genéticos y su acceso a ellos. Idealmente, dicha legislación debería también ser pro-activa y de esta manera, capaz de ejercer influencia en el debate internacional. El reunir asuntos de protección, uso, propiedad y beneficios es un proceso difícil.

Comunidades indígenas y locales, incluyendo agricultores y comunidades agrícolas
Varios acuerdos tratan sobre los derechos de los agricultores y de las comunidades agrícolas. En todos los acuerdos anteriores, las negociaciones han sido llevadas a cabo ya sea a nivel gubernamental o institucional, dejando a las comunidades indígenas solas en su lucha por incluir sus preocupaciones en las negociaciones. Ejemplo de los acuerdos que tocan el tema de los derechos de los agricultores son "En Buenas Manos: El Compromiso de Leipzig con la Biodiversidad Agrícola", un acuerdo entre las ONGs y las Organizaciones de los Pueblos, y la Declaración de Vignola en la cual IFOAM y IUCN tuvieron un papel importante y donde se definió el rol de la agricultura orgánica en la biodiversidad y conservación de la naturaleza.

En Buenas Manos: Un Compromiso con la Diversidad Agrícola
Representantes de 124 ONGs y organizaciones de pueblos de cerca de 40 países del Norte y del Sur, se reunieron en Leipzig, Alemania, para discutir el futuro de la diversidad agrícola y cómo podía ser conservada, usada y desarrollada de una manera sostenible por los agricultores y por las comunidades indígenas. La conferencia precedió a la 4ta Conferencia Internacional Técnica de la FAO sobre Recursos Fitogenéticos (4th ITC/PGR) llevada a cabo en 1996. El resultado de esta conferencia de ONGs fue el Compromiso con la Diversidad Agrícola. La declaración resume los puntos de vista y los reclamos de muchas ONGs y Organizaciones de Pueblos. En la conferencia se adoptó una declaración "En Buenas Manos - una Garantía de Biodiversidad de las Comunidades, para la Seguridad Alimentaria".

De esta forma, la conferencia se comprometió a crear alternativas para los sistemas de propiedad intelectual, capaces de salvaguardar los derechos de las comunidades agrícolas e indígenas. Así, se garantizaría seguridad a largo plazo para los bancos de genes críticos y su acceso a ellos, bajo el marco legal de la CBD que sería implementado por la FAO. El retiro de la agricultura, de la seguridad alimentaria y de las políticas que afecten las formas de vida de la Organización Mundial de Comercio es visto como un paso vital en este proceso. La conferencia estuvo fuertemente a favor de retirar a la agricultura del acuerdo de la Ronda Uruguaya y de eliminar el TRIPS.

El texto completo de la Declaración puede ser obtenido de: Forum Umwelt und Entwicklung, Am Michaelsbof 8-10, D-53177, Bonn, Alemania.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Fax: +49 228 35 97 04.

Declaración de Vignola y Plan de Acción
Es un Plan de Acción para unir los movimientos orgánicos y de conservación de la naturaleza, anunciado a comienzos de 1999 en Vignola, Italia. El Plan fue el resultado de una reunión de tres días convocada por la Unión Mundial de Conservación (IUCN), la Federación Internacional de los Movimiento de Agricultura Orgánica (con las siglas IFOAM en inglés), y AIAB, una organización italiana de agricultura orgánica que incluye entre sus miembros a la mayoría de los grupos orgánicos de Italia. En la reunión estuvieron presentes 70 participantes de 24 países. La declaración hace suyos los objetivos de la Convención de Biodiversidad (CBD) y concluye que la agricultura orgánica es esencial para la biodiversidad y la conservación de la naturaleza. En su Plan de Acción, reconoce el vínculo del conocimiento y la experiencia entre la conservación de la naturaleza y la agricultura orgánica y proporciona pautas para acelerar el crecimiento de la agricultura orgánica, pautas que serían implementadas en todos los niveles del sector privado y del público.

El texto completo del Plan de Acción puede ser obtenido de IFOAM (International Federation of Organic Agriculture Movements), Ökozentrum Imsbach, D-66636 Tholey - Theley, Alemania. Teléfono: +49 6853 5190
Fax: +49 6853 30110
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
http://www.ecoweb.dk/ifoam

Referencias

Bragdon, S.H. y D.R. Downes. 1998. Recent policy trends and developments related to the conservation, use and development of genetic resources. (Issues in Genetic Resources No. 7, Junio 1998). International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI), Roma, Italia.


 

Sitios web


Hay muchos sitios Web que tratan sobre aspectos de biodiversidad. Aquí les presentamos algunos

Rural Advancement Foundation International (RAFI)
(Fundación Internacional para el Progreso Rural)
http://www.rafi.org

RAFI es una ONG internacional con sede en Winnipeg, Canadá. Se dedica a la conservación y al mejoramiento sostenible de la biodiversidad agrícola y al desarrollo de tecnologías de una manera socialmente responsable, útil para las sociedades rurales. RAFI se preocupa por la pérdida de la diversidad genética, especialmente en agricultura, y sobre el impacto de la propiedad intelectual para la agricultura y la seguridad alimentaria mundial.Ofrece un sitio importante para ser visitado por aquellos que están interesados en aspectos de la política de biodiversidad. RAFI produce muchas publicaciones interesantes para personas en todo el mundo. RAFI Comuniqué, la principal publicación, proporciona investigación original y profunda sobre biodiversidad, nuevas tecnologías y propiedad intelectual. Se publica 4 - 6 veces al año y está disponible desde el sitio Web. Occasional Papers de RAFI son publicaciones irregulares que presentan estudios de investigación independientes e información sobre el trabajo que RAFI está haciendo. Además, hay una lista de otras publicaciones disponibles. Hay una sección que le da al visitante la oportunidad de expresar sus puntos de vista sobre biodiversidad y sobre otras inquietudes con relación a políticas. Las recientes actividades de RAFI incluyen el lanzamiento de una campaña de tarjetas postales contra la patente de arroz Basmati y una exitosa convocatoria para derogar las patentes de la "Soberanía de las Semillas" Terminator. RAFI publica un mapa muy hermoso e instructivo de los Creadores y Conservadores de la Diversidad (Creators and Conservers of Diversity), disponible a US$15 (doblado) o a US$35 (laminado). En el sitio Web pueden obtener más información sobre este mapa.

RAFI, PO Box 68016, RPO Osborne, Winnipeg MB R3L 2V9, Canadá.
Teléfono : (1) 204 453 5259. Fax: (1) 204 925 8034.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

International Institute for Environment and Development (IIED)

(Instituto Internacional para el Medio Ambiente y el Desarrollo)
http://www.oneworld.org/iied/

El IIED es una organización independiente, sin fines de lucro, que promueve modelos sostenibles de desarrollo mundial a través de la investigación colaborativa, estudios de políticas, creación de consenso, e información pública. Centrándose en temas de equidad y justicia, y en los derechos y necesidades de los pobres, el instituto trabaja de manera interdisciplinaria, tocando los vínculos entre el desarrollo económico, el entorno y las necesidades humanas. La meta principal de IIED es mejorar el manejo de los recursos naturales de tal forma que las comunidades y los países del Sur puedan levantar sus estándares de vida sin poner en riesgo su base de recursos. IIED piensa que se debe introducir el tema de biodiversidad en la política y en la práctica de desarrollo.

IIED trabaja con socios en todo el mundo, en las principales limitaciones para el manejo sostenible de los recursos de biodiversidad, explorando la contribución de la biodiversidad en los medios de vida locales, y alentando una mayor integración de temas de biodiversidad en la formulación de ejes políticos. Un ejemplo es la iniciativa de IIED "Evaluando el Edén", que explora las experiencias del manejo silvestre por parte de las comunidades. Nuevas investigaciones estudiarán los mecanismos de la participación local en el desarrollo de políticas para tener acceso a la biodiversidad y compartir sus beneficios. El programa de biodiversidad desarrolla trabajos en tres áreas temáticas cruciales para una exitosa implementación de la CBD:

•integrando biodiversidad en la formulación de políticas y prácticas sectoriales

•finanzas e incentivos para un manejo sostenible de la biodiversidad

•renegociando roles, derechos y responsabilidades de los interesados, para un manejo sostenible de la biodiversidad.

Otras informaciones sobre el Grupo de Biodiversidad que se pueden encontrar en los sitios Web son:

•Proyectos, como por ejemplo, \'Evaluating Eden\'(Evaluando al Edén), \'Integrating Biodiversity Conservation with Livelihoods\' (Integrando la Conservación de la Biodiversidad con los Medios de Vida), y \'Developing Policies for Access to Genetic Resources\' (Desarrollando políticas para el acceso a los recursos genéticos);

•Socios;

•Publicaciones, tales como \'Wildlife and Development\' (Vida Silvestre y Desarrollo) y la serie de \'Evaluating Eden\'.

IIED, 3 Endsleigh Street, Londres WC1H 0DD, Gran Bretaña.
Teléfono: 44 (0) 171 388-2117. Fax: 44 (0) 171 388-2826. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Genetic Resources Action International (GRAIN)

(Acción Internacional de Recursos Genéticos)
http://www.grain.org

GRAIN es una ONG internacional establecida en 1990, para ayudar a promover un movimiento de acción popular contra una de las amenazas más extendidas para la alimentación y la seguridad de los medios de sustento en el mundo: la erosión genética. La pérdida de diversidad genética, en particular en los países "ricos en genes" del Tercer Mundo, va en detrimento de la agricultura sostenible ya que destruye las opciones para el futuro y roba recursos claves a la gente. La erosión genética es más que la pérdida de genes; es la pérdida de opciones para el desarrollo.

GRAIN trabaja para cumplir con sus metas, de la siguiente manera:

• promoviendo control popular de la biodiversidad agrícola;
• deteniendo la destrucción de la diversidad causada por la agricultura industrial; y
• apoyando programas que se fundamentan en la agrobiodiversidad agrícola.

GRAIN publica una revista trimestral, \'Seedling\'. Con ella intenta proporcionar una plataforma para el intercambio de novedades y para análisis llevados a cabo por gente comprometida con estos temas. También se puede acceder a esta publicación del sitio Web de GRAIN. Grupos e individuos del Sur pueden solicitar en forma gratuita \'Seedling\', lo mismo que la comunidad de ONGs. A las instituciones y a otros en los países industrializados la suscripción les cuesta US$35 al año, que se paga a través de un cheque a nombre de GRAIN.

Hay otras publicaciones interesantes en el sitio Web de GRAIN. \'Global Trade and Biodiversity in Conflict\' es una serie de artículos producidos conjuntamente por la Fundación Gaia y GRAIN. La serie examina críticamente los puntos en conflicto entre la privatización de la biodiversidad que está siendo impulsada por intereses corporativos y por la Organización Mundial de Comercio, y los esfuerzos de los pueblos para otorgar poder a las comunidades locales sobre el manejo de la diversidad biológica y cultural, particularmente en los países en desarrollo. Sabemos que se han publicado tres números hasta ahora: \'TRIPS versus CBD\' -TRIPS contra la Conferencia de Biodiversidad- (No. 1, abril 1998), \'Ten reasons not to join UPOV\' - Diez razones para no unirse a UPOV- (No. 2, mayo 1998), \'Intellectual Property Rights and biodiversity: the economic myths\' - Derechos de Propiedad Intelectual y biodiversidad: los mitos económicos (No. 3, octubre 1998).

