LEISA revista de agroecología, vol. 13 N° 3 - Reconstruyendo la perdida fertilidad del suelo




Estimados lectores
Manejo de la fertilidad del suelo bajo presión
Editorial
Agricultores e investigadores en camino hacia el Manejo Integrado de los Nutrientes
Siebe van Wijk
FARMS: monitoreo del funcionamiento de la finca
Dilip Chinnakonda

Logrando sostenibilidad en el uso de abonos verdes
Roland Bunch
Suelos pobres requieren materia orgánica
Albrecht Benzing
El conocimiento local de los agricultores concuerda con los resultados de las experimentaciones formales
K.D. Subedi
Manejo de la fertilidad del suelo en campos de arroz bajo riego
Chesha Wettasinha
Nuevo método Kekulam para el cultivo del arroz: un enfoque ecológico práctico y científico
GK Upawansa
Reciclaje de los desperdicios domésticos para mejorar la fertilidad del suelo
Gamal Zakaria , Peter Laban
Transferencia de biomasa: cosecha gratis de fertilizante
Rik Thijssen , John Bwire Mukalama Nabaho , Stella Wanjau
De la enseñanza al aprendizaje - Instrumentos para aprender sobre la conservación del suelo y el agua
Oliver Gundani , Edward Chuma , Jürgen Hagmann
La percepción tradicional sobre la ceniza de madera: Un medio de comunicar la fertilidad del suelo
Roger W. Sharland
Si desea saber más
En red
Noticias de ILEIA

 


Estimados lectores

 

Tras una larga espera, hemos designado una nueva editora en jefe para el Boletín ILEIA, Marilyn Minderhoud-Jones. Ella tendrá bajo su responsabilidad la producción y edición del Boletín y de otras publicaciones de ILEIA. Le deseamos muchos éxitos en su nueva tarea. Juntos, como un equipo editorial, esperamos mantener la calidad del Boletín ILEIA o, más aún, mejorarla.

Otra fase del proyecto ILEIA llega a su fin en diciembre de 1998. Este será el final de ILEIA en su forma actual. Para generar ideas sobre la mejor forma de continuar las actividades de ILEIA, en noviembre y diciembre de este año se llevará a cabo un "análisis del mandato". Se pedirán las opiniones de un grupo selecto de personas clave de Asia, Africa, América Latina y Europa sobre la institucionalización de las actividades desarrolladas por ILEIA. Los lectores también están invitados a contribuir a este análisis y enviar sus opiniones a ILEIA. Si ustedes, nuestros lectores de los trópicos, sienten que es necesario continuar documentando e intercambiando experiencias sobre el desarrollo de la Agricultura de Bajos Insumos Externos (LEISA, del inglés: Low External Input Sustainable Agriculture), la Investigación para el Desarrollo y Evaluación de la Tecnología Participativa (PTD) realizada por una organización con base en el norte o en el sur o por una red de organizaciones regionales, estaremos encantados de saberlo. Tal vez sea posible obtener fondos para continuar ILEIA de alguna forma nueva. En Noticias de ILEIA (pag 35) se puede encontrar más información sobre el análisis del mandato.

Este número del Boletín ILEIA describe las experiencias de agricultores e investigadores, quienes están buscando reconstruir la fertilidad del suelo perdida en las últimas décadas al tratar de incrementar la producción agrícola. Los agricultores que adoptaron la aplicación de fertilizantes químicos así como quienes no pudieron afrontar el costo de estos insumos externos, no sólo perdieron la preciada fertilidad del suelo, sino su conocimiento indígena sobre el manejo de la fertilidad. Ahora ellos están tratando de redescubrir los principios de la agricultura tradicional para hacer que las prácticas de manejo de la fertilidad del suelo sean de nuevo parte de sus sistemas agrícolas. Esta edición del boletín contiene una gran variedad de artículos que van desde "el análisis del balance de los nutrientes" y el "uso de abonos verdes y paja de arroz" hasta "el reciclaje de los desperdicios orgánicos del hogar". Además de los artículos técnicos, también presentamos otros sobre "el desarrollo de la tecnología participativa" y "los instrumentos de aprendizaje y comunicación". En la contracarátula los lectores encontrarán una breve descripción de la evaluación de la investigación que ILEIA está llevando a cabo en Filipinas.


Manejo de la fertilidad del suelo bajo presión

Editorial

El manejo de la fertilidad del suelo (Soil Fertility Management - SFM) es la base de la sostenibilidad en cualquier sistema de producción agrícola, crear las condiciones favorables para la vida y el crecimiento de las plantas en el suelo, para la aplicación de los nutrientes y para la conservación del suelo son aspectos importantes del manejo de la fertilidad del suelo. El SFM es un tema complejo que involucra muchas prácticas agrícolas. Cada sistema agrícola tiene su propia forma de SFM, la cual depende de una combinación de factores: la condición del recurso básico natural, la tierra disponible, la mano de obra y el capital y su precio relativo, la tradición campesina local, el conocimiento campesino y su motivación, las habilidades y el grado de orientación del mercado, los precios relativos de los insumos y, por supuesto, la política agrícola.

.

Es posible identificar varias categorías de sistemas agrícolas, cada cual con sus prácticas de SFM características. Estas abarcan sistemas de rotación de cultivo y barbecho basados en los procesos naturales de regeneración de la fertilidad del suelo; sistemas interactivos de pastoreo y de barbecho basados en la ingestión de los nutrientes por los animales y la vegetación; una agricultura integrada y orgánica tipificada por el reciclaje de los nutrientes; y una agricultura moderna en la cual los fertilizantes sintéticos y la mecanización controlan el manejo de la fertilidad del suelo. Dentro y entre estas categorías hay gran variedad de prácticas. Cambios en las prácticas

 

El SFM no es un concepto estático, las prácticas cambian continuamente conforme cambian las condiciones. Es típico el paso de un manejo extensivo de la fertilidad del suelo a uno intensivo, cuando se incrementa la presión poblacional y la tierra se torna escasa.

 

En junio pasado tuvo lugar la conferencia Estrategias indígenas para la intensificación de rotación de cultivos en el Sureste de Asia (Cairns, 1997). Basándose en estudios de caso presentados en esta conferencia, Cairns desarrolló un marco de tipologías del manejo indígena del barbecho. Este marco proporciona información de las estrategias indígenas de intensificación en cultivos alternativos.

 

Otro ejemplo de variación de las prácticas de SFM es el relativamente reciente cambio de SFM con medios naturales por el SFM con fertilizantes sintéticos. Esto se ha llevado a cabo en los lugares donde las condiciones son favorables para la producción orientada al mercado. Actualmente, sin embargo, muchos de estos agricultores nuevamente están buscando estrategias alternativas de SFM, ya que el incremento de los costos, la disminución de los rendimientos y los indicadores de degradación del suelo los están convenciendo de que el uso continuo de fertilizantes sintéticos, o por lo menos la forma en que éstos se usan, está muy lejos de ser sostenible. Mulleriyawa y Wettasinha (página 18) mencionan un proceso de desarrollo de tecnología de participación diseñado para buscar alternativas al uso de fertilizantes sintéticos en la producción de arroz en cáscara en Sri Lanka.

Condiciones específicas de las prácticas

 

Cada estrategia de SFM tiene, pero también necesita, condiciones específicas y los agricultores combinan aquellas prácticas que se adaptan mejor a ellos. Como explica Subedi (página 16), los agricultores de subsistencia en Nepal no pueden comprar y a veces no tienen acceso a los fertilizantes sintéticos y por lo tanto dependen de los medios naturales de SFM, como los abonos vegetales. Roland Bunch (página 12) presenta los últimos detalles de situaciones en las cuales los abonos vegetales y cultivos de cobertura pueden resultar exitosos para reemplazar o complementar a los fertilizantes sintéticos o a las prácticas de roza y quema. Cuando la mano de obra es escasa (en la agricultura extensiva) o relativamente escasa, si se compara con el costo de los fertilizantes sintéticos (agricultura moderna), los agricultores no pueden pagar la obra de mano para el reciclaje intensivo de los residuos orgánicos, como el que se inició en Egipto (Zakaria et al., pag 24). Benzing (página 14) ilustra mejor el tema cuando muestra la relación entre diferentes sistemas de manejo agrícola y las estrategias SFM y las condiciones variables bajo las cuales se lleva a cabo cada sistema en los valles montañosos de Ecuador. El autor también hace algunas recomendaciones sobre cómo debe mejorarse el SFM, optimizando el uso de los medios naturales de SFM.

La sostenibilidad amenazada

 

Hoy, la sostenibilidad ecológica de la agricultura y la búsqueda de formas para incrementar la producción son temas prioritarios. El estudio del balance de nutrientes NUTMON en Kenia demuestra que los agricultores que participan en este programa obtuvieron casi un 30% de sus ingresos a partir de la explotación de los nutrientes. Estos resultados confirman los primeros hallazgos en Africa (Vlaming et al., página 6). En cualquier lugar del trópico la situación tal vez no sea mucho mejor que lo que Mulleriyawa y Wettasinha indican (página 18).

 

Sin embargo, esta es sólo una cara de la medalla. También hay lugares en los cuales se acumulan los nutrientes perdidos o exportados: sedimentos lavados por la erosión del suelo, acumulaciones de desperdicios orgánicos en áreas urbanas, nutrientes que se filtran en el agua del subsuelo y nutrientes que se volatilizan. Todos estos factores producen contaminación. Los fertilizantes sintéticos se usan con frecuencia en una forma desbalanceada, ineficiente y por lo tanto contaminante, que conduce a la degradación del suelo y a la reducción del rendimiento. Pero también, cada kilogramo de fertilizante orgánico que se usa corresponde a una cantidad equivalente de nutrientes contenidos en la materia orgánica, los cuales son desechados.

 

Ustedes podrán preguntarse con qué tanta seriedad investigadores y quienes desarrollan las políticas tratan estos problemas de sostenibilidad. No se dispone de estudios de amplia base sobre los múltiples procesos involucrados en la sostenibilidad agrícola. Por ejemplo, recién en 1995 el Instituto Internacional de Investigación en Arroz (IRRI) inició un estudio importante (página 36) sobre las "Tendencias de reversión de la declinante productividad en los sistemas de cultivo de arroz bajo irrigación intensiva" que abarca ocho países. El estudio analizará las circunstancias y tratará de diseñar estrategias alternativas a las prácticas actuales. Es probable que se requiera un estudio más amplio para analizar en su totalidad los problemas involucrados en el uso de fertilizantes sintéticos y sus implicaciones socioeconómicas y culturales.

No hay dinero para fertilizantes sintéticos

 

Donde los agricultores no pueden producir competitivamente para el mercado o donde los recursos son escasos, los ingresos que obtienen de su sistema agrícola son muy pequeños y no le permiten comprar insumos externos. Los altos costos del transporte y de los créditos son algunos de los factores que hacen que estos insumos sean costosos y que sea arriesgado usarlos. En los lugares donde las condiciones ecológicas son particularmente desfavorables para las labores agrícolas o donde el suelo está degradado, el uso de fertilizantes sintéticos es relativamente ineficiente. En estas condiciones, los fertilizantes sintéticos no generan suficientes ganancias para considerarlos una opción viable de compensación a la pérdida de nutrientes. Un número creciente de agricultores confrontan estos problemas, en la medida en que los costos de los fertilizantes sintéticos aumentan y la degradación del suelo se acelera. Si estos agricultores siguen produciendo para el mercado y pierden nutrientes en cantidades más elevadas de lo que ellos pueden afrontar en cuanto a sus opciones de compensación por la pérdida de los nutrientes, la escasez posterior de nutrientes, la degradación del suelo y la disminución del rendimiento serán inevitables. Actualmente, este proceso se da en muchas regiones de Africa y en los trópicos. La agricultura de susbsistencia, basada en prácticas ecológicamente sólidas, parece ser la única base sostenible al alcance de estos agricultores. Esto no excluye totalmente la producción para el mercado, pero ésta debe mantenerse a niveles que los agricultores puedan afrontar.

El regreso a las estrategias tradicionales

 

Muchos agricultores en las regiones donde las condiciones agrícolas son menos favorables y esto incluye muchos grupos indígenas- están atrapados en este dilema. El cambio hacia la agricultura moderna, orientada al mercado, está causando una degradación ecológica severa y una marginación económica. La agricultura de mercado, la mano de obra migratoria y el deseo de participar en la cultura de consumo están socavando la base cultural y espiritual de la sociedad tradicional y colocando un carga pesada en las estrategias de supervivencia (COMPAS, 1996).

 

Una reorientación hacia las estrategias tradicionales agrícolas o la urbanización y el consiguiente debilitamiento de la cultura indígena, parecen ser las dos, poco atractivas, polaridades disponibles para las comunidades indígenas y los agricultores de escasos recursos. Sin embargo, los estudios de caso recolectados por ICRAF (Cairns, 1997; Fujisaka y Escobar, 1997; y el caso descrito por Nijhov, página 10) presentan evidencia que demuestra que las estrategias tradicionales aún pueden proporcionar una base sostenible para la subsistencia. Batterbury (1996), Phillips-Howard y Lyon (1994) y Tiffen et al. (1994) también presentan ejemplos de cómo los agricultores se desenvuelven entre la agricultura de subsistencia, la agricultura orientada al mercado y el empleo urbano, y tienen éxito en el uso intensificado de la tierra, manteniendo la degradación ecológica dentro de sus límites. Estos agricultores a menudo complementan los métodos naturales de SFM con el uso cuidadoso de pequeñas cantidades de fertilizantes sintéticos. Sin embargo, hay muchos casos en los cuales los agricultores han tenido menor éxito y se han visto atrapados en tal pobreza y degradación ecológica que se han visto forzados a migrar a la ciudad.

 

Uno de los problemas que afrontan los agricultores que reorientan su agricultura hacia las estrategias agrícolas tradicionales es que las condiciones de la producción agrícola han cambiado durante el tiempo en que se dedicaron a la agricultura orientada al mercado, respaldada por el uso de fertilizantes sintéticos. El crecimiento poblacional, la degradación del suelo y la vegetación natural indican que las prácticas tradicionales no pueden ser aplicadas igual que en el pasado y que deben hacerse adaptaciones. El nuevo sistema de producción del arroz 'Kekulam' descrito por Upawansa (pag 20) es un ejemplo de la adaptación de un sistema tradicional con una dependencia mínima en insumos externos, como los fertilizantes sintéticos. Sería muy interesante comparar el desempeño socioeconómico, ecológico y cultural de tales sistemas con los convencionales.

Agricultura de mercado ecológicamente sólida

 

Las estrategias que combinan el uso de fuentes internas y externas de nutrientes de la mejor manera, para una situación local dada, es llamada en algunos casos Manejo Integrado de Nutrientes (Vlaming et al., página 6) o Sistemas Integrados de Nutrientes Vegetales (FAO). Los investigadores reconocen cada vez más el valor del Manejo Integrado de Nutrientes (INM, en inglés). Los agricultores innovadores, algunas veces solos y otras con apoyo externo, ya han desarrollado muchas estrategias de INM. El caso descrito por Mulleriyawa y Wettasinha (página 18) es un ejemplo del desarrollo participatiyo del manejo integrado de nutrientes. Estas estrategias permiten el uso eficiente, rentable y ecológicamente sostenible de los fertilizantes sintéticos y de otros insumos externos, que a su vez disminuyen el hecho de que los agricultores trabajen en condiciones menos favorables para formar parte de, o permanecer en la economía de mercado, sin degradar el sistema. Los agricultores de escasos recursos que cultivan en áreas donde las condiciones son favorables para el mercado pueden beneficiarse de estas estrategias; los costos de producción disminuyen y se reduce la dependencia de créditos altos y usureros.

 

Disminuir el costo del transporte, mercadeo, insumos y créditos puede ayudar a los agricultores a ser más competitivos en el mercado. Sin embargo, donde la población y la economía del mercado urbano crecen rápido, como en muchos países del sur y sureste de Asia, aun mejorando estas condiciones, no se puede prevenir o evitar el proceso que conduce a la marginación económica de los pequeños agricultores y su desplazamiento en busca de empleo urbano.

Adaptación a nuevos sistemas

 

Si se dan condiciones de cambio, necesidades y percepciones, los agricultores constantemente tienen que adaptar sus prácticas de manejo de la fertilidad del suelo. Sin embargo, las nuevas prácticas no sólo deben acomodarse a las condiciones naturales, económicas y culturales prevalecientes, sino también a la forma en que la agricultura y la sociedad han evolucionado en el tiempo.

 

En los lugares donde los trabajadores y los investigadores quieren introducir prácticas de SFM que no son compatibles con las condiciones naturales, económicas y culturales prevalecientes o donde no se presta suficiente atención al proceso de aprendizaje propio de los agricultores, los esfuerzos pueden fracasar. Los artículos de Hagmann (página 26) y Sharland (página 28) muestran cómo tales procesos de aprendizaje pueden mejorarse por medio de instrumentos de aprendizaje y diálogos construidos sobre prácticas y percepciones tradicionales.

 

Coen Reijntjes

 

Referencias

 

• Batterbury, SPJ. 1996. Planners or performers? Reflections on indigenous dryland farming in Northern Burkina Faso. (¿Planificadores o realizadores? Reflexiones sobre la agricultura de las tierras secas indígenas en el norte de Burkina Faso). Agriculture and human values Vol 13, No. 3, pp. 12-22.

• Cairns, M. 1997. Indigenous strategies for intensification of shifting cultivations in South-east Asia. (Estrategias indígenas para la intensificación de los cultivos rotatorios en el sureste de Asia). ICRAWIDRC/ CIIFAD, Workshop Programme.

• Fujisaka, S.G. y Escobar, 1997. Towards a practical classification of slash and burn agricultural systems. (Hacia una clasificación práctica de los sistemas agrícolas de roza y quema). ODI Rural Development Forestry Network. Network Paper. 21c. Londres, ODI.

• Phillips-Howard, KD y Lyon, 1994. Agricultural intensification and the threat to soil fertility in Africa: evidence from the Jos Platean, Nigeria (Intensificación agrícola y la amenaza a la fertilidad del suelo en Africa: evidencia de la meseta de Jos, Nigeria). The Geographical Journal Vol 160, No. 3, pp. 252-265.

• Thurston, HD. 1997. Slash/mulch systems: sustainable methods for tropical agriculture. (Sistemas de roza y quema: métodos sostenibles para la agricultura tropical). Londres, IM. Publications, IFBN 1-855339-340-1.

• Tiffen, M, Mortimore, y Gichuki, 1994. More people, less erosion: environmental recovery in Kenya. (Más población, menos erosión: recuperación del medio ambiente en Kenia). Chichester, John Wiley and Sons.

• Compas 1996. Agriculture and cosmovision (Agricultura y cosmovisión). ETC Netherland. PO Box 64, 3830AB, Leusden, The Netherlands.

 


Agricultores e investigadores en camino hacia el Manejo Integrado de los Nutrientes

Siebe van Wijk

 

Los agricultores de Kenia que toman parte en el estudio NUTMON saben que la productividad de la tierra ha estado disminuyendo por muchos años. También saben que el cultivo continuo y la escasez de abonos son los culpables. El objetivo del programa NUTMON es crear conciencia sobre el tema e incrementar el conocimiento de los agricultores sobre el papel de los nutrientes en la producción agrícola, desarrollando un procedimiento para evaluar el balance nutricional y la gestión económica a nivel de finca.

J. Vlaming, J.N. Gitari y M.S. van Wijk

 

Diversas investigaciones han demostrado que los suelos africanos están siendo despojados de sus nutrientes (Van der Pol, 1993; Smaling y Stoorvogel, 1990; Smaling, 1991). En 1995, como parte de un esfuerzo para asegurar la productividad y la sostenibilidad actual de los sistemas agrícolas tropicales, un consorcio de institutos de investigación africanos y holandeses establecieron el Programa de Monitoreo de los Nutrientes (NUTMON). En la primera fase del programa NUTMON se desarrolló un procedimiento científico multidisciplinario para evaluar el balance de los nutrientes y la gestión económica a nivel de finca. Esta herramienta sería luego integrada al conocimiento campesino. A continuación se trata la primera parte de este proceso llevado a cabo en Kenia.

Extracción de los nutrientes

 

Kenia es ejemplo de un país donde se está extrayendo más nutrientes del suelo que los que retornan a él. Aunque no es clara la relación exacta entre el balance nutritivo negativo y el rendimiento de los cultivos, la disminución de los nutrientes ha conducido a una reducción del rendimiento. Al igual que muchas otras naciones africanas, Kenia necesita elevar sus niveles de producción para alimentar a su creciente población, una situación que será cada vez más difícil en el futuro, como lo demuestran los indicadores críticos del balance nutricional y la producción de alimentos per cápita. Stoorvogel y Smaling (1990) hallaron que el consumo de los nutrientes es mayor que el ingreso en 42 kg de N, 3 kg de P y 29 kg de K por ha/año y los estudios demuestran que la producción de alimentos per cápita ha disminuido rápidamente desde finales de los 80 (De Jager et al., 1997).

Manejo de los nutrientes NUTMON

 

El concepto NUTMON (Figura 1) integra diferentes sistemas de conocimiento (el conocimiento campesino y el científico) y ciencias (biofísica y economía) para evaluar el balance nutricional y la gestión económica a nivel de finca y para desarrollar el Manejo Integrado de Nutrientes (Integrated Nutrient Management, INM en inglés). INM se define como la mejor combinación posible de prácticas de manejo de los nutrientes disponibles, poderosa desde el punto de vista biofísico, atractiva desde el económico y socialmente aceptable. Este enfoque multidisciplinario fue la respuesta necesaria ante el hecho de que los objetivos de los campesinos no sólo son económicos, sino también culturales, sociales y ecológicos.

Se eligieron cuatro distritos de Kenia situados en diferentes zonas ecológicas (Kisii, Kakamega, Embu y Kilifi) y se identificaron zonas de uso de la tierra (LUZ) en reuniones con los expertos locales y con la ayuda de la interpretación de las imágenes de satélite. El objetivo de esta fase de NUTMON fue desarrollar un método que ayude a los agricultores a manejar el balance de los nutrientes en sus campos.

 

Equipos multidisciplinarios de agrónomos, especialistas en suelo y ganado, sociólogos y economistas de los centros de investigación regional del Instituto de Investigación Agrícola de Kenia (KARI) realizaron Evaluaciones Rurales Participativas (PRA, en inglés) en cada una de las zonas elegidas. Esta fue la primera vez que estos equipos de investigación llevaron a cabo los PRA. Ellos realizaron entrevistas a individuos clave seleccionados en una muestra cruzada de informantes, que incluían agricultores administradores y extensionistas.

La conciencia del agricultor

 

Las entrevistas confirmaron que los agricultores habían notado la disminución gradual de la productividad durante varios años. Ellos atribuían este descenso al cultivo continuo en los mismos campos, a la rápida disminución de la disponibilidad de abono por la reducción del ganado, al sobrepastoreo y a la erosión del suelo. Sin embargo, no estaban conscientes del papel clave que juegan los nutrientes en estos procesos ni de cómo este proceso afecta a la producción del suelo.

 

En las entrevistas por grupos los agricultores calificaron los factores que ellos creían limitantes del cultivo en su distrito. La limitación mencionada con más frecuencia (31% del total de factores limitantes) fue el alto costo y la falta de disponibilidad de los fertilizantes. Los bajos rendimientos del maíz (15%) y la escasez de semilla (15%) también fueron considerados importantes. El grupo limitante calificado en segundo lugar fue el precio elevado de los fertilizantes (23%), orobancáceas (15%) (orobanche, plantas parásitas de la familia de las Scrophuluriaceae -Strasburger pag. 887, 7ma Ed.) y la baja fertilidad del suelo (8%).

 

Los agricultores fueron seleccionados por el programa NUTMON sobre la base de la información proporcionada por el PRA. Los criterios para seleccionar dos o tres tipos de hogares campesinos en cada zona de uso de la tierra fueron el deseo de participar en el programa de monitoreo, el patrón de cultivo, las actividades ganaderas, el tamaño de la finca, las prácticas de manejo de la finca, las actividades de comercialización de los productos y de las actividades para generar ingresos extra-finca.

Monitoreo de los nutrientes

 

Para cada finca se hizo un inventario de la composición del hogar, la extensión de la finca y disposición del campo, las actividades agrícolas y la reserva de nutrientes. Este inventario fue seguido de controles mensuales de las actividades agrícolas en finca. Además del monitoreo del manejo de los nutrientes, se estudiaron también las actividades de la familia campesina, su ingreso líquido y la distribución del trabajo.

