18
Jue, Ene

Entrevista a Jonathan Latham, sobre los movimientos por la alimentación

Alimentación saludable
Typography

Latham es investigador y agricultor

Jonathan Latham
Jonathan Latham

ACRES USA. ¿Cuáles son sus antecedentes y en qué consiste el Proyecto de Recursos de Ciencias Biológicas (Bioscience Resource Project)?
LATHAM. Soy biólogo molecular. Obtuve mi doctorado en Inglaterra en el Instituto John Innes, famoso por su ingeniería genética y la moderna biología molecular. Pero mi inclinación era hacia la ecología. Quería ser ecologista cuando estudiaba la licenciatura, pero mi profesor me dijo que si me dedicaba a la ecología no conseguiría trabajo y acabaría siendo contable.
Y creo que tenía razón, porque casi nadie apoya hoy en día las posiciones propias de la ecología, comparado con las grandes cantidades de dinero que se destinan a secuenciar el ADN y a desarrollar plantas modificadas genéticamente. Por ejemplo, hay países que están liberando transgénicos que tienen efectos sobre los organismos objetivo, y nadie sabe qué organismos están en los campos y qué especies hay, o incluso ni siquiera tienen una idea aproximada de cómo son los ecosistemas. Pienso en lugares como Brasil. Así que hay una gran cantidad de trabajo por hacer en ecología que no tiene financiación.

ACRES USA. ¿Qué dirección tomó después de su formación inicial?
LATHAM. Terminé mi formación universitaria en 1988. Nuestro departamento acababa de contratar a su primer biólogo molecular, y la manipulación genética se estaba convirtiendo en un gran problema. Mi educación fue anterior a esa época, así que mientras que el campo de la investigación se llenaba de fondos destinados a la genética molecular, me financiaron para hacer un Máster en genética de cultivos y luego un doctorado en virología molecular. En ese laboratorio solía desarrollar plantas transgénicas. Pero el problema de hacer estas plantas en el laboratorio era que nunca teníamos contacto directo con la agricultura. Nunca visitamos un campo agrícola, ningún agricultor vino a visitar el laboratorio, y por lo tanto había una profunda desconexión entre la biología que se suponía que estábamos haciendo y cómo esto beneficiaría a los agricultores. Algunas personas del laboratorio ni siquiera habían conocido a uno. Esto se hacía para los propósitos de las empresas de producción, no para los propósitos de los mismos agricultores. Eso es todo lo que ocurría, toda esa revolución de la biología molecular que estaba siendo financiada por la NSF y el USDA. Básicamente, hice mi investigación para que alguien pudiera hacer una planta transgénica y patentarla – realmente no había otro propósito en la investigación. La mayor parte de la investigación que se lleva a cabo en Cornell ahora mismo se hace con ese objetivo. A nadie le importa lo que haga un químico en particular dentro del laboratorio, a menos que la información sea útil para un ingeniero genético.

ACRES USA. ¿Qué hizo después de que se diera cuenta de esta realidad?
LATHAM. Me desilusioné con toda la investigación. Luego fui a estudiar genética en la Universidad de Wisconsin, pero lo mismo ocurría con la medicina que con la agricultura. Todo el mundo estaba haciendo sus investigaciones tratando de desarrollar productos para la industria farmacéutica, sin tener ni idea de lo que los pacientes realmente querían o necesitaban o lo que sería bueno para la sociedad. Eso también fue profundamente decepcionante, así que terminé abandonando la universidad, aunque me seguía atrayendo. Mi pareja y yo publicamos un artículo sobre las consecuencias genéticas de la modificación genética. Se denominó “Mutaciones inducidas por la transformación en plantas transgénicas: Análisis e implicaciones para la bioseguridad (2006)”. Luego tuvimos un hijo y fuimos a trabajar a una finca ecológica comunitaria en Inglaterra. Así que básicamente hacíamos agricultura, pero continuamos siendo empujados de vuelta a todo el escenario de la ingeniería genética y la biología molecular porque había un montón de personas que necesitaba de nuestra experiencia, con nuevos cultivos y nuevas leyes sobre los transgénicos que se aprobaron y un poco de conmoción en Inglaterra sobre lo que el gobierno estaba haciendo. Se nos pedía que habláramos con la gente o que explicáramos técnicas o escribiéramos artículos. Terminamos decidiendo que, en lugar de hacer esto sobre una base reactiva, lo haríamos de forma proactiva.