GRAIN tiene una lista de servicio sobre los Derechos de Propiedad Intelectual, accesible vía el sitio Web. Su propósito es circular información sobre los desarrollos recientes en el campo de los derechos de propiedad intelectual relacionados con la biodiversidad y conocimientos asociados.

GRAIN, Girona 25, pral, E-08010, Barcelona, España.
Teléfono: (34 93) 301.13.81. Fax: (34 93) 301.16.27.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

The Gaia Foundation, 18 Well Walk, Hampstead, Londres NW3 1LD, Gran Bretaña. Teléfono (44 171) 435.50.00. Fax: (44 171) 431.05.51.
E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI)

(Instituto Internacional de Recursos Fitogenéticos)
http://www.cgiar.org/ipgri/

El Instituto Internacional de Recursos Fitogenéticos (IPGRI) es la mayor organización del mundo dedicada exclusivamente al estudio y promoción de la biodiversidad agrícola. El mandato de IPGRI es promover el avance en la conservación y uso de los recursos genéticos de las plantas para el beneficio de ésta y de las futuras generaciones. La misión de IPGRI es alentar, apoyar y emprender actividades para reforzar la conservación y el uso de recursos fitogenéticos en todo el mundo, con especial énfasis en las necesidades de los países en desarrollo. IPGRI trabaja en sociedad con otras organizaciones, lleva a cabo investigación y capacitación, y proporciona consejos e información científica y técnica. IPGRI opera tres programas importantes:

•El Programa de Recursos Genéticos de Plantas

•La Red Internacional para el Mejoramiento de Bananos y Plátanos (INIBAP)

•El Programa de Apoyo a los Recursos Genéticos de CGIAR. Este programa comprende dos elementos principales: apoyo para el CGIAR en el área de política de recursos genéticos y el Programa de Recursos Genéticos de Sistemas Amplios (SGRP).

El sitio Web de IPGRI contiene una gran cantidad de fuentes de información que se puede bajar, abarca desde publicaciones científicas hasta noticias de prensa y material didáctico. \'Geneflow\', la revista popular de IPGRI también está disponible electrónicamente desde su sitio Web.

IPGRI, Via delle Settte Chiese 142, 00145 Roma, Italia. Teléfono: (39) 06-51892. Fax: (39) 06-5750309. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
System-wide Genetic Resources Programme (SGRP)

(Programa de Recursos Genéticos de Sistemas Amplios)
http://www.sgrp.cgiar.org/

Este programa fue creado en 1994, para concentrar la respuesta de CGIAR a los dinámicos retos prácticos y políticos, de rápida evolución, que surgían en el campo de la biodiversidad. El SGRP comprende todas las actividades de recursos genéticos de los Centros del Grupo Consultivo sobre la Investigación Internacional Agrícola (CGIAR). Estas actividades incluyen programas del Centro sobre biodiversidad pecuaria, forestal, acuática y de cultivos. El SGRP proporciona los mecanismos para que el CGIAR tome un enfoque efectivo, unificado, para enfrentar el reto que representa el Plan de Acción Global para la Conservación y Uso Sostenible de los Recursos Genéticos de las Plantas para la Alimentación y la Agricultura y otras estrategias y planes internacionales que rigen los sectores forestales, de pesquería y agropecuario. Su meta es reforzar la contribución de CGIAR a sistemas emergentes globales de recursos genéticos.

Los Centros CGIAR son los depositarios, a nombre de la comunidad mundial, de más de medio millón de variedades de cultivo, forraje y agroforestales de importancia para la alimentación y la agricultura. La información sobre las colecciones alojadas en 11 bancos de genes de CGIAR está disponible a través de la Red de Información de Sistemas Amplios para los Recursos Genéticos (SINGER - System-wide Information Network for Genetic Resources). Esta red proporciona acceso común a información con relación a las colecciones de recursos genéticos depositada en los Centros CGIAR. SINGER enlaza las bases de datos de los recursos genéticos de los Centros CGIAR y permite buscar información con relación a la identidad, origen, características y distribución de recurso genéticos en las colecciones individuales de los Centros y da acceso a datos más específicos sobre las colecciones. Se describen las categorías de los datos de recursos genéticos disponibles en SINGER. La infraestructura de SINGER asegura que la base de datos central de la red se mantenga al día respecto a las bases de datos de los Centros.

También se puede acceder a SINGER desde el sitio Web de SGRP. Allí hay una lista de actividades de investigación colaborativa y una lista de publicaciones (que no se pueden bajar).

Coordinadora de SGRP: Jane Toll ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ), c/o International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI), Via delle Sette Chiese, 142, 00145, Roma, Italia. Teléfono: +39-06-518921. Fax: +39-06-5750309.
IRRI Genetic Resources Center (GRC)

(Centro de Recursos Genéticos IRRI)
http://www.cgiar.org/irri/GRC/home/home.html

El Centro de Recursos Genéticos (GRC) fue establecido en 1989 para reunir dos componentes importantes del trabajo de IRRI: la conservación a largo plazo de los recursos genéticos de arroz, y el intercambio internacional y las pruebas con germoplasmas especiales. Desde 1962, IRRI ha conservado los recursos genéticos del arroz. El banco de genes de IRRI fue abierto en 1977, y a partir de 1983 se le conoció como Centro Internacional de Germoplasma de Arroz (IRGC). Durante 1993 y 1994 se llevó a cabo una importante renovación de las instalaciones del banco de genes, incluyendo la ampliación de facilidades para la selección y el mantenimiento de una colección importante de especies silvestres. En 1995, se le bautizó con el nombre de Banco Internacional de Genes de Arroz (IRG). En el sitio Web también hay descripciones de los proyectos en curso incluyendo Interacciones entre Genotipos y Medio Ambiente. Hay un gran enunciado de políticas sobre Derechos de Propiedad Intelectual. Existe una lista (que no se puede bajar) de publicaciones del GRC. Es interesante el hecho de que se pueda solicitar germoplasmas de las variedades de arroz.

GRC, c/o IRRI, MCPO Box 3127, Makati City 1271, Filipinas. Teléfono: (63-2) 845-0563. Fax: (63-2) 891-1292. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Los cinco primeros


No es fácil hacer una lista de los "Primeros 5". Pero, después de haberme preguntado qué libros quisiera tener en mi propia biblioteca, no fue tan difícil. Los Primeros 5 libros son aquellos que no pierden vigencia fácilmente, y que serán valiosos para mí durante mucho tiempo. Muchas de las publicaciones que quisiera tener a mano son libros que no se relacionan directamente con la agrobiodiversidad y que cubren campos que se han vuelto importantes para las actividades que apoyan el uso y el mantenimiento de la agrobiodiversidad. Estoy pensando en libros como 'Participatory Learning and Action' (Pretty J., I. Guijt, J. Thompson e I. Scoones, 1995), y Farming for the Future (Reijntjes C., B. Haverkort y A. Waters-Bayer, 1992).

Esto no significa que no existan publicaciones sobre agrobiodiversidad, pero la mayor parte de las más valiosas han aparecido en series o como artículos de revistas. Hay relativamente pocos libros sobre las "mejores prácticas", lo cual probablemente refleja la complejidad del papel de la biodiversidad en la agricultura sostenible. Aquí se presentan algunas excepciones.

"Crops and Man" (1992). Harlan, J.R. American Society of Agronomy, Madison, Wisconsin, Estados Unidos. Segunda Edición.
Ya estaba fascinado por las semillas y la evolución cuando leí por primera vez partes de 'Crops and Man'. Al leerlo, realmente uno queda impresionado por la grandeza y la fascinación que hay en la interacción entre la evolución de las plantas y los cultivadores. Describe la evolución de las plantas y cómo el hombre la ha influenciado recolectando, cultivando y seleccionando semillas. El libro es probablemente tan valioso como el Origen de las Especies de Darwin, y, por cierto, más disfrutable.

"Agrobiodiversity: characterisation, utilisation and management". (1999). Wood, D. y J.M. Lenné (editores), CABI Publishing, Wallingford. ISBN 0 85199 337 0. US$ 120.
Este libro presenta una gran perspectiva agroecológica y cubre todo el campo de la agrobiodiversidad. Recolecta información que hasta ahora estaba diseminada en diferentes artículos de una amplia gama de revistas. No es un libro sobre las "mejores prácticas", pero hace que uno comprenda las interacciones y funciones vinculadas con el uso de la agrobiodiversidad. El libro cubre muy bien los diferentes aspectos de la agrobiodiversidad desde una perspectiva ecológica. Incluye capítulos sobre el origen de los cultivos y el manejo tradicional; biodiversidad de suelos, patógenos e insectos; y también fitomejoramiento, sistemas de manejo de semillas, conservación "in situ", y el marco regulador. El libro está escrito en un lenguaje fácil de leer, y por lo tanto es accesible a no especialistas. Los nexos entre los diferentes capítulos y las referencias cruzadas están cuidadosamente editadas y las propias referencias permiten que el lector profundice en el tema.

"Seed savers' handbook". (1996). Cherfas, J. y M.F. Fantan. Grover Books, Bristol, UK. ISBN 1 899233 1996, 01 6, 168 p.
Me gusta y uso mucho esta publicación. Primero, debido a la información práctica que contiene sobre cómo reproducir las semillas de variedades de hortalizas y hierbas. Lo uso para mi propio jardín. El libro se dirige a los que tienen afición a la jardinería y huertos en climas moderados, particularmente en Gran Bretaña. Sin embargo, pienso que el libro sería muy útil para las organizaciones de base en los países en desarrollo. Presenta de una manera clara, información simple y práctica, y debería ser posible usar la información sobre la producción, selección y cosecha de semillas en otras condiciones, con variedades ligeramente distintas. Después de todo, muchas de las hortalizas y hierbas que crecen en Gran Bretaña, incluyendo betarragas, zanahorias, coles, tomates, mostaza, pimientos y papas también crecen en otras partes del mundo. Si se conocen algunos de los fundamentos sobre la producción de semillas (también incluidos en este libro), sobre las similitudes entre plantas de cultivo emparentadas, y las diferencias entre la propagación por cruces, auto propagación y propagación vegetativa, se puede aplicar la información del libro en casi todos los cultivos. Los dibujos y la diagramación hacen que el libro sea agradable y muy accesible. También se incluye una breve visión panorámica de la importancia de mantener variedades tradicionales, con relación a las discusiones sobre los temas de biodiversidad en la agricultura.

'Technology options and the gene struggle' (1991). Berg, T., A. Björnstad, C. Fowler y T. Skröppa. Un informe del Consejo Noruego de Investigación de Ciencias y Humanidades (NAVF), Oslo. (Development and Environment No. 8). (NORAGRIC Occasional Paper Series C).
Realmente aprecié leer este libro. Ya tiene algunos años, pero la historia de cómo los agricultores siempre han utilizados genes y cómo el sistema formal trató de capturar la diversidad genética es tan vigente hoy como cuando apareció el libro por primera vez. La sección sobre temas de fitomejoramiento técnico y diversidad genética es muy informativa y está escrita de tal forma que los que no son fitomejoradores también pueden entender lo que está pasando.