 

El balance de los nutrientes -el producto de la adición y extracción de los nutrientes- se calculó para cada finca como una unidad y para su (o sus) campo(s). Para la extracción de nutrientes se consideraron los productos cosechados y los residuos, los nutrientes que se filtraban por debajo del área radicular, las pérdidas gaseosas en la superficie del suelo, la erosión y las pérdidas por excretas humanas porque éstas son depositadas en letrinas alejadas de la zona de enraizamiento. Los nutrientes incorporados en el sistema fueron los fertilizantes minerales, insumos orgánicos (abono, residuos de los cultivos de fuera y de alimentos), sedimentos traídos por el viento, fijación biológica del nitrógeno (N) por las plantas, sedimentación y los nutrientes extraídos del subsuelo por cultivos y árboles de raíces profundas (Figura 2).

 

Los indicadores de la gestión económica se calcularon tanto en las actividades (cosecha, pastoreo y actividades extra-agrícolas) como a nivel del hogar campesino. Además, se determinaron varias características generales de la finca, como el tamaño de la casa, la mano de obra y las unidades de consumo. Los principales indicadores a nivel de actividades fueron los márgenes brutos (retornos brutos menos costos variables) y los flujos netos de caja (recibos de caja menos pagos en efectivo) por unidad de área. A nivel del hogar campesino, los indicadores más importantes fueron el ingreso de la finca (margen bruto total menos costos fijos) y ganancias familiares (ingreso neto de la finca más ingreso de otras fuentes).

Resultados del análisis del flujo de nutrientes

 

El análisis del flujo y balance de los nutrientes mostraron que el balance promedio de nutrientes de 26 fincas fue negativo para nitrógeno (N) y potasio (K) y ligeramente positivo para fósforo (P), como se aprecia en la Figura 3. El balance total de nutrientes puede ser dividido en dos balances parciales. El balance parcial 1 (IN1+IN2-OUT1- OUT2) de la Figura 2 consiste en adiciones y extracciones directas de nutrientes, por fertilizantes y cosechas. El balance parcial 2 (IN3+1N441N5+1N6-OUT3-OUT4-OUT5- OUT6) se hizo a partir de los flujos biofísicos tales como la fijación del nitrógeno y la erosión. Este desagregado de los balances generales en dos balances parciales demuestra que el Balance Parcial 1 es positivo para los tres macronutrientes y significa que, en general, los agricultores están compensando la pérdida causada por los productos4cosechados. Básicamente, los procesos de pérdida del Balance Parcial 2 causan el agotamiento general de los nutrientes.

Resultado del análisis económico

 

El análisis económico a nivel de actividades demostró que los cultivos comerciales, en comparación con los cultivos para consumo, fueron mucho más rentables y al mismo tiempo presentaron balances nutricionales menos negativos porque en ellos se invirtieron mayores insumos (Figura 4). Sin embargo, a nivel de finca se calculó una mayor pérdida de nutrientes en las fincas orientadas al mercado. Esta aparente contradicción se debió a la forma en que los hogares manejaron su ganado. Las fincas orientadas al mercado tuvieron cero unidades de pastoreo, y aunque ellos reciclaron mayor cantidad de material dentro de la finca, hubo relativamente grandes pérdidas de nutrientes (por filtración, pérdidas gaseosas) durante el almacenamiento y cuando se aplicó el abono. Las fincas de subsistencia tenían hatos de ganado libres, lo que daba como resultado una entrada neta de nutrientes a la finca, cuando el ganado pastaba fuera de la finca en el día y era atado dentro de los límites de la finca en la noche. En este análisis, las tierras de pastoreo común, a partir de las cuales se extraen los nutrientes, no se incluyen como parte de la finca.

Evaluación de la sostenibilidad

 

Los siguientes indicadores fueron calculados para evaluar la sostenibilidad ecológica y económica de esta muestra. Un 32% en promedio del ingreso neto de la finca se basaba en la extracción de los nutrientes. En otras palabras, el ingreso de la finca se vería reducido en 32% si los nutrientes agotados fueran reemplazados. Alrededor del 54% de las fincas generan retornos de la agricultura que no son suficientes para cubrir los requerimientos básicos de alimentación y otras necesidades. Por lo tanto, las fincas de esta categoría eran dependientes de los ingresos externos a la finca para su supervivencia.

Cambios en la percepción y la práctica

 

Los resultados del monitoreo de NUTMON mostraron que, aunque los agricultores no estaban familiarizados con el flujo de los nutrientes y su papel en la productividad del suelo, en general ellos balanceaban el consumo de los nutrientes de los cultivos con agregados tales como abono y fertilizantes. Durante el monitoreo quedó claro, a partir de los cambios que los agricultores hicieron en sus sistemas agrícolas, que ellos estaban cada vez más conscientes de la importancia de evaluar el balance nutricional. Una agricultora compró tres bolsas de fertilizantes para su parcela de té en lugar de una porque, según dijo, " Estoy tomando más de la tierra que lo que le estoy dando". Los agricultores del programa NUTMON de una zona de Embu cambiaron sus prácticas de abonamiento: en vez de usar su antiguo corral de ganado para sembrar sus cultivos hasta que tuvieran un nuevo corral, empezaron a llevar abono del corral a sus diferentes campos. Esto dio como resultado una aplicación más eficiente de los nutrientes. La calidad del abono también mejoró porque los agricultores comenzaron a protegerlo de los efectos del sol. Aunque no queda claro aún cómo los agricultores de NUTMON usaron los indicadores de gestión económica en sus diferentes actividades, ellos estaban ansiosos de saber si estaban obteniendo ganancias o pérdidas.

Evaluación

 

Los resultados del proyecto piloto demostraron que la determinación de los balances nutricionales proporciona una percepción de los patrones de flujo dentro y fuera del sistema agrícola. El concepto de balance de nutrientes como tal es una importante herramienta para la enseñanza y evaluación de un manejo óptimo de los nutrientes. Los balances parciales derivados de los agricultores del programa NUTMON indicaron que en la mayor parte de los casos era más valioso mantener los nutrientes, tomando medidas adecuadas contra las filtraciones y la erosión, que hacer aplicaciones adicionales de fertilizantes, las cuales, en todo caso, muchas veces conducen a pérdidas mayores. Este flujo de nutrientes puede ser analizado y ligado a los datos económicos de modo que los flujos de egresos más importantes pueden ser reducidos tomando medidas efectivas en cuanto al costo. El balance parcial de los nutrientes también se puede usar para clasificar las fincas con el fin de diseñar políticas y servicios de extensión más efectivos y específicos.

 

La evaluación socioeconómica adicional puede ser usada como un indicador de cuánto espacio tiene un hogar individual para maniobrar cuando se consideran soluciones particulares. Una evaluación de esta naturaleza permite una determinación de la rentabilidad de ciertas intervenciones y, como lo demuestran los resultados de la investigación, éste era, claramente, un criterio importante en la toma de decisiones de la familia campesina.

El siguiente paso

 

El proyecto piloto trató un aspecto del concepto NUTMON y produjo procedimientos para monitorear y analizar que se pueden usar en cualquier lugar de Africa, con ligeras modificaciones. Un objetivo del programa NUTMON es desarrollar un procedimiento completo para el manejo de los nutrientes que incluya encuestas, manuales, ingreso de datos y software capaz de evaluar la sostenibilidad económica y medioambiental a nivel de finca. Se espera que esté disponible antes de julio de 1998.

 

El próximo paso, sin embargo, es aplicar el instrumento de análisis en un contexto de mayor participación usando los resultados para establecer y evaluar las intervenciones. Al presente hay dos proyectos NUTMON involucrados en desarrollar instrumentos analíticos y de monitoreo: el proyecto LEITNUTS en Kenia y Uganda, y el proyecto VARINUTS en Burkina Faso. Ambos se orientan a la fase de intervención y son manejados localmente por ONG y estaciones nacionales de .investigación agrícola. Ambos proyectos hacen uso de los instrumentos de análisis y monitoreo desarrollados e incluyen las técnicas de mapeo del flujo de los recursos para identificar el conocimiento campesino y explicar el concepto NUTMON. El objetivo de largo plazo es enlazar en forma cuantitativa las cifras del flujo y balance con los indicadores de los agricultores. Esto podría crear una situación en la cual los agricultores se conviertan en expertos administradores de la fertilidad del suelo.

Los agricultores, el gobierno y las ONG

 

El agricultor experto en el manejo de la fertilidad del suelo debe ser capaz de observar, inferir y anticipar y, sobre esta base, decidir las acciones que serán evaluadas e implementadas posteriormente. Esto significa que los agricultores deben ser estimulados a desarrollar su conocimiento del flujo de los nutrientes en sus fincas y de la forma en que esto se relaciona con la productividad del cultivo. Las ONG, agencias de extensión y los gobiernos también son potenciales usuarios finales de los resultados de NUTMON, aunque ellos puedan tener otros requerimientos. Los gobiernos, por ejemplo, se interesarán en el impacto económico de la reducción de los nutrientes y el efecto de ciertas políticas sobre la posición financiera de la familia campesina y la sostenibilidad ecológica de su sistema agrícola. Para cubrir tales demandas, se deben seleccionar muestras representativas de la finca y se debe cuantificar las relaciones entre el balance de los nutrientes y los rendimientos. De otro lado, las ONG estarán más preocupadas por las aplicaciones prácticas tales como los efectos ecológicos y económicos de determinadas medidas de conservación del suelo y tendrán menor interés en establecer sistemas de monitoreo intensivo. Esto significa que se deben desarrollar instrumentos simplificados y con menor demanda de datos. Aunque todavía hay mucho por hacer, se está desarrollando un paquete científico integrado que, combinado con el conocimiento campesino, pueda ser usado en un esfuerzo conjunto para reducir la disminución de los nutrientes y alentar el desarrollo de sistemas agrícolas más sostenibles.

 

Referencias

 

• De Jager, A, Kariuku, I, Matiri, FM, Odendo, M y Wanyama, JM (aparecerá en 1998). Linking economic performance and nutrient balances in different farming systems in Kenya: a synthesis towards an integrated analyses of economic and ecological sustainability (Vinculando la gestión económica y el balance de nutrientes en diferentes sistemas de cultivo en Kenia: una síntesis hacia el análisis integrado de la sostenibilidad económica y ecológica). Agric. Ecosys tems Environ. (en prensa).

• Smaling, Ema. 1991. Africa's soils are being mined (Los suelos africanos se agotan). ILEIA Newsletter, Mayo 1991. Leusden, Holanda.

• Stoorvogel, J.I y Smaling, Ema. 1990. Assessment of soil nutrient depletions in Sub-Saharan Africa, 1983-2000 (Evaluación del desgaste de nutrientes del suelo en Africa Subsaheriana). Report 28, DLO Winand Staring Centre for Integrated land, Soil and Water Research (SCDLO), Wasgeningen, Holanda.

• Van den Bosch, H, De Jager, A y Vlaming, J. (aparecerá en 1998). Farm-NUTMON: a tool to determine the nutrient flows and economic performance of Kenyan farming systems (NUTMON en finca: un instrumento para determinar el flujo de nutrientes y la gestión económica en los sistemas agrícolas en Kenia). Agric. Ecosystems Environ. (in press).

• Pol, F, van der. 1993. Analysis and evaluation of options for sustainable agriculture, with special reference to southern Mali (Análisis y evaluación de las opciones para la agricultura sostenible, con especial referencia al sur de Mali), En: H. van Reuler y WH Prins (eds.), The role of plant nutrients for sustainable food crup production in Sub-Saharan Africa, V KP, Leidschendam, Holanda.

 


FARMS: monitoreo del funcionamiento de la finca

Dilip Chinnakonda

El programa Agriculture Man and Ecology (AME) de Bangalore, India, lleva a cabo investigaciones agroeconómicas en Tarnil Nadu, India, que comparan las fincas convencionales con las ecológicas. Se ha desarrollado el programa FARMS que permite el ingreso periódico de datos y simplifica el proceso de análisis

FARMS se basa en el programa de manejo de bases de datos Fox Pro y fue desarrollado por la compañía Aavishkar Software Consultancies de Madrás y AME. El paquete permite un ingreso rápido de los datos, puede cruzar información y tiene el potencial de analizar rápidamente los diversos aspectos del manejo en finca, incluyendo los resultados del desenvolvimiento financiero, las necesidades de mano de obra y el balance de nutrientes, energía y agua del subsuelo al tiempo que proporciona indicadores de sostenibilidad a nivel de la parcela, el cultivo, la empresa y la finca.

Bases de datos (Máster)

 

FARMS proporciona una interfase amigable para el usuario por medio de menús en el ambiente DOS. La mayoría de los registros se pueden tomar a partir de listas que el usuario puede crear para describir el sistema de cultivo en estudio. Las empresas (cultivos, animales, etc.), los productos, las unidades de medida usadas, las prácticas agrícolas (sistemas de cultivo, sericultura, etc.) deben ser descritos y cuantificados antes de realizar los cálculos. En la Figura 1 se describen las interrelaciones entre la base de datos y los informes que contienen los datos necesarios para los cálculos.

Los datos están arreglados en una forma tal que todos los registros o valores comunes a todas las fincas o los que no cambian de finca a finca, tales como los datos de cultivos, árboles, ganado, han sido colocados en archivos de datos. Esto se conoce como la base de datos Máster General (Overall) y puede ser definida por el usuario a priori. Los datos que son más o menos constantes durante un período de tiempo definido se ingresan en un grupo de archivos de datos llamados la base de datos Master Estacional (Seasonal). El usuario también puede definir estos datos que abarcan la información sobre las parcelas cultivadas, el valor de estas parcelas y los cultivos sembrados.

Ingresos Agricultor A
3 toneladas por acre de abono de corral
300 rupias

 

Egresos Agricultor A
1 tonelada de arroz con cáscara más tonelada de paja de arroz con una cantidad definida de nutrientes

Ingresos


3 toneladas
Abono de
Corral

por acre




contenido
nutrientes del
abono de corral

 

Fuente de datos en el programa FARMS

Máster General Visitas
(relacionar esta cifra a 1 000 kg)

Master General
(relacionar esta cifra con 4 047 m2)


Máster General (definir N,P,K Zn, etc.,
por kilogramo de peso seco)

 

Egreso


1 tonelada de arroz
Con cáscara


Contenido de nutrientes
del arroz con cáscara



1 tonelada de paja
de arroz

 

Fuente de datos en FARMS

Máster General Visitas (relacionar esta cifra a 1000 kg)

Máster General (porcentaje de N,P,K Zn, etc., por kilogramo de peso seco del arroz)

Máster General (ingresado o calculado a partir del índice grano/tallo)
El abono de corral puede provenir de la finca o de fuera. Un análisis de la composición química del abono se ingresa en la base de datos Máster General contenido de nutrientes
de la paja de arroz
Master General (definir porcentaje de N, P. K, Ca. Mg, S, Zn, Mn, etc.)2
1 Definido en Máster General ya sea con base en el análisis químico o en los datos de la literatura ingresados en el Máster General.
2 Resultados del análisis químico o datos obtenidos de la literatura ingresados al Máster General por el usuario.

Ingreso de datos y cálculos

isitar una finca, los datos sobre las cantidades y el precio de los recursos usados se ingresan en un grupo de archivos llamados la base de datos Visitas (Visits). Estos archivos se combinan luego con los datos previamente definidos de los archivos de las bases Master, General y Estacional en el Módulo de Cálculo. Después se efectúan los cálculos y se muestran a través de las funciones Informe (Report). Hasta el momento se han desarrollado 21 funciones.

El ejemplo de la parte superior muestra cómo se puede calcular el balance nutricional. Todos los otros balances se pueden calcular en la misma forma, haciendo uso del mismo tipo de datos. Esto significa que los datos sólo deben ser ingresados una vez.

 

AGRICULTURE MAN ECOLOGY, Po Box 7836

L.P Nagar, Bangalore 560 078, India.

Phone: +91-80-6642835 / 642303; Fax: +91-80-6653471.

E-Mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

AAVISHKAR Software Consultancies, No.3, Second

Floor, Aarti Apartments, 4,Haddows Road First Street,

Nungambkkam, Madras 600 006.

Tel: +91-44-8223662; Fax: +91-44-8278534;

Para que el programa funcione, se requiere el siguiente equipo: Una PC IBM o compatible con procesador 80386, 4Mb de RAM, monitor VGA, disco duro de 240 Mb, disquetera de 1.44 Mb, dos puertos seriados, un puerto paralelo; un teclado de 101 teclas, una impresora de puntos de 132 columnas, versión 6.0 de DOS o posterior. El programa FARMS se puede obtener en AME o en Aavishcar Software Consultancies y cuesta US$ 180


El Fosfocompost, una opción de fertilización orgánica en la costa norte del Perú

Ricardo Pineda Milicich

El área agrícola de la costa norte del Perú esta constituida, en su mayor parte, por suelos de textura suelta y muy pobres en materia orgánica, y por lo tanto también muy pobres en nitrógeno. En el Departamento de Piura, perteneciente a esta región, se cultiva bajo riego una área de 170,000 has, con el sistema de agricultura convencional, de alto uso de insumos externos; siendo los cultivos comerciales predominantes el algodón y el arroz.
Rastrojo

Microempresa productora de Abonos Orgánicos: FOSFOCOMPOST "Jesús de Nazaret". Chulucanas, Piura. Fosfocompostera de 8 x 2 de base y 1.5 m de altura, que produce en promedio 24 Tn de Fosfocompost cada uno

Bajo estas circunstancias, muchos de estos suelos sólo desempeñan el papel de intermediarios temporales de los nutrimentos, que son aplicados a través de fertilizantes sintéticos (principalmente la urea).

Los rastrojos de cosecha, al final de cada campaña agrícola, son amontonados y quemados obligatoriamente; existiendo una disposición reglamentaria del estado que fija las fechas de quema, para "destruir las plagas remanentes" y facilitar el posterior ingreso y operación de la maquinaria agrícola para la preparación del terreno e instalación de la próxima siembra. La que, por lo demás, generalmente solo se efectuará después de 6 meses, lapso durante el cual los terrenos permanecen desnudos sometidos a los factores degradantes y erosivos de la intemperie: rayos solares que los desecan, viento que los erosionan, sales que emergen de la napa freática que se ha recargado llegando muy cerca a la superficie; y esto último debido a un uso exagerado del agua de riego (por inundación) y a la introducción de cultivos demandantes de grandes volúmenes de agua, como el arroz, que no corresponden a esta zona ecológica. Estiércol Por otro lado, en esta zona donde en algún tiempo existió una importante actividad ganadera, ya sólo queda una pequeña población pecuaria, cuyo estiércol prácticamente se dejó de usar al advenimiento de los fertilizantes sintéticos. Aún es posible encontrar en algunos lugares, escarbando en los médanos de arena, pequeños "yacimientos de estiércol" ya degradados por el calor, las lluvias y el tiempo. Hasta hace pocos años los pocos agricultores que aún poseían unas pocas cabezas de ganado estabulado, principalmente cabras, estaban en la mayor disposición de regalar dicho estiércol a quien viniera a limpiarles sus corrales" Fosbayovar Otra característica importante de esta zona de la costa norte del Perú, el Departamento de Piura, es la existencia de probablemente los yacimientos mas grandes y ricos de fosfatos de Sudamérica: Los Yacimientos de Roca Fosfórica de Bayovar, con una reserva potencial de 10,000 millones de toneladas, de un fosfato de origen orgánico marino sedimentario, con una ley de 30.5% de P205 de fosfatos tricálcicos, pero con una predisposición natural a la solubilización por tratarse de las denominadas "rocas blandas sedimentarias".

Estos yacimientos, actualmente, vienen siendo explotados a escala muy pequeña y se destina, una parte a la exportación y otra a la aplicación directa a suelos ácidos de la sierra y selva peruanas. En los suelos de la zona costera del Departamento de Piura no se puede aplicar directamente este fosfato natural, dada la calidad de alcalinidad que caracteriza a dichos suelos.

Ante este cúmulo de situaciones y acciones: suelos de baja fertilidad, uso intensivo de fertilizantes Hipótesis Para tal efecto nos planteamos la siguiente hipótesis general de trabajo:
Es posible modificar la situación ante dicha, que es antiecológica, antieconómica y por lo tanto perjudicial para los agricultores de. esta zona, mediante un manejo racional de los indicados recursos. Y para ello nos impusimos la tarea de preparar con ellos, un fertilizante básicamente orgánico al que denominamos Fosfocompost; que no es otra cosa que un compost tradicional al que le agregamos la roca fosfórica de Bayovar (Fosbayovar) en determinadas proporciones. El objetivo fue, y es, utilizar los rastrojos de cosecha, en lugar de quemarlos, utilizar el estiércol, en lugar de dejarlo perderse a la intemperie, y hacer disponible el Fosbayovar para los suelos alcalinos de nuestro departamento.

En el proceso de fermentación aeróbicaanaeróbica de estos tres productos fundamentales: rastrojo de cosecha, estiércol y fosbayovar, que significa descomposición de la materia orgánica y liberación de ácidos orgánicos, se produce en alguna medida, la solubilización de los fosfatos tricálcicos de la roca fosfórica y en ello su posibilidad de aprovechamiento por parte de la planta, en suelos de reacción alcalina. Preparación del Fosfocompost y ensayos

En el lapso de un año, investigamos en primer lugar, las proporciones de roca fosfórica que se podría aplicar en la preparación del Fosfocompost; luego, efectuamos los análisis físicoquímico de 3 suelos procedentes de 3 Valles, del Departamento de Piura; y en un experimento de macetas probamos 3 tipos de Fosfocompost evaluando los resultados, simplemente en función de producción de materia seca de un cultivo de maíz. A continuación, probamos este mismo Fosfocompost en un experimento de campo, en un suelo arenoso con dos cultivos diferentes: maíz y kiwicha.
El mejor Fosfocompost resultó ser aquel en el que se aplicó 150 Kg. de fosbayovar por cada fosfocompostera de 2 Tn; es decir un 7.7%, que significó una riqueza de P205 de 2% en promedio.

Este fosfocompost aplicado a la dosis de 30 Tn/ ha (suelos muy arenosos) dio la mejor respuesta tanto en cultivo de maíz como de kiwicha. En el caso de maíz, en un suelo muy pobre (90% de arena) se logró un rendimiento de 4.3 Tn/ha.
Posteriormente, ensayamos este mismo Fosfocompost en el mismo tipo de suelo, pero en un cultivo de limonero, en plantas de cuatro años de edad; se comparó el Fosfocompost con mezcla de fertilizantes minerales que contenían nitrógeno, fósforo, potasio, azufre, calcio, magnesio y fierro; habiendo el Fosfocompost superado a todos ellos.

En posteriores experimentos, fuimos probando el Fosfocompost en otros cultivos como sorgo, y leguminosas varias; siempre con resultados satisfactorios. Uno de los mas recientes se refiere a un comparativo de Fosfocompost, humus de lombriz y urea que realizamos en el Alto Piura en cultivo de algodonero, en una parcela de 1 ha de un agricultor de la zona. Aquí se manifestó claramente, dentro de condiciones muy severas de sequía, que una aplicación de fondo al suelo, de los dos abonos orgánicos ensayados; permitió una mayor resistencia del cultivo a la falta de agua, dando como resultado un mayor rendimiento de cosecha.

Las dosis de Fosfocompost, empleadas en estos últimos experimentos, ya no fue de 30 Tn/há, dado que se trataba de suelos de mejor calidad textural; en estos casos se trabajó con dosis de entre 15 y 20 Tn/há.

Fosfocompost, asociación y rotación de cultivos

En nuestro caso particular del CIPCA, el otro paso al que nos referimos líneas anteriores, fue el de la diversificación de cultivos mediante sistemas de asociación y rotación de cultivos alimenticios, y siempre con la participación de leguminosas.

En un experimento probamos el comportamiento de un sistema combinado de asociación rotación de maíz (zea maíz), frijol de palo (cajanus cajan), y frijol castilla (vigna ungiculata); de modo que mantuvimos el campo cubierto de vegetación todo el año, preservándolo de la erosión, enmalezarniento, salinización, y logrando un abastecimiento permanente de alimento. Iniciamos este ensayo sembrando en forma asociada el maíz y el frijol de palo; luego de la cosecha del maíz sembramos el frijol castilla, que también es de período corto; y a la cosecha de éste, continuó el frijol de palo produciendo ininterrumpidamente todo el resto del año, al final inclusive ya sin necesidad de riego. Para la condición del suelo en que se trabajó (90% de arena) los rendimientos de cosecha y el beneficio económico fueron bastante satisfactorios.