ACRES USA. ¿Ahora vive en Ithaca, Nueva York, pero no está en la facultad de Cornell?
LATHAM. Correcto, no tenemos ninguna conexión formal con Cornell. Mi compañera es de Ítaca y tiene familia aquí. Cornell es un lugar fantástico para observar la investigación en biología molecular y la investigación y desarrollo de la investigación agrícola. Es el hogar de organizaciones malévolas como la ISAAA y la Cornell Alliance for Science, que realizan actividades de divulgación y relaciones públicas para la industria biotecnológica. Y todo está profundamente conectado con el desarrollo internacional. El proyecto de los negocios agrícolas es llevar estas tecnologías a la India e Indonesia, a Europa del Este y a Sudamérica, y todo eso está relacionado con lo que está sucediendo en Cornell.

ACRES USA. Ha escrito varios artículos que describen el movimiento por la alimentación (Ver: Por qué el movimiento alimentario es imparable). ¿Qué hace que el movimiento por la alimentación sea diferente en su opinión, globalmente, que otros movimientos políticos o de justicia social como el movimiento por los derechos civiles, el movimiento contra el apartheid o el movimiento ecologista en sus inicios?
LATHAM. En muchos sentidos, reúne lo mejor de cada uno de todos esos movimientos. La mayoría de esos movimientos tienen estructuras organizativas y tienen fuentes de financiación. Por ejemplo, los sindicatos tienen instituciones bastante amplias en torno a las cuales todo está organizado, o el movimiento ecologista ha tenido grupos como el Sierra Club o Greenpeace en torno a los cuales se organizaron, y la información se canalizó a través de ellos, y el dinero se canalizó también a través de instituciones como el Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wildlife Fund) y otras como la Nature Conservancy. Un problema, sin embargo, es que la energía de cualquier movimiento social puede ser absorbida por sus instituciones, y eso no es muy bueno. Debido a que pueden ser cooptadas – el Fondo Mundial de Vida Silvestre ha sido cooptado, Conservación Internacional ha sido cooptada, la Conservación de la Naturaleza ha sido cooptada por los agronegocios, la industria petrolera, y así sucesivamente. Pero el movimiento por la alimentación es diferente, es fundamentalmente más amplio y está más repartido. Ni siquiera es un movimiento de base, ya que la clase alta también forma parte del movimiento por la alimentación. Tampoco está organizado a través de instituciones, se organiza principalmente a través de individuos -individuos en Facebook, individuos que eligen alimentos para la cafetería de su escuela, individuos que empiezan a cultivar huertos en su escuela local-, casi todo es muy local y con un presupuesto muy bajo. Un paquete de semillas y una parcela de tierra o una página de Facebook es todo lo que necesitas para empezar el movimiento por la alimentación.

ACRES USA. ¿Está usted argumentando que un movimiento extremadamente disperso se convierte en un blanco mucho más difícil para los oponentes del movimiento? Aquí tenemos agricultores conservadores en el Medio Oeste y profesores universitarios de Berkeley y el Príncipe de Gales, todos en un acuerdo fundamental.¿Al ser un blanco en movimiento se convierte en un objetivo inalcanzable?
LATHAM. Sí, la historia de los movimientos sociales ha sido subvertida por el establishment. Lo que sucedió con el Día de la Tierra es que fue cooptado por las instituciones, y el Senador Gaylord Nelson, y esa clase de gente, así que en vez de que el Día de la Tierra se convirtiera en un vasto movimiento educativo, se convirtió en recoger basura. Los movimientos están maduros para tomar el control. Toda la historia de los movimientos antielitistas en los Estados Unidos, pero también en otros países, es que uno por uno han sido cooptados por el establishment. Los sindicatos habrían tenido más éxito si hubieran sido olvidados por el FBI. El movimiento de derechos civiles fue debilitado por la Fundación Ford. El feminismo casi seguro que por la CIA. En muchos de estos casos, el compromiso de los movimientos estuvo organizado por el gobierno de los Estados Unidos.

Lea la entrevista completa aquí.