'Genes in the field: on-farm conservation of crop diversity'. Brush S.B. (Editor). Lewis Publishers, IPGRI and IDRC. ISBN 1 56670 405 7.2000. US$29.95.
Aunque todavía no ha sido publicado, he incluido este libro en mi lista. Da un relato de investigaciones, experiencias y perspectivas de primera línea sobre la dinámica de la diversidad genética "in situ". Se toman ejemplos del Creciente Fértil de Etiopía, y del trabajo de Louette con maíz en México y Zimbawe. El libro tiene una interesante introducción escrita por Brush sobre la conservación "in situ". El segundo capítulo escrito por AHD Brown es sobre la biología de poblaciones y ciencias sociales. Probablemente será una publicación más actualizada y más centrada "agrícolamente" que 'Plant genetic conservation; the in situ approach' escrito por Maxted, Ford-Lloyd y Hawkes (1997, Chapman & Hall). Sospecho que éste será un libro de referencia que estará vigente durante muchos años. No solamente es interesante para los investigadores sino también para todos aquellos fascinados con el tema.

Conny Almekinders


Si desea mayor información


'Encouraging diversity: a synthesis of crop conservation and development'. (A ser publicado en Mayo del 2000). de Boef, W.S. y C.J.M. Almekinders (editores). Intermediate Technology Publications, Londres. 320pp. Precio: 20-27 US$.
Presenta unas 80 contribuciones breves, con perspectivas y experiencias en recursos fitogenéticos en el Sur y en el Norte, de instituciones reconocidas, investigadores, pioneros y activistas. Estas experiencias ilustran el aparente conflicto entre conservación y desarrollo de cultivos, y ayudan a comprender las oportunidades que pueden ofrecer nuevos enfoques y actividades en este campo. Hay similitud entre los problemas del Sur y del Norte. Se analizan las experiencias de bancos de genes, fitomejoradores, programas de semillas y ONGs involucrados en el desarrollo y conservación de cultivos, y se colocan dentro del contexto de los nuevos enfoques para el manejo local y global de los recursos fitogenéticos, por parte del sector formal y del informal. La última parte del libro lleva al lector un paso adelante en el debate con relación al manejo de los recursos fitogenéticos. Discute las consecuencias de los enfoques de manejo integrado y adaptativo para los recursos fitogenéticos, incluyendo conceptos que se usan y la organización institucional requerida para producir algún cambio, la que tendrá que soportar las presiones que tienen que soportar los agricultores y profesionales con relación al manejo de los recursos filogenéticos.

"Farmer's seed production: New approaches and practices". 1999. Almekinders C.J.A. y N. Louwaars. 290 pp. ISBN 1 85339 466 1, US$29,95. Intermediate Technology Publications Ltd. , 103 - 105 Southampton Row, Londres WC1B 4HH, Gran Bretaña. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Este manual cubre toda la gama de temas teóricos y prácticos relacionados con el mejoramiento de los sistemas locales de semillas de los principales cultivos tropicales. Sugiere y explica muchos enfoques y métodos para apoyar el suministro, la conservación y el mejoramiento local de las semillas por parte de pequeños agricultores en países en desarrollo. La gente cada vez es más consciente del hecho de que la mayoría de las semillas son producidas por los propios agricultores, y que se necesitan nuevos objetivos y enfoques: tomando el sistema local de semillas como un punto de partida, haciendo uso de la capacidad y conocimientos de los agricultores, vinculando el sistema de semillas de los agricultores con el sistema formal, y seleccionando y adaptando lo que es adecuado del sistema formal. El vincular los sistemas formales e informales de semillas y buscar la complementariedad entre ellos, ofrece interesantes oportunidades para superar las debilidades de ambos sistemas. Esta visión hace que el libro sea una guía práctica para el mejoramiento participativo del sistema local de semillas, incluyendo la selección participativa de variedades y fitomejoramiento.

El libro explica los sistemas formal e informal de semillas y los numerosos temas técnicos y metodológicos de una manera muy accesible, informativa y amplia, por ello merece convertirse en un trabajo clásico, no solamente para las personas involucradas en el desarrollo participativo de la pequeña agricultura, sino también para estudiantes y políticos. (CR)


"Technical and institutional issues in Participatory Plant Breeding - done from a perspective of farmer plant breeding". 1999. McGuire S., C. Manicad y L. Sperling. CGIAR System-wide Programme on Participatory Research and Gender Analysis for Technology Development and Institutional Innovation (PRGA), Cali, Colombia. Documento de Trabajo No. 2. 88 pp, (Para solicitar una copia, contacte a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla )
Da una buena visión global de conceptos, temas y del mejoramiento de plantas conducido por los agricultores. Este último término cubre una serie de actividades fundamentales para aprovechar capacidades e iniciativas de los agricultores en el mantenimiento y desarrollo de las variedades de cultivos. En realidad, en los enfoques de fitomejoramiento ellos son los que toman la iniciativa. Los 11 casos descritos y analizados fueron apoyados de alguna forma por ONGs y OGs. Se discuten brevemente temas básicos del fitomejoramiento participativo, tales como la adaptación local versus la general, introgresión y otras formas de recombinación. La publicación cuenta con varias secciones bien estructuradas que realmente contribuyen a proporcionar una buena visión sobre los temas relacionados con el fitomejoramiento participativo. Tan sólo por las definiciones y la lista de referencias, es una publicación que se debe tener a mano. (Conny Almekinders)

"Managing agrobiodiversity: farmers' changing perspectives and institutional responses in the Hindu Kush-Himalayan region". 1998. Partap T. y Sthapit B. (editores). International Centre for Integrated Mountain Development (ICIMOD) and International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI). ISBN 92 9115 841 0. 439 pp. ICIMOD, PO Box 3226, Katmandu, Nepal.

La agricultura de la región Hindu Kush-Himalaya está en transición. La agrobiodiversidad se ve adversamente afectada, aunque no se conoce exactamente en qué grado, por el deterioro de las condiciones económicas y ambientales, y, en especial, la destrucción de los hábitats, como por la adopción de nuevos cultivos rentables por parte de los agricultores que reemplazaron a los tradicionales. Para llenar el vacío de información existente, ICIMOD e IPGRI han lanzado una iniciativa para documentar los conocimientos sobre agrobiodiversidad de la región, tanto con relación a las especies como al agroecosistema. Simultáneamente, se recolectó y analizó información sobre estrategias alternativas para la conservación y el manejo de la agrobiodiversidad. (WB)


"Technical and institutional issues in Participatory Plant Breeding - from the perspective of formal plant breeding. Al global analysis of issues and current experiences". 1999. Weltzien, E., M. Smith, M. Meitzner y L. Sperling. CGIAR System-wide Programme on Participatory Research and Gender Analysis for Technology Development and Institutional Innovation. (Documento de trabajo No. 3). Puede ser solicitado a: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Es un trabajo "hermano" de la publicación de McGuire, Manicad y Sperling y es una revisión de lo que se ha hecho en fitomejoramiento participativo desde la perspectiva de las instituciones del sector formal, tales como programas nacionales de fitomejoramiento, institutos CGIAAR, y servicios de extensión. Contiene un inventario de 48 casos de fitomejoramiento participativo en todo el mundo y también descripciones detalladas de una docena de casos ilustrativos, un análisis de temas técnicos e institucionales importantes y una evaluación de los vacíos que existen actualmente en el conocimiento con relación a los métodos, organización y resultados del fitomejoramiento participativo.

'Cultivating knowledge: genetic diversity, farmer experimentation and crop research'. 1993. de Boef W., K. Amanor, K. Wellard y A. Bebbington. 206 pp. ISBN 1 85339 204 9 (libro de bolsillo). Centre for Genetic Resources (CGR), Wageningen, Holanda. Intermediate Technology Publications (ITP), 103-105 Southampton Row, Londres, WC1B 4HH, Gran Bretaña.

Una colección de estudios de casos que fueron originalmente presentados en un seminario sobre Conocimiento Local e Investigación Agrícola llevado a cabo en Zimbabue en 1993. Este seminario fue el punto de partida del Programa de Desarrollo y Conservación de Biodiversidad Comunal (CBDC en inglés) descrito en otra parte en este boletín. Los artículos tratan sobre la relación entre los agricultores y los investigadores para el desarrollo local de cultivos desde tres perspectivas. En primer lugar, el entono sociocultural en el cual ocurre el desarrollo de cultivos. Segundo, las razones biológicas y genéticas en que se fundamenta el uso de recursos por parte de los agricultores. Y, en tercer lugar, los marcos políticos de la de la investigación y el desarrollo agrícola. Los estudios de casos examinan la importancia de los conocimientos locales, documentando nuevos enfoques y metodologías que han sido desarrollados para construir vínculos entre agricultores y científicos. Varios casos tratan de temas políticos con relación a la expansión de los agronegocios y sus efectos para los pequeños agricultores. Este libro ha probado ser una fuente importante para aquellos interesados en experimentación de agricultores relacionada con la conservación y el desarrollo de cultivos locales. (WB)


"Farmers, gene banks and crop breeding: economic analysis of diversity in wheat, maize and rice". 1998. Smale, M. (editor). Kluwer Academic Publishers, Boston, 270 pp. ISBN 0 7923 8370 2.
Es una serie de artículos basados en presentaciones en una conferencia llevada a cabo en Palo Alto, California, del 17 al 19 de agosto de 1997.


"Biological and cultural diversity: the role of indigenous agricultural experimentation in development" 1999. Prain, G.D., S. Fujisaka y M.D. Warren (editores). 218 pp. ISBN 1 85339 443 2. GBP 16,95. (IT Studies in Indigenous Knowledge and Development series). Intermediate Technology Publications (ITP), 103-105 Southampton Row, Londres, WC1B 4HH, Gran Bretaña.
Los agricultores en los países desarrollados hacen mucho por preservar la diversidad, aunque ése no sea su primer objetivo agrícola. En los círculos de practicantes del desarrollo, ahora se acepta el papel del conocimiento y de la experimentación indígena en el desarrollo agrícola. Con el advenimiento de la agricultura moderna, están desapareciendo muchos conocimientos tradicionales intrincados. De manera similar, la diversidad biológica se ve seriamente amenazada, a pesar de haber estado en un lugar prioritario en las agendas políticas y de investigación durante muchos años. Esta publicación se originó en la Conferencia Internacional sobre Creatividad e Innovación en las Organizaciones de Base, llevada a cabo en el Centro de Administración Agrícola, Instituto Indio de Administración, Ahmedabad, India, en 1997. Entre los numerosos artículos que se presentan, esta colección de artículos en particular enfatiza la importancia de la experimentación agrícola indígena para fomentar la diversidad biológica y el conocimiento cultural de esa diversidad. Los quince artículos describen una amplia gama de situaciones y experiencias. Muestran la íntima relación entre la diversidad cultural y biológica. Se argumenta que la experimentación de los agricultores no debe ser considerada como sustituto de una investigación convencional en las fincas, sino como un valioso enfoque para la creación de conocimientos locales, a través del aprendizaje específico para cada lugar. Algunos autores creen que se obtiene poca sinergia con una relación más estrecha entre la investigación formal y la experimentación de los agricultores, sugiriendo que la participación de los agricultores tiene sus limitaciones. (WB)

"The life industry: biodiversity, people and profits". 1996. Baumann, M., J. Bell, F. Koechlin y M. Pimbert. World Wide Fund forNature (WWF) y Swissaid. 206 pp. ISBN 1 85339 341 X. Intermediate Technology Publications (ITP), 103-105 Southampton Row, Londres WC1B 4HH, Gran Bretaña.