Así, obtuvimos 4,576 Kg. de maíz amarillo/ ha, 3,720 Kg. de frijol de palo (grano seco)/ há, 1,329 Kg. de frijol de palo (vaina verde)/ há, 2,602 Kg. maíz blanco/ha. El frijol castilla dio un rendimiento muy bajo porque al final el exuberante desarrollo del frijol de palo acabó ahogándolo. Todo ese ensayo se condujo en un terreno de aproximadamente 1 ha, y bajo 2 modalidades de fertilización; uno de ellos con Fosfocompost y el otro con humus de lombriz; habiéndose obtenido mejores resultados con el Fosfocompost, tanto en rendimiento de la cosecha como en cantidad de nódulos de Rhizobium, en el frijol de palo. El análisis de la rentabilidad económica fue satisfactorio, y también favoreció al tratamiento con Fosfocompost.

Microempresa Fosfocompost
Esta propuesta del Fosfocompost, que ya tiene 10 años de trabajo, fue recogida por un grupo de jóvenes técnicos agropecuarios de una localidad vecina de Piura (Chulucanas), quienes en el año 94 se juntaron constituyendo una asociación microempresarial; y empezaron a producir, comercialmente, el Fosfocompost. Al comienzo tuvieron diversas dificultades hasta que presentaron su Proyecto a un concurso que se convocó a nivel nacional denominado "Las Cien Mejores Iniciativas Empresariales de Jóvenes", habiendo obtenido el cuarto puesto entre mas de 2,000 participantes; ello les significó un apoyo económico con el que le dieron un nuevo impulso a su actividad microempresarial de productores de abonos orgánicos FOSFOCOMPOST "JESÚS DE NAZARET". Luego, en años posteriores, este pequeño grupo empresarial ha continuado operando merced al apoyo económico del BID y otras fuentes financieras. A la fecha ya han producido y comercializado mas de 1,000 Tn de Fosfocompost, lo que es relativamente bastante, para el medio en el que se desenvuelven: El Alto Piura, zona especialmente crítica para la agricultura por la falta de recurso hídrico. Esta interesante exposición microempresarial será descrita, en detalle, en un próximo artículo.     Difusión

Las experiencias que venimos obteniendo en nuestros ensayos de fertilización orgánica en sistemas de rotación de cultivos, las estamos difundiendo mediante un proyecto especialmente diseñado y programado, el cual comprende desde la fase de capacitación del campesino, en la preparación en sus propios predios de los fertilizantes orgánicos (Fosfocompost y humus de lombriz), hasta la aplicación en un campo de cultivos asociados y en rotación, los que son principalmente el maíz, el frijol de palo, el frijol castilla, el pallar; así como también en el cultivo predominante en la zona que es el algodón. Este es un proyecto que denominamos "Generación y Transferencias de Tecnologías Agroecológicas", que lo hemos programado para desarrollarlo en el lapso de 4 años. Y el cual, como punto de partida, tiene una actividad fundamental, que es el de la información y promoción del proyecto en sí, mediante la que se hace de conocimiento del pequeño y mediano agricultor, la justificación de la agricultura sostenible, sus objetivos, sus metas, sus procedimientos, etc; motivándolos a comprender y decidirse a realizar los virajes que son necesarios efectuar, para hacer un cambio de ruta, pasando del camino peligroso y sin futuro de la agricultura convencional, a la senda segura de la agricultura ecológica, que es la única que nos podrá llevar a un desarrollo sostenible.

A la fecha, existen pequeños agricultores que han asumido la preparación y uso del Fosfocompost, aprovechando la circunstancia de que el Gobierno distribuyó ampliamente, en todo el país (en la sierra y la selva) roca fosfórica, dentro de un programa especial que significó la adquisición de toda la producción de la planta piloto (120,000 Tn/año) de la Empresa Minera Regional Grau productora del Fosbayovar.

En la localidad de Chulucanas, medianos agricultores productores de limón, principalmente, adquieren el Fosfocompost de la microempresa productora de Fosfocompost Jesús de nazaret.

Costo de Producción Se han establecido costos de producción del Fosfocompost, que se describen en algunas de las publicaciones que el autor ha hecho sobre el tema.

En términos generales se ha llegado a un costo de producción de $15 U.S./Tn; considerando:

a)

Que el rastrojo y el estiércol están disponibles en el predio agrícola, y su costo solo es el de los jornales requeridos para su traslado.

b)

Que asimismo, se ha considerado que el costo del agua corresponde solo a los jornales que demanda su manejo; (riego). La cantidad de agua empleada es relativamente pequeña.

c)

Que además, las tareas de preparación: volteada, carguío, etc significa, un costo, solo de mano de obra, que de ser realizadas por los propios campesinos, no les ha de representar un egreso monetario.

Algunos datos cuantitativos: resultado de un ensayo 1993
cuadro 1

TRATAMIENTO
N° MAZORCAS POR
SUBPARCELAS
PESO DE MAZORCA POR
SUBPARCELA KG
RENDIMIENTO EN GRANO
S/ SUBPARCELA KG
RENDIMIENTO EN
GRANO KG/HA (*)

1
2
3
4
5
6
7
8
9
10

FOSF-A
FOSF-B
FOSF-C
FOSF-D
FOSF-E
FOSF-F
FOSF-RP
HUMUS
UREA
TESTIGO

561
566
548
573
578
583
580
592
502
569

191.0
203.5
166.0
187.0
219.0
330.0
387.0
208.0
174.0
109.0

115.5
123.1
100.4
113.1
132.5
199.6
234.1
125.8
105.2
65.9

5,775
6,155
5,020
5,655
6,625
9,980
11,705
6,290
5,260
3,295

* Resultados ajustados por factor de desgrane = 0.72 y factor humedad = 0.84

ANÁLISIS ECONÓMICO

ORDEN MERITO

TRATAMIENTO
RENDIMIENTO
INCREMENTO
COSTO FERT.
BN
RBC

 

 

Kg/Ha

$/Ha (*)

Kg/Ha
$/Ha
$/Ha (*)
$/Ha(*)
$/Ha

10
1
2
3
4
5
6
7
8
9

TESTIGO
FOSF-RP
FOSF-F
FOSF-E
HUMUS L
FOSF-B
FOSF-A
FOSF-D
UREA
FOSF-C

3,295
11,705
9,980
6,625
6,290
6,155
5,775
5,655
5,260
5,020
757.85
2,692.15
2,295.40
1,523.75
1,446.70
1,415.65
1,328.25
1,300.65
1,209.80
1,154.60

8,685
6,685
3,330
2,995
2,860
2,480
2,360
1,965
1,725

1,934.30
1,537.55
765.90
688.85
657.80
570.40
542.80
451.95
396.75


505.2
459.2
459.2
436.2
459.2
459.2
459.2
95.2
459.2


1,429.1
1,078.4
306.7
252.7
198.6
111.2
83.6
356.8
(-62.45)


3.8
3.4
1.7
1.6
1.4
1.2
1.2
4.7
0.9

(*) Precio del maíz = S/, 0.5/Kg = $ 0.23/Kg
(*) Sólo el costo del fertilizante (Los costos de transporte y aplicación se asumen iguales)

En realidad, los únicos componentes que requieren un gasto en efectivo, son el Fosbayovar, el fertilizante mineral nitrogenado y el combustible (para el tractor o camioneta que carga los insumos); con lo que la viabilidad económica del Fosfocompost es real.

Viabilidad práctica en el campo

Pequeños agricultores que posean 10 há de terreno, es de esperar que tengan (deberían tener) por lo menos la siguiente población animal, que le produzca la siguiente cantidad de estiércol:

N° DE ANIMALES
PESO DE C/ANIMAL Kg

PESO TOTAL Kg

ESTIÉRCOL PRODUCIDO
EN UN ANO Kg. (X).

2 burros
1 mula
1 vaca
10 cabras u ovejas

300
400
500
300
TOTAL

600
400
500
300

15,000
10,000
12,000
7,500
45,000 Kg

(X) Se estima que cada animal produce en un año una cantidad de estiércol igual a 25 veces su peso vivo.

Con las 45 TM antes indicada se puede preparar aproximadamente 130 TM de Fosfocompost, con lo cual dicho agricultor, podría abonar todo su predio, aplicándole 13 TM de Fosfocompost/ Ha, o en otra alternativa podría aplicar 20 TM/ Ha a casi los 2/3 de su predio (a 6.5 Ha), etc. Independientemente del tamaño del predio, es posible programar una producción suficiente de Fosfocompost para cada necesidad; siempre y cuando se disponga del estiércol suficiente y los demás ingredientes mencionados. La idea es que estas aplicaciones de Fosfocompost se establezcan como permanentes, por lo tanto se repitan sistemáticamente todos los años.

 


Logrando sostenibilidad en el uso de abonos verdes

Roland Bunch

Enseñar a los agricultores que los abonos verdes y los cultivos de cobertura tienen aplicaciones valiosas, además de mantener la fertilidad del suelo, puede ayudar a sostener el uso difundido y la adopción de las prácticas de abonamiento vegetal.

Hoy, algo más de 125 000 agricultores están usando los abonos verdes y los cultivos de cobertura en Santa Catarina, Brasil, los cuales son igualmente populares en las vecindades de Paraná y Río Grande do Sul. En América Central y México, un número estimado de 200,000 agricultores está usando 20 sistemas tradicionales que abarcan unas 14 especies diferentes de abonos verdes y coberturas, y las organizaciones desde México Central hasta Nicaragua están promoviendo su uso en por lo menos 25 sistemas más. Al otro lado del océano, en Africa Occidental, más de 50,000 agricultores han adoptado Mucuna spp o Dolichos lablab como abonos verdes en los últimos ocho años.

El amplio uso actual y la rápida adopción de abonos verdes y cultivos de cobertura ha tomado a mucha gente por sorpresa. Hasta cierto punto esto se debe a que se ha dado escasa atención al grado en que los abonos verdes y los cultivos de cobertura han sido siempre usados en los sistemas tradicionales. Gene Wilken, por ejemplo, en su excelente libro, Good farmers: Traditional Agricultural Management in Mexico and Central America, indicó que "la cobertura de cultivos no está difundida en América Central tradicional" (Wilken, 1987). Muchos científicos creían que la tecnología no era apropiada para las fincas de las aldeas. En 1989, Anthony Young en el clásico Agroforestry for Soil Conservation (Agroforestería para la Conservación del Suelo) desdeña el abonamiento vegetal como "una forma de barbecho mejorado improductivo que pocas veces favorece a los agricultores" (Young, 1989). Sostenibilidad

Por más de una década se pensó que los abonos verdes y los cultivos de cobertura sólo los aceptaban los pequeños agricultores si podían cultivarlos en tierras sin costo de oportunidad, en asociación con otros productos agrícolas, bajo árboles o en terrenos en barbecho y en períodos anunciados de sequía o frío extremo. También se verían favorecidos si ello no involucraba mano de obra adicional o gastos en efectivo no previstos (Bunch, 1995).

Mientras estas suposiciones han demostrado ser correctas, experiencias recientes han demostrado que la sostenibilidad de los abonos verdes y los cultivos de cobertura puede ser mejor garantizada si éstos proporcionan a los agricultores algunos otros beneficios, además de un suelo fértil. Esta condición es consistente con la observación de que los agricultores de las aldeas generalmente prefieren las tecnologías de uso múltiple.

Experiencias globales Las experiencias en muchas partes del mundo confirman el valor que los agricultores atribuyen a los abonos verdes y cultivos de cobertura que tienen usos múltiples. En los sistemas tradicionales más conocidos, las leguminosas son apreciadas no sólo porque mantienen la fertilidad del suelo, sino porque también se pueden consumir las semillas y vainas. Ejemplo de ello es Vigna spp que se usa como cultivo asociado en el sur de Honduras, El Salvador y el sureste de México, y el frijol trepador escarlata (Phaseolus coccineus) que se usa ampliamente desde New York (frijol seneca) hasta México (acoyote) y desde Guatemala (piloy) hasta Honduras (chinapopo) y el norte de Chile. El frijol velloso (Mucuna spp) es el más popular de todos los abonos verdes o cultivos de cobertura que se emplean hoy y fue usado inicialmente y difundido por los agricultores a lo largo de la frontera sur del Himalaya en Nagaland, parcialmente porque era una fuente valiosa de alimento (Young, 1989). En la zona central de Honduras, donde World Neighbors y COSECHA han enseñado a los agricultores a intercalar frijol velloso con maíz, hubo un fracaso decepcionante (35%+) para continuar con esta tecnología, excepto en aquellas aldeas donde se consume como un componente importante del café, chocolate caliente, pan y tortillas. En resumen, el valor de los abonos verdes y cultivos de cobertura como alimento del hombre parece ser el factor más fuerte para su adopción sostenible.

Tal vez el segundo uso más común de los abonos verdes y cultivos de cobertura es el control de malezas. En el sureste de Asia, una especie perenne del frijol velloso se usa para mejorar el barbecho y controlar las malezas. Prácticas más modernas abarcan el uso de jack bean' (Canavalia ensiformis), ‘kudzu' tropical (Pueraria phaseoloides) y maní perenne (Arachis pintoi) debajo de una diversidad de plantaciones como café, cítricos y palma aceitera africana. El frijol velloso también se usa para el control de la maleza Imperata spp. y esta práctica se está extendiendo rápidamente a Benin, Togo y Columbia. El frijol velloso y el frijol `jack' se usan para controlar la paja blanca (Saccharum spp.) en Panamá y para combatir el `nutgrass' en varios otros países.

Una tercera práctica que ahora está más extendida pero que todavía es poco apreciada, es el uso de abonos verdes y cultivos de cobertura para estabilizar la agricultura de quema. Porque la disminución de la fertilidad y la infestación por malezas son las dos razones más importantes por las cuales los agricultores abandonan sus campos, y porque los abonos verdes y cultivos de cobertura puede, en cierto grado, resolver estos problemas, éstos han probado ser un medio efectivo para estabilizar la alternancia de cultivos en muchos países.

Se puede extraer un ejemplo dramático del trabajo en el Centro Maya en la región norteña de Petén en Guatemala. En esta área forestal húmeda los agricultores sólo podían cultivar maíz por uno o dos años y luego se debía dejar el campo para su regeneración. Ahora, cientos de agricultores siembran frijol velloso asociado con maíz, en los mismos campos, año a ario. Aquéllos que inicialmente adoptaron este sistema han estado cultivando maíz en el mismo terreno por once años consecutivos y la productividad ha mejorado con el tiempo. Otro ejemplo interesante es el de Ghana central, donde los agricultores de las aldeas están inventando su propia forma de estabilizar la agricultura, que incluye un sistema en el cual, en una hectárea, crecen 30,000 árboles de leucaena (Leucaena spp.) asociados con maíz y son quemados ligeramente cada año. Esta práctica ha permitido cultivar maíz en el mismo terreno durante 20 años sucesivos.

Un cuarto beneficio potencial y probablemente el que adquiere mayor significado con el aumento de la experiencia, es el uso de los abonos verdes como alimento animal. La mayoría de los abonos verdes y especies de cultivos de cobertura, con la excepción de Melilotus albus, no pueden ser bien pasteados, pero muchos se pueden usar para cortarlos y servir de sustento aun después de los meses de sequía. Los ejemplos más notables de este tipo son Lathyrus nigrivalvis y el frijol lablab (Dolichos lablab). Las semillas también se usan como forraje. Un buen ejemplo es la semilla del frijol velloso. El cual en Campeche, México, se cocina por media hora, mezclado con una cantidad equivalente de maíz y sirve para alimentar cerdos. La Universidad de Yucatán calculó que el costo de alimentación animal con este frijol era menor por unidad de peso ganado que los alimentos comerciales.

Los abonos verdes y los cultivos de cobertura se pueden usar también en otras formas. Dos años después de que Ater-Vida dejó de trabajar en El Naranjito, Paraguay, los agricultores dejaron de usar el frijol velloso como abono, pero continuaron usándolo cuando querían preparar sus tierras para sembrar tabaco. En el sur de Brasil, cientos de miles de agricultores usan en forma regular unas 25 especies diferentes de abonos verdes y cultivos de cobertura para mejoramiento del suelo, en parte porque esto les permite incrementar la cantidad de materia orgánica del suelo, al punto que no es necesaria la labranza. Las ventajas ecológicas y financieras de los sistemas de labranza cero son tremendamente atractivas. Conclusiones

Se pueden obtener varias conclusiones de los ejemplos mencionados. Primero, la variedad de abonos verdes sostenibles y de sistemas de cultivos de cobertura ya establecidos en la agricultura tradicional así como en los más recientes sistemas agrícolas es muy diversa. Los abonos verdes y los cultivos de cobertura han sido adoptados en una amplia escala, a pesar de las condiciones aparentemente prohibitivas antes mencionadas en este artículo. El hecho que prácticamente todos los sistemas a los que nos hemos referido tienen algunos elementos de estas condiciones, confirma su valor de predicción. De este modo, los programas para introducir nuevos abonos verdes y sistemas., de cultivos de cobertura enseñan a los agricultores no sólo el uso de estas especies para mejorar su suelo, sino que también tienen otros usos. Todavía hay un gran potencial para el desarrollo de nuevos abonos verdes y sistemas de cultivos de cobertura. Todavía se requiere investigar la calificación de los sistemas potenciales para usar abonos verdes y coberturas, principalmente las posibilidades de usarlos como alimento para los animales; el potencial latente en nuevas especies no probadas, incluyendo árboles y otra plantas, y el valor de combinar los abonos verdes y coberturas en vez de usar especies aisladas. La experiencia nos lleva a creer que, con la posible excepción de los sistemas agrícolas intensivos, tales como hortalizas y arroz bajo riego, los abonos verdes y los sistemas de cultivos de cobertura puedan ser introducidos en muchos, si no en la mayoría, de los números de sistemas agrícolas de pequeña escala en todo el mundo.

Roland Bunch, COSECHA, Apartado 3586, Tegucigalpa, Honduras.

Referencias

• Wilken, Gene C. 1987. Good farmers: tradictional agricultura] resource management in Mexico and Central America (Buenos agricultores: manejo de los recursos agrícolas tradicionales en México y América Central). University of California Press, Berkeley, California.

• Young, A. 1989. Agroforestry for soil conservation (Agroforestería para la conservación del suelo). CA International, Wallingford, Reino Unido.

• Bunch, R. 1995. The use of green manure by village farmers. What we have learned to date (El uso de abonos verdes por los agricultores de las aldeas, lo que hemos aprendido hasta hoy). Technical Report No. 3, 2nd. Edition, Julio. CIDICCO.

• Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG)/GTZ, 1995. Siembra Directa, Primer Encuentro de Productores, Organizaciones y Técnicos. MAG/GTZ, Asunción, Paraguay.


Suelos pobres requieren materia orgánica

Albrecht Benzing

El autor, quien tiene una gran experiencia en agricultura orgánica y está construyendo su propia finca de hortalizas orgánicas, describe los principales sistemas agrícolas en los valles de los Andes ecuatorianos. Con ejemplos prácticos da sugerencias sobre cómo pueden ser mejorados estos sistemas agrícolas usando un enfoque orgánico. Sin embargo todavía hay muchas preguntas que agricultores e investigadores deben contestar.

En los valles de los Andes ecuatorianos, la mayor parte de los suelos que cultivan los agricultores se originan de las cenizas volcánicas eyectadas durante la era cuaternaria. Lo que los geólogos y especialistas en suelo llaman ceniza volcánica para los agricultores no es otra cosa que arena infértil. El tiempo que debe transcurrir para que esta arena se vuelva fértil dependerá de la precipitación. En las regiones montañosas lluviosas los suelos sufren desgaste atmosférico, un proceso que está acompañado por la acumulación de materia orgánica. En estos páramos el suelo tiene entre 5% y más de 30 % de materia orgánica. Sin embargo, en los valles situados en el lado lluvioso de las cordilleras andinas ha habido muy poco desgaste atmosférico. Este suelo consta principalmente de arena y sedimento grueso y a menudo tiene menos de 1% de materia orgánica. Una precipitación escasa coincide generalmente con una capacidad de retención del agua del suelo extremadamente pobre. Además, hay muy poco nitrógeno en este suelo y aunque la ceniza volcánica tiene cantidades relativamente grandes de fósforo, éste no está disponible para las plantas.

Los suelos arenosos de la parte anterior están constituidos de ceniza volcánica reciente originada del "padre" Chimborazo que se ve en el fono.

Principales sistemas agrícolas

En estos valles hay muchos sistemas agrícolas y yo he analizado los efectos que algunos de ellos tienen sobre la fertilidad del suelo a largo plazo.

- Sistema bajo lluvia. Cuando no hay facilidades para el riego o el agua es escasa, los campesinos siembran maíz y en algunas regiones esto es parte de un complejo sistema de cultivo mixto. Se compran muy pocos insumos de origen externo. El suelo se fertiliza dejando a los animales en el campo la noche anterior a la siembra. Esto produce cierta transferencia de nutrientes de los pastos naturales y de los lados de los caminos donde el ganado ha estado pastando durante el día, pero los insumos externos son menores y también es menor en energía intensiva que los sistemas bajo riego, por ejemplo. Con frecuencia, los residuos del maíz y de las legumbres asociadas se guardan cuidadosamente y se regresan a los campos para alimentar al ganado durante la estación seca. Nadie ha estudiado todavía si este sistema produce un incremento en el contenido de materia orgánica de los suelos. Ya que la mezcla de cultivos está suficientemente diversificada y los agricultores cuidan el reciclaje de los nutrientes, parece que este sistema ha sido estable por muchos siglos.

- Sistema bajo riego. Cuando el riego está disponible, los pequeños agricultores a menudo se dedican al cultivo intensivo de hortalizas y siguen una estrategia alta en insumos. Además de gran cantidad de agua, usan considerables cantidades de estiércol de pollo, biocidas y cada vez más fertilizantes químicos. El estiércol de pollo proviene de las "fábricas" de pollos y huevos que se encuentran principalmente en la costa del Pacífico. Muchas encuestas han demostrado que este estiércol incrementa la producción. Sin embargo, siempre hay un riesgo de residuos de antibióticos, hormonas e insecticidas, por lo tanto, no puede considerarse un fertilizante orgánico. En los suelos arenosos de los valles andinos donde hay buena ventilación, la mineralización de este estiércol con una proporción muy similar de C/N es tan rápida que su efecto es casi igual al de los fertilizantes químicos. La labranza excesivamente intensiva y la desyerba mecánica empleada en la producción de las hortalizas acelera este proceso. Uno de los elementos más positivos en este sistema es la alfalfa, que se usa como componente en muchas rotaciones de cultivo. La alfalfa permanece en los campos hasta por 5 años.

- Agricultura orgánica orientada al mercado. Esta fincas dan un paso hacia la agricultura orgánica porque preparan un compost de materiales orgánicos antes de aplicarlo en el suelo. Esto puede llevar a complejos orgánicos más estables, aunque no hay una clara evidencia científica para ello. Algunas personas preparan compost a partir de lombrices de tierra (lombricultura) que es todavía mejor. Pero incluso quienes producen hortalizas orgánicas con frecuencia compran cantidades de estiércol de pollo y ganado, en algunos casos de lugares muy alejados. De este modo no tiene lugar un reciclaje real porque la materia orgánica se transfiere de un sistema a otro. En términos orgánicos estrictos, la finca en sí se ve como un organismo y un alto porcentaje de nutrientes debería ser reciclado dentro de ella. Los intentos de los agricultores para resolver el problema del fósforo usando fósforo crudo o huesos molidos no parecen muy promisorios ya que esta forma de fósforo puede ser fijada fácilmente en forma de fosfato de calcio en suelos neutrales.

- Trashumancia. Los dueños de tierras de los valles andinos con frecuencia crían ganado bajo sistemas extensivos. Los insumos externo más importantes son el agua y el nitrógeno, con una tendencia creciente a usar herbicidas. Hay una considerable acumulación de materia orgánica bajo la cobertura de pastos que puede ser beneficiosa para otros cultivos.

- Agricultura periurbana. En la vecindad de los pueblos más grandes, los campesinos han encontrado su propia forma de reciclar los nutrientes: pagan una pequeña propina a los colectores municipales quienes, en retorno arrojan los desperdicios de la ciudad en sus campos. Después que han abonado sus propiedades de esta forma un par de veces es difícil distinguir los campos de maíz de los rellenos sanitarios. Es común el concepto equivocado que los desechos de las zonas urbano marginales de los países pobres son menos tóxicos que los producidos por comunidades más industrializadas. Probablemente lo opuesto sea lo más cercano a la verdad: baterías, medicinas y jeringas son sólo algunas de las cosas que regularmente se encuentran en este tipo de "abono". Transferencia de nutrientes de pobres a ricos

El principal reto para desarrollar sistemas sostenibles en el tipo de suelos aquí descritos se basa en aumentar el contenido orgánico del suelo, manteniendo al mínimo la importación de nutrientes. El abono es escaso y su precio se incrementa continuamente. Los agricultores de buena posición compran abono de los más pobres. Es cuestionable si este tipo de fertilidad del suelo es sostenible. Enfoques orgánicos promisorios

Una col que crece junto con la arveja Vicia vinosa en una finca orgánica en Riobamba, Ecuador

La integración de los elementos de los sistemas agrícolas antes descritos, combinados con nuevas percepciones, podrían ofrecer una solución al problema de la sostenibilidad. Se está aprovechando muy poco este potencial y debe ser explorado. Primero, la integración de la agricultura y la crianza de animales es parte de los sistemas campesinos en la región. Esto puede intensificarse en forma considerable reduciendo el pastoreo en pastos naturales plantando arbustos para forraje y sembrando hortalizas forrajeras bajo los cultivos principales.