Contiene artículos presentado en el simposio internacional "Patentes, Genes y Mariposas" organizado conjuntamente por Swissaid y WWF de Suiza, en Berna, 1994. Este libro examina aspectos de política de conservación de la biodiversidad. La comercialización de los recursos biológicos es una seria amenaza especialmente para los pequeños productores en el Sur. Varios tratados han llegado a la decisión de proteger sus derechos (discutido en otra parte en este boletín) pero su efecto es cuestionable. El libro examina el impacto de las tendencias actuales en la legislación sobre la autodeterminación de los pueblos; conservación de la biodiversidad; la relación entre ciencia y sociedad; el crecimiento de la industria biotecnológica, y modelos de desarrollo en general en el Norte y en el Sur. El reto es reconciliar las conflictivas perspectivas de los diferentes actores sociales. Ha sido escrito en tres partes. La primera, examina "las herramientas de control": temas sobre usos de la ingeniería genética, bioprospección, biotecnología, y patentes. La segunda parte trata sobre la débil línea divisoria entre bioprospección y biopiratería. Los autores de los artículos provienen de varias organizaciones, incluyendo algunas que son comerciales. Es esta apertura la que da valor al libro. La tercera parte mira al futuro: "¿Hacia adónde ahora?" Se presentan y comparan tres estrategias principales: compensación o premios; derechos de propiedad intelectual; o, reclamos de bienes comunes. Los dos primeros enfoques implicar trabajar con el sistema actual, adaptándolo para hacerlo más justo. La última estrategia involucra un rechazo a los mecanismos existentes y aboga por un enfoque más amplio para el manejo de los recursos biológicos, con una dirección puntual, que requiere una reversión radical del enfoque existente para el manejo de la biodiversidad.

Los problemas relacionados con los mecanismos de derechos de propiedad intelectual son inmensos. Es difícil entender las diferencias y las implicancias, y con frecuencia se cae en el terreno jurídico. Este libro logra exponer estos problemas claramente. Por eso, es en extremo útil para aquellos involucrados en los aspectos políticos de la biodiversidad porque presenta una gran riqueza de hechos y cifras, y muchas opiniones diferentes. (WB)


"Culture, Conservation and biodiversity; the social dimension of linking local development and conservation through protected areas". 1996. Furze, B., T. De Lacy y J. Birckhead. 269 pp. ISBN 0 471 94902 7. GBP 55,00. John Wiley & Sons, Baffins Lane, Chichester, West Sussex PO19 1UD, Gran Bretaña.
Aun los hábitats más "naturales" son en realidad hábitats culturales, creados en gran medida a través de la influencia humana. El querer mantener esas áreas en su estado actual es una respuesta cultural, una intervención adrede hecha por gente para mantener algo que valora. Con la amenaza de una población mundial en aumento, la disminución de los recursos naturales y la reducción de presupuestos para el mantenimiento, el manejo moderno de las áreas protegidas debe adaptarse, aunque esto parezca amenazador. El tema principal es cómo llevar a cabo un desarrollo junto con una protección ambiental. Las áreas protegidas no pueden más ser zonas de libre desarrollo, pero deben llegar a congraciarse con actividades de desarrollo ecológicamente sostenibles dentro de esas áreas y alrededor de ellas. Los autores usan estudios de caso de participación local en actividades de desarrollo dentro de áreas protegidas ecológicamente sensibles, en diferentes continentes, para ilustrar que en el manejo sostenible del medio ambiente se deben integrar metas ambientales y económicas. Las atracciones culturales que muestran cómo vive la gente en la naturaleza, por ejemplo, pueden ser tan interesantes para los visitantes como la naturaleza en sí. El objetivo final es encontrar los medios para garantizar que los humanos se comporten de manera que sean consistentes con los objetivos de conservación. El reto es llegar a un acuerdo entre los diversos sectores involucrados, para definir los objetivos para alguna área en particular. Con frecuencia, será difícil compatibilizar todos esos intereses y elegir la mejor opción. La única posibilidad de éxito es a través de métodos participativos, desde el comienzo, a través de debates informados y un proceso de negociación. Este libro da nuevas luces sobre estos problemas. (WB)

"Cultivating diversity: agrobiodiversity and food security". 1998. Thrupp, I.A. 80 pp. ISBN 1 56973 255 8. World Resources Institute, 1709 New York Avenue, NW, Washington DC 20006, Estados Unidos. http://www.wri.org/wri

Es un panorama completo de la agrodiversidad en una densa pero bien dispuesta publicación. Después de rastrear la historia y la posición de la biodiversidad agrícola, el autor examina sus beneficios e importancia y lo que implica su pérdida, usando elocuentes ejemplos del pasado. Argumenta que la integración del desarrollo agrícola y la conservación de la biodiversidad es benéfica y aún vital para la producción de alimentos, para la salud del ecosistema, y para un crecimiento económico y ecológicamente sostenible. Aparte de señalar las mejores prácticas, los enfoques participativos para el manejo del ecosistema, las estrategias para fusionar agricultura y diversidad de hábitats, y la conservación comunal 'in situ', el libro describe en detalle las políticas y cambios institucionales desarrollados para enfrentar las causas subyacentes de la pérdida de la agrobiodiversidad. El libro está lleno de información especialmente útil para aquellos interesados en los aspectos políticos de la biodiversidad. Recuadros, cuadros y cifras ayudan a que el lector siga el texto. (WB)

"Against the grain: the genetic transformation of global agriculture". 1998. Lappé, M. y B. Bailey. ISBN 1 85383 576 5 GBP15.99. Earthscan Publications, 120 Pentonville Road, Londres N1 9JN, Gran Bretaña.

Una valiosa contribución política al debate sobre biotecnología, ingeniería genética y cultivos, y animales transgénicos. El libro examina nuevos desarrollos y sus consecuencias, pasando revista en particular a los países desarrollados. Querramos o no, los logros de la ciencia comercial han penetrado en nuestras vidas a enorme velocidad y a gran escala. Esta publicación ayuda a formar una opinión después de analizar profundamente la situación. Contiene un glosario de términos, muy útil en este campo tan difícil.


"Seeds of choice: making the most of new varieties for small farmers" 1998. Witcombe, J.R., D.S. Virk y J. Farrington (editores). 271 pp. ISBN 1 85339 447 5. NLG 65 (aproximadamente US$ 32,50). Krishbak Bharati Cooperative (KRIBHCO), Indo-British Rainfed Project West, A8-10 Sector-1, Noida 201301, Gaziabad UP, India. Intermediate Technology Publications (ITP), 103-105 Southampton Row, Londres WC1B 4HH, Gran Bretaña.
Es una recopilación de experiencias de los Proyectos de Mejoramiento de Cultivos Coordinados en toda la India, del Consejo Indio de Investigación Agrícola desde aproximadamente el año 1990. Estos proyectos han proporcionado experiencias para varios investigadores que han plasmado avances en el campo de fitomejoramiento participativo. Las experiencias muestran las limitaciones de las actuales prácticas de difundir las variedades fitomejoradas. También se demuestran las limitaciones del marco referencial regulador, como, por ejemplo, la manera en la cual se organizan los lanzamientos de las variedades en India. Una conclusión es que los procedimientos estatales y centralizados para comprobar y lanzar variedades no identifican adecuadamente aquellas que son útiles para la diversidad de condiciones agrícolas en la India. Una variedad que se lanza con éxito en un estado puede no ser replicada en otro estado con condiciones similares. El libro también presenta casos donde la participación de los agricultores en establecer metas, comprobar variedades y seleccionar adaptaciones específicas de localidades, han tenido mucho éxito. Basándose en estas experiencias, se formulan sugerencias para modificar el sistema. El lanzamiento de una variedad puede beneficiarse de la información sobre condiciones agroecológicas similares en otros estados. La última parte del libro se dedica al escalamiento de los resultados del Fitomejoramiento Participativo y de la Selección Participativa de Variedades, y al rol de la difusión de las semillas y el de las ONGs en este escalamiento. El libro contiene una cantidad impresionante de información sobre ensayos, difusión y adopción de variedades en India y sobre la metodología para adquirir esta información. Las experiencias son muy relevantes para la gente interesada en Fitomejoramiento Participativo, y para los fitomejoradores en el sur de Asia, este libro es imprescindible. Para otros, el libro da información de la multitud de factores importantes en la Selección Participativa de Variedades, en lo que se refiere al sector formal.

(Conny Almekinders)


"Recent policy trends and developments related to the conservation, use and development of genetic resources" 1998. Bragdon, S.H. y D.R. Downes. (Issues in Genetic Resources No. 7, junio 1998). International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI), Roma. 42pp. ISBN 92 9043 380 9. (Existe una versión electrónica que se puede bajar, en: www.cgiar.org/ipgri/policy/ipr7.htm)
Es una visión global y un análisis completo, escrito con claridad, de las políticas que están evolucionando rápidamente y de los temas legislativos relacionados con el manejo y el control de los recursos genéticos (de las plantas). En la publicación, primero se esboza la historia y la esencia de los diferentes tratados y forums: CBD, WTO y TRIPS, International Undertaking, UPOV, WIPO y el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Poblaciones Indígenas. Continúa describiendo los temas que han surgido y que se relacionan de varias maneras con los diferentes tratados y forums: derechos de los agricultores, intereses de las comunidades indígenas y locales, beneficios compartidos, patentes, y protección "sui generis" de los recursos genéticos. Esta publicación ayuda bastante para los que los políticos comprendan diferentes objetivos, intereses y puntos claves de decisión. Es una introducción valiosa y fácil de leer para cualquiera que quiera tener una mejor comprensión de las discusiones que se dan alrededor de los aspectos legislativos de la conservación y el uso de los recursos fitogenéticos. (Conny Almekinders)

"Intellectual property rights and biodiversity conservation: an interdisciplinary analysis of the values of medicinal plants". 1995. Swanson, T.M. (editor). ISBN 0 521 471125 5, Cambridge University Press, The Edinburgh Building, Cambridge CB2 2RU, Gran Bretaña.

Se argumenta la necesidad de la conservación de la biodiversidad extrayendo información sobre el uso medicinal de las plantas en la industria farmacéutica. Dos artículos tratan sobre el tema de la diversidad cultural con relación a las plantas medicinales, un tema de obvia importancia dado el papel que tienen las plantas en la medicina tradicional. Este libro será relevante para una amplia gama de conservacionistas, desde estudiantes de investigación hasta políticos.


"The economic and ecology of biodiversity decline: the forces driving global change" 1995. Swanson, T.M. (editor). ISBN 0 521 48230 5, 162pp. Cambridge University Press, The Edinburgh Building, Cambridge CB2 2RU, Gran Bretaña.
Contiene artículos originalmente presentado en un simposio llevado a cabo en Cambridge en 1993. Esta publicación examina el cambio global atmosférico y a la declinación de la biodiversidad.

'Participatory plant breeding: proceedings of a workshop on participatory plant breeding, 26-29 July 1995, Wageningen, The Netherlands'. 1996. Eyzaguirre, P. y M. Iwanaga (editores). International Plant Genetic Resources Institute (IPGRI), Via delle Sette Chiese 142, 00145 Roma, Italia. 162 pp. ISBN 92 9043 269 1.

El taller fue organizado para cristalizar un enfoque que los fitomejoradores, conservacionistas de recursos genéticos y científicos sociales estaban validando cada vez con mayor éxito. Es el de poner directamente a disposición de los agricultores, conocimientos acerca de recursos genéticos y también de germoplasmas mejorados, para que los usen y desarrollen de acuerdo a sus propias necesidades y prácticas. Las experiencias indican que al usar este enfoque, científicos biológicos y sociales aprenden mucho sobre la útil diversidad en los cultivos y sistemas agrícola de destino. Los agricultores también se benefician del acceso a una mayor diversidad y de la asociación que están estableciendo con los fitomejoradores. En ese taller se discutieron temas en tres campos en particular: (1) cómo institucionalizar y legitimar este enfoque participativo, por medio del cual se crea una verdadera asociación entre los fitomejoradores y los agricultores; (2) cómo lograr un fitomejoramiento realmente participativo y descentralizado, por medio del cual se otorga una función a los agricultores en el manejo real de cultivos; (3) cómo aprender más sobre la tecnología de punta del fitomejoramiento participativo dentro del contexto global. En el taller se sugirieron maneras de fomentar un interés para implementar dichos enfoques en CGIAR y NARS. (WB)


Nuevas publicaciones


'The seed keepers' por Shiva V. et al. 1995. 156 pp. Navdanya Research Foundation for Science, Technology and National Resource Policy, A 60 Hauz Khas, Nueva Delhi 110 016, India.
Esta publicación narra el trabajo de Navdanya, un movimiento indio para la preservación de la biodiversidad agrícola por medio de conservación de recursos genéticos 'in situ'. Al colocar al agricultor en el centro de la conservación se preservan tanto las semillas indígenas como también el conocimiento indígena. Los agricultores que participan en este programa con frecuencia tienen recursos marginales, pero el movimiento también motiva a aquellos desilusionados con las tecnologías de la Revolución Verde. Se presentan a agricultores individuales y sus enfoques. Se ha recopilado e incluido un registro comunal de semillas para facilitar el intercambio de semillas orgánicas, y para que sirva como un documento de recursos y conocimientos indígenas. Además, el desarrollo de ese tipo de registros en el Tercer Mundo podría servir como una herramienta política contra la privatización de la biodiversidad. (HG)

Diccionario Enciclopédico de Plantas útiles del Perú, por Antonio Brack Egg. 1999. 550 p. Co-edición Programa de las Naciones Unidas PNUD y centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas (CBC) Mayor información Apartado Postal 14-087 Lima 14, Perú.

Recopilar y sistematizar el conocimiento científico y el indígena para reunirlos en una completa información científica sobre el uso de plantas, ha sido un arduo trabajo que durante casi 20 años ha realizado Antonio Brake, autor de este valioso y útil diccionario enciclopédico: "Diccionario enciclopédico de plantas útiles del Perú".
El Perú, país andino y amazónico, alberga una de las mayores diversidades biológicas de la Tierra; se calcula que existen 25,000 especies de plantas conocidas. Después de una exhaustiva investigación y recopilación de información se ha logrado determinar que cerca de 5,000 plantas son utilizadas con diversas finalidades.
En esta publicación, que incluye a casi la totalidad de las plantas utilizadas en el Perú, podrá encontrar sus diversos usos y cerca de 9,000 nombres comunes en diferentes lenguas y dialectos.
El Diccionario es un libro importante de consulta para la investigación y los proyectos de desarrollo sostenible en todos los países sudamericanos, que comparten la situación de ser andinos y amazónicos y, por lo tanto, también espacios geoecológicos que albergan una gran diversidad biológica.


"Farmer field schools on integrated soil management: facilitator's manual". 1998. 218 pp. Farmer-Centred Agricultural Resource Management Programme (FARM), FAO-RAP, Maliwan Mansion, Phra Atit Road, Banglumpoo, Bangkok 10200, Tailandia.
Las Escuelas de Campo de Agricultores (Farmer Field Schools - FFS) han tenido gran éxito como herramientas de aprendizaje para la extensión de técnicas y enfoques de manejo integrado de plagas, especialmente en el sudeste de Asia. El enfoque de FFS para el cultivo de arroz mostró que los agricultores pueden convertirse en expertos en el análisis de ecosistemas y pueden tomar decisiones fundamentadas en información sobre qué intervenciones son necesarias. De allí a aplicar el concepto de FFS en otros contextos parecería ser solamente un pequeño paso. Este manual trata sobre el manejo integrado del suelo y narra las experiencias de FFS en China, Filipinas, Tailandia y Vietnam. La publicación tiene un enfoque práctico y proporciona muchos detalles de cómo dar forma a los cursos. Aunque esta publicación puede ser una guía útil para muchas personas, el peligro es que el programa del curso puede ser visto como un patrón. Es difícil juzgar el efecto y la forma de los cursos a distancia, con solamente la guía del facilitador a mano. (WB)

"Beyond credit: a sub-sector approach to promoting women's enterprises" por Chen, M. (editor). 1996. 151 pp. ISBN 0 969662 0 2. US$19,95. Women Ink., 777 UN Plaza, Nueva York, NY 10017, Estados Unidos.

Explora las intervenciones para promover empresas entre las mujeres de bajos recursos del Tercer Mundo, que va más allá de proporcionar créditos o servicios financieros. Aparte de un insuficiente acceso a las facilidades de créditos, las mujeres de los países en desarrollo, tanto en las ciudades como en áreas rurales, enfrentan muchas limitaciones cuando tratan de establecer sus propios negocios. Los programas de desarrollo de microempresas han tendido a favorecer a los créditos por encima de la tecnología y capacitación o de las políticas de intervención. Esto es aún más evidente en programas de desarrollo cuyas beneficiarias son mujeres. Las mujeres han resultado ser mejores pagadoras de deudas que los hombres, y por eso se espera que los programa de crédito que tienen como objetivo servir a mujeres, tengan mejores resultados. Esta publicación informa sobre las experiencias de dos ONGs asiáticas que apoyaron con éxito empresas de mujeres de bajos recursos: el Comité de Progreso Rural de Bangladesh (BRAC) y la Asociación de Mujeres Auto-empleadas de India (SEWA). Las dos ONGs tienen mucho éxito: BRAC administra un programa de créditos empresariales rurales para más de 800.000 mujeres pobres; SEWA desarrolló un programa integral de empleo y seguridad social para más de 100.000 mujeres auto-empleadas, en áreas urbanas y rurales. La publicación examina las razones de estos éxitos. El autor da pautas para un "enfoque progresivo y participativo del subsector" para promover las empresas de mujeres. Un elemento clave es realizar una combinación de intervenciones exigidas por las propias mujeres. Las limitaciones son específicas del subsector. La publicación tiene un enfoque fuertemente educativo. En los apéndices, se dan herramientas prácticas, concisas, descritas paso a paso, para llevar a cabo análisis dentro del contexto del enfoque progresivo y participativo del subsector. Se presentan conceptos importantes así como también cuestionarios, pasos a seguir y un marco referencial para evaluar el impacto. El libro viene acompañado por un vídeo de 30 minutos, al cual se hacen frecuentes referencias en el texto. Es una publicación muy práctica, bien diseñada, importante para aquellos involucrados en apoyar empresas de mujeres. (WB)

La Gestión de Microcuencas, una estrategia para el desarrollo sostenible en las montañas del Perú - Propuesta; Equipo de Cuencas de la Coordinadora de Ciencia y Tecnología en los Andes -CCTA, Centro IDEAS y los campesinos de los caseríos de Alimarca, Trascorral, Leoncio Prado, Juquit, Shitamalca,
Pomabamba, Alfonso Ugarte y Penipamapa en Cajamarca, CCAIJO y las Comunidades Campesinas de Paroccan, Sallac, Ccoñamuro, Muñapata y Pucapuca. 1992.224pp. Dirección postal: CCTA, A.P. 14-0426, Lima 14, Perú; correo-el: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Internet: http://www.geocities.com/RainForest/Vines/9331

Obra que representa la síntesis de un proceso de interacción y construcción de una propuesta para la gestión integral de cuencas en los Andes peruanos, concretamente en la Sierra. Esta región, a pesar de ser estratégica para el desarrollo sostenible del Perú, atraviesa por un proceso de desertificación, que se expresa en el deterioro de sus tierras, agua y calidad biológica, generado por políticas y estrategias de desarrollo erradas que se han implementado sin respetar la especificad de estos ecosistemas de montaña.
El Presente trabajo busca aportar a dos niveles: El primero está referido a la concepción y metodología de la estrategia de gestión integral de microcuencas. Así, se analizan aspectos fundamentales de esta estrategia: el contexto histórico de la relación sociedad-naturaleza en el Perú, particularmente de al agricultura y del proceso de desertificación, el debate mundial en boga en torno al tema del desarrollo, las particularidades geográficas y ecológicas que caracterizan a las montañas, las cuencas y las microcuencas, y, finalmente, las especificidades de los agroecosistemas campesinos de montaña.
El segundo nivel está referido, más bien, a experiencias concretas de diagnósticos interdisciplinarios y propuestas de gestión integral: la Microcuenca de Huancarmayo/Collpamayo (Cusco), a cargo de la institución CCAIJO, y la de la Microcuenca de Shitamalca (Cajamarca), a cargo del Centro IDEAS. En ambos casos, se destaca la participación de la población campesina, "dueña" de las microcuencas.
Por último, este libro contribuye al ordenamiento de la información que hasta hoy se ha generado en el Perú sobre este tema: LAS CUENCAS.

"The worldwide fundraiser's handbook: a guide to fundraising for southern NGOs and voluntary organisations" por Norton, M. 1996. 270 pp. ISBN 1 873860 75 7. GBP 12,95. Directory of Social Change, 24 Stephenson Way, Londres NW1 2DP, Gran Bretaña; International Fund Raising Group, 295 Kennington Road, Londres SE11 4QE, Gran bretaña. Adaptado de: The complete fundraising handbook, de Sam Clarke (1992).