Segundo, en sistemas de riego intensivo una combinación de alfalfa-pasto podría ayudar a levantar el nivel de materia orgánica en el suelo en una forma más efectiva que el sistema tradicional de sembrar alfalfa como un cultivo y podarla después de cada cosecha. Esto permitiría el desarrollo de humus en el suelo. Sin embargo, debe tenerse cuidado de que el `kikuyu' (Pennisetum clandestinum) no invada los campos. Dos años parecen ser un tiempo razonable. Tercero, el cultivo mixto practicado por muchos pequeños productores de maíz, sobre todo en sistemas de tierras secas parece ser una buena forma de conservar la fertilidad del suelo, especialmente cuando se incluyen una o más hortalizas. Deben ser experimentadas las maneras de cubrir el suelo inmediatamente después de la siembra y manteniéndolo cubierto durante el período en que no crecen los cultivos principales. Uno de los enfoques más promisorios puede ser cubrir con mulch. Los materiales para esta cobertura pueden crecer en los márgenes de los campos usando para ellos pastos de bajos insumos o arbustos.

Hay muchas formas simples para reducir la pérdida de los nutrientes de los fertilizantes orgánicos. El compost de lombrices de tierra puede ser una de estas pero todavía requiere investigación. Los montículos de abono pueden ser cubiertos de forma muy simple y de esta manera reducir la filtración de nitrógeno y cationes básicos. Cuando se deja al ganado en los campos durante la noche para fertilizar la tierra, el estiércol que produce debe incorporarse al suelo tan pronto como sea posible. Algunos folletos escritos para los agricultores recomiendan añadir limo al compost. Sin embargo, esto se debe evitar porque aumenta la pérdida de nitrógeno, y el pH de muchos suelos volcánicos recientes es con frecuencia muy alto.

El reciclaje de nutrientes a partir de desperdicios urbanos es deseable pero involucra muchas dificultades. Se ha intentado recolectar desperdicios orgánicos de las casas en forma separada pero sin éxito, porque no hay conciencia en el público en general de por qué esto es necesario.

Preguntas básicas no resueltas

Aunque muchos proyectos están orientados a mejorar la fertilidad del suelo un gran número de preguntas básicas permanecen aún sin resolver.

¿Cuál es la mejor forma de incluirlos dentro de los sistemas actuales de modo que no representen una fuerte competencia para el agua y los nutrientes disponibles?, ¿qué legumbres resistentes a la sequía y pastos de bajo costo se pueden usar para incrementar la cantidad de pastos y cobertura de suelo disponible durante el año?, ¿qué cobertura y forraje son más apropiados para las fincas bajo riego?, ¿qué se puede hacer para aumentar la cantidad de fósforo disponible para las plantas?, ¿cómo puede optimizarse la fijación biológica del nitrógeno?, ¿cómo se puede usar mejor el abono para varios cultivos y sistemas?

Hay muchas soluciones que se pueden obtener de la experiencia de los agricultores. Algunas de estas experiencias necesitan ser desarrolladas y complementadas con investigación. La solución a los problemas de lograr y mantener una cantidad óptima de materia orgánica en los suelos pobres es una tarea para agricultores e investigadores trabajando en conjunto.

Albretch Benzing. Sudetenstrasse 13, 37213, Witzenhausen, Alemania

 


 

El conocimiento local de los agricultores concuerda con los resultados de las experimentaciones formales

K.D. Subedi

En este artículo se trata que el grado de preferencia de los agricultores por ciertas especies de abonos verdes está de acuerdo con el valor de estas plantas demostrado científicamente en la agricultura en las colinas de Nepal

Las prácticas agrícolas en las colinas de Nepal se basan en el conocimiento tradicional, y el mantenimiento de la fertilidad del suelo depende casi totalmente de los recursos locales disponibles. El reciclaje de la materia orgánica de la finca al bosque es la mayor fuente de nutrientes vegetales en el sistema tradicional. El abono-compost del corral de la finca y el abono de las hojas verdes son las fuentes tradicionales de nutrientes vegetales. Tradicionalmente, los agricultores nepaleses cortan y cargan hojas y estacas (foto) de varias plantas que crecen en sus fincas, en los bosques y en las tierras marginales y las incorporan al suelo como abono verde o las usan como mulch verde. Estas prácticas son más comunes en las colinas y en las regiones semimontañosas del país, donde se usan principalmente en las camas húmedas de arroz (Oryza sativa) y en los viveros de hortalizas, así como en los campos de arroz. Las hojas caídas de diversas plantas también se usan como compost. Estas hojas se recolectan en la primavera, se usan como cama para los animales y finalmente se convierten en compost. Los agricultores han identificado los árboles, arbustos y plantas anuales leguminosos y no leguminosos que tienen un alto valor como abono. Este conocimiento local se ha desarrollado desde hace siglos de experimentación de los agricultores y la importancia de estos abonos es ampliamente reconocida. Muchas especies de plantas se usan comúnmente como abono verde, pero las 10 de mayor preferencia se presentan en el Cuadro 1. A menudo estas especies de plantas tiene poco valor como forraje y se convierten en abono verde por defecto. Muchas de ellas se usan para propósitos múltiples y están disponibles localmente, y muchas de ellas son perennes. Los agricultores tienen preferencia por diferentes especies basados en su valor como abono, su disponibilidad y su múltiple funcionalidad. A continuación se discute en qué medida las preferencias locales de los agricultores están de acuerdo con los resultados experimentales formales y cuál es la prospección para estos abonos verdes en la agricultura de subsistencia de la colinas nepalesas.
Verificación del conocimiento campesino

El conocimiento que los agricultores tenían sobre las especies tradicionales de plantas cuyas hojas son usadas como abono verde y se encuentran en las colinas occidentales de Nepal, fue reunido en varias maneras, formales e informales. Para entender y verificar el conocimiento indígena en los que concierne a estas especies, fueron analizados los tejidos de las plantas (hojas) por su valor nutritivo (nitrógeno, fósforo y potasio) y, en experimentos de campo formales, se comprobó el efecto de muchas de las especies sobre los cultivos de arroz.
Las especies de mayor preferencia entre los agricultores son: asuro, siplikan, titepaki, ankhitare, bakiino, frijol de arroz y padke. Cuando se analizó su valor nutritivo, el asuro ocupó el primer lugar. Se encontró que las otras especies también eran ricas en los principales nutrientes vegetales (Cuadro 1). Quedó claro que la preferencia de los agricultores estaba de acuerdo con los valores nutritivos de las plantas estudiadas.

Entre las especies vegetales de menor preferencia se incluyó el jhuse til, que aunque obtuvo valores nutritivos buenos, causaba picazón durante el trasplante del arroz; el chilaune (Schima wallichi), sajiwan (Jatropha curcas) y tuni (Toona ciliata) también eran usados, pero sólo cuando las otras especies no estaban disponibles. El valor nutritivo encontrado en estas especies era comparativamente pobre. Cuando se aplicaron como abono las hojas verdes de asuro y un fertilizante químico (60:30:30 de NPK kg/ha) en experimentos en campos de arroz y se compararon sus efectos, el asuro sobrepasó en forma consistente al fertilizante químico por varias temporadas y en diversas localidades (Sthapit et a1, 1989; Subedi, 1993a). De igual forma, los rendimientos del arroz en parcelas experimentales tratadas con titepaki, khirro, frijol de arroz y siris fueron en forma consistente mejores que los rendimientos de las parcelas en las cuales se usaron fertilizantes químicos. Esto comprobó que los agricultores eran capaces de seleccionar las especies de más alta calidad gracias a la experimentación por generaciones.

Otro ejemplo del ingenio campesino en el abonamiento vegetal se encuentra en la substitución de la siembra. Aquí se siembra frijol de arroz y níger como abonos verdes debajo del cultivo de maíz de verano (Zea mays). Estos cultivos de abono verde fueron enterrados después de la cosecha de maíz y antes del trasplante del arroz en una rotación arroz-trigo-maíz, Los agricultores de las colinas occidentales nepalesas desarrollaron este procedimiento cuando se dieron cuenta de que un sistema de cultivo intensivo requería gran demanda de nutrientes vegetales y que sembrar un abono verde como Sesbania significaría renunciar a un cultivo alimenticio, algo que los agricultores de subsistencia no podían afrontar. La substitución de la siembra fue estudiada en dos lugares en un experimento de tres años. Las parcelas abonadas con frijol de arroz sembrado como substituto produjeron rendimientos del arroz equivalentes a una parcela tratada con fertilizante químico a 60:30:30 NPK kg/ha y sin efectos negativos sobre el rendimiento del grano de los cultivos de maíz (Subedi et al., 1995). De estos ejemplos se puede concluir que los agricultores nepaleses usan eficientemente sus recursos naturales para cubrir las necesidades de su forma de vida de subsistencia. Perspectivas

La baja y declinante fertilidad de los suelos es una restricción importante para la producción en las colinas de Nepal y se está haciendo cada vez más crítica para la seguridad sostenible de la productividad del suelo. La intensificación de la producción de cultivos, la deforestación y la erosión del suelo son los principales factores involucrados en la disminución de la fertilidad del suelo. Los fertilizantes químicos se han visto como una forma de sostener la productividad del suelo. Sin embargo, el grado de dependencia de los agricultores en este insumo está limitado por la inaccesibilidad a las remotas regiones montañosas, la falta de conocimiento técnico, el bajo poder adquisitivo de la mayoría de los agricultores de las colinas y la dificultad de poner a disposición de los agricultores el tipo correcto de fertilizante químico en la cantidad necesaria y en la época adecuada. Los propios agricultores están preocupando cada vez más del deterioro de las propiedades físicas del suelo, conforme se aumenta el volumen de fertilizantes químicos y disminuye la cantidad de abono orgánico.

La mayoría de las especies indígenas de abonos verdes puede ser usada para muchos propósitos. El asuro, por ejemplo, se usa como cerco vivo, como repelente de insectos y como un excelente abono verde. El khirro tiene propiedades insecticidas y se dice que cuando se usa como cobertura verde controla plagas tales como los gusanos blancos. También es frecuente usarla. para controlar cangrejos en los campos de arroz. Las hojas y vástagos tiernos de la planta de siplikan se usan como encurtidos después de hervirlas y los agricultores le atribuyen propiedades medicinales. En la misma forma, el siris, bakaino y padke, que crecen comúnmente en las terrazas como cerco y a lo largo de los riachuelos, no sólo proporcionan madera, leña y follaje, sino también producen buen abono verde. Más aún, estas especies ayudan a conservar el suelo y se dice que causan mínimos problemas de sombra a los cultivos alimenticios.

Aun cuando tales especies de plantas se cultiven en tierras marginales, como cercos y a lo largo de las orillas de los ríos sin que causen daño, hay limitaciones en la escala en la cual deben usarse estos abonos verdes. Si se emplean abonos verdes en gran escala, habría una gran brecha entre la demanda y la disponibilidad. Por lo tanto, no se debe esperar que el total de las provisiones de nutrientes venga sólo de los abonos verdes. Aún más, los abonos verdes involucran considerable mano de obra porque la biomasa verde debe ser cortada y transportada. Algunas especies de plantas, tales como ankhitare y siplikan están comenzando a desaparecer debido a la sobreexplotación. Se debe dar atención a la conservación y uso apropiado de estas importantes especies vegetales.

El conocimiento tradicional es a menudo ignorado en la investigación y el desarrollo agrícolas y el precio que se paga por esta omisión es que las nuevas tecnologías son adoptadas con poco entusiasmo y resolución. A pesar de los grandes esfuerzos que se han hecho para introducir abonos verdes exóticos tales como Sesbania sp., su uso está lejos de ser difundido por limitaciones de altitud, el hecho de que compiten con los cultivos arables durante la temporada de crecimiento y porque las semillas a menudo no están disponibles y son difíciles de germinar. El uso de abonos verdes indígenas es una práctica tradicional. Por lo tanto, es menos probable encontrar los mismos problemas de adopción y las barreras de comunicación que confrontan las nuevas tecnologías. La identificación, la conservación y el uso de abonos verdes localmente disponibles contribuirá de manera significativa a cubrir la demanda total de nutrientes de los cultivos locales sin crear problemas ambientales ni problemas de demandas de dinero en efectivo para los agricultores de subsistencia. Estos ejemplos refuerzan mi creencia que la investigación agrícola, especialmente en el caso de la agricultura de subsistencia, debe basarse en el conocimiento local.

Cuadro 1. Lista de las 10 primeras especies indígenas de abono verde halladas en las colinas occidentales de Nepal con la ubicación preferencial de los agricultores y contenido nutritivo comparativo de las hojas

Nombre local

Nombre botánico
Tipo de planta
Altitud
(rango aprox.
m.s.n.m.)
Rango
de preferencia (%)
de los agricultores
Contenido de nutrientes
en materia seca
N
P
K

Asuro
Ankhetare
Bakaino
Khirro
Jhuse til

Padke
Siltung/Masyange
Kalo siris

Siplikan
Titepati

Adhatoda vasica
Walsura trijuga
Mella azedarach
Sapium insigne
Guizotia abyssinica

Albizzia sp.
Vigna umbellata
Albizzia leebek
Crataeva unilocularis
Arternisia vulgaris

arbusto
árbol
árbol
árbol
cultivo anual de semilla aceitera
árbol
leguminosa anual
árbol

árbol
hierba

200-1300
400-1200
100-1500
200-1200

100-1700
300-800
<1500
100-1500

200-1200
>2000

1
4
5
8

10
6
7
9

2
3

4.30
2.77
3.24
2.70

4.45
3.62
2.91
2.89

3.69
2.40

0.86
0.49
0.19
0.79

0.36
0.26
0.28
0.65

0.36
0.41

4.49
2.40
1.76
2.89

3.44
0.94
1.84
2.59

2.27
4.90

Fuente: Subedi (1993b)

KD Subedi, Lumie Agricultural Research Centre, PO Box 1, Pokhara, Nepal

Referencias

• Sthapit, BR (1989) Comparative performance of indigenous green manuring species on yield of rice (Comportamiento comparativo de las especies de abono verde sobre el rendimiento en arroz) . LARC Technical Paper No. 23. Limie Agricultural Research Cebtre, Nepal.

• Subedi, KD (1992) Search for indigenous green manuring species in order to sustain soil fertility (in Nepal) Prabidhi Sangalo (Búsqueda de especies nativas de abono verde para sostener la fertilidad del suelo en Nepal). Year 6, Vol 24. Lumie Agricultural Research Centre, Nepal.

• Subedi, KD (1993a) Problematic weed Banmara (Eupatorium adenophorum) as a green leaf manure in rice (Maleza problemática «banmara' (Eupatorium adenophorum) como abono verde en arroz). IARC Technical Paper No. 1. Lumie Agricultural Research Centre, Nepal.

• Subedi, KD (1993b) Search for indigenous green manuring species for rice in the western bilis of Nepal (Búsqueda de especies nativas de abonos verdes para el arroz en las colinas occidentales de Nepal). IARC Review Paper No. 2. Lumie Agricultural Research Centre, Nepal.

• Subedi, KD, Rana, RB, Gurung, TB y GC, YD (1995). Soil fertility of rice under low-hill intensive cropping systems of Nepal (Fertilidad del suelo en arroz bajo sistemas de cultivos intensivos en las colinas bajas de Nepal). Documento presentado en el 18' Taller de Cultivos de Verano 1-2 marzo, 1995, Rampur, Chitwan, Nepal.


Manejo de la fertilidad del suelo en campos de arroz bajo riego

Chesha Wettasinha

Debido a que el arroz es el principal alimento de la población de Sri Lanka y a que con una amplia provisión de agua de riego se aseguran dos temporadas de arroz en el mismo terreno cada año, el monocultivo tiende a ser una práctica estándar para la mayor parte de agricultores del Mahaweli System-C.

Mahaweli System-C es un esquema de colonización agrícola de la zona "seca" de Sri Lanka. Antes de 1980 la mayor parte de los terrenos de esta región estaban cubiertos por bosques. Entre 1980 y 1990 casi 70,000 ha de este bosque fueron clareadas para dar paso a una colonización agrícola bajo riego de alrededor de 22,000 familias. A cada familia se le proporcionó una hectárea de tierra irrigable para sembrar arroz y 0.1 ha de tierras en la parte alta para casa-habitación. Debido a que el arroz es el principal alimento de la población de Sri Lanka y a que con una amplia provisión de agua de riego se aseguran dos temporadas de arroz en el mismo terreno cada año, el monocultivo tiende a ser una práctica estándar para la mayor parte de agricultores del Mahaweli System-C.

Sesbania rostrata produce nódulos en el tallo capaces de fijar el nitrógeno

Durante los primeros tres o cuatro años (seis a ocho temporadas) de cultivo, las nuevas variedades de arroz de alto rendimiento, resultado de la revolución verde, se comportaron de manera excepcional y produjeron cinco a seis toneladas de arroz por hectárea sin ningún fertilizante. Luego, los rendimientos comenzaron a disminuir drásticamente y los agricultores se vieron obligados a aplicar fertilizantes inorgánicos para mantener los rendimientos alrededor de cuatro a cinco toneladas por hectárea. Como el precio de los fertilizantes inorgánicos importados aumentó, la rentabilidad del sistema comenzó a declinar. Y cuando el gobierno de Sri Lanka retiró el subsidio a los fertilizantes, por presiones del Banco Mundial, los agricultores se encontraron en un terrible aprieto. La reducción de los nutrientes Una de las razones importantes para la disminución del rendimiento del arroz bajo riego es la reducción de los nutrientes. La cantidad total de nutrientes por hectárea que consumen cinco toneladas de arroz es de 100 kg de N, 16 kg de P y 128 kg de K. Los agricultores compensan esta pérdida aplicando unos 375 kg de fertilizantes inorgánicos, que contribuyen con 117 kg de N, 23 kg de P y 42 kg de K.

Tradicionalmente, los agricultores queman la paja de arroz en el piso del granero y no retornan las cenizas a los campos. Así, en tanto el grano se consume como alimento, la paja se desperdicia al quemarla. El resultado neto es una reducción de los nutrientes del suelo. No es difícil deducir que los rendimientos del arroz disminuyen a falta de un reemplazo adecuado de estos nutrientes. Como la paja de arroz (5000 kg/ha) contiene aproximadamente 36 kg N, 4.5 kg P y 112 kg K, reciclarla sería una buena manera de compensar el balance negativo de los nutrientes. Educación del agricultor  Los extensionistas contratados por la Autoridad Mahaweli de Sri Lanka comenzaron a educar a los agricultores confrontándolos con la dura realidad de las prácticas agrícolas convencionales para el arroz. Los agricultores reconocieron rápidamente el valor de incorporar la paja de arroz a sus campos duranteila labranza, en lugar de quemarla en el piso del granero. Sin embargo, muchos de ellos experimentaron problemas prácticos cuando trataron de incorporar la paja a sus campos. Algunos se quejaron de que la paja se enredaba en el tractor. Otros indicaron que las plántulas de arroz se amarilleaban luego de la incorporación de la paja. Los extensionistas buscaron la ayuda de los investigadores para tratar de resolver estos problemas prácticos.

Poco después, agricultores, extensionistas e investigadores se vieron involucrados e muchos experimentos en finca diseñados para encontrar la forma más práctica de incorporar la paja de arroz al campo y al mismo tiempo minimizar su impacto negativo sobre las plántulas de arroz. En menos de dos temporadas de experimentos y errores, se encontraron las soluciones apropiadas. Es factible la incorporación de paja Los experimentos con los agricultores revelaron que la paja de arroz podía ser añadida con tractor en el campo si se seguían los siguientes pasos:

Repartir los residuos en todo el campo en montones de 4-5 kg, espaciados 2 a 2.5 m entre sí, inmediatamente después del trillado.

Agregar agua al campo en cantidad suficiente para humedecer la paja por completo.

Arar el campo con un arado con vertedero (primera aradura) evitando los montones de paja y luego extender la paja y mezclarla uniformemente en el campo.

Arar nuevamente en forma cruzada dos semanas después de la primera aradura. La paja se parte en pedazos pequeños, lo que facilita su incorporación al suelo.

Inundar y nivelar el terreno, y esparcir la semilla de arroz pregerminada unas tres semanas después.

Los investigadores notaron rápidamente que el amarillamiento de las plántulas de arroz observado por los agricultores era el resultado de una inmovilización temporal del nitrógeno por las bacterias del suelo, debido a que el arroz se sembraba esparciéndolo inmediatamente después de la incorporación de paja. Estos efectos negativos podían ser evitados si el arroz se sembraba por lo menos tres semanas después de la incorporación de la paja o aplicando 20 kg de úrea por hectárea de arroz, junto con la paja.

Beneficios de la aplicación de paja

Tras la aplicación de paja en sus campos, los agricultores informaron los siguientes beneficios:

• Plantas de arroz robustas y saludables, más resistentes a las plagas de insectos y a las enfermedades.
• Ya no se necesita fertilizar con potasio (la paja de arroz es rica en potasio).
• Se requiere un poco menos de fertilizante nitrogenado (20-25 kg por hectárea).
• El rendimiento se incrementa en unos 400500 kg por hectárea de arroz, luego de cuatro temporadas sucesivas de aplicación de paja.
• Hay una mejor retención de agua en el suelo.

A pesar de los muchos beneficios y del considerable ahorro de dinero en efectivo gracias a la aplicación de paja, la gran cantidad de nitrógeno que requieren las variedades mejoradas de arroz de alto rendimiento todavía representa una fuerte demanda de fertilizantes nitrogenados inorgánicos, principalmente en forma de úrea. Preocupados por el problema que enfrentaban los agricultores, quienes tenían problemas para obtener el dinero necesario para comprar 60-80 kg de fertilizante nitrogenado (130-175 kg de úrea) por cada hectárea de campo de arroz, los investigadores de la Estación Regional de Investigación del Departamento de Agricultura en Girandurukotte del Mahaweli System-C comenzaron a buscar fuentes más baratas de nitrógeno bajo la forma de abonos verdes.

Abonos verdes

Cyril Bandara, investigador principal de la Estación Regional de Investigación del Departamento de Agricultura en Girandurukotte, comenzó a evaluar la producción de biomasa y el contenido de nitrógeno de varias leguminosas que se usan como abono verde, tales como Sesbania rostrata, Sesbania sesban, Sesbania aculeata, Crotalaria juncea y Crotalaria caricia.

La S. rostrata demostró ser la más promisoria. Las investigaciones demostraron que a una densidad de 60 plantas por metro cuadrado, S. rostrata podía proporcionar 4000 kg de materia seca y 100 kg de nitrógeno por hectárea en sólo 45 días de desarrollo. A diferencia de otras leguminosas, S. rostrata fue la única que produjo nódulos capaces de fijar N en el tallo (Foto 1). Esta valiosa planta originaria de Senegal también creció en suelos inundados, a diferencia de muchas especies de Crotalaria.

Sesbania rostrata se adapta al sistema

Las investigaciones también demostraron que S. rostrata podía crecer in situ en un campo de arroz y que se adaptaría bien al período de rotación de modelo de cultivo de arroz-arroz de la región. Se demostró que la mejor época para incorporar al suelo S. rostrata era de los 40 a 50 días después de la germinación. De este modo era factible sembrari S. rostrata en un campo de arroz durante el período de barbecho que sigue a una cosecha de arroz y el comienzo de otra (segunda). El potencial de S. rostrata como abono verde fue considerable. No fue necesario presentárselo a los agricultores para determinar su comportamiento en sus campos y averiguar si ellos la aceptarían.

Un firme creyente - pero falta semilla

Dingiru Banda siembra arroz en la Unidad Divulapessa del Mahaweli System-C. El es un agricultor innovador siempre en busca de novedades, quien aplicaba rutinariamente paja, y muchos de sus vecinos se sintieron motivados a hacer lo mismo. Banda creía firmemente que la fertilidad del suelo mejoraría con materia orgánica. Como visitante frecuente de la Estación de Investigación Agrícola de Girandurukotte había observado un parche de Sesbania rostrata con flores amarillas que crecía en un campo de arroz. Cuando se le mencionó sobre los beneficios potenciales de Sesbania en cuanto al mejoramiento de la fertilidad del suelo, inmediatamente pidió a los investigadores algunas semillas de S. rostrata para probarlas en su propio campo. Los investigadores aceptaron. Esto sucedió dos años atrás. Cuando visitamos al Sr. Banda en julio pasado, nos enseñó orgulloso sus campos de arroz. Nos dijo que incorporaba Sesbania regularmente y que había mejorado en forma considerable la fertilidad de su terreno. El piensa que las plantas de arroz están mucho más saludables y que su rendimiento es mejor. Otra ventaja que notó fue que S. rostrata mantuvo a raya a las plagas del suelo, posiblemente por el ligero amargor de la planta.