Es difícil encontrar este tipo de manual, y por eso, es bienvenido. Obtener fondos de diferentes fuentes es una parte en extremo importante para el éxito de una organización y es necesario para sobrevivir, desarrollarse y reducir su independencia de una sola fuente de financiamiento. El obtener fondos de diversas fuentes es más que simplemente obtener dinero: involucra construir un cuerpo de constituyentes y encontrar gente que los apoye, con los cuales puedan discutir libremente los éxitos y los fracasos. El autor enfatiza la necesidad de un grado de humildad y un sentido de responsabilidad, tanto cuando se buscan los fondos como cuando se reciben. El libro da al lector una serie de sugerencias de dónde encontrar donantes. Muchas de las buenas ideas no pueden ser concretizadas porque aquellos que buscan ayuda financiera no saben cómo identificar o aproximarse al donante, ni cómo presentar apropiadamente la propuesta. Cuando se buscan fondos, el principal problema no es tanto la falta de oportunidades, sino saber cómo comenzar a preparar un esquema de búsqueda de fondos (o generación de ingresos). Este libro da ideas, técnicas y las necesarias habilidades para tener éxito. Muestra a los lectores cómo comenzar una estrategia para buscar fondos y cómo analizar y presentar sus organizaciones a los donantes. Se incluye una lista de donantes, la que por cierto es algo anglófila y pro Gran Bretaña, pero no será difícil sustituir a los posibles donantes con una selección hecha a la medida de las necesidades. Hay un capítulo sobre la generación de ingresos. Muchas ONGs se encuentran actualmente en una situación donde eso es esencial para complementar los subsidios y los fondos para los proyectos. Para desarrollar algún tipo de empresa comercial cuyas utilidades sean usadas para apoyar la mayor parte del trabajo de la organización, casi siempre se requiere un cambio fundamental en la actitud del personal involucrado. Es un libro importante, que recomiendo abiertamente. (WB)


"Village voices, forest choices: joint forest management in India" por Poffenberger, M. y B. McGean (editores). 1996. 356 pp. ISBN 0 19 563683 X. US$ 28,80. D.K. Agencies, A/15-17, Mohan Garden, Najafgarh Road, Nueva Delhi 110059, India.
Está ocurriendo una crisis global en el manejo de los bosques, que producirá cambios importantes en un futuro cercano. Este libro examina esos cambios describiendo la situación en India, un país que tiene una importancia especial porque la proporción humanos/ bosques es una de las más bajas del mundo. En India, en los últimos años se han creado programas de Manejo Unido de los Bosques, que se basan en el manejo local de los bosques. Estos programas han producido la renovación de ecosistemas que alguna vez estuvieron muy degradados, frecuentemente sin ayuda externa. Esto se ha logrado no sin conflicto. Aquellos que están en el control y las compañías comerciales no ceden el poder gustosamente. Es frecuente que el manejo de los bosques por medio de las instituciones estatales forestales se fundamente en técnicas introducidas en el último siglo, provenientes del mundo industrializado, de clima templado. Para comprender estas estructuras, el autor argumenta que se tienen que examinar las raíces históricas de la deforestación. La clave del manejo está en la transición de un libre acceso a un acceso controlado y en un uso monitoreado a través de controles concentrados en grupos de usuarios. Como dice el autor; "a medida que los derechos de tenencias y responsabilidades delineadas se otorgan al grupo de usuarios, se reducen los conflictos, se mejoran las comunicaciones y una vez más el conocimiento local da luces para una toma de decisión". Los programas de Manejo Unido de los Bosques involucran un proceso de creación de capacidad institucional. Esto va más allá de los programas forestales que involucran a la población local pero que no conducen necesariamente a mejorar la condición de los bosques naturales de la nación. ¿Cómo cambiarán las prioridades de manejo cuando estén bajo el control de la comunidad? ¿Cuáles son las prácticas diarias de los programas de Manejo Unido de los Bosques? El proceso todavía no está bien documentado, ya que la mayoría de los datos recolectados se refieren a cifras de producción. (WB)

"Dying wisdom: rise, fall and potential of India's traditional water harvesting systems" por Agarwal, A., y S. Narain (editores). 1997. 404 pp. US$12,00. Centre for Science and Environment (CSE), 41, Tughlakabad Institutional Area, Nueva Delhi 110 062, India (State of India's Environment, a Citizens' Report No. 4).

Examina y documenta los sistemas tradicionales de cosecha de agua en India. Estos sistemas son, con frecuencia, centenarios. Este monumental trabajo es el fruto de proyectos de una década llevados a cabo por el CSE. El material fue recolectado durante muchos viajes de campo, estudios de documentos históricos, y fue completado con el trabajo de un taller nacional que se llevó a cabo en 1990. La empresa, como lo ponen los autores, fue impulsada por el fuerte movimiento en contra de los diques, en India. Se debe responder a la pregunta de si hay alternativas viables. El libro aparece en un momento en que India enfrenta la amenaza de una seria falta de agua. Ayudará a hacer que la gente tenga consciencia de que la solución a esta crisis bien puede estar dentro de sus propias tradiciones. La mayor parte del libro contiene exhaustivas descripciones. Éstas se clasifican en 15 ecozonas importantes. Un impresionante número de fotografías, dibujos y cuadros ayudan a guiar al lector a través del vasto tema. La segunda parte del libro está dedicada a una minuciosa descripción del auge y la caída de las cosechas de agua en India, coincidiendo con la transición del control comunal a la intervención estatal. El texto ofrece mucho más que una descripción técnica. Constantemente se hacen referencias a creencias culturales y a la manera que éstas se expresan en la sociedad india. Las soluciones se centran en una (nueva) instalación de numerosos sistemas de cosecha de agua, incluyendo sistemas de desvío del agua; recojo de agua de lluvia de las laderas de los cerros en lagunas; desvío de manantiales y arroyos; retención de agua de lluvia; recojo de agua de lluvia de los techos; diques de retención y tanques de filtración. Hay un glosario, esencial para los que no son indios. Es un trabajo que da un estándar. (WB)


Soluciones a la Pobreza: de Malthus a la Biotecnología


Este año la editorial Zed Books publicó \'The Malthus Factor\', por Eric Ross. Es una importante crítica sobre la manera en que el pensamiento malthusiano ha influido en la política capitalista de desarrollo en el mundo moderno. Entre otros temas, el libro examina cómo se ha dejado de analizar la economía política del mundo no desarrollado, ya que la alarma pública se centra en los efectos de la sobrepoblación, que son más visibles.

Desde que Thomas Malthus publicó su \'Essay on the Principle of Population\' (Ensayo sobre el Principio de la Población) en 1798, la pobreza, las muertes y la degradación del medio ambiente han sido vistas como producto de la presión que ha ejercido la población humana sobre los medios de subsistencia. Malthus, escribiendo en Gran Bretaña a inicios de la Revolución Industrial, sugirió que era, principalmente, el irracional comportamiento reproductivo y productivo de los pobres lo que ocasionaba sus carencias materiales. Ignoró el papel del sistema económico en la creación de la pobreza, de la misma forma en que el Norte ignora hoy el papel que tienen la globalización, la liberalización del mercado y las políticas agrícolas de las naciones industriales líderes, en enquistar la pobreza y la falta de seguridad alimentaria en el mundo en desarrollo.

En su libro, \'The Malthus Factor\', Eric Ross argumenta que las ideas Malthusianas han salido a luz en momentos críticos en la historia occidental moderna, y que hoy se usan para justificar la política y las políticas económicas, diseñadas para promover la economía de mercado. Sin embargo, se pregunta si alguna vez sus objetivos podrán proporcionar la infraestructura necesaria para construir sociedades económicamente estables y socialmente justas en el Sur.

Con frecuencia, los políticos internacionales consideran que la inestabilidad política, la desorganización económica y los problemas de seguridad alimentaria, emanan de una falta de voluntad de los países en desarrollo para frenar el crecimiento poblacional. Ross demuestra que estos problemas son, frecuentemente, la consecuencia de la injusticia social y de la desigualdad en la distribución de recursos.

Es en estos términos que introduce su análisis de las consecuencias de la Revolución Verde. Argumenta que la transformación de la producción campesina de alimentos con uso intensivo de mano de obra en una agricultura comercial intensiva en capital, es considerada por algunos como una respuesta humanitaria a los efectos de la supuesta presión de la población del Tercer Mundo en demanda de seguridad de alimentos e ingresos. Una evaluación más realista es que las corporaciones multinacionales y los inversionistas ven a la Revolución Verde en términos de oportunidades.

Ross sugiere, por ejemplo, que la Revolución Verde era una parte integral de una constelación de estrategias que tenían la intención de garantizar la seguridad de los intereses de los Estados Unidos en todo el mundo. Sugiere que los primeros blancos de la Revolución Verde fueron aquellos países donde los intereses estratégicos de los Estados Unidos se veían más amenazados por agitación rural: Colombia, India y Filipinas. En cada uno de esos países, los argumentos Malthusianos sobre los efectos desestabilizadores de la sobre población eran parte importante del raciocinio de por qué los medios de vida de los agricultores, tildados de atrasados e improductivos, tenían que subordinarse a los intereses de los grandes agricultores comerciales. Esto, a pesar de la amplia evidencia de que estos últimos realmente tendían a sub-utilizar grandes áreas de tierra arable de primera, mientras que los cultivadores campesinos con frecuencia eran capaces de lograr una producción de alimentos extraordinariamente intensiva.

Ross concluye que la estrategia de la Revolución Verde involucra un compromiso con la agricultura intensa en capital, que al final, merma la seguridad alimentaria en los países en desarrollo y que ha desplazado a millones de campesinos, empujando a muchos de ellos a formar parte de un ejército internacional de reserva de mano de obra. Argumenta que las evidencias sugieren que desde sus principios formales en México, a mediados de la década de 1940, la Revolución Verde nunca tuvo la intención de asegurar la subsistencia de los pobres del campo, sino la de transformar la agricultura del Tercer Mundo de tal forma que se asegure su dependencia del capital internacional.

Los apocalípticos escenarios malthusianos que ayudaron a asegurar dichos fines, siempre han negado cualquier oportunidad real que incluya explicaciones alternativas -o que dé soluciones- para las carencias del Tercer Mundo. Pero, como observa Ruoss, ahora más que nunca es necesario ese debate. Prominentes organizaciones que formulan políticas, como el Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias y el Consejo de Relaciones Extranjeras, están proponiendo un renacimiento de la Revolución Verde para combatir los efectos del fracaso de los países en desarrollo, en frenar el crecimiento de la población. Multinacionales como Monsanto, justifican convenientemente sus programas de negocios, fundamentándose en que un mundo sobrepoblado necesita de todas sus innovaciones técnicas. Tales argumentos, concluye Ross, oscurecen una vez más las razones de la pobreza en el Tercer Mundo. Ellos principalmente se refieren a las necesidades actuales de un capitalismo global, en vez de hacerlo con los intereses de la gente desnutrida y ávida de tierras de los países en desarrollo. Observa que se aboga por una dependencia cada vez mayor de biotecnología, lo que aceleraría el deterioro de lo que queda de las comunidades campesinas viables. Si esto no se frena, esto se consolidará el control del sistema de la producción de alimentos a escala mundial, en manos de unas pocas corporaciones agroindustriales gigantes.

Marilyn Minderhoud. Adaptada de \'The False Premises of Agricultural Modernisation\' (Las Falsas Suposiciones de la Modernización de la Agricultura), Eric Ross, inédito, 1999. (Disponible de ILEIA).


The Malthus Factor: Poverty, Politics and Population in Capitalist Development. Londres, Zed Books, Eric B. Ross, US$ 25 (edición de bolsillo), 1999.

Eric Ross es Senior Lecturer y Convenor del Programa de Población y Desarrollo del Instituto de Estudios Sociales (\'Institute of Social Studies\' - ISS), Kortenaerkade 12, 2518 AX Den Haag, Holanda.
Teléfono: +31 (0) 70 426 0799. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Trabajando en red


IV Congreso Nacional sobre Agricultura Orgánica

17-19 de mayo, 2000, Cuba. El congreso será organizado por el Grupo de Agricultura Orgánica de la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF), en coordinación con el Ministerio de la Agricultura y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, en EXPO-CUBA, Ciudad de La Habana. Los principales temas serán: Cuba en el mundo de la agricultura sostenible; contribuciones para el desarrollo rural sostenible en Latinoamérica y el Caribe; de los sistemas integrados de producción hacia la agroecología; contribución de los pequeños agricultores a la agroecología y seguridad alimentaria; potencial de producción y oportunidades de mercado para los productos orgánicos; promoción de la agricultura orgánica; evaluación económica de las técnicas agroecológicas; conservación y regeneración de la fertilidad del suelo; agricultura orgánica a comienzos del siglo XXI; los avances tecnológicos en Cuba.

Mayor información: Marta Pérez Pérez, Secretaria Ejecutiva, Grupo de Agricultura Orgánica - ACTAF, Apartado postal 4029 C.P. 10400, Ciudad de La Habana, Cuba. Teléfono/Fax: +537 845387. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Reconciliación y renovación: a través de un aprendizaje colaborativo

V Congreso Mundial de Aprendizaje en Acción, Investigación de Acción y Manejo de Procesos, IX Congreso Mundial sobre Acción e Investigación Participativa, 10 - 13 de setiembre del 2000, Universidad de Ballarat, Victoria, Australia. El congreso tratará sobre Reconciliación y Renovación con relación a: desigualdades en las comunidades globales, el medio ambiente, las experiencias de los pueblos indígenas, trabajo, relación, posiciones personales dentro de la sociedad, y diversos sistemas de valores. Es posible que los asistentes quieran participar en: creando y facilitando cambios; creando reconciliación y renovación a través de aprendizaje e investigación en acción participativas; desarrollando procesos alternativos de aprendizaje; y nuevas capacidades requeridas en el escenario mundial del siglo XXI.

Mayor información: ALARPM/PAR World Congress Secretariat, c/The Conference Organisers Pty Ltd., PO Box 1127 Sandringham VIC 3191, Australia. Teléfono: +61 3 9521 8881. Fax: +61 3 9521 8889. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla www.conferenceorganisers.com.au
IFOAM 2000
El Mundo Crece Orgánico

La XIII Conferencia Internacional Científica IFOAM 2000 será organizadas por el Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FiBL), del 28 al 31 de agosto, 2000, en Basilea, Suiza. IFOAM 2000 explorará las maneras en las que la agricultura orgánica puede lograr un buen posicionamiento global en el nuevo milenio, con relación a producción, procesamiento y comercio. Junto con la conferencia habrá seminarios, exhibiciones, excursiones y eventos públicos.

Mayor información: IFOAM 2000 c/o FiBL, PO Box, CH-5070 Frick, Suiza. Fax: +41 62 865 7273.
Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla www.ifoam2000.ch
Conservación de la tierra y producción de alimentos en el tercer milenio

La XI Conferencia de la Organización Internacional de Conservación de Suelos será organizada por el Instituto Nacional de Tecnología Agraria y la Facultad de Agronomía, Universidad de Buenos Aires, Argentina. La reunión ISCO 2000 se llevará a cabo del 22 al 27 de octubre, 2000. Se han definido cuatro temas principales:

•Extensión e intensidad de los procesos de degradación del suelo. El reto de las nuevas causas de degradación.

•Avances científicos y tecnológicos para la protección del medio ambiente y uso sostenible de la tierra.

•Factores socioeconómicos de las intervenciones humanas y sus consecuencias para la producción de alimentos y para el medio ambiente.

•Políticas para la conservación del medio ambiente. Cooperación científica, educación y extensión.

Mayor información: Secretaría Científica ISCO 2000, FAUBA, Av. San Martín 4453, (1416) Buenos Aires, Argentina. Teléfono/Fax: +54 11 4481 1688. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla www.agro.uba.ar
Globalización y desarrollo local: retos para la producción a pequeña escala

La Asociación Internacional de Sistemas Agrícolas (IFSA) llevará a cabo su XVI Simposio en Santiago, Chile, del 27 al 29 de noviembre del 2000. Simultáneamente, también se realizará el IV Simposio de Investigación y Extensión de Sistemas Agrarios en América Latina (IESA AL). El principal tema de los simposios es la interacción (conflictos y oportunidades) entre los procesos globales y locales, que están dando forma a las regiones rurales del mundo y su relación con el impacto sobre los sistemas de producción de los pequeños agricultores y su comportamiento técnico, social, económico y cultural. Algunos puntos importantes serán la pobreza y seguridad alimentaria rural; sistemas de la pequeña agricultura; mercados y competencia; sostenibilidad de medio ambiente; desarrollo institucional. Los idiomas oficiales serán Español e Inglés. Los resúmenes de las contribuciones deberán ser remitidos al 29 de febrero del 2000.

Mayor información: IFSA/IESA, Casilla 228 Correo 22, Santiago, Chile. Teléfono: +56 2 236 4557. Fax: +56 2 236 4558. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla www.rimisp.cl/ifsa_iesa2000.htlm
Congreso 2000 sobre Culturas y Biodiversidad

Del 21 al 31 de julio, 2000, en Kunming, PR China. Los objetivos específicos del congreso CUBIC son:

•Proporcionar una oportunidad para que los investigadores intercambien experiencias, entre ellos y también con representantes de culturas locales, políticos y personal de desarrollo, sobre las interacciones de valores y prácticas culturales y el manejo de la biodiversidad. ¿Qué información interna se ha adquirido por medio de estas interacciones y cuál es el impacto de fuerzas externas sobre estos procesos?

•Fomentar el diálogo entre los participantes y crear una imagen para el futuro que apoye culturas locales prósperas usando y sosteniendo la biodiversidad de maneras tradicionales y creativas. Un mundo mejor, ¿cómo sería con relación a las culturas locales y al manejo de la biodiversidad?

•Desarrollar enfoques apropiados en los cuales los "de afuera", agencias del gobierno y no gubernamentales puedan actuar de diferente forma y maneras en las cuales "los de adentro" y las comunidades locales puedan reforzar su habilidad para manejar los recursos naturales y garantizar sus medios de sustento.

El programa de diez días combinará presentaciones, talleres, trabajo en grupo, giras de campo, artes y manualidades.

Mayor información: Therese Grinter: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla o Xu Jianchu: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


AGROMISA E ILEIA: Sus preguntas, nuestras respuestas


Agromisa ha llegado al Boletín de ILEIA. En cada número, el equipo de Preguntas y Respuestas de Agromisa contestará algunas preguntas de los lectores sobre los temas planificados para las futuras ediciones del Boletín. Este año, esas preguntas incluyen la relación entre LEISA y los temas de desertificación, innovaciones de agricultores y agricultura integrada, además de los problemas asociados con la restauración del equilibro ecológicos en áreas de monocultivos (ver página 64).
Presentando a Agromisa

El Servicio de Consejería Agrícola de Agromisa se inició a mediados de la década de 1930 y 65 años después sigue respondiendo a preguntas enviadas por extensionisas agrícolas, trabajadores de desarrollo de comunidades rurales, agricultores y organizaciones de capacitación. Agromisa se concentra en temas que afectan la sostenibilidad de la agricultura en los trópicos, y cada año da respuestas detalladas a cientos de preguntas de agricultores y de sus organizaciones, en todo el mundo en desarrollo. Las respuestas las da un equipo de especialistas voluntarios donde hay investigadores, académicos y especialistas agrarios. Una vez que se responde a una pregunta, ésta se clasifica sistemáticamente y se guarda en una gran base de datos, de fácil acceso. La información da nuevas luces de los problemas que tienen que enfrentar los pequeños agricultores, quienes con frecuencia trabajan en condiciones económica y ecológicamente difíciles.
Biodiversidad

De izquierda a derecha: KVS Prasad y Chitrah Suresh (LEISA India Inlay) y Teresa Gianella (El Boletín ILEIA) en el taller de editores internacionales en Holanda, 1999.

El número del Boletín de ILEIA trata sobre biodiversidad. Biodiversidad no es una palabra comúnmente usada por agricultores. Es más adecuada para los escritorios y estudios de los investigadores y de los políticos. Agromisa nunca ha recibido una pregunta que se refiera directamente a problemas de biodiversidad, aunque sí recibe preguntas que sólo se pueden tocar dentro del contexto de la biodiversidad.

En esta primera edición donde se presenta la columna de Agromisa, damos uno o dos ejemplos del tipo de preguntas que recibimos, referidas a la biodiversidad. La mayoría de las que hemos recibido en el pasado tienen que hacer con mantener el vigor de las plantas y preservar el potencial para fortalecer y desarrollar cultivos, para tener un suministro de alimentos, variado y seguro. Algunos agricultores quieren saber cómo pueden combinarse las nuevas tecnologías agrícolas con las prácticas tradicionales. "¿Podemos combinar semillas híbridas con nuestras semillas tradicionales?" Otros, más preocupados con mejorar prácticas de cultivo, nos preguntan cómo pueden seleccionar semillas con cualidades específicas (por ejemplo, resistencia a las sequías). También hay agricultores que admiten que han perdido contacto con las prácticas agrícolas tradicionales y con maneras de propagar y almacenar semillas locales y material vegetal.

El equipo de ILEIA espera que esta columna genere un flujo constante de preguntas para el servicio de Agromisa, y que se pueden usar algunas de ellas en el Boletín. Se dará cuenta de cada una de las preguntas que recibamos. Las preguntas seleccionadas para ser publicadas en el Boletín de ILEIA y aquellas de individuos y organizaciones que trabajan con organizaciones de base de agricultores serán respondidas gratuitamente por el equipo de Agromisa de Preguntas y Respuestas. Las respuestas a preguntas de otras organizaciones serán contestadas a un costo de US$125.