Aunque el Sr. Banda es consciente de los beneficios de S. rostrata, no puede producir suficiente semilla como para mantener la densidad de plantas que se requiere para toda una hectárea en una temporada. Por lo tanto, él recurre a la rotación de abonamiento. La falta de semilla es también una razón por la cual sus vecinos han demorado en seguir su ejemplo.

Colaboración agricultor-investigador

Como se mencionó anteriormente, los lazos entre investigadores y agricultores fueron tendidos por los extensionistas tradicionales. Estos últimos llevaron los problemas de los agricultores hacia los investigadores y en respuesta devolvieron sus consejos a los agricultores. La interacción directa entre investigadores y agricultores ha sido mínima. El PMHE reconoce la necesidad de estrechar la colaboración entre todos los actores, llámense investigadores, extensionistas y agricultores, y espera usar los experimentos con agricultores para este fin. Estos investigadores Maha (octubre 1997-febrero 1998) como el Sr. Cyril Bandara y los extensionistas de Mahaweli se vincularán con los agricultores que prueban S. rostrata en sus campos para que así puedan intercambiar experiencias y conocimientos.

Referencias

• Daroy, MLG, Miyan. MDS, Furoc, RE y Ladha, JK. A preliminary report on the responses of S. rostrata to inoculation under flooded and unflooded conditions (Un informe preliminar de la respuesta de S. rostrata a la inoculación bajo condiciones con y sin inundación). Tema presentado en el Third Scientific Meeting of the Federation of Crop Science Societies of The Philippines, Universidad de Filipinas, Los Baños, 28-30 abril 1987.

• Nagaraj ah, S, Nehue, HU y Alberto, MCR. 1989. Effects of Sesbania, Azolla and rice straw incorporation on kinetics of NH4, K, Fe, Mn, Zn y P in some flooded rice soils (Efecto de la incorporación de Sesbania, Azolla y paja de arroz sobre la cinética de NH4, K, Fe, Zn y P en algunos suelos inundados de arroz). Plant and Soil 116:37-48.

• Dreyfrus, B, Dommergues, YR. 1983. Use of S. rostrata as green manure in paddy fields Uso de S. rostrata como abono verde en campos de arroz).


Nuevo método Kekulam para el cultivo del arroz: un enfoque ecológico práctico y científico

GK Upawansa

Los agricultores que siembran arroz en Sri Lanka enfrentan serios problemas. Los insumos para el cultivo convencional del arroz son caros y los rendimientos son bajos. Aunque las nuevas variedades mejoradas de arroz tienen un retorno potencial de más de tres toneladas por acre, en realidad a menudo rinden menos de una tonelada y media. Este nivel de producción refleja un historial de aplicación indiscriminada de agroquímicos y el efecto de la erosión del suelo causada por el uso de técnicas inapropiadas de preparación del terreno. Este artículo explora una forma de mitigar las consecuencias potencialmente desastrosas de este proceso.

Luego de un estudio detallado de los problemas asociados con el cultivo convencional de arroz, la Organización para la Eco-Conservación (ECO, en inglés) desarrolló el nuevo método Kekulam para sembrar arroz.

`Kekulam' significa sembrar semillas de arroz con cáscara que no han sido pregerminadas y el nuevo enfoque busca combinar las experiencias de los agricultores con los conceptos de la agricultura moderna, tales como añadir mulch al arroz en la tierra húmeda, usar malezas como agentes de protección del cultivo y evitar con cuidado las medidas normales de control de malezas y los agroquímicos.

El mulch, en el nuevo sistema Kekulam, reduce la erosión casi a cero y tiene el beneficio adicional de mejorar las propiedades del suelo y reducir tanto la incidencia de malezas como la cantidad de labranza requerida. Los agricultores, apoyados por ECO, encontraron que el sistema era 75% más barato, permitía manejar el tiempo con mayor eficiencia que con el cultivo tradicional y producía un ahorro de agua de hasta 50%. Esto ayudó a superar los efectos negativos de las irregularidades climáticas. En términos ecológicas el sistema conduce a un mejoramiento sustancial de la biodiversidad de la fauna y la flora. En. las primeras etapas, el arroz cultivado por el nuevo método Kekulam requiere que no se apliquen medidas de manejo de plagas o enfermedades, y aunque en las primeras una o dos temporadas los rendimientos puedan ser 10% menores que en el método convencional, posteriormente alcanzan un nivel similar. Malezas en los diques En el cultivo de arroz convencional normalmente se remueven las malezas de los diques y se echan en los campos. Sin embargo, en el método Kekulam las malezas se dejan en los diques para retener a los depredadores. Aunque pueden haber algunos insectos dañinos entre estos depredadores, su número es relativamente pequeño y puede mantenerse bajo control. Las malezas que crecen en los diques se cortan y se entierran cuando crecen más altas que el propio cultivo. No enfangar sino añadir mulch En el método Kekulam, el suelo se suelta con un arado de campo, un momoty (azadón de hoja plana) o una rastra de dientes jalada por tractor. No se hace labranza ni se aplica otra forma de voltear el suelo. A falta de una rastra, se puede usar un desmenuzador ("rotovito" en la jerga agrícola) pero nunca para cultivar a una profundidad por debajo de los cinco centímetros. El método Kekulam requiere un suelo con terrones y no la superficie fina asociada con el método convencional de cultivo de arroz. Si hay expectativa de lluvia en los de siembra, con los azadones se construyen drenajes poco profundos que transporten el exceso de agua. Esta es toda la preparación que requiere el terreno.

La experiencia ha demostrado que las variedades de arroz que maduran en cuatro meses o más son las más apropiadas para el método Kekulam. La semilla se esparce sobre la tierra seca si ha llovido o si está húmeda por riego. Las semillas brotadas se siembran esparcidas. Una vez sembrado el campo, se cubre con abono preparado ya sea con paja de arroz recolectada en la temporada anterior o, si no hay disponibilidad de paja, con hojas verdes, hierba seca o ramas y vástagos. No es necesario aplicar fertilizante si el nivel de fertilidad que ha alcanzado el terreno es apropiado. Una mezcla de 'neem', estiércol y fertilizante  Sólo se aplica una pequeña cantidad de fertilizante nitrogenado. Una mezcla de `neem', estiércol y fertilizante proporciona la base para el manejo de la fertilidad del suelo y se puede preparar de la siguiente manera: Pulverizar 12 kg de semilla de neem y añadirles 7 kg de úrea. Pulverizar nuevamente esta mezcla, mezclarla bien con unos 50 kg de compost fino y bien descompuesto. Cuando sea posible, usar más de 50 kg de compost. La mezcla de semillas de neem, úrea y compost debe hacerse en un montículo cubierto con polietileno o costales manteniéndola así no más de 12 horas antes de aplicarla en el campo. De preferencia la mezcla debe hacerse por la mañana y aplicarla al atardecer para permitir el uso ventajoso de las propiedades repelentes de insectos y de fertilizante de la semilla de neem. La mezcla debe ser aplicada 10-12 días después que las plántulas emerjan y hacer una segunda aplicación 10 días más tarde. Antes de hacer cualquier aplicación posterior, se debe observar cuidadosamente el cultivo. Si se ven hojas amarillas, lo que indica una deficiencia de nitrógeno, se debe hacer una tercera aplicación 15 días más tarde. Normalmente sólo se requiere una cuarta aplicación cuando los suelos no son fértiles o cuando se siembran variedades que tardan más en madurar. Las aplicaciones de fertilizante disminuyen cuando el sistema Kekulam se ha usado por varias temporadas. Microorganismos efectivos (EM)

Alimentar directamente a los microorganismos del suelo en lugar del arroz permitirá fijar suficiente nitrógeno y poner a disposición de las plantas otros nutrientes esenciales, una vez que los microorganismos se establecen. En la experiencia de Sri Lanka se ha demostrado que es posible lograr un balance del suelo luego de usar compost y semillas de neem durante cuatro o cinco temporadas. En suelos que no son fértiles, la extracción del nitrógeno del suelo por los microorganismos que descomponen el mulch y otros materiales orgánicos causa el amarillamiento de las plántulas en las etapas tempranas del crecimiento. Una solución de microorganismos efectivos (EM, en inglés) o estiércol líquido preparado en casa (ver recuadro) puede ser aplicada para impedir los efectos adversos y el crecimiento retardado del cultivo. También se puede aplicar cuando se usa una capa más gruesa que lo normal de mulch. La solución EM es una combinación de diferentes microorganismos benéficos que coexisten en el suelo y fue desarrollada en Japón por el profesor Higa. Actualmente se usa en muchos países.

Ausencia de malezas

E n el método Kekulam, el mulch se usa para mantener al mínimo la población de malezas y no es necesario remover las pocas malezas que crecen porque éstas actúan bien como hospederos de los depredadores. Sin embargo, las malezas de la especie Echinocloa deben ser eliminadas y hacerlo a mano porque se encuentran en poca cantidad. Dos o tres variedades de malezas -miembros de la familia de las gramíneas- germinan con el arroz y absorben los nutrientes más rápido que la propia planta de arroz. Lo agricultores, con el sistema Kekulam, siembran el arroz a densidades mayores que en el cultivo tradicional para disminuir las malezas. El mulch, la mezcla de semilla de neem-estiércol-fertilizante, y una alta densidad de semilla mantienen la población de malezas a un nivel tal que favorece la biodiversidad tanto de la fauna como de la flora.

Ausencia de pesticidas

En la agricultura convencional las malezas, los insectos dañinos y las enfermedades son tratadas como plagas. En el sistema de cultivo Kekulam son tratados como un recurso natural. No se usan pesticidas químicos y los pesticidas de origen vegetal sólo se usan en las etapas iniciales de conversión, cuando todavía dominan los insectos dañinos, los organismos que causan enfermedades y las malezas perniciosas. Los agricultores del sistema Kekulam buscan establecer un bálance entre todos los organismos lo más rápido posible al mejorar la biodiversidad y al evitar actividades que dañen cualquier forma de vida visible o invisible. La proporción de organismos dañinos se puede reducir en forma gradual con el tiempo si hay un balance natural de la cantidad de nutrientes vegetales que provienen de la materia orgánica, si hay suficientes plantas hospederas para los depredadores y si la diversidad del suelo se aumenta por el uso de medidas de protección. Evitar el uso excesivo de fertilizante nitrogenado también ayuda a reducir la incidencia de plagas y enfermedades. Los cambiQs de clima, las condiciones climáticas variables y los errores de los agricultores pueden causar el resurgimiento de plagas y enfermedades. En ese caso, se lleva a cabo un kem (un rito tradicional) que no daña el ecosistema. En algunos casos se usa un extracto de semillas de neem o de tallos trepadores de Derris. Los agricultores del sistema Kekulam nunca usan insecticidas químicos.

Se podría pensar que las fincas bajo el sistema Kekulam, rodeados de fincas convencionales con alto uso insumos externos, serían vulnerables a las plagas y enfermedades. Este no es el caso. Personalmente, yo he observado dos pequeñas parcelas de una finca convencional cultivada con las técnicas Kekulam: estas parcelas permanecan libres de plagas y enfermedades, aun cuando el resto de la finca está afectado.

Uso de mulch

El método Kekulam ha sido practicado en el pasado, pero su importancia decayó con el énfasis en el cultivo de arroz bajo riego. La diferencia más significativa entre los dos sistemas es el humus y la forma en que se usa. Aplicar mulch permite que la paja sea reciclada en forma simple. El mulch protege al suelo de la erosión y mejora sus propiedades físicas, químicas y biológicas. El efecto del mulch es algo que debe ser experimentado; no puede ser explicado. El mejoramiento de la fertilidad excede las expectativas probablemente por los efectos combinados de la conservación, el enriquecimiento con nutrientes, el mejoramiento de las actividades biológicas y el mejoramiento de la capacidad de retención de humedad del suelo. La eliminación de las malezas también contribuye a mejorar el rendimiento. La aplicación de mulch aumenta la capacidad natural de retención de la humedad al inicio del cultivo porque proporciona cobertura para las semillas y ayuda a asegurar una germinación uniforme. En el cultivo intensivo convencional del arroz la preparación del terreno es un factor esencial; mantiene los campos libre de malezas y permite que la planta se mantenga bien. La nivelación perfecta asegura una profundidad uniforme del agua que controla la germinación y el crecimiento de las malezas. En el sistema Kekulam, el mulch ayuda a mantener un bajo nivel de malezas, permite una adecuada retención de la humedad sin necesidad de una perfecta nivelación y previene la filtración de los nutrientes. El agricultor del sistema Kekulam no tiene que labrar sus campos en forma tan intensiva y puede usar un mínimo de estiércol y fertilizante.

Aprovechamiento del agua

A nivel nacional el uso del método de cultivo Kekulam puede reducir la cantidad requerida de agua de riego hasta en un 50% -un gran paso hacia el mejoramiento de la eficiencia del riego. Actualmente los agricultores en general están limitados a sembrar áreas pequeñas porque no hay suficiente agua en los reservorios que les permita un cultivo más extensivo. Al usar el nuevo método Kekulam es posible algunas veces cultivar todo el terreno disponible y aun usar sólo la mitad de la cantidad de agua que se requiere normalmente. En la actualidad el cultivo se lleva a cabo cuando hay suficiente agua en los reservorios. Con frecuencia la temporada se retrasa y esto puede originar daños por las plagas. Estos retrasos se pueden evitar si se usa el método Kekulam y se ahorra agua. El incremento del área potencial disponible para el cultivo puede ser de gran importancia nacional. Un 25% del área puede tener el mismo efecto que construir reservorios con 25% de la capacidad de los que están en uso actualmente. El método Kekulam es particularmente importante porque con frecuencia el número de reservorios adecuados es limitado y el agua falta siempre. Menor cantidad de insumos, ahorro de mano de obra y rendimientos razonablemente altos, aun con un limitado suministro de agua, se traducen en mayores ganancias y demuestran que el nuevo método Kekulam no sólo es viable sino que es consistente desde el punto de vista económico, adecuado al medio ambiente y produce rendimientos sostenibles. Es un método de cultivo alternativo valioso y como tal garantiza su popularización y mayor investigación.

Abono líquido casero
El abono líquido actúa no solamente como un abono sino también como fumigador foliar, fungicida e insecticida suave. Tiene las propiedades de las hormonas del crecimiento vegetal y mejora la vida en el suelo. Además de todos estos efectos parece que los cultivos tratados con este abono líquido también desarrollan resistencia a las enfermedades de origen viral. Como fuente de nutrientes, el estiércol líquido es completo y tiene micro y macro compuestos orgánicos balanceados. También puede ser usado como catalizador para promover el crecimiento. Cuando se usa en forma regular en cantidades suficientes no se requiere otro abono. El uso del estiércol líquido es una forma de aprovechar al máximo los nutrientes disponibles. Los cultivos responden bien al estiércol líquido incluso en suelos contaminados e inactivados por el uso excesivo de agroquímicos. Cuando se aplica en cultivos deficientes nutricionalmente, el efecto de la aplicación es visible a las 24 horas.

Preparación
Para preparar el abono líquido, se mezclan estiércol de oveja, cabra, cerdo o ganado vacuno con agua y hojas frescas de Gliricidia o cualquier otra leguminosa. Un equivalente al 10% del peso fresco del estiércol requerido debe ser añadido a la mezcla. El estiércol fresco se mezcla en un tanque o barril y las hojas frescas se sumergen en la mezcla. Las hojas seleccionadas deben ser del tipo que se disuelve cuando se sumergen. Se prefieren las hojas de leguminosas por su contenido de nitrógeno. En Sri Lanka la mejor especie resultó ser la "keppitiya" (Croton lactifer) y el "hinguru" o lantana (Lantana camara). La mezcla debe ser volteada diariamente. Después de ocho días desarrolla un olor desagradable, por lo cual es mejor mantener la mezcla en un tanque o barril, lejos de las casas. El recipiente se debe tapar para evitar que los mosquitos se reproduzcan. Conforme empieza la descomposición aparecen burbujas de gas. Después de unas tres semanas el abono está listo y en la superficie de la mezcla se forma una capa de espuma.

Uso
Para usar este abono se añade un volumen equivalente del concentrado líquido a 3 ó 4 volúmenes de agua. A los cultivos de gran valor se les fumiga en una proporción de un litro por metro cuadrado, según el cultivo y la fase de crecimiento. El abono líquido también se puede aplicar al suelo. Cuando se cultiva arroz, el abono se puede mezclar con el agua de riego. Si el tratamiento se hace semanalmente se pueden esperar resultados excelentes

Upawansa, GK ECO, 46, Jaya Mawatha, H.S. Watapuluwa, Kandy, Sri Lanka

Referencias

- Upawansa, GK, 1996. Ecological farming manual (Manual de cultivo ecológico)

- Upawansa, GK, 1996. Cosmovision and eco-sound prac¬tices (Cosmovisión y prácticas eco consistentes). COMPAS report of workshop held in Bolivia, April 1996. PO Box 64, 3830 AB Leusden, Netherlands (Países Bajos).


Reciclaje de los desperdicios domésticos para mejorar la fertilidad del suelo

Gamal Zakaria , Peter Laban

CEOSS, una ONG copta en Egipto, está dando pasos importantes en el proceso de cambio hacia el incremento de la autonomía de las comunidades con las que se trabaja. En un proyecto piloto en Sharoona y Nassareya, PTD está creando maravillas para dar a LEISA un enfoque sinérgico en el problema de la basura y en reducir el alto costo de los fertilizantes químicos. Las mujeres, en un proceso de decisión participativa, adoptaron medidas innovadoras destinadas a obtener establos y casas más limpias. Concentrando los desperdicios orgánicos del hogar, el estiércol y la orina en una fosa dentro del establo, han podido producir un fertilizante orgánico que posiblemente tenga mayor contenido de nitrógeno que el estiércol tradicional. Experimentos posteriores podrían conducir a la preparación de un compost mejorado que ayudaría a los agricultores a reducir su inversión en fertilizantes químicos por medio de la experimentación con diferentes combinaciones de fertilizantes. El reciclaje de los desperdicios a través de establos mejorados ha permitido a las mujeres un ahorro de tiempo, mejorar sus condiciones de salubridad así como la oportunidad de obtener ingresos. El Desarrollo de la Tecnología Participativa (PTD, en inglés) es un impulso importante en este proceso.

Un grupo de mujeres en el pequeño poblado de Nassareya

Los pobladores del valle del Nilo han sostenido su producción en los preciados suelos de sus valles desde la época de los faraones. Estos suelos son muy ricos y antes de la construcción de la represa de Asuán eran fertilizados en forma regular por sedimentos dejados por el Nilo, cuando el río crecía por el agua de las lluvias de verano en el sur de Sudán, Etiopía y Uganda, e inundaba los 50 km del amplio valle. Este proceso natural se interrumpió cuando la represa fue construida en 1962.
Antes de la construcción, los agricultores podían sembrar dos o tres cultivos bajo riego al año. Los más populares eran trigo, maíz, alfalfa y hortalizas, bajo un régimen de rotación de cada dos años. Caña de azúcar y algodón también estaban entre los cultivos importantes. En 1953 la reforma de la tierra redujo las propiedades a 50 feddan (1 feddan=l acre) y hoy todavía muchos agricultores del Nilo sólo son dueños de 2 a 5 feddan. La gente vive en casas de dos o tres pisos, apiñadas en las estrechas calles de los pequeños pueblos a lo largo del valle. El ganado se mantiene dentro de la casa y hay muy poca o ninguna recolección organizada del estiércol y los desperdicios del hogar o del establo. Todos los días, un estiércol de baja calidad se lleva a los campos y los desperdicios del hogar son arrojados al río o a los canales de regadío. Un proyecto piloto En 1997, la Organización Cóptica Evangélica para Servicios Sociales (CEOSS, en inglés) inició un proyecto piloto en Sharoona (35,000 habitantes) y Nassareya (16,000 habitantes), dos pequeños poblados de la ribera este del Nilo. CEOSS es una ONG importante en Egipto y tiene una alta credibilidad a nivel del gobierno por su acercamiento imparcial hacia islámicos y cristianos, así como a comunidades rurales y urbanas. Esta ONG, establecida en 1952, se ha expandido en los últimos 40 años desde la organización de programas de alfabetización hasta la realización de programas complementarios de desarrollo económico, agrícola y de salud que tienen un enfoque tipo servicio social transferible. Actualmente está implementando programas de desarrollo en unas 75 comunidades.

El área del proyecto piloto es relativamente inaccesible y subdesarrollada. El objetivo es mejorar las condiciones de vida de la población e incrementar la habilidad de los agricultores y sus mujeres para dar soluciones a los problemas que enfrentan en su vida cotidiana. Un segundo objetivo es fortalecer la capacidad de CEOSS para implementar programas de desarrollo más participativos, integrados y con orientación ecológica. La estrategia del proyecto incide fuertemente en una orientación hacia el Desarrollo de la Tecnología Participativa y se enfoca en el reciclaje de los desperdicios, a cargo de las mujeres, y en el mejoramiento del uso de los fertilizantes, a cargo de los agricultores.  Primeros resultados

Unos 30 agricultores trabajan juntos en los experimentos de grupo. Después de sólo nueve meses, ya están ansiosos de continuar experimentando en forma sistemática con diferentes prácticas de cultivo e indican que están preparados a continuar con este enfoque, con o sin el apoyo de CEOSS. Otros agricultores han manifestado su interés en incorporarse a estos experimentos de grupo y a comenzar sus propios experimentos. Los resultados iniciales de estos experimentos con fertilizantes han sido alentadores y han demostrado que es posible mantener los rendimientos y reducir los costos, aunque se disminuya la aplicación de fertilizantes químicos. En los primeros experimentos, los fertilizantes orgánicos y/o biofertilizantes reemplazaron parcialmente a los fertilizantes químicos.

El impacto del proyecto piloto a nivel de los hogares fue más profundo. Después de un proceso participativo y cuidadoso de talleres y discusiones entre seis diferentes grupos de mujeres, se decidió ver la posibilidad de recolectar el estiércol, la paja y la orina del establo y combinarla con los desperdicios orgánicos y cenizas de la cocina en una fosa preparada en el mismo establo. Esta innovación resultó un gran éxito. No sólo produjo un fertilizante orgánico más rico, sino que ahorró mucho tiempo a las mujeres. Ya no tenían que traer suelo de los campos todos los días para secar el establo o llevar los desperdicios a los botaderos de basura cerca de los ríos. Los establos permanecían más limpios de modo que a los animales no había que limpiarlos en el río todos los días. Más aún, los establos y animales más limpios permitieron recolectar leche más limpia, en beneficio de la salud humana y animal. Los hombres también se beneficiaron con estas innovaciones: ya no tienen que llevar el estiércol a los campos todos los días y se han dado cuenta de que obtienen un abono mucho más rico. En el largo plazo, el reciclaje podrá reducir la contaminación de los canales y de otros sistemas acuícolas. Los primeros grupos de 60 mujeres han aumentado hasta 100 y otras 50 han solicitado su ingreso al proyecto.

¿Cómo sucedió esto?

CEOSS quería incorporar una mayor dimensión ecológica a sus actividades agrícolas y rurales y pidió apoyo a sus agencias donantes. El trabajo de preparación se realizó en dos aldeas a fin de dar prioridad a las áreas problema y distribuyó las responsabilidades según el género. Soumaya Ibrahim, especialista en desarrollo social y de género de El Cairo, jugó un importante papel en este proceso. Un PRA se llevó a cabo en marzo de 1996 entre 75 familias en los dos poblados, lo que demostró claramente que la eliminación del agua servida y de los desperdicios eran los problemas más importantes que enfrentaban las mujeres, en tanto los hombres daban prioridad a la reducción del costo de los fertilizantes químicos. Los resultados del PRA dieron las pautas para elaborar la propuesta del proyecto presentada por el equipo de CEOSS. Se escogió una orientación de PTD en la cual los agricultores y los grupos de mujeres seleccionados tendrían la libertad de seleccionar otros problemas prioritarios cuando se implementara el proyecto piloto. Este proyecto sin fecha de término fue aprobado a finales de 1996 por NOVIB e ICCO. La implementación empezó en enero de 1997 con un Taller de Capacitación PTD a cargo del personal de CEOSS, que incluyó un taller de diseño de PTD (ver recuadro 1) con uno de los tres grupos seleccionados de agricultores.

El equipo de CEOSS repitió los talleres de diseño con dos grupos de agricultores y seis grupos de mujeres en los dos poblados. Los agricultores comprendieron rápidamente los aspectos del proceso y la toma de decisiones, por lo cual CEOSS se limitó a hacer el papel de consejero, a dar facilidades y hacer contactos con los expertos, como el Dr. Sayed Arafat, un especialista en fertilidad del suelo que labora en el Centro Nacional de Investigación (NRC, en inglés) en El Cairo. Los agricultores pidieron un análisis del suelo en los campos donde se llevarían a cabo los experimentos que sirviera para guiar los diferentes tratamientos y combinaciones de cantidades más balanceadas de fertilizantes químicos, biofertilizantes y/o el tradicional estiércol. Se formaron grupos más pequeños de agricultores sobre la base de las condiciones del campo en que trabajaban y en esos grupos se discutieron los progresos, dificultades y resultados.

La experiencia y los consejos del Profesor Dr. Nader Ragheb Mitry de NRC, un experto en tecnología de los desperdicios rurales, fueron muy valiosos para ayudar a las mujeres a desarrollar las innovaciones propuestas.

Recuadro 1. Buscando qué hacer: un módulo PTD, para diseñar experimentos con agricultores.

Objetivo:
Acuerdos sobre qué buscar y qué probar.
Instrumentos: Diagramas del flujo de los recursos; árbol de problemas; medios de calificación PRA.
Procedimientos:
• Reuniones de la comunidad para encomendar y aprobar los experimentos
• Dibujo del flujo de los recursos para las empresas agrícolas (diagramas de flujo).
• Identificación de problemas y opciones para resolverlos (calificadas por parejas con experiencia)
• Análisis más detallado de los problemas (árbol de problemas)
Orientación de los experimentos del agricultor (calificación)
• Acuerdos sobre el diseño detallado de los experimentos (tratamientos; diagramación del experimento; monitoreo, etc.)

Este módulo corresponde al Paso 2
(parcialmente) y al Paso 3 del proceso de PTD,
Un módulo como éste debe estar precedido por una identificación de problemas (PRA) y un establecimiento de prioridades a nivel de la comunidad.
Adaptado do Diop y Liaban (1997).

 

Costos

En mayo se tomó la decisión final para experimentar con las soluciones al problema de la eliminación del estiércol y los desperdicios. La solución más exitosa ya ha sido descrita arriba. Otra solución, desarrollada por familias que no tenían ganado, consistió en un gran recipiente de plástico (200 litros) con agujeros en la parte inferior y una pequeña puerta lateral para remover los materiales en proceso de compost. Los recipientes se adquirieron de segunda mano y costaron muy poco (120 EL; 3.5 EL = dólar). Actualmente la construcción de fosas estables dentro de la casa cuesta unos 280 EL, pero estos costos se reducen cuando los pobladores proporcionan los ladrillos y los construyen ellos mismos. Cuando se tomaron las decisiones sobre las soluciones que se iban a probar, se acordó que CEOSS pagaría el 75% de los gastos, Más tarde se vio que esta contribución necesita ser revisada exhaustivamente.

Retos posteriores para mejorar el impacto

Un establo mejorado con una fosa de estiércol listo para ser usado

Aunque este proyecto piloto ha tenido un comienzo promisorio, algunos aspectos importantes necesitan mayor atención. El consejo de los científicos de NCR ha contribuido a los resultados positivos obtenidos. Sin embargo, quedó claro que es importante que los investigadores se comprometan a evitar que sus opiniones sean muy dominantes en el proceso de PTD.
Los experimentos con fertilizantes fueron muy complejos y no será posible diferenciar inmediatamente entre los efectos de una aplicación balanceada de fertilizantes químicos con los resultados obtenidos por la aplicación de biofertilizantes y productos orgánicos. Todavía hay el riesgo de que los investigadores se inclinen a seguir sus propias agendas de investigación y el personal de CEOSS tiene un importante papel que desempeñar en este aspecto.

Se necesita más trabajo para asegurar que los experimentos con agricultores continúen mejorando y que los resultados sean compartidos entre grupos de agricultores y la comunidad de la aldea. Fortalecer e incrementar el número de grupos de experimentación de agricultores debería ser el siguiente paso en el proceso de PTD. Los primeros resultados de este proyecto piloto son alentadores. Invitan a desarrollar posteriores acciones sobre los éxitos del proceso de participación, especialmente porque han mejorado las condiciones de vida y el trabajo doméstico de las mujeres. Dos pasos importantes que deberían tomarse son el fortalecimiento de la forma en que funciona el grupo de desarrollo de las mujeres y encontrar la forma de comercializar el fertilizante orgánico producido en casa, especialmente en las familias que no tienen ni ganado ni campos de cultivo. Retos para CEOSS

Como una organización para el desarrollo, CEOSS también enfrenta muchos interrogantes importantes. ¿Cómo puede su política ser adaptada en gran escala e incrementar el impacto del proyecto piloto fortaleciendo e institucionalizando el enfoque PTD? ¿Qué significará esto para el desarrollo futuro de la capacidad del personal? ¿Cómo se puede manejar el importante tema de las contribuciones financieras, donde está claro que no puede responder a la demanda masiva para mejorar los establos? ¿Qué forma deben tomar las propuestas de los nuevos programas, es decir, el seguimiento de estos proyectos piloto? ¿Cómo pueden conciliarse las contradicciones entre este proceso participativo de otorgamiento de facultades y los programas de desarrollo enfocados más individualmente? Y, finalmente, ¿Cómo debe ser registrada y documentada esta información para que pueda ser intercambiada y compartida con otros, dentro y fuera de CEOSS?
Cuando este artículo sea traducido al árabe, podrá formar parte importante del proceso de lograr programas de desarrollo más participativos y ecológicamente orientados en Egipto.

Factores clave para el éxito
• Agricultores, y sus mujeres, ansiosos de cambiar su situación;
• Un proceso de participación desde la identificación del problema hasta el enfoque de proyecto con final abierto;
• El proceso PTD: gente que realmente siente que los de afuera los escuchan y toman en serio sus preocupaciones; gente que toma decisiones y tiene la propiedad de las innovaciones y experimentos;
• Sensibilidad y diferenciación de género;
• Procedimientos prácticos para el diseño de talleres para los agricultores y sus mujeres (Recuadro 1);
• Uso extensivo de los instrumentos del PRA, que incluye los dibujos del flujo de recursos;
• Desarrollo participativo de innovaciones importantes en el sistema doméstico con múltiples efectos positivos (casas más limpias, ahorro de tiempo para hombres y mujeres, mejoramiento de la salud y de los fertilizantes);
• La actitud de apertura al aprendizaje del personal de desarrollo de CEOSS;
• Un proceso inmerso en una organización de gran experiencia en el desarrollo de la comunidad que tiene la confianza de las comunidades rurales.

Gamal Zakaria, Medhat Ayad, Fakhouri Nader, Samehd Seif, Ashraf Naseh, Basem Saroufim,
Gamil Mokhtar, Margrit Saroufim, Magda Ramzy
. CEOSS, P.O. Box 50, Minya, Egipto;
FAX/Minya: +20 86 326373; FAX/Cairo: +20 02 2975878;
Correo electrónico: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Peter Laban, Líder de equipo, ILEIA.

Referencias

• CEOSS, 1996. A proposal for an agro-environmental pilot project in the Sharoona Nassareya arca (Una propuesta para un proyecto piloto medioambiental en el área de Sharoona Nassareya).

• Laban, P. 1997. Report on the first PTD training workshop for the CEOSS agro-environmental pilot project in the Sharoona Nassareya area, Middle Egypt (Informe sobre el primer taller de capacitación PTD para el proyecto piloto medioambiental de CEOSS en el área de Sharoona Nassareya, Medio Egipto). ILEIA/ ETC, Holanda.

• Laban, P. 1997. Report on the second PTD/LEISA training workshop for the CEOSS agro-environmental pilot project in the Sharoona Nassareya area, Middle Egypt (Informe sobre el segundo taller de capacitación PTD/LEISA para el proyecto piloto medioambiental de CEOSS en el área de Sharoona Nassareya, Medio Egipto). ILEIA/ETC, Holanda.


 

Transferencia de biomasa: cosecha gratis de fertilizante

Rik Thijssen , John Bwire Mukalama Nabaho , Stella Wanjau

Se pueden dar muchos ejemplos de las estrategias de trabajo de orientación biológica que tienen por finalidad aumentar la fertilidad del suelo. Una estrategia con un considerable potencial de transferencia de biomasa es juntar material vegetal verde de los límites de la finca o de fuera de ella y añadirlo al área cultivada.

 

La mayor parte de las plantas que se usan para abono verde, para mejorar el barbecho e incluso para mejorar la producción del estiércol animal, son las especies leguminosas. Bajo condiciones favorables éstas pueden proporcionar una forma práctica de asegurar el suplemento de nitrógeno vía su fijación biológica y por lo tanto son genuinos proveedores de nitrógeno en las fincas. Sin embargo, hay evidencia que varias plantas no leguminosas acumulan tanto nitrógeno en sus hojas como las hortalizas y también tienen altos niveles de fósforo. Esto es más probable porque estas especies, con frecuencia nativas, están mejor adaptadas al área, tienen un mayor volumen radicular y una habilidad especial para recuperar los escasos nutrientes del suelo. Cuando esta biomasa es transferida desde donde ha sido producida hasta donde puede ser usada, puede proporcionar una cuota extra de nutrientes de gran beneficio para los productores del cultivo.

Necesidad de nuevas opciones
Las tierras altas occidentales de Kenya tienen una densa población. Las fincas han sido divididas y subdivididas hasta que ahora el tamaño promedio de una finca es dos hectáreas. Estos pequeños campos están en constante producción de alimentos. La mayoría de los agricultores no puede pagar las cantidades de fertilizantes inorgánicos necesarios para mantener la fertilidad del suelo, y ello da como resultado suelos agotados, una situación complicada por la erosión del suelo durante la temporada de lluvias. Los agricultores normalmente dejarían el terreno en barbecho para contrarrestar este problema, pero si no hay nuevas tierras para cultivar, esta no es una opción.

Los investigadores del Centro de Investigación Agroforestal de Maseno y del Programa de Fertilidad y Biología de los Suelos Tropicales (TSBF, en inglés) han estado colaborando con el Programa de Combustible de Madera y Agroforestería de Kenia (KWAP) para desarrollar opciones que los agricultores puedan usar para restituir y mantener la fertilidad del suelo. Uno de los métodos consiste en cortar y esparcir hojas y ramitas verdes de arbustos comunes seleccionados que se encuentran en los límites de las fincas, en matorrales y a lo largo de los caminos y corrientes de agua.
Los arbustos y árboles comunes son efectivos
Desde 1994 en estos experimentos se han usado varias especies de arbustos y árboles disponibles localmente, entre ellos, Senna spectabilis, Lantana camara, Tithonia diversifolia, Psidium guajava y Grevillea robusta. En otros experimentos los efectos del abono verde de algunas de estas especies sobre cultivos comestibles de maíz ha sido comparado con las aplicaciones de fertilizante inorgánico.

En un experimento de investigación en finca, abonos verdes producidos de titonia y lantana fueron aplicados en el área de cultivo en cantidades de 5, 10 y 20 toneladas por hectárea. Otras parcelas fueron tratadas con un fertilizante comercial (TSP) con 12,5, 2,5 y 50 kilogramos por hectárea. Las parcelas de control no recibieron ni abono verde ni fertilizante. El incremento en el rendimiento del maíz donde se aplicó titonia o lantana fue sorprendente y estimulantes. Las parcelas fertilizadas con TSP tuvieron rendimientos de 250300 kilogramos por hectárea de maíz, más que la parcela testigo. Pero donde se aplicó titonia o lantana los rendimientos del maíz estuvieron por encima de los 1,000 kilogramos por hectárea. Otra interesante conclusión fue que el efecto residual o duradero de esta transferencia de biomasa parece incrementar el rendimiento hasta la tercera temporada de cultivo después de la aplicación.
Los agricultores prefieren titonia
La pregunta era ¿qué pasará cuando los agricultores prueben esta tecnología de transferencia de biomasa en sus campos? Muchos agricultores en el área de ARC Maseno y en las localidades del distrito de Busia donde funciona el KWAP, acordaron aplicar 5 toneladas de abono verde de titonia en cada hectárea de sus campos de maíz. Aunque la mayoría de ellos no pudo juntar inmediatamente la cantidad necesaria para una hectárea de maíz, probó el uso de la biomasa en campos más pequeños, encontrando que en comparación con otras áreas del terreno donde no se había aplicado abono verde, los rendimientos fueron sin duda más altos. La mayor parte de los agricultores informó que prefería titonia porque condujo a mayores incrementos de los rendimientos y era más fácil de manejar.

Titonia (Tithonia diversifolia), originaria de América del Sur, crece como una maleza en el borde de los caminos y es una especie común en los cercos de las fincas en toda Africa tropical (Palco et al., 1997) y el sureste de Asia (Najarajah et al., 1982). Proporciona un ejemplo particularmente bueno de transferencia de biomasa. La planta se multiplica fácilmente por esquejes y crece rápido incluso bajo condiciones desfavorables. Puede producir hasta 275 toneladas de material verde (unas 55 toneladas de materia seca) por hectárea por año. Es muy ruda y puede soportar la poda a nivel del suelo y el quemado. Sin embargo, esta especie no es invasora y dado que no crece más de 2.5 metros, no se convierte en inmanejable cuando se planta en las fincas. Según los agricultores, titonia es la única de un total de 31 especies que tiene un efecto positivo sobre los cultivos que crecen adyacentes al cerco vivo de esta especie (Thijssen et al., 1993). Las ramas podadas se dan como alimento al ganado que no dispone de pasto, pero por su sabor muy amargo, los animales generalmente sólo la mordisquean.

Según los agricultores, hasta eso es beneficioso. Se cree que titonia destruye los parásitos intestinales del ganado y que los residuos amargos de titonia ayudan a la digestión del material fibroso que se usa como paja para cama del ganado, un proceso que aumenta la cantidad y calidad del estiércol de corral.
Confirmado por el análisis de laboratorio
El análisis de laboratorio ha demostrádo que la titonia fresca contiene un 20% de materia seca (MS) y un contenido de 4,6% de nitrógeno (Thijssen et al., 1993). La titonia tiene concentraciones poco usuales de fósforo (0,270,28%P) en sus hojas (Gachengo, 1996). Estos niveles son más altos que los que se encuentran en las hortalizas que se usan comúnmente en agroforestería, las cuales están en el orden de 0,15-0.20% de fósforo (Palm, 1995). Más aún, titonia tuvo el contenido más alto de ceniza de un total de 20 arbustos y árboles pequeños frecuentes en la zona: 13,7% MS, casi el doble del contenido promedio de estas 20 especies de plantas (Thijssen et al., 1993). Esto indicaría que el abono verde de titonia sería también una buena fuente de otros nutrientes vegetales esenciales.
Conclusión
La razón principal para usar una planta como titonia en la transferencia de biomasa es que tiene todos los atributos necesarios para almacenar rápidamente en su biomasa los `nutrientes perdidos'. Plantas vigorosas y de rápido crecimiento, incluyendo ciertas hierbas, pueden capturar los nutrientes que se escurren del sistema agrícola. Esto significa gran cantidad de fertilizante gratuito si agricultores y jornaleros pueden ser movilizados.

Stella Wanjau, John Mukalama y Rik Thijssen.
Kenya Woodfuel and Agroforestry Program.
P.O. Box 76378, Nairobi, Kenya.

Referencias

• Gachenco, CN, 1996. Phosphorus release and availability on addition of organic materials to phosphorous fixing soils (Liberación y disponibilidad de fósforo cuando se añade materia orgánica a suelos fijadores de nitrógeno). MSc. Thesis, Moi University, Eldoret, Kenya.

• Nagarajah, S y Nizar, BM. 1982. Wild sunflower as a green manure for rice in the mid-country wet zone (Girasol silvestre como abono verde para el arroz en la zona húmeda media del pais). Tropical Agriculturist, p. 138.

• Palm, CA. 1995. Contribution of agroforestry trees to nutrient requirements of intercropped plants (Contribución de los árboles agroforestales a los requerimientos de nutrientes en cultivos asociados). Agroforestry Systems 30.

• Palm, CA., Mukalama, J., Agunda, J., Nekesa, P., Ajanga, S. y Odhiambo, J. 1997. Farm hedge survey; composition, management, use, and potential for soil fertility management (Encuesta de los setos vivos en finca: composición, manejo, uso y potencial para la fertilidad del suelo). TSBF, Nairobi.

• Thijssen, R., Murithi, FM. Y Nyaata, OZ. 1995. Existing hedges on farros in the coffe-based land use-system of Embu District (Setos vivos de las fincas del sistema de uso de la tierra basado en el café en el distrito de Embu). Kenya. AFRENA reports No. 65. ICRAF, Nairobi.

 


 

De la enseñanza al aprendizaje - Instrumentos para aprender sobre la conservación del suelo y el agua

Oliver Gundani , Edward Chuma , Jürgen Hagmann

La investigación participativa basada en la experimentación en el sur de Zimbawe ha demostrado que el conocimiento de la región conduce a la conservación de ella. Los agricultores que comprenden la dinámica de su ambiente son más efectivos en cuanto a las estrategias para la preservación del suelo y el manejo del agua. Estudios regionales realizados en Masvingo, una zona árida al sur de Harare, han demostrado que el Cercado convencional en los contornos tiene muy poco efecto positivo en dos tercios de los campos estudiados. Sin embargo, pequeñas medidas, específicas para el lugar, revelaron un potencial considerable; pero para que las usen en forma efectiva, los agricultores necesitan entender los procesos biofísicos que tienen lugar en sus campos. Mientras que la enseñanza y la demostración de las técnicas estandarizadas - prácticas centrales del trabajo convencional de extensión- perpetúa la dependencia de los agricultores en \"expertos foráneos\", el conocimiento de la región estimula la capacidad para generar soluciones creativas para el cultivo de la tierra.


Simulador de lluvia

Por muchos años las prácticas de extensión convencionales en Zimbawe dieron énfasis a la comunicación oral a expensas del estímulo visual -se suponía que los agricultores eran en su mayoría iletrados-y se prestaba poca atención a las agricultoras que a menudo estaban inhibidas por los grupos masculinos dominantes. Las autoridades hacían promesas de altos rendimientos, beneficios materiales y coerción para motivar a los agricultores a aplicar técnicas para evitar la degradación del suelo. El hecho de que los agricultores adoptaran técnicas como la de los elevamientos de los contornos en más del 90% de sus campos pareció promisorio. Sin embargo, una figura menos favorable emerge si se toma como indicador crítico el impacto de las medidas de conservación del suelo en vez del grado en el cual los agricultores adoptan las técnicas de conservación. Investigaciones recientes demuestran que en los dos tercios de los campos estudiados, el cercado de los contornos no detuvo la erosión y en cambio la aceleró (Hagmann, 1996).

Estos estudios demostraron la efectividad de tomar medidas pequeñas, específicas para el lugar, tales como construir reservorios en los arroyuelos, dejar franjas de hierba y crear pequeñas barreras para prevenir el flujo concentrado en montículos y depresiones. Sin embargo, para que los agricultores se beneficien de un suelo superior y del potencial de estas técnicas para la conservación del agua, necesitan "saber leer su tierra". Si exploran las causas y efectos de la erosión del suelo y las monitorean en sus propios campos, ellos pueden llegar a entender los procesos biofísicos. También deben tener acceso a una gran variedad de ideas y opciones técnicas, de manera que puedan experimentar e identificar las estrategias más apropiadas para su lugar y situación específicos.

Lo más importante del entendimiento de los procesos a través del descubrimiento y aprendizaje sobre las tecnologías para el manejo del suelo en lugares y situaciones específicos, es aplicable a todos los aspectos del sistema agrícola y de extensión: la conservación es sólo un ejemplo. Este es un método que mejora la creatividad de los agricultores y su capacidad para usar principios técnicos e ideas que los conduzcan a una solución apropiada a su situación. Si los agricultores no desarrollan este entendimiento seguirán siendo dependientes del "experto foráneo" y su motivación para adoptar técnicas estándar permanecerá mínima porque invariablemente fallarán en completar los requerimientos específicos de estos diseños.

Los agricultores tienen muchos motivos para llevar a cabo la conservación. En nuestros estudios encontramos que los altos rendimientos eran un factor importante, pero ellos también querían minimizar otros daños fuera del campo como la sedimentación de los reservorios y pozos, y la sequía de los ríos. Descubrimos que los agricultores y sus comunidades daban un alto valor a su medio ambiente. Sin embargo, para que estos valores se conviertan en criterios deben ser previamente identificados y discutidos: sólo entonces podrán tener influencia activa en la toma de decisiones de los agricultores. Cómo elevar la capacidad de los agricultores

La forma más efectiva y pedagógica para llegar a un entendimiento de los temas complejos es "aprender haciendo", "aprender de la acción", "aprender de la experiencia" y "aprender descubriendo". Todos estos principios sostienen la necesidad de involucrarse en la acción y el debate para construir experiencias, compartirlas con otras personas y aprender más en un proceso de acción interactiva, reflexión, autoevaluación y nueva acción. En vez de enseñarles técnicas de extensión, los agricultores son alentados a analizar su situación en forma conjunta, dar y analizar sus propias ideas y aprender las opciones técnicas. Estas experiencias y lecciones son luego compartidas con otros agricultores y la comunidad en general.

Este enfoque de la extensión se está poniendo en práctica al sur de Zimbawe y contiene un componente de aprendizaje individual y social: la plataforma sobre la cual se basa el aprendizaje es la experimentación y el intercambio (Ver Hagmann, Chuma y Muruvira, 1997). Para poner en práctica las ideas desarrolladas de esta forma hemos usado diversos "instrumentos de aprendizaje" por los cuales se incrementa el interés de los agricultores y se descubren los procesos.

Unificar puntos de vista y valores

Iniciamos este proceso de aprendizaje en talleres comunitarios estimulando el debate en el punto de vista de los pobladores sobre el desarrollo. La gente fue estimulada a pensar sobre los valores inmateriales con preguntas tales como "Si pudieras regresar como un espíritu dentro de 100 años ¿Qué te gustaría ver en tu aldea?". Las discusiones posteriores a menudo reflejaron la preocupación de los agricultores por el tema del medio ambiente.

Los debates fueron guiados hacia la retrospección (por ejemplo, el mapeo) y exploración de las razones de los cambios ambientales y sociales. Aumentar la conciencia por medio de la discusión y el análisis conjunto del cambio, en combinación con el aprendizaje social, proporciona valores y crea el interés en trabajar con instrumentos de aprendizaje concretos para hacer realidad las propuestas formuladas en el grupo.

Instrumentos para el aprendizaje

 

Hay una gran variedad de instrumentos que se pueden usar para el proceso de exploración, descubrimiento y enseñanza en grupo. Aquí describimos algunos. Comparación de suelos

Se compararon dos perfiles de suelo simulados, contenidos en cajas de vidrio con un orificio en la parte inferior. Uno de los perfiles se erosiona y como resultado presenta una superficie poco profunda. El otro perfil simula un suelo bien manejado no erosionado. En las dos columnas de suelo se añade igual cantidad de agua. El suelo erosionado tiene una menor capacidad de retención de agua e inmediatamente el agua fluye hacia afuera. El perfil no erosionado puede retener 'mejor el agua. Observando este experimento sencillo el proceso de aprendizaje se facilita con preguntas tales como ¿qué sucedió?, ¿por qué sucedió?, ¿qué efecto tiene esto sobre las plantas que crecen en estos suelos?, ¿has visto si esto sucede en tus campos?, ¿cuál es el efecto en tu tierra? y ¿ha cambiado esto en las últimas décadas? En esta forma los agricultores descubren y analizan los principios biofísicos y los relacionan con su situación. El análisis revela la relación entre la sequía (originada por el hombre) y la erosión del suelo.