Mayor información en: www.agralin.nl/agromisa/ o contactando a Marijke Kuipers, Director, Agromisa Question and Answer Service, PO Box 41, 6700 AA Wageningen, Holanda. Teléfono: +31 317 412217. Fax: +31 317 419178. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Desde los boletines regionales


Teresa Gianella-Estrems Boletín de ILEIA
Este número doble 15.3-4, dedicado a la Biodiversidad en la Agricultura inicia una nueva serie en la que el Boletín de ILEIA, para América Latina, tendrá mayor autonomía. Esto significa que, sin perder su carácter internacional, El Boletín que es un vínculo de intercambio de experiencias de agricultura sostenible, entre diferentes países del mundo y especialmente para aquellos del llamado Tercer Mundo contendrá, desde ahora, una mayor proporción de contribuciones latinoamericanas. Por ello invitamos a nuestros lectores y a todos aquellos interesados en la viabilidad ecológica, cultural y económica de la agricultura sostenible en los diversos territorios de América Latina, a que nos escriban opinando sobre el actual contenido y proponiendo temas y sugerencias editoriales sobre el lenguaje, el tamaño del texto, el diseño, las ilustraciones, y todo aquello que consideren conveniente para mejorar el contenido y la forma de la información que transmite El Boletín. Así lo vienen haciendo algunos de nuestros lectores, especialmente de México, Cuba y Bolivia. Como editores, nos sentimos muy contentos por estos comentarios y por constatar el gran interés que suscita nuestra publicación y los temas que trata. Somos conscientes que muchas veces hay problemas de lenguaje que resolver, pues si bien todos los paises que conformamos esta región, con excepción de Brasil, hablamos español, también por nuestros diferentes orígenes prehispánicos somos diversos culturalmente y por ello, la forma cotidiana del idioma tiene peculiaridades regionales que lo diferencian entre pais y pais, y también entre localidades. Por ejemplo la palabra chacra de origen quechua y usada en los paises andinos para denominar una párcela de cultivo, tiene diferentes acepciones en los paises centroamericanos.

El año pasado, hicimos una pequeña encuesta entre nuestros suscriptores, con el fin de verificar y actualizar nuestra Base de Datos. Las conclusiones de la encuesta nos mostraron que en noviembre 1999, eramos 1419 los suscriptores de LEISA - El Boletín de ILEIA y que el 60% está dispuesto a pagar $10.00 Dólares americanos (.... Euros) por la suscripción a cuatro números anuales (nosotros pusimos dos opciones de cuotas: $10,00 o $25,00). También constatamos que algunos suscriptores no han recibido el libro "LEISA en perspectiva - 15 años de ILEIA" y eso que nos preocupa, tenemos de todos modos que subsanarlo enviando con esta revista el libro a aquellos que comunicaron no haberlo recibido.

El tema de la agrobiodiversidad que aborda este número del Boletín de ILEIA, es de mayor importancia para la sostenibilidad de la producción agrícola en América Latina y los lectores saben de la riqueza de agrobiodiversidad de la cual nuestros agricultores nativos son depositarios. La agricultura y crianza que practicaron los andinos y mesoamericanos en los diferentes ecosistemas: montaña, tropicales secos y tropicales lluviosos, hizo posible que este continente sea centro de origen y diversidad de cultivos alimenticios tales como el maiz, frejol común, camote (Mesoamérica); papa, pallar, mani (Andes) y yuca (Brasil, Paraguay) por citar a los principales de alto significado en la alimentación mundial.

Sin embargo, al igual que los agricultores de otros centros de origen de diversidad genética de cultivos alimenticios, se encuentran actualmente entre los más pobres del mundo y consecuentemente carecen de poder político y económico para enfrentar a los poderosos consorcios internacionales de la industria biotecnológica, lo que hace muy vulnerable la biodiversidad de la agricultura en esta parte del mundo.
Teresa Gianella-Estrems Boletín de ILEIA
Teléfono: + 51 1 2413787
Apartado postal: 18-0745, Lima 18, Perú c/o ETC Andes
E mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

KVS Prasad de 'LEISA India Inlay', Bangalore, escribe:
'LEISA India Inlay', el primer suplemento del Boletín de ILEIA para toda la India, salió en marzo de 1999. La edición tuvo 16 páginas de artículos, noticias e información sobre el tema de comercialización de productos orgánicos en el subcontinente. El suplemento ha recibido una entusiasta respuesta y las cifras de circulación para el Boletín ILEIA en la India está progresivamente llegando hacia las 4.000 revistas.

Pareciera que el objetivo básico de transferir la distribución y la producción del Boletín de ILEIA a la India, como un primer paso hacia la publicación de un Boletín independiente para la región sudasiática, ha tenido éxito. De acuerdo con los planes para otros Boletines regionales, se espera que 'LEISA India Inlay' eventualmente se convierta en una revista independiente que publique artículos y noticias de LEISA, de interés para los lectores en el sudeste de Asia. La distribución local y las actividades de publicación, por cierto, han probado tener éxito en atraer la atención de los investigadores, extensionistas agrícolas y la comunidad de trabajadores de desarrollo comunal.

El suplemento publicará artículos en temas seleccionados por el comité editorial internacional. Este año, esos temas incluirán: Desertificación, Innovación de Agricultores, Agricultura Integrada, y un número que tratará sobre problemas asociados con la restauración del balance ecológico en áreas de monocultivos.
Para mayor información y para una copia de LEISA India Inlay: KVS Prasad, PO Box 7836, Bangalore 560 078, India. E-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla


Noticias de ILEIA



Construyendo un sitio Web de Información

ILEIA ha planificado desarrollar su sitio Web en Internet para convertirlo en una plataforma interactiva de información y de discusión sobre el desarrollo de LEISA. Ya que el desarrollo de la agricultura sostenible es un tema muy amplio y el manejo de la información toma mucho tiempo, esto sólo será posible si ILEIA centra sus actividades de recolección de información y distribución en temas específicos. ILEIA tendrá que trabajar en estrecha cooperación con otras organizaciones de información que tratan sobre aspectos específicos de agricultura sostenible.

ILEIA se especializará en determinados temas, relevantes a la agricultura sostenible, pero no perderá su perspectiva holística. Paso a paso, ILEIA colocará información sobre esos temas en el sitio Web de ILEIA. Para maximizar la eficiencia de nuestro trabajo, los temas en el sitio Web serán los mismos que los elegidos para el Boletín de ILEIA. El presente número del Boletín de ILEIA, por ejemplo, trata sobre "agrobiodiversidad". En el sitio Web se va a abrir una plataforma de información acerca de biodiversidad. Toda la información publicada en el Boletín de ILEIA será colocada en el sitio Web; se harán conexiones con otras fuentes de información y regularmente se añadirá información adicional sobre agrobiodiversidad. ILEIA usará el potencial interactivo del sitio Web para mantener actualizado el debate sobre agrobiodiversidad. Un sitio monitoreado de discusión y conexiones con bases de datos establecidas de preguntas y respuestas, dará a los lectores la oportunidad de introducir nueva información y desarrollar el tema más allá de su propia perspectiva.


Este año, se establecerán sitios Web regionales para LEISA, comenzando con América Latina. Esto, junto con conexiones con otros sitios y medios, acelerará el proceso de colectar información que puede ser usada por agricultores, personal de extensión y políticos involucrados en el enfoque LEISA para agricultura sostenible. Al mismo tiempo, ILEIA continuará colaborando con los centros regionales de información para mejorar el flujo bidireccional de información sobre LEISA entre aquellos involucrados en aspectos sociales, económicos y políticos de la agricultura, en el ámbito regional, nacional y global.

Así, el Boletín de ILEIA piensa tratar con una serie de puntos dentro de un solo tema. Cada número será el trampolín para construir una nueva plataforma, la apertura de nuevos "dossieres" de temas, la creación de otra repisa en la biblioteca virtual de LEISA, y dará más oportunidad de discusión en línea.


"Desertificación", "agricultores innovadores", "agricultura integrada", "sistemas de monocultivos" y "elasticidad y resistencia agraria" han sido elegidos como los temas de los próximos cinco Boletines de ILEIA. Estos temas están ligados de diversas formas y pueden ser enfocados desde una multitud de puntos de vista. Palabras claves como "agroforestería", "fertilidad del suelo", "género", "maní" pueden proporcionar puntos de entrada para información, conexiones e información digitalizada que se creará en el sitio Web. Gradualmente, ILEIA espera desarrollar plataformas que evolucionen en información Web de múltiples organizaciones y de muchos puntos de entrada, sobre el desarrollo de agricultura sostenible. Aquella información que conecta ideas, estimula acciones y apoya políticas.

ILEIA intenta construir una red de información lo más participativa e interactiva posible. El software para poder compartir información interactiva está siendo rápidamente desarrollado e ILEIA intenta usar su experiencia con INTERDEV, una iniciativa europea preocupada con una amplia gama de temas de desarrollo, para consolidar aún más su capacidad para perfilar a LEISA como una base viable para el sustento en áreas rurales y agrícolas. Para aquellos que no tienen acceso a Internet, habrán CD Roms disponibles, e ILEIA continuará con su publicación establecida y sus servicios de información.

Fundación ILEIA: Forjando LEISA

Después de 15 años de apoyo constante del Gobierno Holandés, el Proyecto ILEIA -iniciado y guiado en estos años por ETC- ha sido transformado en la Fundación ILEIA. Nos espera una época nueva muy interesante.

Desde mayo de 1999, la Fundación ILEIA ha podido continuar las tareas "del viejo ILEIA", gracias al generoso apoyo de la organización holandesa co-auspiciadora NOVIB, y a un compromiso a largo plaza con la Autoridad Sueca para el Desarrollo Internacional (SIDA). La Fundación ILEIA intenta ahondar más la recolección y sistematización de información sobre LEISA y expandir el ámbito de sus programas regionales. Las activas oficinas de ILEIA tendrán como personal a muchas de las mismas personas experimentadas que ya son bien conocidas por los lectores del Boletín. También verán caras nuevas. Pronto, ILEIA tendrá un nuevo Director, y esperamos que en el próximo número del Boletín podamos presentarles este nuevo miembro del equipo.

Ya se ha instalado el Directorio de la nueva Fundación ILEIA. En el momento hay cuatro miembros, entre los cuales están Sunita Narain, Centro para Ciencias y Medio Ambiente, Nueva Dehli, el profesor Eric Goewie, Universidad Agraria de Wageningen, Holanda y el Dr. Stein W. Bie, Director General del Servicio Internacional para la Investigación Agrícola Nacional, en La Haya. Además de asegurar la continuidad, su tarea será ayudar a programar un rumbo efectivo para ILEIA en los próximos años.

La Fundación de ILEIA ya ha comenzado a trabajar en su nuevo programa. En noviembre de 1999, se dio el visto bueno para el programa regional latinoamericano de ILEIA. Este programa incluirá desarrollar más la versión en español del Boletín de ILEIA y está siendo apoyado por tres organizaciones, co-financiadoras holandesas: ICCO (principal donante), NOVIB e HIVOS. Es el primero de cinco o seis programas regionales que ILEIA tiene la intención de implementar. Se están desarrollando otros programas regionales para el sur de Asia, el sudeste de Asia, el oeste del África, el sur del África y para el Medio Oriente y África del Norte. En estas áreas, se producirán ediciones regionales del Boletín de ILEIA. Los Boletines regionales seguirán conteniendo material publicado en la versión Internacional del Boletín, pero por lo menos el 50% de las contribuciones e información sobre publicaciones y redes, vendrá de las propias regiones. Las ediciones regionales en árabe, francés y otros idiomas son una posibilidad real en un futuro cercano. Un comité editorial regional será responsable de producir localmente estos Boletines.

Si desea mayor información sobre los planes de ILEIA para el futuro, visite nuestro sitio Web: www.oneworld.org/ileia o póngase en contacto con nosotros, aquí en Leusden.

Stein W. Bie
Presidente del Directorio, Fundación ILEIA

Bert Lof
Director ad interim