El simulador de lluvia

Tres campos -uno arado, uno con surcos y otro con mulch- fueron comparados durante una "tormenta" inducida por una regadera. En realidad estos campos son cajas de 0,3 m x 0,5 m x 0,1 m con un orificio en la base y una caída en la parte superior. La escorrentía, el suelo perdido y el flujo de agua del terreno se recolectan en vasos de vidrio de los tres campos. Una alta escorrentía y pérdida de suelo se produce en el campo arado, en tanto en los que tienen mulch y están cercados estas pérdidas fueron bajas y el flujo de agua del terreno fue alto. Preguntas similares a las antes mencionadas se hicieron para alentar a los agricultores a analizar estas observaciones y relacionarlas con sus propios ambientes y prácticas, (instrumento/ayuda de aprendizaje adaptado de Elwell, 1986)

Metáforas y códigos

Las discusiones alentaron el uso de un lenguaje imaginativo derivado del mundo de los agricultores. Por ejemplo, un agricultor comparó la dinámica del agua en el suelo con el trabajo de la sangre en el cuerpo: una zanja se compara con una herida que deja salir sangre. Tales metáforas junto con canciones, cuentos, proverbios y danzas se usan para relacionar los procesos ambientales con la diaria realidad de los agricultores. También son importantes las pinturas de paisajes degradados, por ejemplo con personas que pugnan por obtener leña o juegos tales como el juego de las nueces, el cual estimula el uso de los recursos comunes. Desempeñar un papel que describe situaciones en la forma de una obra de teatro también ayuda a la gente del campo a analizar a distancia su propia situación. Estos códigos proporcionan una puerta de entrada a un debate sobre las percepciones de los agricultores. El tipo de 'facilitación' que tiene lugar es sumamente importante. Primero se hacen preguntas sobre la situación descrita en el dibujo, en el juego o en el papel desempeñado y luego se desarrollan interrogantes que se vinculan con la vida real. Después los agricultores discuten las diferentes respuestas generadas por el grupo. La función del facilitador está restringida a resumir las discusiones y dirigir el proceso.

"Bancos de ideas"

Los "bancos de ideas", en los cuales se exploran numerosas opciones técnicas, se usan para exponer las más representativas, seleccionadas por las comunidades para las opciones técnicas abiertas en el cultivo de la tierra. En nuestro caso, la fuente de estas innovaciones son los agricultores creativos, los centros de capacitación y las estaciones de investigación. Las visitas a los "bancos de ideas" se han vuelto tan populares que los agricultores, por propia iniciativa, pagan su transporte para visitar estos lugares.

Comparación

 

La práctica convencional y las nuevas ideas se comparan colocándolas juntas en un campo. La posibilidad de hacer comparaciones en esta forma permite a los agricultores monitorear y analizar continuamente lo que ven.

Competencia para las mejores ideas

 

Tales competencias ayudan a revivir el conocimiento propio de los agricultores y generan una disposición a probar nuevas cosas. En muchas comunidades estas pruebas se han convertido en una norma social positiva y nueva, y se ignora ampliamente el hecho de que un experimento pueda fallar. Este espíritu ha reemplazado la tendencia a esperar soluciones de afuera y ha revalorizado el conocimiento campesino. Para evitar que los innovadores sean víctimas de aldeas rivales, se ha introducido una competencia de ida y vuelta: los individuos compiten en una comunidad, pero las diferentes comunidades compiten entre sí. En esta forma los innovadores obtienen más respeto de su comunidad, porque también es su interés -si deben ganar- que muchos otros agricultores "comunes" copien sus ideas.

Compartir el conocimiento y la experiencia

Compartir y debatir el conocimiento y la experiencia ganados en los días de campo, en las evaluaciones de los agricultores, en las visitas a las exposiciones y los talleres, por ejemplo, son instrumentos muy importantes para facilitar el aprendizaje del grupo. Esto también asegura que la mayoría de los miembros de la comunidad tenga acceso al conocimiento. La presentación de los experimentos de un agricultor puede fortalecer su confianza y orgullo.

Conclusión

Estos son algunos instrumentos de aprendizaje usados en el proceso de investigación y extensión participativa basado en la experimentación. Muchos están disponibles y muchos más deben ser desarrollados. Estos pueden ser altamente efectivos para mejorar el autoanálisis y el aprendizaje de los agricultores en cuanto al conocimiento y cultivo de la tierra. Finalmente, todo esto conduce a una conservación efectiva del suelo y del agua. Los agricultores llaman a este proceso de capacidad de construcción Chikoro chi Kuturaya: la escuela de prueba.

Jürgen Hagmann, Consultor, Talstr. 129, 79194 Gundelfingen, Alemania.
Edward Chuma, Institute of Environmental Studies, Universidad de Zimbawe, PO Box MP 164, Harare, Zimbawe.
Oliver Gundani, SNV Zimbawe, PO Box CY 156, Harare Zimbawe.
La metodología fue desarrollada en el marco del AGRITEX/GTZ Conservation Tillage Project en Masvingo, Zimbawe.
Las especificaciones de los instrumentos pueden ser obtenidas de los autores.

Referencias

• Elwell, HA. 1986. Soil conservation (Conservación del suelo). The College Pr4ess, Harare, Zimbawe.

• Hagmann, J. 1996. Mechanical soil conservation with contour ridges: cure for or cause of rill erosion - which alternatives (Conservación mecánica del suelo con cercos en los contornos: cura para o causa de la erosión alternativas). Land degradations and development, Vol 7 No. 2 (1996), pp. 145-160.

• Hagmann, J., Chuma, E. y Murwira, K. 1997. Kuturaya: participatory research, innovation and extension (Kuturaya: investigación participativa, innovación y extensión). En: van Veldhuizen, L., Waters-Bayer, A.,

• Ramírez, R, Johnson, D. y Thompson, J. Farmers' research in practice: lessons from the field. IT Publications, Londres.


La percepción tradicional sobre la ceniza de madera: Un medio de comunicar la fertilidad del suelo

Roger W. Sharland

El conocimiento indígena tiene fortalezas y debilidades. Es fuerte en lo que puede ser observado y débil para comprender lo invisible. Conceptos tale; como la fertilidad y los nutrientes del suelo son difíciles de ver, pero con el entendimiento pueden ser explicados en términos aceptables para el agricultor. Los moru, al sur de Sudán, reconocen que la acumulación de cenizas de madera da lugar a zonas valiosas para cultivar plantas ecológicamente especializadas. Este artículo demuestra cómo la percepción tradicional sobre el suelo y la fertilidad fueron desarrolladas para enseñar nociones de manejo del suelo que los moru, agricultores que tradicionalmente usan el sistema de rotación, podían aplicar en condiciones de intensificación agrícola. Entender lo que los moru ya sabían ayudó a llenar la brecha de comunicación.


Cleome gynandra L., tallo en proceso de floración y fructificación*

Los moru viven en el condado de Mundri donde la tierra es abundante, los insumos externos son escasos y la agricultura de rotación continúa siendo la forma principal de restaurar la fertilidad del suelo. Conforme más gente se reúne en los centros poblados y adapta sus cultivos a las nuevas circunstancias, los agricultores necesitan tener un mejor entendimiento del papel que los nutrientes del suelo desempeñan en el cultivo. Los suelos del área son muy ácidos, por lo cual el potasio pronto se convierte en un factor limitante cuando se clarea la tierra. Cuando no hay disponibilidad de fertilizantes sintéticos, la ceniza de madera tiene un efecto claro y significativo en el crecimiento y rendimiento de muchos cultivos.

En el condado de Mundri, la ceniza que se obtiene de quemar árboles y arbustos es reconocida como una forma para mejorar la fertilidad del suelo y es una razón importante para usar el fuego para clarear terrenos. Las áreas con una particularmente alta concentración de ceniza, como aquéllas en las que se han quemado grandes árboles o cúmulos de desperdicios se consideran ecológicamente significativas y apropiadas para cultivos ecológicamente especializados. Las cenizas de los fogones domésticos, sin embargo, se ven en una forma bastante diferente, aun cuando pueden proporcionar una cantidad apropiada de nutrientes a los suelos agotados.

Aunque durante el proceso de quemado la mayor parte del nitrógeno se pierde hacia la atmósfera, el fósforo, el potasio y otros minerales son liberados de los materiales vegetales, penetran en el suelo y se acumulan en una forma de fácil disponibilidad. La composición mineral de la ceniza es muy similar a la de sus materiales originales, cada cual tiene su propio patrón de nutrición y una específica variedad de minerales. El tipo de planta que se quema determina las clases de sales minerales liberadas. Esta diferencia ha sido reconocida por mucho tiempo por las amas de casa Moru, quienes saben que algunas plantas son una buena fuente de lejía que usan en la cocina, y que preparan quemando algunas plantas apropiadas. Quemado en el jardín

Cuando clarean nuevos terrenos para cultivo, los moru usan extensivamente el fuego y la ceniza que se produce es muy valiosa. La ceniza eleva temporalmente la alcalinidad de los suelos haciendo que el potasio y el fosfato estén disponibles para el cultivo. Dos son los métodos principales que se usan para clarear nuevos terrenos y ambos producen una cantidad significativa de ceniza. El primero, en el segundo año, en los terrenos viejos, se apilan residuos del cultivo y árboles y arbustos coposos de un año de crecimiento, se dejan secar y luego se queman. Algunas veces estos fragmentos se recolectan hacia el final de la temporada de cultivos, se dejan secar y se queman antes de que comiencen las lluvias. El área cubierta de cenizas se usa luego para cultivar plantas ecológicamente especializadas. Durante este proceso, la ceniza se genera deliberadamente y se concentra en un solo lugar.

El segundo método usa el fuego para destruir grandes árboles y remover los troncos caídos que de otra forma obstaculizarían el desarrollo del cultivo. La leña es abundante en Mundri, aunque algunas ramas pequeñas se pueden partir y usar como leña casera, los árboles se encienden y se dejan quemar lentamente en el campo por varios días. El resultado es un área concentrada de cenizas de troncos que se usa luego para plantar cultivos ecológicamente especializados. En un área fértil, se evita tal concentración de cenizas cuando se va a sembrar sorgo, ya que los agricultores saben por experiencia que la ceniza estimula un crecimiento más vigoroso.

Los agricultores también entienden que los cultivos ecológicamente especializados tales como el mijo, el maíz, el zapallo, el quimbombó y la 'flor araña' (Cleome spp.), así como el plátano y la papaya prosperan donde hay árboles muertos, vegetación podrida (residuos de las malezas de la estación anterior, rastrojos de maní), montículos de termitas y ceniza de madera. Este reconocimiento demuestra la comprensión del ambiente por parte de los agricultores, excepto que ellos no saben por qué esas diferencias afectan a sus cultivos.

Ceniza del fogón

Las cenizas del fogón no se usan en la misma forma. Los moru, como viven en un área donde no hay escasez de madera, generan una apreciable cantidad de ceniza en el curso de sus actividades familiares. Esta ceniza se apila; no se disemina en el terreno ni se lleva a los jardines circundantes. Esta ceniza tiene un significado especial. Ha tomado largo tiempo para formarse y un montículo grande demuestra que la mujer ha estado en el lugar por largo tiempo y disfruta de un matrimonio estable. Hoy, que se da menor importancia a tener un gran montículo de ceniza, todavía persiste el hábito de juntarla en un solo lugar.

Kumbo: ceniza para lejía

Hay otros usos domésticos para la ceniza. Uno de ellos, que no está relacionado directamente con la agricultura, es la fabricación del kumbo, una sal local. La forma en que lo moru hacen sal refleja su entendimiento del medio ambiente y proporciona un excelente paralelo con los procesos básicos de la fertilidad del suelo. En el caso de los moru, la preparación de sal tiene todos los elementos apropiados para crear un instrumento de enseñanza.

Cuando las mujeres de la aldea preparan kumbo escogen cuidadosamente determinadas plantas. Esto incluye residuos de las cosechas, plantas silvestres y algunas plantas exóticas. Una vez seleccionadas, se cortan, se les añade leña verde y se queman en un área bien barrida. La ceniza generada se recolecta y se almacena en una maceta o en un recipiente similar. Se sabe que para mantener su salinidad, esta ceniza se debe guardar seca. La ceniza se coloca en un tazón perforado y se le añade una pequeña cantidad de agua que permite a las sales solubles filtrarse en forma de lejía. Este álcali se añade al agua de cocción cuando se necesita sal.

Importancia de la ceniza

La importancia del potasio en el suelo es difícil de enseñar, pero los efectos de la ceniza son fáciles de ver. La enseñanza, sin embargo, debe estar orientada a una situación determinada. Quemar los árboles es una acción condenable. Sin embargo, mientras los moru mantengan la tradición de clarear los terrenos y usarlos por un período de dos o tres años, los agricultores continuarán viendo que el fuego es una forma eficiente (las cenizas dan resultados rápidos) y efectiva de ahorrar mano de obra. Sin embargo, los cambios han traído la intensificación de la agricultura y con ella nuevos problemas y la necesidad de aprendizaje. Está claro que el proceso de quemar es dañino para las tierras antiguas porque causa desecación, baja percolación y pobre retención del agua.

En el pasado a los agricultores se les enseñaba que quemar era malo. Ellos rechazaban esta enseñanza porque veían los efectos benéficos que la ceniza tenía sobre su agricultura tradicional de rotación. Una vez entendida esta posición, es posible relacionarla al tema de quemar en las áreas donde causa mayores daños. De esta forma, la enseñanza se puede situar en el contexto del quemado tardío fuerte, los cambios asociados con el uso más intensivo de la tierra y la necesidad de incrementar el cultivo del suelo porque las tierras antiguas se mantienen en producción.

Quemar no sólo destruye la materia orgánica y la textura del suelo, también daña la provisión de nutrientes. El compost o la vegetación en descomposición contienen una cantidad de nutrientes similar a la que se halla en las cenizas de madera, pero los liberan con menor intensidad. Ya que los moru reconocen que los lugares donde hay ceniza y plantas descompuestas son apropiados para sembrar cultivos ecológicamente especializados, es posible usar las prácticas agrícolas establecidas como base para el aprendizaje futuro.

Tradicionalmente, los nichos ecológicos se usan en una forma oportunista y es raro que involucre la creación deliberada de condiciones especiales. Como las prácticas de uso de la tierra cambian entre los moru y se siembran para el mercado nuevos cultivos y hortalizas, las cenizas domésticas van adquiriendo importancia como un recurso para mantener la fertilidad del suelo.

Muchos agricultores encuentran difícil entender la idea de nutrientes. Ellos no saben por qué algunos suelos son buenos y otros son pobres, o por qué las cenizas de madera, por ejemplo, son beneficiosas. La comunidad está familiarizada con la preparación del kumbo y esto provee una forma de ayudar a los agricultores a entender qué son los nutrientes, en qué forma están disponibles y cómo funcionan. Las siguientes enseñanzas mostraron su utilidad cuando se discutió el tema de la fertilidad del suelo con varios grupos de mujeres moru y les dio nuevas luces sobre el suelo.

Kumbo de la ceniza: nutrientes del suelo

El kumbo es salino, útil para la cocina.

La salinidad está en la planta. Se torna disponible cuando la planta se quema hasta obtener ceniza.

La salinidad se obtiene añadiendo agua a la ceniza. Luego, la sal se obtiene por lavado.

La salinidad es lo que las plantas han tomado del suelo en forma de nutrientes.

Las plantas toman su alimento del suelo disuelto en agua, Si no hay suficiente agua, las plantas tampoco pueden alimentarse.

Cuando se añade ceniza al suelo, los nutrientes pasan fácilmente al agua, la planta puede disponer de ellos con facilidad y proporcionar resultados rápidos.

Los nutrientes también provienen del compost. Ellos son como sal dentro de la planta. No se necesita quemarlo. En el compost, los nutrientes pasan lentamente hacia el agua. Los efectos del compost no son tan inmediatos como los de la ceniza, pero contienen la misma cantidad de nutrientes.

Cuando el kumbo se humedece, se liberan las sales. En la misma forma la ceniza libera la sal. Por lo tanto, la ceniza se puede colocar en el jardín mientras todavía está seca.

En la misma forma en que la ceniza se lava para obtener sal, el suelo puede ser lavado por inundaciones o lluvias fuertes. Cuando esto sucede, se pierde la sal (por filtración).

El kumbo proporciona un instrumento útil para aprender sobre los nutrientes. Sólo cuando las familias comprendan los procesos básicos que tienen lugar en el suelo pondrán interés en el manejo cuidadoso de éste. Este es un ejemplo específico de cómo el conocimiento indígena tradicional puede ser usado algunas veces en formas poco usuales o inesperadas. Este es sólo un ejemplo, otros requieren ser investigados. El entendimiento de las familias campesinas de las características ecológicas de las áreas marginales es un elemento esencial para su supervivencia, porque los únicos recursos disponibles son el suelo y los arbustos. Como hemos visto, los moru tienen un entendimiento detallado y racional de su medio ambiente y esto de por sí es una base sólida para introducir nuevas enseñanzas.

Roger W. Sharland, REAP, Box 76584, Nairobi, Kenya.

* Chayamarit, K. 1993. Cleome gynandra L. In: Siemonsma, J.S. & Kasem Piluk (editors). Plant Resources of South-East Asia; No. 8. Vegetables. Pudoc, Scientific Publishers,Wageningen, Holanda. Pp. 148-150, figura p. 149.

 

 


Si desea saber más

Barometer of sustainability: what it's for and how to use it (Barómetro de sostenibilidad: para qué y cómo usarlo). R. Prescott Allem 1996 World Conservation Union (IUCN), Rue Mauverney 28, CH1196 Gland Suiza, 25 p. PADATA, 627 Aquaríus Road, RR2, Victoria, British Columbia, Canadá V9b 5B4. (Serie Estrategias para la Sostenibilidad).
Este documento, un encargo de IUCN, es un interesante intento para habérselas con un tema muy complejo. El estado exacto de este estudio no se conoce, pues el revisor sólo tuvo acceso a una fotocopia. Para mayor información, favor de ponerse en contacto con el autor. Se propone un Barómetro de Sostenibilidad. Esta es una herramienta para medir y evaluar, pero también comunicar el bienestar de una sociedad y el progreso obtenido hacia la sostenibilidad y eventualmente conducirá a un índice de sostenibilidad. El barómetro ha sido probado en varios países.
Este documento propone que una sociedad sólo es sostenible cuando las personas son consideradas parte integral del ecosistema. Por lo tanto, se calculan dos índices: el bienestar del ecosistema y el bienestar humano. La intersección de ambos valores proporciona una lectura de los progresos que se han hecho hacia la sostenibilidad. En la presentación gráfica, el puntaje más bajo de una escala sobrepasa el puntaje más alto en la otra. De este modo, se evita cualquier intercambio entre el bienestar del ecosistema y el bienestar humano. Tales intercambios sólo son aceptables a un micronivel, pero son inconsistentes con la sostenibilidad a un macronivel. La separación de los ejes permite la transparencia de los resultados y facilita la discusión.
Se deben definir propuestas grupos de indicadores del ecosistema en términos de tierra, agua, aire, biodiversidad y uso de los recursos. La dimensión humana es expresada en términos de salud y población, riqueza y medios de subsistencia, conocimiento, comportamiento e instituciones, y equidad. La elección final de los indicadores depende de la situación y el proceso locales. Se otorga una jerarquía a la evaluación de los indicadores: los indicadores conducen a temas indicativos, éstos a la dimensión y, finalmente, al sistema. En este proceso los indicadores pueden haber sido determinados según su importancia relativa.
El documento está organizado como sigue: significado y meta de una sociedad sostenible; marco de evaluación; características clave del barómetro; principales propósitos del barómetro (cómo usarlo para elegir los indicadores, establecer la escala, calcular el puntaje y combinar los indicadores) y, finalmente, el análisis de los temas y resultados. El propósito y uso del barómetro es principalmente estimular a la gente a prestar mayor atención a los temas resaltados. Un enfoque interesante presentado en un estilo claro y conciso. (WB).

Organic recyding in Asia and the Pacific (Reciclaje orgánico en Asia y el Pacífico). Oficina Regional de la FAO para Asia y el Pacifico (RO en inglés). Maliwan, Mansion, PhntAtit Road Bangkok. 10200, Tailandia. Esta serie que se produce anualmente presenta una lista de los resultados de la investigación sobre el reciclaje de los nutrientes y trata una amplia variedad de aspectos: diversos biofertilizantes, preparación de compost, uso de desechos industriales, abonos verdes y mulch, biogás, abono de letrinas y sistemas integrados de cultivo.
Casi todos los experimentos descritos se llevaron a cabo en estaciones. La presentación es concisa, pero no proporciona índices, salvo la tabla de contenido: una omisión seria para este tipo de publicación enumerada. Está disponible gratuitamente con sólo solicitarlo. (WB).

Land tenure and sustainable manageinent of agricultural soils(Tenencia de la tierra y manejo de la sostenibilidad de los suelos agrícolas). D. Watcher y N. North. 1996 Centro para el Desarrollo y el Ambiente (CDE en inglés), Instituto de Geografía, Universidad de Berna, Hallestrasse 12, CH3012 Berna, Suiza. 39 p. ISBN 3 906151 08 5. SFR 15.00 (Development and environment reports; 15),
Un aspecto central del manejo sostenible de los recursos naturales es el tema de la tenencia de la tierra y los derechos de propiedad. Tales derechos de propiedad deben ser legitimados por los derechos tradicionales si se quiere que sean efectivos y esto también es verdad para los recursos indígenas, genéticos, bosques tropicales y tierras de las tribus. Watcher y North, sin embargo, tratan principalmente de la tenencia de la tierra, un tema de mucha controversia en la historia humana. Hoy más del 18% de las familias rurales de los países en desarrollo carecen de tierras, un hecho que refleja vívidamente su vulnerabilidad. Watcher y North sostienen que la inseguridad de la tenencia es la razón principal para el manejo no sostenible del suelo. Además de examinar la interacción de la degradación del suelo y la propiedad de la tierra, los autores enfocan las causas y posibles soluciones a la inseguridad. El objetivo de su estudio es incorporar sistemáticamente el rema de la tenencia en el diseño de proyectos; y ellos discuten en detalle los temas indicados a continuación. Primero, los conflictos entre los derechos de las tierras indígenas y la legislación estatal; segundo, la inseguridad de la tenencia en los conflictos políticos; tercero, aspectos de género en la tenencia de la tierra y, finalmente, la falta de acceso al crédito formal.
La tercera parte del estadio trata de la acción en el escenario y presenta recomendaciones para los proyectos de desarrollo que incluyen un enfoque creciente en los derechos de la tierra de los proyectos de desarrollo; mejorar la seguridad de la tenencia sin redefinir los derechos de la tierra por medio del registro y la titulación pata contrarrestar la propiedad informal y, corno medida final, la redefinición de los derechos iniciando la reforma de la tierra (WB).

Green manare production systems for Asian ricelands (Sistemas de producción de abonos verdes para los arrozales en Asia). J.K. Labda, Garrity (eds.). 1994. Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI), Los Baños, Manila, Filipinas. 195 p. ISBN 971 220060 4 USD 26.00, (Soil and cro management for rice). Toche-Mittler Distribution, Hindenburgstrasse 64294 Darmstadt, Alemania.
Contiene una selección de artículos de un simposio internacional organizado por el IRRI en 1987, y un seguimiento en pequeña escala realizado en 1992 - publicado en 1994- donde los hallazgos de la investigación presentados estaban relacionados con la sustitución de los fertilizantes sintéticos con recursos naturales renovables, especialmente abonos verdes. El IRRI concluye que, en la época de la publicación, la práctica de usar abonos verdes en los campos de los agricultores no produjo los itsultados deseados. A su juicio, sin embargo, consideran al arroz bajo riego y no al arroz de tierras altas. la conclusión del IRRI puede ser cierta en el arroz irrigado, sin embargo, los sistemas de cultivo de arroz en tierras altas no se tomaron en cuenta. (WB).

Soil and growth variability in the Sahel: highlights of research (199095) at ICRISAT Sahelian Centre (Variabilidad del suelo y del crecimiento en Sahel: resultados de la investigación (1990-95) en el Centro Saheliano del ICRISAT). J. Brower, J. Bouma. 1997. 42 p. ISBN 92 9066 365 0. Instituto Internacional de Investigación de Cultivos de los Trópicos Semiáridos (ICRISAT). Patancheru 502 324, Andhra Pradehs, India. (Boletín Informativo; 49).
Este informe del ICRISAT y la Universidad de Agronomía de Wageningen, de un proyecto de cinco años sobre la variabilidad del suelo y del crecimiento, resalta la alta variabilidad del rendimiento de los cultivos en el Salte! y examina la influencia del agua, las plantas, los animales, agricultores, pastores e investigadores agrícolas para mantener o cambiar esta variabilidad. En sólo 40 paginas se da una descripción muy clara de los diversos factores involucrados, El documento tiene fotografías de muy buena calidad, Una gran publicación, escrita en un lenguaje muy sencillo. Una adición importante a la literatura disponible para quienes están involucrados en la agricultura saheliana. (WB).

Intercropping and the scientific basis of traditional agriculture (Los cultivos asociados y la base científica de la agricultura tradicional). D.Q Innis. 1997. Intermediate T'echnology Publications. 103-105, Southampton Row, London WCIB 4HH, Reino Unido. 179 p. ISBN 1 85339 3282. (IT Studies in Indigenous Knowledge and Development Series).
Este libro documenta las ventajas agronómicas y ecológicas de los cultivos asociados y sus beneficios económicos y financieros. Se basa en el trabajo del autor con pequeños agricultores de Jamaica, Nepal e bella, donde los agricultores se preocupan de mantener y conservar la fertilidad dal suelo, y cuidan sus recursos no renovables. Se discuten muchos factores involucrados en el cultivo asociado, tales como el distanciamiento, la proporción equivalente de la tierra, la disponibilidad de agua, nitrógeno y otros nutrientes, el uso de luz, el período de crecimiento, el costo de mano de obra, la erosión, plagas, enfermedades, y la incidencia de malezas. La monografía es sólida desde el punto de vista científico y su lectura es placentera. (HG).

 

ODI Rural Development Forestry Network Papers (Documentos en Red de ODI para la Red de Desarrollo Forestal Rural). Overseas Development Institute (0DI), Regent's College, Regent's Park, Inner Circle, London NW1 4NS, UK
Aquí se publican muchos documentos interesantes con ocasión de la Agenda 21, verano 1997, con seis títulos de relevancia directa para el tema de este número del boletín LEISA sobre el manejo de la fertilidad:
• Agricultores de los bosques: un estudio de caso de la tradicional rotación de cultivos en Honduras, por Paul House.
• Rotación de cultivos y deforestación en Indonesia: paso hacía la superación de la confusión es el debate, por William Sunderlin.
• Hacia una clasificación práctica de los sistemas agrícolas de roza y quema, por Sam Fujisaka y Germán Escobar.
• Dos documentos sobre cultivos rotatorios, subsistencia, uso de la tierra y derechos de propiedad en el sur y suroeste de Camerún.
• "Desde el campo", con información sobre kaingin en Filipinas, iniciado por los agricultores en Africa del Este, historia de la roza y la quema en la historia de Suecia y la conservación de los recursos genéticos forestales.
El tema de cultivos rotatorios también es resaltado en el Boletín No. 21 de la Red de Desarrollo Rural Forestal, publicada simultáneamente con los documentos de la red (WB).

Soil Fertility Management (Manejo de la fertilidad del suelo). 1996.32 p. South-East Asia MediaSupport (SEAMS), &tulio Driya Media, J1. Makmur 16, Bandung 40161, West Java, Indonesia. (Practica! Guide to Dryland Farming series; 5). World Neighbors, 4127 NW 122 St., Oklahoma Cites OK 73120, USA.
Presentado en el estilo familiar de extensión de World Neighbors con muchos dibujos y un texto sencillo lleno de información práctica. Este pequeño manual sobre manejo de la fertilidad del suelo puede obtenerse -sin costo, hasta donde sabemos-en cualquiera de las direcciones antes indicadas. El lugar es la región de Nusa Tenggara, al este de Indonesia -laderas empinadas con poco suelo plano y lluvias erráticas que ofrecen todos los ingredientes para una fuerte erosión (WB).

 

Land quality indicators and their use in sustainable agriculture and rural development (Indicadores de la calidad de la tierra y su uso en agricultura sostenible y desarrollo rural). 1997. FAO, División de Desarrollo de Tierra y Agua y División de Extensión y
Capacitación, Viale delle terme di Caracalla, Roma 00/00, Italia.. 212 p. ISBN 92 5 103975 5. (FAO Land and Water bulletin, ISSN 10246703; 5).
Como respuesta a los principales retos presentados por la Conferencia de Río (Agenda 21), se ha establecido una coalición global de agencias internacionales para contribuir con el manejo más sostenible de los recursos biológicos, y de tierra y agua' en el mundo. Los resúmenes de este Taller Técnico de la FAO constituyen un rica fuente de documentación sobre el tema del desarrollo de los indicadores de la calidad de la tierra. Indudablemente esta es una compilación útil de consejos, experiencias y opiniones de por qué la información sobre la calidad de la tierra es importante para el desarrollo sostenible. Aunque inicialmente está dirigido a quienes deciden las políticas y a profesionales interesados en el campo de la evaluación de los recursos de tierras, trata tópicos de interés sobre monitoreo y evaluación, y más específicamente sobre los indicadores del desarrollo de la agricultura sostenible. Hay una gran cantidad de información del pensamiento actual sobre el desarrollo de los indicadores de la calidad de la tierra, su valor e implementación. Una contribución de pensamiento provocador por S. García sobre el desarrollo de indicadores en el sector pesquero global, provee una visión muy buena de los requerimientos y riesgos potenciales. Generalmente los indicadores desarrollados son complejos, costosos, consumen tiempo y no son relevantes para el productor agrícola primario, es decir, el agricultor. Más aún, la capacidad para analizar e interpretar los registros es a menudo sobre estimada. Los resúmenes ayudan tanto a los investigadores como a los trabajadores del desarrollo a reflexionar sobre el uso de indicadores para el desarrollo sostenible (BL).

The toposequence concept: methods for linking partners in on-farm research for rural development (El concepto de la toposecuencia: métodos para enlazar socios en la investigación para el desarrollo rural en finca). Por WA Stoop, WJ Brinkman. WJ Veldkamp (eds.). 1997 189 p. Agricultural and Enterprise Development Section, Royal Tropical Instituto (KIT). PO Box 95001, 1090 HA Amsterdam, Holanda. (Working papers series; 1).
Al igual que el documento anterior, esta colección de documentos de un taller KIT en Sikasso, Mali, examina la variabilidad de los recursos de tierras. Se presenta el concepto de la toposecuencia, un instrumento para identificar y analizar la variabilidad de tipos y usos de la tierra. Las toposecuencias son definidas por el tipo de roca madre y los tipos de terreno, en síntesis: el paisaje. Como puede verse fácilmente, a menudo es usado como un instrumento de comunicación entre agricultores e investigadores. Los autores indican que el concepto de toposecuencia se usa mejor en conjunción con los enfoques participativos en la investigación en finca. Está en preparación una publicación más formal sobre el tema, la cual ayudará en el diseño del material en una forma ordenada. (WB).

Urban Land tenure and property right: in developing countries: a review (Tenencia de la tierra y derechos de propiedad urbanos en los países en desarrollo: una revisión). Por G. Payne. 1997. 73 p. I SBN 1 85339 400 9. GBP 12.95 (pbk). Intermediate Technology Publications (ITP), 103, 105. Southampton Row, London WC1B 4HH, Reino Unido.
Esta es una revisión de literatura comentada y muy profunda sobre un aspecto muy importante de la agricultura urbana. La tenencia de la tierra y los derechos de propiedad a nivel urbano son un aspecto crítico de la agricultura urbana. Con frecuencia hay fricciones entre diferentes sistemas, particularmente en las áreas urbanas donde la tierra es escasa y cara. El acceso al crédito depende mucho en la definición de los derechos de propiedad. Los cambios en la propiedad pueden tener efectos drásticos en el precio de la tierra y, por lo tanto, en el grado en que puede ser usado por los pobres en la ciudad. Aunque este libro trata sobre las áreas urbanas, mucha de la información presentada también es aplicable a las áreas rurales. En las áreas urbanas, la disputa entre las leyes nuevas y antiguas se ha acentuado porque las normas legales antiguas se han vuelto claramente inadecuadas. Es importante aclarar el estado de la tenencia: el reto de los habitantes pobres de la ciudad es cómo obtener más seguridad de la tenencia, para invertir sin estimular un crecimiento desproporcionado del precio de la tierra que sería catastrófico para ellos. En esta publicación se catalogan y explican los principales tipos de tenencia: tenencia consuetudinaria, tenencia privada, propiedad pública, conceptos religiosos y conceptos nativos opuestos a los importados. El autor concluye que se debe hacer un análisis cuidadoso de los sistemas existentes antes de llevar a cabo grandes reformas. Esto es importante porque las medidas de tenencia, usadas como instrumentos de política, son con frecuencia menos flexibles que las políticas monetarias o fiscales. Es interesante que la tenencia total no parece ser esencial para incrementar los niveles de seguridad de la tenencia. En Botswana e Indonesia el establecimiento de un sistema estatutario (por el Estado) se basó sobre todo en principios tradicionales. Este libro tiene muchos ejemplos con descripciones de casos, que permiten un acceso razonable a este difícil y especializado tema. Al final, encontramos un glosario de términos bien elaborado y con bibliografía comentada. También se encuentra una tipología de las principales categorías de tenencia de la tierra. En todo sentido, una publicación producida con gran cuidado y profundidad (WB).

 

Pathways towards a sustainable monatain agriculture for the twenty-first century; the Hindu Kush-Himalayan experience (Camino hacia una agricultura sostenible de montaña para el siglo XXI: la experiencia Hindu Kush en el Himalaya). RE Rhoades. 1997 Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de las Montañas (ICIMOD). GPO Box 3226, Katmandú, Nepal 161 p. ISBN 92 9115 645 0. USD 20.00 (paises desarrollados). USD 10.00 (otros).
El tema del desarrollo sostenible de las montañas ha sido tratado con un enfoque más agudo luego de la inclusión de un capítulo sobre montaña en el documento final de la conferencia UNCED en Río de Janeiro en 1992. basada en las experiencias de un proyecto de agricultura sostenible de montaña en ocho países del Himalaya, esta publicación hace una revisión de los conceptos existentes sobre el desarrollo de montaña y considera las innovaciones necesarias. Estas deben estar basadas en la sostenibilidad y la participación de los agricultores. Las recomendaciones incluyen el establecimiento de una ciencia específica para la montaña (montologys en inglés), la introducción del mapeo computarizado de los sistemas agrícolas de montaña e información sobre las sociedades de las montañas. Rhoades se dirige sólo a quienes deciden las políticas, planificadores e investigadores y su libro no es fácil de leer. Desafortunadamente, las recomendaciones sólo son aplicables a los campos de generación de conocimientos y establecimiento de base de datos, pero carece de guías prácticas para actividades de campo que involucren directamente a los agricultores. Como resultado, es cuestionable si se ha tomado en cuenta la realidad de los agricultores, sus problemas y necesidades (MD).

 


En red

Novedades en prensa

Food security and harmony with nature (Seguridad alimentaria y armonía con la naturaleza).
La Tercera Conferencia y Asamblea Científica IFOAM-ASIA tuvo lugar en Bangalore, India, del 1° al 4 de diciembre de 1997. Esta conferencia busca incrementar la comprensión en el tema de lograr la seguridad alimentaria a través de la agricultura orgánica. IFOAMASIA considera que es urgente realizar un diálogo efectivo entre quienes practican la agricultura orgánica y quienes deciden las políticas para asegurar perspectivas y políticas para un futuro sostenible. La Universidad de Ciencias Agrícolas de Bangalore colaboró con IFOAM-ASIA en la organización de la conferencia. Se presentaron ponencias sobre suelos sanos, biodiversidad, calidad del medio ambiente, educación para estilos de vida sostenibles, conocimiento indígena, preocupación sobre el consumidor, iniciativas de políticas para colaboración con las ONG, comercio mundial y legislación relativa a los temas.

New Forests Projects: World Seed Programme (Proyecto de Nuevos Bosques: Programa Mundial de Semilla).
El Proyecto de Nuevos Bosques provee paquetes de semillas de árboles, información técnica y materiales de capacitación gratuitos para grupos de todo el mundo interesados en comenzar proyectos de reforestación con árboles de rápido crecimiento, fijadores de nitrógeno. Están disponibles para su inmediata distribución semillas de alta calidad de Leucaena leucocephala, Prosopis juliflora, Gliricidia Sepium, Cajanus cajan, Acacia nilotica, Cassia siamea, Acacia auriculiformis, Acacia mearnsii, Acacia tortilis, Albizzia le bbeck, Dalbergia sissoo, Robinia pseudoacacia y Gleditsia triacanthos. Para mayor información o si desea recibir un paquete de reforestación, escriba a: Felicia Ruiz, World Seed Programme, The New Forests Project, 731 Eight Street, SE Washington, DC 20003, USA, Fax: +1 202 546 4784. Si solicita un paquete de reforestación, por favor haga una descripción del medio ambiente de su área incluyendo la altitud, precipitación anual promedio, duración de las temporadas lluviosa y seca, temperaturas- máxima y mínima, características del suelo y cómo va a usar los árboles.

Equipment for development initiatives (Equipo para iniciativas de desarrollo). Los proyectos de investigación y capacitación para la investigación del TTMI (en inglés Traditional Techniques for Microclimate Improvement) se están llevando a cabo en cuatro universidades africanas. El proyecto TTMI, que comenzó en 1995, ha resaltado la importancia del ambiente agrícola africano tanto para proteger como para mejorar el rendimiento de los cultivos y del suelo en la Agricultura Sostenible de Bajos Insumos Externos. En este proceso colaborativo con las universidades africanas se ha puesto en evidencia que estos institutos enfrentan serias limitaciones para la investigación cuantitativa en campo por la virtual ausencia de técnicos entrenados y equipados apropiadamente para apoyar la investigación. Este problema es particularmente obvio en los dominios de mantenimiento de equipos, solución de problemas y reparaciones, y el funcionamiento de equipo básico para los talleres.
Para no duplicar esfuerzos mientras se resuelven estos problemas en diferentes países en desarrollo, estamos estableciendo actualmente un proyecto llamado "Equipo para iniciativas de desarrollo" (EDI, en inglés). Nuestro objetivo inicial es desarrollar paquetes más o menos estándares que puedan ser usados para mantenimiento, solución de problemas y reparación de equipos auxiliares de oficina, tales como las computadoras. También proponemos que el proyecto EDI sea un 'centro' que coordine las fuentes, pedidos, envío, trámites de exportación y el transporte de los equipos.
Las instituciones interesadas en esta iniciativa pueden ponerse en contacto con el Dr. Chris Coulson, do School of Engineering and Infomation Technology, University of Lincolnshire and Humberside, Gottingham Road, Hull, HU6 7RT, Reino Unido. Fax +44 1482 463783.

Beekeeping in rural development (Apicultura en el desarrollo rural)
La Universidad Cardiff de Gales (Professional Development Centre, Cardiff University of Wales, 51 Park Place, Cardiff CFI #AT,UK; Fax:+441222874560, e-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ) organizó un curso en Apicultura en el Desarrollo Rural, del 16 de noviembre al 13 de diciembre de 1997. Hubo dos semanas de conferencias en el Reino Unido y dos semanas de trabajo práctico en Tanzania.

International course cm rural extension (ICRE). Curso internacional sobre extensión rural.
La extensión rural se está adaptando rápidamente a los enfoques de la transferencia de tecnología. La participación, el alivio de la pobreza, los temas de género y las tecnologías de bajos insumos externos son cada vez más importantes en la agenda de extensión. La extensión se usa ahora más como un instrumento educativo para fortalecer las capacidades de los clientes para adaptarse a los cambios en su ambiente social, técnico y ecológico. Con este conocimiento el Centro Agrícola Internacional (IAC) ha desarrollado un curso ICRE de 4 semanas sobre Nuevas perspectivas en la Extensión Rural: Retos y Prospectos". El curso ha sido diseñado para gerentes de organizaciones de desarrollo rural gubernamental, no gubernamental y comercial, que tienen por lo menos tres años de experiencia en una posición de liderazgo. El curso tendrá lugar en Wageningen, Holanda, del 24 de agosto al 18 de setiembre de 1998. Su costo es USD 3250.

Mayor información y registro: IAC, ICRE-New perspectives in rural extension, PO Box 88, 6700 AB Wageningen, Holanda. Fax: +31 317 418552; e-mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Los siguientes artículos recibidos por ILEIA no han podido ser publicados. Si usted está interesado en estos temas, por favor solicite una fotocopia a Lila Felipe en ILEIA.
Singh, J. y Rai, S.N. Vermitech approach for waste management (lumbricultura para el manejo de los residuos). Trata de la práctica en general de preparación de compost con ayuda de lombrices de tierra. En un experimento de laboratorio comparan el contenido de los nutrientes del compost de lombrices preparado con Eisenia foetida y Eudrilus eugeniae.
Nicolas, J.S. Rice wastes recycling: case studies in Northern Luzon, Philippines (Reciclaje de los residuos de arroz: estudio de casos en el norte de Luzón, Filipinas). Describe el uso tradicional de la paja de arroz como mulch en la producción de ajo, como fertilizante en la producción de arroz, como cama en la producción de setas yen la producción de cerámica y combustible. Se presenta el cálculo de los costos de oportunidad y se discute la sostenibilidad de estas prácticas.
Singh, R.N. Composting of cattle dung by an indian desert farmer: a case study (Preparación de compost con estiércol de vacuno por un agricultor del desierto en India: un estudio de caso). En Rajasthan sólo el 34% de los agricultores usan el estiércol de vacuno. El valor del estiércol puede ser incrementado si se prepara como compost. El uso de compost contribuye grandemente al control de termitas y malezas y previene la formación de costras en el suelo. Comparado con los fertilizantes químicos, se mejora la fertilidad del suelo a menor costo y con menos mano de obra. Cuando se usó como complemento de fertilizantes químicos hubo un considerable aumento en el rendimiento. La preparación compost en hoyos contribuye a mejorar la higiene del ambiente. El autor recomienda que el gobierno adopte la política del compost.
Hunter; D. Paradise postponed (El paraíso pospuesto). Describe las prácticas indígenas de reciclaje de la fertilidad en el cultivo del taro en los atolones de las Maldivas. Los agricultores usan varios métodos como la siembra en hoyos, camas elevadas y campos anegados. El material de residuo de los terrenos clareados se quema periódicamente en pequeñas cantidades y se usa para el cultivos de sandías. Al comienzo se añaden cenizas a los hoyos de siembra. Sin embargo, el quemado periódico continúa y las cenizas se siguen añadiendo a las viñas cuando alcanzan los dos metros de altura.
Moorthy E.K, Moorthy A.K. y Rao K.B. VRF method of Composting -a new composting technology (Método VRF para preparar compost -una nueva tecnología para el compost). Recientemente la Fundación Varanashi para la Investigación (VRF) desarrolló un nuevo sistema de producción de compost, en el cual se usan láminas de plástico para prevenir la pérdida de humedad y nutrientes. Este artículo describe los diferentes pasos involucrados y las ventajas del sistema.

 


 

Noticias de ILEIA

Nuevo personal

Hay muchas caras nuevas en ILEIA. Marilyn Minderhoud-Jones es nuestra nueva editora principal y se unió al grupo en setiembre. Ella reemplaza a Carine Alders quien trajo gran entusiasmo y competencia a este trabajo durante muchos años. Bert Lof se unió a nosotros en junio como nuevo coordinador de investigación para asegurar la cohesión interna entre nuestros varios proyectos de investigación. Una Patton ha asumido la responsabilidad de hacerse cargo de las suscripciones del Boletín LEISA. Nuestros lectores pueden enviarle directamente todo lo relacionado con las suscripciones.

Procesamiento de la documentación
Con sus actividades en el campo del intercambio de información e investigación, ILEIA busca ubicarse en tres debates: el debate post- Río sobre sostenibilidad; el debate sobre el papel de la investigación agrícola a nivel internacional y de las ONG, y el debate sobre enfoques para el desarrollo (agrícola).

Para hacerlo, necesitamos describir no sólo los resultados finales de nuestra investigación, sino también el enfoque que ha conducido a estos resultados. Esta descripción incluirá la documentación del progreso de la investigación (incluyendo PTD y la acción concertada de los protagonistas) y del proceso de desarrollo que hemos empezado con nuestros socios en el Perú, Ghana y Filipinas.
Este procesamiento de la documentación servirá específicamente para:

• Preservar la información
• Describir la metodología usada y las lecciones aprendidas para poder repetir el proceso.
• Evaluar la validez e impacto del enfoque (la utilidad o los cambios necesarios en la metodología usada para evaluar LEISA).
• Incluir la visión y las expectativas de todos los protagonistas del programa ILEIA.

Actualmente ILEIA y sus socios están trabajando en un marco para el procesamiento de la documentación que incluirá información sobre los objetivos del procesamiento, la metodología propuesta y los medios que serán usados. Los mantendremos informados sobre este tema. Sin embargo, estamos muy interesados en sus experiencias en el procesamiento de documentación. Por favor ¡compartan cualquier información que tengan!

Referencia:
Documenting, evaluating and learning from our development projects: a participatory systematisation workbook (Documentación, evaluación y aprendizaje a partir de nuestros proyectos de desarrollo: un cuaderno de trabajo de sistematización participativa). 1997. Daniel Selener et al. International Institute for Rural Reconstruction (IIRR), Casilla 17-088494, Quito, Ecuador (también disponible en español).

Versión del boletín de ILEIA en español
En 1996 ILEIA tomó la iniciativa de producir una versión en español del Boletín de ILEIA. Hasta el momento se han publicado cuatro ejemplares. El boletín ha sido recibido con gran interés por organizaciones de América Latina y el número de suscriptores ha aumentado con cada nueva edición. Percibimos que en el futuro las ediciones no sólo constarán de artículos traducidos del boletín en inglés, sino que contaremos con un número creciente de contribuciones de la propia América Latina. Para continuar y aumentar la distribución del Boletín, ILEIA ha pedido el apoyo del gobierno holandés.

En julio pasado el gobierno holandés aprobó los fondos para traducir el boletín al español en 1997 y 1998. Más aún, confirmaron los fondos para la traducción al español de los tres ILEIA Readers on Sustainability y para la implementación de una investigación de mercado en América Latina. La encuesta servirá para investigar y definir el mercado potencial para el Boletín, perfeccionar el sistema de producción y distribución e investigar los potenciales vínculos entre el Boletín de ILEIA (y la investigación de ILEIA) y otros proyectos interesantes y relevantes que se llevan a cabo en América Latina.
Felicitamos a nuestro equipo editorial en el Perú por el buen trabajo que están desarrollando y mantendremos informados a nuestros lectores sobre el progreso y los resultados de esta encuesta.

Circular PTD
Está disponible la edición N°. 7 de la Circular PTD, actualización semestral de ETC sobre Desarrollo de la Tecnología Participativa. Es una mezcla de revisiones de libros y anuncios. Las personas interesadas en una copia pueden solicitar por escrito una suscripción gratuita a Ellen Radstake en ETC (a la misma dirección de ILEIA) o pueden enviar un mensaje por correo electrónico a office@etcnInl

Farmers' research in practice: lessons from the field (La investigación de los agricultores en la práctica: lecciones del campo). Nuestra largamente esperada edición en la serie ILEIA Readings in Sustainable Agriculture ya está disponible. Puede solicitar su copia a IT Publications, 103-105 Southampton Row, Londres WC1B 4HH, Reino Unido. Tel: +44 171 436 9761; Fax:+44 171 436 2013. También puede hacer su pedido por correo electrónico a Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla . El precio, incluyendo el envío postal, es USD 22.50 o GBP 11.45.

Análisis del Mandato de ILEIA
Después de 13 años es tiempo de hacer un inventario de ILEIA como es en la actualidad. ILEIA ha crecido a partir de un pequeño proyecto de investigación establecido en 1984 hasta el programa de investigación e información que es hoy. Su principal objetivo ha sido contribuir al desarrollo de la Agricultura Sostenible de Bajos Insumos Externos (LEISA) como una alternativa a la degradada Agricultura de Bajos Insumos Externos (LELA) y a la agricultura moderna (HEIA, Revolución Verde).

La fase actual del proyecto de ILEIA llega a su fin en diciembre de 1998 y por lo tanto es importante evaluar qué actividades de ILEIA deben continuar. ¿Hasta qué grado ILEIA tuvo éxito en difundir el mensaje de LEISA? ¿Cuáles son las demandas que aún no han sido satisfechas? ¿Qué debe tratarse en los siguientes cinco o diez años? ¿Qué nuevos retos debemos afrontar y qué enfoques lograrán una agricultura y un sistema de vida más sostenibles? ¿Cuáles son los retos al futuro y cómo puede ILEIA contribuir a ellos? ¿Qué grado de descentralización y qué formas institucionales serían las más apropiadas para ILEIA y le permitirían hacer una contribución más efectiva? Un análisis de esta naturaleza necesita tener en cuenta la presencia y capacidad de las instituciones y redes existentes y el potencial de alianzas estratégicas y otras formas de colaboración. En síntesis, ¿cuál debe ser el nuevo mandato para una institución como ILEIA?

Para obtener una impresión de las necesidades y visiones de nuestros lectores, ILEIA organizó un análisis de su mandato. Este se realizó en noviembre y diciembre de 1997. Entre 60 y 80 personas fueron entrevistadas por cuatro consultores de Asia, Africa, América Latina y Europa. Los resultados de este análisis del mandato se usaron en la reunión de accionistas en febrero de 1998. Las instituciones que tienen un interés directo en formular un programa de seguimiento están invitadas a asistir a esta reunión.